Bitácora 146

3 diciembre 2018 at 10:00 3 comentarios

(una hora después)

¿Por qué la Bitácora anterior me parece lúgubre? ¿Un sentimiento de culpa por no haber pertenecido a aquel movimiento? ¿Por haberlo despreciado? Me refiero al musical y no al literario. Mi estante de adolescente estaba colmado de libros de la editorial de Jorge Álvarez. Nada tenían que ver Abelardo Castillo con sus primeros cuentos y el Escarabajo de Oro, con Gabis y Javier Martinez, o con la Minujin.

Todos formaban parte de una cultura fragmentada, vital y audaz en un país militar.

“Jugo de tomate frío” lo escuché en mi departamento de París, y me pareció una berretada. Mi oído escuchaba el rock de los Stones, Beatles, Led Zeppelin, y acompañantes. Los rockeros argentinos inmigrantes me parecían vulgares, pedantes, necesitados de que se reconociera que no se habían perdido nada importante. Más aún, que estaban al tanto de todo y más aún.

El grupo de Javier Arroyuelo, de mi antiguo compañero de la secundaria Rafael López Sánchez (cuando se fueron del país tomaron el mismo avión que yo que volvía a París después de un breve viaje a la Argentina), el grupo de Marucha Bo, de Plate, de las obras de Copi, no los relacionaba con el rock sino con el teatro. Eran divertidos. Artísticos.

Pero ya pasó mucha agua bajo el puente. Para agregarle algo al lema de Félix Peña: no todo es historia.

Miremos al presente, me refiero al espectáculo del Colón. Indudablemente los megaeventos oficiales son todos parecidos. Desde el de Pavatorotti en la cancha de Polo cantando O sole mío con  el menemismo ilustrado, a la presidenta Cristina Fernández pachangueando al lado de Moria, Copani y Diego Torres, a este desfile bullanguero con el chamamé de Julio Bocca, y todas las piruetas del dos por cuatro al malambo general. Faltó Sol Pérez.

No le pidamos peras al ulmus minor que bastante sombra da.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 146 Bitácora 147

3 comentarios Add your own

  • 1. roberto nadaud  |  3 diciembre 2018 en 10:51

    pa’ sentirse culpable nada iguala el haber sido incorrecto con las
    a-burrientes olvidables figuras oficiales del lamedero nacional.
    ser patriota es no criticar esperpentos.

  • 2. albromero  |  3 diciembre 2018 en 16:20

    En mi caso, realmente el espectáculo del Colón me gustó bastante. Si bien no llegué a emocionarme al nivel del presidente (seguro pesó en él la satisfacción de haber logrado que todo saliera muy bien) me agradó el enfoque que se le dio al mostrar mucho del país en tan breve lapso y al ritmo musical contagioso que se imprimió al baile. No debe ser sencillo mostrar algo que pueda motivar la atención de personalidades tan heterogéneas en tan corto período de tiempo. Creo que se logró. Espero no aburrirlo con mi comentario. Un saludo.!!!

  • 3. Alejandro  |  3 diciembre 2018 en 21:12

    descontracturo, no fue solemne, a la vista de los resultados, surtió efecto

    lo ceremonioso lo dejamos para los entierros, por ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

albromero en Bitácora 149
roberto nadaud en Bitácora 149
Santos Krikorian en Bitácora 148
Santos Krikorian en Bitácora 147
marlaw en Bitácora 148

Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: