Costumbres 7

16 febrero 2019 at 11:28 33 comentarios

El día en que me hice peronista (2007)

Acabo de llegar de Tucumán. Me invitó el Centro de Altos Estudios de la futura Universidad San Pablo, institución laica y privada, que recibe su nombre del ex Ingenio a unos 20 kilómetros de la capital San Miguel. Mis anfitriones fueron mis amigos el poeta Manuel Serrano Pérez y el profesor de filosofía de la Universidad Nacional de Tucumán Lalo Ruiz Pesce. Allí todo se dice con dos apellidos. Yo me llamo Tomás Abraham Spitzer ( Sacapuntas en alemán, apellido que me suena casi aborigen). Fueron ellos los que me llevaron a conocer el ex ingenio.

En mi adolescencia tardía, siendo militante del Movimiento de Liberación Nacional ( MLN o Malena) hice mi viaje iniciático al norte para establecer contacto con gente de la Fotia (Federación obrera de trabajadores de la industria azucarera), visité el ingenio Ledesma y vi lo que parecía un régimen esclavista. Pero fue hace siglos.

Llegamos al ex ingenio y me caí de culo. Nunca estuve en Rusia, hasta ayer. Ni idea tenía del régimen en el que imperaban los zares, lo mismo, hasta ayer. Un pueblo creado por y para el ingenio todavía está en pié, con sus casitas con techos de teja, mínimos porches a la entrada y jardincitos en el frente. Pequeñeces. Al entrar al ingenio con su correspondiente advertencia sobre lo que puede pasarle a una persona ajena al establecimiento, nos encontramos con una ciudadela de ladrillo formada por varios edificios y galpones con vidrios rotos, que se organizan de adelante para atrás como una ciudad fabril, y a unos treinta  metros, una visión: una mansión a la francesa, imponente, con escaleras de mármol, dos pisos, galerías circulares y un interior de salones y cuartos que no sumé. Preferí salir, lo mejor estaba afuera, los dos gomeros regalados por la reina Victoria al general Roca, gemelos del que está frente al café la Biela en Buenos Aires. La monarca pensó en su amigo y le obsequió los almácigos hoy convertidos en gigantes florales con un tronco con raíces a la vista que pueden cobijar a un jardín de infantes completo jugando a los intocables. Los gomeros se rodean de palmeras, tipas inmensas, plantas maravillosas de las que ignoro el nombre, todito distribuído hasta un monumento rosado y señorial que se llama capilla, el recinto espiritual de la familia Nougués, dueña del ingenio. No es una capilla, en realidad, quizás exagero un poco si les digo que parece catedralicia, pero les aseguro que si era para la oración coral de la familia, para sus Felicitas, sus Mercedes, Guadalupes, abuelo y abuela y niños bien, quizás pueda comprenderse la magnitud y el orden de tantos reclinatorios para agradecerle al señor la atención personalizada del cielo. El confesionario es del siglo XVII, impecable, por primera vez en mi vida estuve sólo en un cuarto con un confesionario. Entré al sacro ropero, cerre la puertita, miré el colador separador y me absolví. Luego pegué la vuelta y me hinqué sobre el posarodilla y del otro lado del tamiz me pedí perdón.  Salí al botánico maravilloso, cambié de perspectiva y aluciné. Los obreros salían y entraban del monstruo que producía sus alcoholes y melaza frente a la mansión. Los patrones exhibían sus joyas delante del pobrerío, hacían correr y saltar a sus virgencitas a metros de la peonada. Qué seguridad! Qué poder! Qué felicidad. Ni Beatriz Guido imaginó semejante ostentación. Pensar que hoy los ricos se refugian en countries y barrios cerrados, disimulan sus monedas, se alejan el pueblo. Los ricos de antes estaban junto al pueblo, no le temían, lo tenían bien del cogote y les metían la casa del ángel ahí donde duele: en los ojos. Imágense ustedes cuando llegó Perón y mandó a la mierda el sistema de vales, jodió a los turcos de la proveeduría, decretó el estatuto del peón, arrinconó a la nobleza, les puso el sindicato. Ay ay ay, dicen los republicanos, qué barbaridad, lo clientelista que era el Pocho.

Ayer martes, frente a la capilla, me hice Peronista. Llegué al jardín de la República hecho un verdadero gorila, vuelvo peronista. Me durará unas horas, es un cambio de piel lento pero el despellejamiento se hace en el día. Mis amigos, el profe Manolo y Lalo, como buenos descendientes de españoles y tucumanos de ley, me hablaban de la reforma de Carlos III y de lo nefastos que fueron los borbones al expulsar a los jesuitas y eliminar las aduanas secas desde 1777, y yo les replicaba que prefería leer Asterix. Que me tenían podrido con sus hispanismos y sus críticas a Alberdi, un tucumano europeizado según ellos.

Yo, que de Alberdi no leí nada, pero que conozco casi todo, defendía su vida y su obra, su constitución y sus bases, y le decía que sus ideas era futuristas porque el futuro existe y la historia le dió la razón. Nuestro país cambió en veinte años entre finales del XIX y comienzos del siglo XX, y se hizo irreconocible aún para sus viejos habitantes. Lo inmigrantes no daban pié con bola en tierra extraña, y los nativos menos pié y bola con el cocoliche y la pastachuta.

El poeta Serrano me dijo que hay dos argentinas, la del  norte, el NOA, y aquella en la vivía yo, ustedes me decía, los de Buenos Aires, los “italianos”. Mierda, dije, ¿ yo, tano?

Es traductor de poetas rumanos, fue profesor años en la universidad rumana, país en el que nací. Sus allegados lo llaman Serranescu. El profesor Lalo Ruiz Pesce se especializa en filósofos judíos, desde Filón de Alejandría a Walter Benjamin, pasando por Maimónides, Spinoza, Mendelsohn, Hermann Cohen, Rozensweig, Levinas, Cassirer, y me quiere convencer de la valía de esta tradición, a mí que me acababa de confesar en la capilla.

Veía que estos dos pillos me querian confundir, el judío rumano era yo y no ellos, y el peronista era yo también desde que salí del confesionario frente a los gomeros.

En Tucumán gobierna un judío peronista, José Alperovich, que se las arregla para encubrir un nuevo caso María Soledad, el de la chica Lebos, hija del ex secretario de gobierno, desaparecida y encontrada muerta después de una fiesta con los hijos del poder. Pasan los meses y no hay rastros. Los hijos de varios poderosos salieron del país, inclusive lo hizo el hijo del gobernador, fueron a Israel y algunos aún siguen ahí.

 

Anuncios

Entry filed under: General.

Dos preguntas (Perfil 10/2/2019) Costumbres 8

33 comentarios

  • 1. Leonor Liliana César  |  16 febrero 2019 de 14:14

    Brillante, Tomás. No sabía que vos también habías estado en el Malena, yo pasé fugazmente. Inolvidable Ismael Viñas para mí.

  • 2. marlaw  |  16 febrero 2019 de 17:10

    Yo tuve de profesor en la Facultad de Derecho de la UBA a uno de los Nougués El curso se desarrollaba tres veces por semana, por la tarde-noche. Este Nuoguès se venía en avión esos días desde Tucuman, para dar su curso. Finalizado este se iba hasta Aeroparque, y se volvía en otro avión hacia Tucuman.

  • 3. marlaw  |  16 febrero 2019 de 17:37

    También conocí Salta y Jujuy . A Jujuy viajé en varias oportunidades porque tenía un amigo. Desde la primera vez que lo conocí, también me dije para mis adentros, que de haber nacido en esa Provincia, yo también habría sido peronísta; en tanto que recordaba la vez que había tenido una breve conversación, con un mozo jujeño, que trabajó en una pizzería de Morón, quién me había contado, que en toda su educación primaria, el único libro que había podido leer había sido: “La Razón de mi Vida”.-

  • 4. Rafaela Carra  |  16 febrero 2019 de 19:48

    Los “Peron es bueno” y “Evita me ama” de los manuales precedieron a los mas liberales “mi mama me mima” y “Ema amasa la masa” con los que se educaron varias generaciones de votantes

  • 5. luis maria  |  16 febrero 2019 de 22:06

    Aunque por algunas horas dr. me parece que valió la pena la experiencia de militar. Hace algunos años fuimos con un cliente tucumano a una recepción en el golf club de Bs As, sus amigos que ya estaban en el lugar, cargaban a mi cliente porque éste sostenía que a los obreros que tenía en el campo les pagaría los días viernes, y que ellos, críticos de esta política salarial, verían asombrados cómo estos obreros concurrirían a sus tareas los días lunes. Además mi cliente, cristalizó su programa digamos progresista para estos colaboradores del sueño de la casa propia. Reformaba omnibus viejos y los hacía reconstruir transformándolos en casa muy cómodas con baño, cocina dormitorios, realmente muy confortables. Al año siguiente de poner en movimiento esa política socioeconómica, me llevó a ver que había sucedido. El espectáculo era : los colaboradores habían dejado las casas a sus gallinas, mientras que ellos se acomodaban con sus familias en construcciones de barro apoyadas en los omnibus con la altura de una persona no muy alta, con techo de paja. Jamás habían concurrido los días lunes a retomar tareas. Creo que esta experiencia implica una lectura no muy lineal para ser efectiva. Por un lado estaban los amigos de mi cliente, para quienes el resultado era un cuasi religioso determinismo, para mi cliente cuyo fervor revisionista por alterar algunas circunstancias sociales lo enfrentaron a un resultado probable pero no querido.
    Por esa época, Argentina mostraba índices muy atractivos: Un porcentaje de su población activa bajo el nivel de pobreza, nó de indigencia, muy similar al de los países desarrollados. Un tendido de manto industrial mas importante que el australiano. Esta anécdota que narré, a qué argentina perteneció entonces???. Creo que debe haber muchas respuestas según el paño político que cobije a quien lo formula. Para mí, hay muchas respuestas por el lado de la educación, pero no puedo dejar de considerar que la falta de desarrollo de nuestra economía, ensayando conceptos económicos del S XVI, son la respuesta integral a esta experiencia rica. El desarrollo y la expansión económica, son a mi criterio las únicas armas para que un país no pierda lo que nosotros hemos perdido y seguramente eso, no se hace ni se alcanza gastando sólo lo que se recauda, olvidando que un país necesita de sus presupuestos prospectivos.

  • 6. Rafaela Carra  |  17 febrero 2019 de 9:36

    Y si cobraban el miercoles? Que? No iban el jueves? Se hacian un feriadito puente hasta el lunes? ,(,que lindo). Ojo que el San lunes tiene trayectoria y mucho que decir.
    Hace unos años fui a comer a un restaurantevagon (Villa Devoto). Me falto el aire, la comida una porqueria y no ibamos ni para atras ni para adelante. Al menos la persona que me invito me pregunto “vamos al vagon?” y yo despues le dije “basta de vagon” Cada uno tiene su idea de lo que es una casa, un vagon…mas menos precaria, una es habitable, ,otro si no esta en el tren medio que bienpuede ser un deposito. Pero esta persona dialogaba conmigo y hasta hablaba (no lellamemos dialogo) con sus mascotas. Jugaba al golf en el Ciudad con otros jubilados, ahi sobre la calle Republiquetas

  • 7. Rafaela Carra  |  17 febrero 2019 de 10:17

    Quizas a Paulina Lebos no la escucharon o no la quisieron escuchar en un basta, acostumbrados a tomar decisiones sobre los demas para ver que pasa, bromeando entre amigotes

  • 8. marlaw  |  17 febrero 2019 de 17:46

    Cada vez que aparece un mango los amigos del Poder lo sacan para afuera y lo ponen a buén recaudo. Después a los laburantes les hablan de inversiones, de presupuestos prospectivos,. de austeridad, de que hay que pasar los inviernos, los veranos o la estación que sea. Y ahí sigue el burrito persiguiendo a la zanahoria que pende del palo. Es el cuento de nunca acabar.Inventen otra cosa porque este cuento ya está agotado.

  • 9. marlaw  |  17 febrero 2019 de 19:00

    Rafaela yo curse la escuela primaria entre 1949 y 1955. Hasta 4ª grado en una Escuela Primaria de la Ciudad de Buenos Aires. El Colegio Gimenez Zapiola, ubicado en la intersección de la calle Joaquín V.Gonzalez y Bacacay. Los libros de esa época que yo recuerdo eran el libro: UPA, para primero Inferior, El Libro: Rama Florida, para primero superior. En Segundo grado no lo recuerdo, pero en Tercer Grado el libro de lectura se llamaba: Girasoles.
    A partir de Tercer Grado comenzamos con el Manual del Alumno editado por Editorial Kapeluz. En ninguno de esos libros se mencionaba al General Perón ni a Eva Perón. Eso es totalmente falso. Lo que sí recuerdo es que el Director de la Escuela de apellido Peña, como buén alcahuete, cuando falleció Eva Perón hizo construir en el patio cerrado de la Escuela un altar con la fotografía ampliada de Eva Perón con dos lamparas votivas de bronce en cada uno de los costados, que permanecian encendidas permanentemente. En la Provincia de Buenos Aires donde cursé 5º y 6º Grado las cosas eran similares, con la salvedad que el el Nombre del Manual editado por Kapeluz, se llamaba: Manual del Alumno Bonaerense.
    Saludos Cordiales

  • 10. Rafaela Carra  |  17 febrero 2019 de 19:58

    Saludos cordiales

  • 11. Rafaela Carra  |  17 febrero 2019 de 20:06

    No se que habra en el archivo historico o la biblioteca nacional, y no estoy en tema, pero en Mercado Libre, si no me miente como Clarin podes comprar “Obreritos” lectura infantil de los años 50.

  • 12. Rafaela Carra  |  17 febrero 2019 de 20:33

    Tambien la podes encontrar en el catalogo online de la Biblioteca Nacional de los Maestros, catalogada como “enseñanza del peronismo”. Y aca dejo, satisfecha

  • 13. marlaw  |  18 febrero 2019 de 2:21

    Además la única consigna política destinada explícitamente a la infancia, consigna esta inscripta en carteles, en los mismos parques y paseos públicos de la Ciudad de Buenos Aires en los que también se instalarón juegos infantiles, como hamacas, toboganes, sube y bajas, etc fue la siguiente: “En la Nueva Argentina los Unicos Privilegiados son los Niños”

    Esta misma consigna también venía impresa debajo del logo de la revista:” Mundo Infantil” de la ex Editorial Haynes, que también había sido la dueña del Diario: El Mundo, La Radio:El Mundo, y la Revista Mundo Argentino, que era una revista para el hogar, como otra revista de otra editorial que precisamente también, se llamaba:El Hogar

  • 14. marlaw  |  18 febrero 2019 de 2:26

    Corrijo: “En la Nueva Argentina Los ünicos Privilegiados son los Niños” Juań Domingo Perón.-

  • 15. marlaw  |  18 febrero 2019 de 2:35

    Junto a todo esto también se llevarón a cabo, en esos años Los Campeonatos Infantiles de Fútbol “Evita”

  • 16. marlaw  |  18 febrero 2019 de 3:18

    En los Campeonatos Infantiles “Evita” al comienzo de los partidos, también se entonaba una marcha que comenzaba con la estrofa: “Salimos a la cancha con ganas de ganar…” y al final guardaba una dedicatoria para Evita y para Perón.

  • 17. marlaw  |  18 febrero 2019 de 3:32

    Sajudos de: Funes

  • 18. santos krikorian  |  18 febrero 2019 de 9:12

    Por qué ya no escribís así ! , te faltan aventuras ambivalentes. Y esas denuncias filosas de lo que nunca se resolvió.

  • 19. luismaria  |  18 febrero 2019 de 10:54

    estimado señor marlow no parece que este comentario con tono enojoso suyo pueda compatibilizarse con el de alguien que gusta disfrutar de las palabras de JFK Kenedy aunque sean repetidas parcialmente como gusta hacerlo Ud”: …No preguntes que puede …” ..recuerde que el discurso era más largo.
    Doña Rafaela, sí, es como Ud dice, parte del problema son lo que deciden por los otros pero ojo que no es respecto sólo de los desposeidos que los golfistas deciden comodidades de vida, también nosotros en mayor o menor medida somos víctimas de algunas sensibles elecciones, es como el darse cuenta de nuestro querida Gobernanza, que expresó no hace mucho haberse concientizado del mal que nos podría hacer a los argentinos con medidas ex- profeso equivocadas…” .
    Claro que esta toma de conciencia no es garantía de que lo que se decide no sea justamente eso: lo que nos hace mierda y como dije antes no hablo de malas intenciones que no me constan, ni tampoco de demanda agregada para no herir los tímpanos de algunos comentaristas.
    Respecto a que en la Argentina los únicos privilegiados fueran los niños, como apotegma me pareció muy superior al que se ensayó después: …” en la nueva Argentina los únicos privilegiados son los privilegiados…”.
    y como el arte acompaña a los apotegmas políticos algunas veces, me pareció absolutamente ridículo que la escultura de la señora Eva Perón fuera emplazada en la calle Austria, salvo que fuera para recordarla como la Mujer del Látigo, en lugar de la Abanderada de los Humildes…”
    Ahora paso a contarles una experiencia fascinante por lo menos para mi pero que será lindo compartirla. Conocí a una de las primeras mujeres diputadas a raíz de la lucha en la materia que llevó a cabo Eva Perón que se tradujo en el reconocimiento institucional de la capacidad política de las mujeres a partir de 1949, habló de Eloisita Arce, docente recientemente fallecida a los 90 años que pasó cuatro años presa a pesar de sus 4 hijos y que finalmente fue liberada gracias s a que un militar de los que se habían alzado contra Perón, sabía de su trabajo y de su decencia y la liberó . Esta señora Diputada, fue muy cercana a Eva Perón por la calidad de su trabajo muy elogiable.
    Volvíamos en auto de una ceremonia de reconocimiento a ella a la que fui invitado… entonces Eloisita me dice mirá Luisito Cristina es Brava, pero la señora lo era mucho más , sí que era Brava y me comenta…”vos sabes que nosotras sesionabamos y cuando finalizaba la sesión debíamos 1ero. limpiar las bancas, o sea dejarlas tan limpias como las habíamos encontrado. Nada de servicios generales. 2do. debíamos atender a la gente en sus necesidades y 3ero canalizarlas a travś de cada ministro y si éstos no nos llevaban la corriente llamarla a ella para que tomara cartas en el asunto.

    En una oportunidad, la señora llama a una conferencia de Prensa Pública y con todos los periodistas presentes habla con cada una de nosotras agradeciendo la tarea cumplida y llega a una compañera cuyo trabajo no había sido muy santo y le comenta Fulana: “śe que sos muy efectiva con tu tarea y que conseguís trabajo para mucha gente interactuando con los Ministros por lo que te felicito, gracias señora contesta la compañera y la Señora seguidamente expresa pero también me he enterado que esas personas a las que les conseguís trabajo deben pagarte el primer sueldo como reconocimiento de los que has hecho, asi que querida desde hoy y hasta nuevo aviso no te encargués de lograr puesto de trabajo para nadie”…
    Obviamente no era el tiempo en que los medios creaban la noticia sino el tiempo en que relataban lo acontecido. El escarnio público a la que fue sometida esta desleal legisladora fue mucho más efectivo que el posterior …Ivestigaremos hasta las últimas consecuencias…”
    Lo que comentamos era porque no se hacía públicamente con los funcionarios lo que Eva Perón había hecho, claro que ahora ya estamos en el período de la pos verdad y las lealtades parecen ser otras.

    En cuanto a los metamensajes en manuales recuerdo que algunos de ellos mostraba el auto de Perón dirigiéndose a la casa Rosada a las 7:50 hs a tomar funciones y al general saludando desde la ventana a los niños que caminaban con sus mamas hacia el colegio. Convengamos que si hicéramso comparación con la propaganda sutilmente disfrazada de publicidad posterior, esa propaganda era un juego de niños.
    Nadie escapa a la seducción del Poder.

  • 20. luismaria  |  18 febrero 2019 de 12:52

    realmente crei que el blog de TA pan rayado era un crisol de opiniones no injuriantes y esencialmente de expresiones libres. No entiendo por qué el comentario que envié debió ser moderado y seguidamente discriminado y eliminado ya que no insulta a nadie, no imputa actuares ilícitos a nadie, no adscribe a ninguna ideología política, ni asume crítica alguna hacia el gobierno actual o hacia sus funcionarios. Sólo se nutre de una anécdota personal sin valoración subjetiva alguna que estimé interesante para compartir actuares de otros tiempos. Gracias.

  • 21. luis maria  |  18 febrero 2019 de 15:02

    Perdón por mi apurada valoración negativa. El blog de TA es un crisol de opiniones no injuriantes y esencialmente de expresiones libres por fortuna. Gracias entonces por confirmármelo .

  • 22. rodolfo lópez  |  18 febrero 2019 de 15:03

    Me pareció estupendo el coment 4 de Rafaela, admirable síntesis!!.

    Estimado marlaw, Ud es a esta altura un referente del espacio, lo leo con agrado siempre, y muchas veces aprendo de lo que dice, pero porque Ud no lo haya vivido no quiere decir que no existió, ni que sea falsa esa afirmación. Fui al primario a partir del ¨56, pero vi con mis ojos, tuve en mis manos y releí años después con asombro, los cuadernos de lectura de mis hermanas mayores. Pcia. Bs. As., San Fernando y Tigre.
    Y en ellos, con ilustraciones alegóricas a todo color, se expresaba lo dicho por Rafaela con ácido humor, y bastante más. No recuerdo exactamente pero la idea era que toda obra que en el futuro hiciera el niño lector, estaría implícitamente dedicada a la patria, al general y a Evita. Que en sí mismo eran una sola cosa. Para los más chicos, de ahí venimos, ¿queremos volver? Ni el general lo quiso cuando él volvió en 1973.

    Cordial saludo a todos, sigo leyendo.

    .
    .
    .

  • 23. marlaw  |  18 febrero 2019 de 16:09

    Rodolfo: Me reitero por si no me comprendió: Ninguno de los libros que yo cité contienen alusiones directas o indirectas dirigidas al General Perón o a su esposa. Y esos eran los libros que se utilizaban en todas las escuelas del Estado.

    Saludos

  • 24. rodolfo lópez  |  18 febrero 2019 de 23:04

    Marlaw, ¿en todas las escuelas del Estado? ¿absolutamente en todas? ¿está seguro? De lo que vi yo afirmo y doy fe, pero no puedo hacerlo de lo que no vi. Por unos años mi hermanas fueron a colegios religiosos, pero es curioso los libros que entonces vi -y estaban en nuestra casa- no parecían dedicados a Dios, sino a Evita y Perón. Coloridos y dogmáticos. Un catecismo.diferente
    Saludos

  • 25. carlos  |  20 febrero 2019 de 10:13

    Una lástima que la conversión al peronismo haya sido fugazmente temporal. Al menos, desde el punto de vista literario debería haber continuado un poco más. Leyendo algunos comentarios salteados, resulta vox populi que esta publicación del 2007 tiene varias observaciones acertadas y una buena dosis de gracia que, lamentablemente, se ha ido perdiendo en la mayoría de los textos actuales.

  • 26. marlaw  |  21 febrero 2019 de 13:30

    A raiz de todos estos comentarios, y por asociación de idéas muchos recuerdos de esos años fuerón aflorando.Les podría contar por ejemplo que en esos años la Avenida Juan B. Justo, había pasado a llamarse 17 de Octubre, y que esta finalizaba como Avenida asfaltada, en la intersección con la calle Segurola. Que desde alli hacia el Oeste esta se perdía en una amplia calle de tierra, con construcciones intermitentes a sus costados, con veredas de tierra con zanjones por donde corrian las aguas servidas.Que la primera línea de troleybuses, la 314, inaugurada en esos años, iniciaba su recorrido en esa intersección de Segurola y 17 de Octubre y que desde alli llegaba hasta la Estación Pacífico en el Barrio de Palermo.
    O volviendo a la escuela primaria, que las lapiceras a bolilla, recientemente apararecidas en esa época, llamadas Birome en homenaje a su inventor, estaban totalmente prohibidas, dentro de las escuelas. Que solo se podía escribir con lapìz, o lapiceras con plumas que se mojaban con tinta en los tinteros que tenian los pupitres de cada banco de escuela. Que las plumas eran unos adminículos de acero que se introducian en él extremo de unos “manguitos” de madera, algunos lujosamente decorados con vistosos colores, y otros mas rutinarios pintados de un solo color, que le llamábamos lapiceras. Que plumas, las había de varios tipos, las mas conocidas eran las plumas: Cucharita y la Cucharón También había otra pluma, cuyo nombre ahóra no puedo recordar que eran de metal cromado. Estas últimas escribian mucho mejor sobre el papel, no provocaban manchones de tinta, sobre las hojas de los cuadernos, pero eran muy caras.
    Que en esa época estabamos ceñidos por muchas reglas y reglamentaciones, como la del uso de estas lapiceras, que todo el mundo cumplía sin chistar, ni protestar.
    Que por debajo de la Avenida en esa época: 17 de Octubre, ya corría entubado, el arroyo Maldonado, cuyo curso se iniciaba en el Partido de Trés de Febrero, en la Provincia de Buenos Aires. Que ese arroyo a su vez, había sido el escenario, de alguno de los cuentos, como : El Hombre de la Esquina Rosada, escrito por J.L. Borges.

  • 27. marlaw  |  22 febrero 2019 de 9:56

    Mire señor Lopez, no es esta la primera vez, que usted trata de poner en duda la veracidad de mi palabra. Ya en otra oportunidad, cuando hice un comentario sobre el “minifundio” usted tambień salio como es su costumbre, con un tiro por elevación, afirmando que descreía de aquellos que opinaban de todo. En esa oportunidad, pensé para mis adentros: “este señor se asombrará de lo que digo, porque probablemente no haya tenido la suerte, de asistir a un Colegio Secundario, porque en la Escuela Secundaria a la que yo asistí, se enseñaba de todo un poco. Desde costas, con accidentes geográficos, o tipos de costas: dálmata, de rías, de fiordos etc. hasta el modo en que se producián los vientos, con sus centros ciclónicos y anticiclónicos, o las isobaras, y las isohietas, estas últimas para registrar el régimen de lluvias. Desde la civilización Hindú o India, con su régimen de castas, pasando por Egipto, Grecia, Las guerras del Peloponeso (yo siempre fuí partidario de los Lacedemonios, en este caso). Y en Quinto Año había una asignaura, que se llamaba: Geografía Económica, de la República Argentina, y en esta materia veíamos Latifundio y Minifundio, y precisamente el Minifundio por excelencia era el que se producía en la Provincia de Tucumán con los cañeros tucumanos. Mire si habré visto minifundio, que todavía me acuerdo de Celestino Gelsi, el nombre del Gobernador de Tucumán. Pero en esa oportunidad yo me abstuve de responderle por respeto al Profesor Tomás Abraham.
    Ahóra usted vuelve a la carga, y me pregunta si los libros que yo cité se leian en todas las Escuelas del Estado. En principio yo le preguntaría a usted sí piensa que esos libros los editaron solo para mí. O un poco mas en serio, si usted conoce de que se trata el negocio editorial, en nuestro país.De las idas y venidas que tienen o tenian esos libros entre las Casas Editoras y el entonces Consejo Nacional de Educación, hasta el momento en que estos resultaban aprobados. Después que estos resultaban aprobados, estimado, estos libros se distribuian en gran parte del pais,y al menos en toda la Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. Saludos.

  • 28. rodolfo lópez  |  22 febrero 2019 de 17:40

    Estimado Marlaw,

    Leí con atención su comt 27, creo que Ud tiene razón. Cierto énfasis puede traicionarme algunas veces y mis palabras pueden resultar agresivas. Sinceras disculpas por eso y por cualquier otro desliz de mi parte. Tendré en cuenta lo dicho. Y le propongo amablemente dar por terminadas nuestras diferencias que son menores.

    Cuando elogié -en general- sus comentarios lo hice sinceramente, ilustran con gracia y elocuencia temas que Ud conoce y comparte.
    Sin ir más lejos, como muestra, su recuerdo vívido de los tinteros en los pupitres de nuestra infancia (los alcancé creo en primer grado inferior) y de las distintas plumas, “adminículos de acero” las llama, que se introducían en “manguitos de madera” con los cuales escribíamos, me hicieron volver a aquellos tiempos sin esfuerzo; gracias. Flor de enchastre sufrió mil guardapolvo por culpa del bendito tintero, fui torpe de pibe y parece también de grande.

    Sobre los libros de lectura del primer y segundo peronismo, se me ocurre (no lo afirmo, es una hipótesis) que tal vez imprentas afines al régimen editaran los que mencioné con anuencia oficial (acaso la mismísima Editorial Kapeluz, puerta de la derecha), se distribuyesen luego como complemento -no oficial- de los libros que Ud menciona, según criterio de los directores de las distintas escuelas, y en conjunto formaran el bagaje pedagógico que se entonces inculcó. (Y creo no fue poca la influencia que su mensaje subliminal dejó en muchos chicos en aquel primer peronismo, pibes que después crecieron…. En fin, es serio el tema, de ahí mi énfasis anterior).

    Y creo que es muy bueno disentir, pensar distinto y decirlo, así nos enriquecemos todos y el blog entero en general (guardando las formas claro, no me rete Marlaw! ja ja). Hacerlo hasta con la autorizada palabra del Profesor!!, Eso, entre tantas cosas valiosas, nos ofrece él::ningún humano es Dios.

    Cordial saludo

  • 29. marlaw  |  23 febrero 2019 de 2:33

    Me Parece bien Señor Lopez. Acepto sus disculpas de buen grado, y demos por saldado este asunto. Un Abrazo

  • 30. marlaw  |  26 febrero 2019 de 2:21

    Sí Tomás no lo toma a mal, me agradaría poder extenderme un poco mas sobre este asunto de las lapiceras, las plumas, la tinta y el papel, porque todo ello guarda una estrecha relación, con un hábito, o una costumbre que se fue perdiendo, y que en este momento estoy tratando de rescatar del olvido. Me refiero al hábito de escribir, de escribir a mano, cuando en las escuelas todavía había una materia, o una asignatura llamada: caligrafía, la que se proponía mejorar estéticamente, la escritura de los alumnos, que luego serián futuros ciudadanos. Cuando también estaba presente, en la cotidianidad de los usos y costumbres, una rama del saber llamada: grafología con la que se pretendía detectar los razgos de la personalidad, de una persona a través de su escritura. Cuando hasta la arquitectura, acompañaba a esta costumbre, en el sentido de que en toda casa que se preciara de tal, sobre todo en los sectores, altos y medios altos de la sociedad, también se encontraba un salón llamado algunas veces: biblioteca, y en otras: escritorio, donde además de los estantes con libros, adosados a algunas de la paredes, también se hallaba el infaltable mueble llamado escritorio con su guarda papeles y su tintero de vidrio o de cristal y su porta-lapiceras.
    Y ya que hablamos de lapiceras, de tinta y papel, no nos olvidemos del papel secante, un cartón esponjoso, generalmente de color rosado pálido, aunque también, lo había de otros colores, que se vendía por pliegos en las librerías, del mismo modo, que el papel canson. El papel secante servía para absorver la tinta excedente de un escrito, e impedir que este se borronee.
    El papel secante lo usábamos con asiduidad, en la escuela, cuando niños, para absorver los manchones de tinta que hacíamos sobre las hojas de los cuadernos. También existía en esos tiempos un adjetivo, que se escribía:”secante” para aludir a una persona que no se tolera y que nos aburre con su perorata, como en este caso, para alguno de ustedes podría serlo yo.

    Saludos Cordiales.

  • 31. marlaw  |  26 febrero 2019 de 22:38

    También estuve pensando que si bién desde la actualidad se podría juzgar como una arbitrariedad, la medida que tomarón en su momento la Autoridades de Educación al prohibir el ingreso de las lapiceras a bolilla a las escuelas. Cuando tiempo mas tarde estas lapiceras fuerón permitidas, aunque si bién e indudablemente facilitarón la escritura, paradojalmente también fuerón un instrumento que facilitó el descuido de la caligrafía. Y el descuido de la caligrafía fue el primer paso, en el sendero que nos condujo, al abandono paulatino del hábito de escribir.
    Desde luego, que la caligrafía, guarda relación “con las formas” , es decir que comenzamos abandonando las formas, para luego abandonar aquello que las formas representan.
    Quizás esta actitud, también podrían ser aplicable, a otros aspectos de nuestra vida cotidiana.

  • 32. marlaw  |  27 febrero 2019 de 20:04

    Deteniendonos un instante, en este punto, sí el Profesor Tomás Abraham lo dispusiera, podríamos volver a plantearnos, el tema de la Felicidad, y preguntarnos si en realidad en abandono de ciertos y determinados hábitos sociales, nos ha hecho mas felices y de paso también plantearnos el tema de la libertad.
    En este sentido debería confesar que yo al menos hé aprendido mucho mas de Filosofía y Ciencias Sociales, compartiendo las clases que en este Foro ha venido dando Tomás Abraham que lo traía como bagaje de mi formación universitaria en la carrera de abogacía, dado que en esta, salvo las clases se impartierón en el Curso de introducción a la Carrera de Derecho en lo que respecta a Filosofía, allá por el año 1965, las que se fundaban en un antiguo libro de García Morente, el que su vez, era la recopilación de unos apuntes taquigráficos de las clases que este profesor había impartido, en la Universidad Nacional de Tucumán en el año 1938 y Hans Kelsen y su Teoría Pura del Derecho, que vimos exhaustivamente, en la primera materia de la carrera: Introducción al Derecho, y que volví a ver nuevamente en la última materia con la que me gradué de Abogado: Filosofía del Derecho, no había obtenido otros conocimientos de Filosofía.

    Pero como mas arriba también menciono el tema de la Libertad, y confesando de paso también, que lo único que había llegado a leer, con fruición de Jean Paul Sartre, fue su saga: Los Caminos de la Libertad, en la que este nos enseña, que la Libertad es Libertad para el compromiso, regreso al punto inicial de este comentario, y me pregunto y les pregunto a ustedes, sí el abandono de ciertos hábitos sociales que venimos experimentando todos nosotros en los últimos tiempos, nos han hecho mas libres, y mas felices.

  • 33. mario bucciarelli  |  7 abril 2019 de 12:11

    Tratare de ser sintético. BRILLANTE.


Archivos

Categorías

Calendario

febrero 2019
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  

A %d blogueros les gusta esto: