Costumbres (3)

31 enero 2019 at 16:39 4 comentarios

Suite de Bésame poco (2006, correg 2019)

A Roberto Galán

Cierto interés ha despertado la nota anterior. Lo verifico por el reciente llamado de la radio de la universidad de Córdoba para preguntarme sobre el por qué de mi escrito, y para transmitirme algunos llamados de los oyentes quienes piden que no se corte la racha de cariño que marcan los altos índices del besómetro argentino. Lo primero que quiero decir es que el beso con barba tiene origen porteño. A ningún catarmarqueño se le hubiera ocurrido entrar al café de la plaza frente a la intendencia y besar cinco veces  la mesa de cinco parroquianos. A ningún peón tucumano llegar a la madrugada fría al camión de la empresa que los deposita en el cañaveral y antes de subir al acoplado besarse con los compañeros de trabajo. El beso obligatorio nace en Buenos Aires, la ciudad puerto en la que desembarcó el beso hippie a mediados de la década del sesenta, refrendado luego por el cariño menemista.

Pero el que aquí escribe no daba besos ni apretaba la mano del prójimo en su adolescencia, por la sencilla razón que nadie lo hacía. Ni mano ni beso. Cuando nos presentaban a una chica o chico y me presentaban a mí en 1962 o 1964, lo que hacíamos todos es mover la cabeza de atrás para adelante y de adelante para atrás y decir hola. Del mismo modo en que bamboleamos el marote cuando decimos “ajá” para asentir sin esfuerzo un comentario cualquiera, así repetíamos el gesto al ser presentados a gente nueva.

Cuando nos juntábamos para ir a jugar a la pelota los sábados, ni un beso emergía entre la parcialidad. Todo era “hola y chau”. Al irme a estudiar a Francia me encontré con una sociedad en la que todos se dan la mano desde que caminan. Sólo los muy próximos se besaban en ambos cahetes. Lo primero que aprende el pibe galo al caminar es buscar la mamadera y el camembert a la heladera y cerrarla rápida por la cuenta de luz, porque a dar la mano no se lo enseño nadie. Los bebés franceses salen de la vulva con el brazo extendido para felicitar al obstetra.

Los chicos argentinos no se besan, ni aún hoy. Son los padres quienes les enseñan a besarse. Todo el tiempo les recuerdan: ¿saludaste a Julita y a Ulises? Quienes pregonan difundir la educación sexual en las escuelas desde la más temprana niñez, ya verán que el beso perderá  importancia. Los aprietes de la propia manguerita y la búsqueda de la gatita los distraerán de la ceremonia oral.

Estaba terminando la nota cuando recibí otro llamado del dial en la que un defensor del beso y fundamentalmente del beso argentino me decía qué pasaba si alguien no me quería dar la mano como yo que no quiero seguir besando. Le dije que escribiera un twit anunciando su decisión de no dar más la mano. Otro me quiso apretar diciendo que mi preferencia por el buen abrazo implicaba un gesto más promiscuo que el beso. Aclaré que no es un tema de promiscuidad, no estoy en contra de la franela de braguetas ni de las apoyadas consensuadas sino del beso obligatorio masculino (BOM). No faltó quien me decía  que seguramente en mi adolescencia dar un beso a un varón era visto como un gesto maricón. Bueno, no, tampoco. Claro que si nos juntábamos quince a patear y nos decíamos hola, y venía Carlitos y besaba al Yayo Gómez, qué quieren que se piense.

Concluyo: es mejor dar la mano con fuerza que poner la jeta en los labios del otro. Nada de esto implica una cruzada machista, sino un recuerdo de la antigua caballerosidad.

 

Anuncios

Entry filed under: General.

Costumbres 2 (2006, corr., 2019) Costumbres 4 (2006, correg 2019)

4 comentarios Add your own

  • 1. marlaw  |  31 enero 2019 en 19:07

    Siempre habrá interesados en buscarle el pelo al huevo.

  • 2. marlaw  |  31 enero 2019 en 19:16

    Profe digale a los patrocinadores de esta página, que se van a tener que poner, con mayores efectividades conducentes, porque a este blog lo está leyendo mucha gente.

  • 3. marlaw  |  31 enero 2019 en 19:19

    Un besito…

  • 4. Sergio Rossi  |  14 febrero 2019 en 13:15

    El beso puede resultar sobretodo engorroso y pesado en dos ocasiones: en los saludos diarios a colegas, y en llegadas o despedidas de las grandes reuniones.
    La mano en alto y la verbalización a viva voz, deberían ser mas que suficientes para que nadie se ofenda.
    Desde el punto de vista de los agentes patógenos, tampoco es muy higiénico. Dar la mano es mas asqueroso, pero mas higiénico. Escena 1: tipo sacándose los mocos, escena 2: Hola que tal, mucho gusto.
    Escena 1b: tipo saliendo del baño sin lavarse. Escena 2: Hola mucho gusto, etc.
    A pesar de esa incertidumbre, de lo que habrá tocado antes el otro, prefiero dar la mano, aún a las mujeres. Tanto con hombres como con mujeres, implica un cruce de miradas y un apretón de manos con infinitas sutilezas.
    El beso, en la mayoría de los casos, se reduce a un torpe choque craneal que te quita perspectiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Aldo en Bitácora 160
Aldo en Bitácora 160
Nirvana en Bitácora 160
Aldo en Bitácora 160
marlaw en Bitácora 160

Calendario

enero 2019
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: