Bitácora 146

3 diciembre 2018 at 8:06 4 comentarios

Ayer  (3/12)

Ayer en la revista de La Nación hay una extensa nota de Javier Arroyuelo que conmemora la aparición del sello discográfico Mandioca en la década del sesenta del siglo pasado. Como es habitual, leemos una de las mejores prosas del periodismo argentino de la actualidad. Sus notas sobre la moda como ésta sobre la cultura de aquella época, hacen de la lectura un placer, y un saber.

Nos remiten a una serie de nombres que no hay que olvidar. No me refiero a los músicos iniciales del rock y del blues nacional que nunca fueron para mí objeto de culto – cuestiones de gusto y de oportunidad – que más que una virtud personal es posible que no sea más que una de las tantas limitaciones que hacen al contorno de un ser humano, sino de nombres como los de Jorge Álvarez y Germán Rozenmacher.

Del primero ya encargué sus Memorias, y del segundo sus cuentos completos. La memoria cultural es sincopada, del sonido al silencio y de la nada a la vida, más allá de un “revival”, de un “sounds of silence”, la presencia de algunos que han sido, nos impulsa a repensar lo que hoy es.

 

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 145 Bitácora 146

4 comentarios Add your own

  • 1. marlaw  |  3 diciembre 2018 en 8:18

    No presumo de ser Funes el memorioso, pero algo de mi memoria aún conservo, no obstante podría decir que nunca llegué a conocer el sello Mandioca, ní de mentas.

  • 2. marlaw  |  3 diciembre 2018 en 8:39

    Salvo allá por el año 1956 cuando se estrenó en las salas de cine de Buenos Aires el film de Bill Haley y sus cometas, que fue el que introdujo en nuestro medio, el Rock and Roll, rompiendo una vieja costumbre de bailar chic to chic, o mejilla a mejilla sobre todo con los boleros del legendario: Trio Los Panchos el que en realidad siempre se trató de un cuarteto, puedo decir que esa música paso a mi lado sín pena ni gloria, inclusive cuando en mi época de estudiante pasaba infinidad de veces, por delante de una cueva, o sótano ubicado en la Avda. Pueyrredon, donde comenzó la movida del llamado Rock nacional, para dirigirme a la Facultad de Derecho de la UBA

  • 3. marlaw  |  3 diciembre 2018 en 8:59

    A Jorge Alvarez lo recuerdo solo por la Edición de sus libros.

  • 4. marlaw  |  3 diciembre 2018 en 9:01

    Debería agregar, los que se vendian en las librerías de la Avda. Corrientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

albromero en Bitácora 149
roberto nadaud en Bitácora 149
Santos Krikorian en Bitácora 148
Santos Krikorian en Bitácora 147
marlaw en Bitácora 148

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: