Entrevista La Nación

19 junio 2018 at 9:35 7 comentarios

18 de junio de 2018  • 23:59

MOSCÚ.- Que un filósofo y sociólogo opine de fútbol puede sonar a exceso. ¿Qué sabe él de lo que le conviene o no a la selección argentina? Dudas despejadas para aquellos que aún las tengan: Tomás Abraham sabe, y mucho. Habla de fútbol y de la selección con la claridad que sólo pueden ofrecer aquellos que combinan pasión con inteligencia. Ama el deporte con visceralidad y lo analiza con simplicidad. De esa combinación sólo puede salir algo bueno.

“Me gustaría hablar de fútbol por años y años. Ayer vi Argentina-Inglaterra de Francia 98. ¡Qué mediocampo! Verón, Zanetti, Almeyda, Simeone. Transmitían una energía que hoy no tenemos. Con esos músculos en el mediocampo, Messi, el Kun, Pipita y Pavón tocarían el violín. Ni hablar de la tranquilidad de los de atrás. Y no sigo con el negro Enrique, Giusti, Batista y Burru. ¡Eso era el fútbol con mayúsculas!”.

ADEMÁS

La conversación con LA NACION comienza en Buenos Aires y sigue a la distancia con la selección ya golpeada por el empate ante Islandia. Como buen hincha, Abraham no pierde la esperanza y devora cada noticia que le llega de Rusia. “Recién escuché en la radio una probable formación y me gustó: Caballero; Mercado, Otamendi, Tagliafico; Salvio, Mascherano, Acuña, Meza; Messi, Kun y Pavón. Eso es un mediocampo reforzado. Bien.”.

Abraham, filósofo y sociólogo de 71 años, nació en Timisoara, Rumania, pero su idioma materno es el húngaro. Estudio en Francia tras dejar el país post “Noche de los bastones largos”, fue parte del mítico mayo del 68 francés y se graduó en La Sorbona. Es un hombre de mundo, pero, sobre todo, un futbolero que sigue a Vélez y a la selección con pasión.

-¿Qué relación tiene con el deporte?

-Tengo dos deportes, el fútbol y el tenis. El fútbol lo practiqué en una época, el tenis lo sigo jugando. Jugué al fútbol en la plaza, hasta en potrero cuando era chiquito, y en Francia jugué en la segunda división regional cuando era estudiante. Y seguí jugando hasta que directamente me echaron.

-¿Recuerda bien cuándo y dónde lo echaron?

-Absolutamente. Me echaron en un futbol cinco un poco informal en el que no éramos muy ordenados con eso de los colores de las camisetas. Después de 15 minutos jugando vino un chico joven y me preguntó ‘¿disculpame, vos para qué equipo jugás? Me fui a mi casa y no volví más. Tenía 40 largos. Yo jugaba de 10, porque soy zurdo. Me encantaría volver a vivir, porque era muy individualista. Pero así era el fútbol cuando yo era pibe, todos gambeteaban y se lucían, no existía la idea de fútbol asociado. En la secundaria jugábamos todos los fines de semana, cada uno hacía la suya, no teníamos idea de que podíamos jugar en equipo. Las cosas así se hacían muy difíciles. Y yo era muy zurdo y me cerraba demasiado.

-¿Y al tenis?

-Juego dos veces por semana, en el club CASA de Figueroa Alcorta, al lado de River. Realmente me encanta jugar, aunque juego mal. Pero disfruto del juego. Zurdo y con revés a una mano. Como Federer, por qué no decirlo.

Abraham apela al humor y a la ironía leve con frecuencia. Parece una manera de suavizar sus ideas, que oscilan entre lo rotundo y lo políticamente incorrecto. Por eso es que es capaz de ser el primer fan de Lionel Messi y, a la vez, sospechar de él. Ni hablar de Jorge Sampaoli : Abraham no le tiene ninguna simpatía al técnico de la selección.

-Que le atajaran el penal en el debut ante Islandia parece haber golpeado duro a Messi. Que el capitán de la selección esté bajoneado, ¿es positivo o negativo?

-La palabra bajoneado no cabe para un capitán ni para quien ha sido designado con su aceptación plena como jefe del “equipo de Messi”. Lo vemos en las otras selecciones, el capitán es quien le levanta el ánimo a sus compañeros, no el objeto de consuelo. Croacia es el equipo que más me asombró en la primera fecha junto a México. Es una potencia. Nuestro equipo debería pensar en solidificarse defensivamente. No hay que atacar a los croatas, hay que invitarlos un poco a adelantarse y aprovechar al Kun y a Pavón.

-¿Qué significa el Mundial como fenómeno sociológico para la Argentina?

-Es un hecho enorme. Tradicionalmente el deporte nos junta a los argentinos, es un lugar verdadero. El fútbol genera unanimidad y entusiasmo, pasión distribuida de La Quiaca a Ushuaia. En muchas otras cosas nos fragmentamos, pero en el fútbol no, y eso es importante. Es un lugar común, pero el fútbol es auténtico y verdadero.

-El fútbol une, pero hay aún argentinos que rechazan a Messi. ¿Lo entiende?

-Sí, pero la historia es larga. Yo lo empecé a ver a Messi en el Mundial juvenil de Holanda, en 2005. Apenas apareció era un genio, pero muchos lo comparaban con Maradona y decían que no era tan bueno, que como el Diego no hay ninguno. Con el paso de los años y sus éxitos comenzó a entrar en la Argentina como un ser superior, enorme. Y una tercera etapa en la que Messi, en la selección, sufre las consecuencias de una selección que juega mal, que hace bastante tiempo que no tiene ningún relieve. A veces se le echa la culpa y siempre es el salvador. Está en un rol absolutamente protagónico para mal y para bien.

-La Argentina es Maradona. ¿O puede ser también Messi? Son dos personalidades muy diferentes.

-Hay gente que dice que Maradona es un loco, pero yo hablo desde mi punto de vista. Maradona es potrero absolutamente puro. Yo no hago escalas de argentinidad, que me parece una berretada. Pero Maradona lloraba en la cancha, Messi es un hombre mucho más frío.

-¿Nos gusta a los argentinos ver los sentimientos de nuestros ídolos?

-Que nos los muestren y que transmitan que lo sienten. Messi, y no solamente él, sino toda una generación, me transmiten desde hace tiempo que lo que más les importa es su desarrollo profesional. Y eso está bien, pero hubo otras camadas en las que más allá de las ambiciones personales había un algo más. O al menos el hincha se lo inventaba. Hoy es muy difícil inventarse eso. Pero es muy difícil individualizar jugadores y señalarlos cuando lo que sucede es que la selección juega mal hace muchos años. Acá es un sistema el que no funciona, y eso incluye a los dirigentes. Los jugadores forman parte de ese sistema. Hablar de Mascherano, de Messi u otros es esconder el bulto. En el 2006 todo era bastante digno con Pekerman, al 2010 se llegó ya muy mal. Son muchos años en los que la selección tambalea.

"Sampaoli recibió una herencia y entró en el sistema llamado AFA, un sistema muy oscuro y en las tinieblas en el que no sabemos qué se teje, en el que la citación de jugadores despierta muchas suspicacias, en el que el rol de Messi es un rol raro. La empresa Messi, porque es una empresa, es bas
“Sampaoli recibió una herencia y entró en el sistema llamado AFA, un sistema muy oscuro y en las tinieblas en el que no sabemos qué se teje, en el que la citación de jugadores despierta muchas suspicacias, en el que el rol de Messi es un rol raro. La empresa Messi, porque es una empresa, es basFuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

“Sampaoli me decepcionó y Messi no me termina de cerrar”

-¿Qué le parece el técnico?

-Me parecía bien que viniera un hombre con un poquito de pasión, estaba todo muy apático. Pero desde que se presentó a la sociedad argentina como técnico me parece realmente de un nivel bastante pobre. Desde las declaraciones que hace hasta como se presenta, pasando por el endiosamiento de Messi. Me parece que le falta jerarquía. No lo condensaría en el incidente con el policía, eso es hacer leña del árbol caído. El problema que le veo es que nunca habló de la selección, siempre habló del equipo de Messi, siempre le rindió pleitesía, y eso no se hace, porque Messi es un jugador de la selección, pero no es la selección de Messi. Sampaoli cayó en una adulación que es una falta de respeto a la selección argentina. La selección es más que Messi, como también era más que Maradona. Eso no debe ocurrir con Cristiano en Portugal, ni con Neymar en Brasil. Acá idolatramos muy fácil, y Sampaoli colaboró con eso, además de convocar a un montón de jugadores que uno no sabe bien por qué. Eso genera en mí todo tipo de sospechas en cuanto a quiénes cita, a quiénes no y por qué. Me decepcionó Sampaoli.

-¿Y por qué endiosa a Messi?

-Sampaoli recibió una herencia y entró en el sistema llamado AFA, un sistema muy oscuro y en las tinieblas en el que no sabemos qué se teje, en el que la citación de jugadores despierta muchas suspicacias, en el que el rol de Messi es un rol raro. La empresa Messi, porque es una empresa, es bastante extraña. Entonces yo tengo mis sospechas de que acá hay algo que no funciona. No puede ser que desde 2010 hayan pasado ocho años y hoy haya siete jugadores de aquella selección que perdió horriblemente 4-0 con Alemania. Y después de Brasil, con un Sabella que tuvo que remontar un modo de juego que a Messi no le gustaba, Messi lo critica públicamente. El rol de Messi no sé si realmente está colaborando con lo colectivo, me despierta bastantes suspicacias.

-¿No le termina de cerrar Messi?

-No, no me termina de cerrar. Creo que la disconformidad de Messi es palabra santa, están todos pendientes de él en una selección que se ha empobrecido y no tendría que ser tan pobre. Un día dice que no juega más, otro que vuelve, otro que no quiera hablar más con los periodistas, lo que significa no hablar con nadie en la Argentina, y luego se viene a casar acá, pero en una especie de cuartel aislado de todos. Son cosas que no me gustan, porque yo creo que el fútbol es popular. El acercamiento y la comunicación tiene que ser más fluido con la comunidad futbolera. Por más que haya periodistas transeros y maleducados. Cuando veo ese desprecio me da por las bolas.

-¿Qué opina del caso Icardi?

-Eso de las mujeres, realmente. Es una opereta y una farsa que tiene el nivel del folleto sobre cómo levantarse rusas. Lo importante con Icardi, más allá de esa especie de historia que fue real o inventada, es que a la Argentina no le sobran números 9. Higuaín está cada vez más ancho y lento, no es el de hace unos años. El Kun [Agüero]jugó siempre mal en el selección. Icardi podría haber tenido un lugar ahí, acá no sobra nada, y él es un goleador, pero a Messi no le gustan los goleadores, no le gustan los tipos con posiciones fijas en el área. Sampaoli lo citó una vez y nunca más, otra falta de respeto.

-Habla de sospechas, ¿qué sospecha?

-Lo que yo sospecho es que hay ahí una especie de transa de la que forma parte ahora Sampaoli acerca de quién debe y no estar. No puede ser que no podamos salir nunca de Biglia, Mascherano y Banega, cuando es un mediocampo que nunca resultó, que nunca pasó nada. No podía ser que Romero fuera durante ocho años un arquero que no tenía sombra. Grondona podía manejar las cosas más o menos bastante bien, murió y se reventó el hormiguero. El modo en que se selecciona a los jugadores no responde a un trabajo serio. En el mundo de hoy, para Adidas, Nike y todo lo que quieras, la selección argentina es Messi. Hay una estructura piramidal de dinero con la gran vedette mundial. Y no le da el lugar al técnico. Opina, dispone e impone. Claro, si alguien me dice ‘¿qué pruebas aportás?’, yo digo, ninguna. No hay pruebas, pero es un mundo oscuro.

-Lo ubicamos entonces en el bando de los anti Messi.

-¡No.! Yo no me pierdo un partido de Messi, ni uno. Hace ya muchos años, porque a mí me gusta el fútbol, y Messi es maravilloso. Hoy tiene un rol más de organizador, distribuidor, a veces con un chispazo del anterior. Veo toda la Champions y muchas Ligas europeas, me interesa el futbolista argentino. Messi es extraordinario, pero en la selección argentina todos tienen que agachar la cabeza. La plata la hacen en otro lado, pero esto no depende de los jugadores. Si la estructura dirigencial es Chiqui Tapia, Moyano y el de Boca, qué querés, ¿que Messi agache la cabeza? Es un poco complicado.

-Cuando Sampaoli dice que lee un libro y se aburre, ¿qué opina?

-Yo creo que no tiene por qué leer un libro y quedarse despierto, pueden no gustarles los libros y ser un señor de una enorme educación. Hay mucha gente que lee libros que es absolutamente maleducada. No le pido eso. ¿Cuántos libros leían Spinetto, Giudice o Pedernera? Y eran señores.

-No planifica, dice. ¿Será cierto?

-Muchos técnicos tienen un relato. Menotti lo tenía, era el relato panzeriano. Lo impensado, sí, pero después los encerró tres meses en un laboratorio antes del Mundial y sin salida. Pero el relato era que el jugador nace y no se hace. Sampaoli también inventa lo de la espontaneidad, como si no estuviera hoy en el fútbol todo planificado, con dieta, personal trainer, etcétera. Se quiere hacer el argentino que empezó de abajo, que la siente. Son relatos. Lo popular es otra cosa. Dice que improvisa pero estuvo todo los días en Ezeiza, sin jugadores, pensando qué corno hacer con la selección. ¿Eso es improvisar? ¿Cuántas veces viajó a Europa el improvisado? ¿Treinta para improvisar? El que tiene una mínima dosis de inteligencia no se cree ese relato. Dicho esto, yo quiero que ganemos el Mundial. Soy hincha de Vélez, pero ahora ¡soy hincha de la selección! Si hacen una pared entre Messi y Agüero y hacen un gol, yo voy a gritar el gol, no voy a pensar en el Chiqui Tapia. Pero siento que en este Mundial tenemos menos chance, que el equipo está mal preparado y juega mal. Tengo la misma ilusión de siempre, me siento frente al televisor a ver qué pasa, con la ilusión de que cambie. Un futbolero no puede perder la ilusión, deja de ser futbolero.

-Hay gente que sigue hablando de “la nuestra”, de una forma de jugar argentina. ¿Existe?

-Es un fútbol mestizo, hubo de todo, Griguol, Menotti, Bilardo. Con Bielsa era ataque permanente, con Sabella absolutamente contragolpeadora, con Maradona fue cualquier cosa, con Pekerman era un fútbol de equipo, con Bilardo estaba muy bien estructurada y era muy solidaria y concentrada, así que el fútbol argentino tiene muchas variantes, no es el brasileño ni el uruguayo. Pero lo que sí tenemos siempre y nos distingue es el tipo genial, el tipo de potrero, el Orteguita Maradona, Messi, Sívori. Sin esos tipos, el fútbol para mí muere. Necesito un Mozart, un genio, y ese genio lo tenemos en Messi hoy en día.

“El hincha apasionado no es un idiota fanático”

-Circuló un cantito futbolero en el que nos entusiasmábamos con ser el papá de Chile. ¿Qué dicen esos cantitos de nosotros, los argentinos?

-Prefiero no hablar del argentino, porque soy argentino y yo no soy así. Y otros tampoco son así de maleducados. Yo no le voy a entregar la identidad de la nacionalidad a gente pelotuda. Yo la peleo, soy argentino, futbolero y respetuoso, nunca putee a un equipo contrario. Fui siempre a la cancha de Vélez y grité los goles de Vélez, nunca humillé a un rival, nunca. No le voy a regalar a lo más berreta de la gente que va a la cancha la identidad del argentino, a esos que se burlan de Brasil, que gracias a dios inventó el fútbol en el siglo XX, y a los que se burlan de Chile, que es una selección extraordinaria, aguerrida, que la hizo Bielsa, que lamentablemente no lo pudo hacer con nosotros. El hincha de fútbol apasionado no es un idiota fanático. Hay un tema en la Argentina que tiene que ver con lo social o cultural, con mucha gente que cae en el pozo a pesar de leer libros. Nosotros no tenemos por qué bancar eso. Nosotros somos Argentina respetando, diciendo que los brasileños son fantásticos, diciendo que España juega buenísimo, que el fútbol alemán de hoy no es el de los años 50. ¿Por qué no ser un futbolero normal, generoso, alguien que es muy hincha, que sufre mucho, pero que cuando se pierde, terminado el Mundial, entendamos que fue un buen Mundial? Como el de 2006, que fue un buen Mundial. En el 2014 yo estaba muy gratificado fueron dignos, aunque en el final flaquearan algunos.

-La felicidad propia basada en la desgracia ajena, ¿no?

-Eso es propio de toda comunidad frustrada, que siente que le sale todo mal, y que lo único que le queda como emoción y sentimiento es la envidia. Espero que no caigamos en eso.

-En el inicio de la crisis devaluatoria, el presidente Macri le hizo una broma a un chico de River diciéndole que se había ido a la B.

-¿Eso le dijo? Qué querés que te diga. Yo creo que en Argentina hay gente que tiene algo dentro del cráneo y en el corazón. No tenemos que darle tanta importancia a cosas que nos hacen daño.

TEMAS EN ESTA NOTA

Anuncios

Entry filed under: General.

Inmigrantes (3) Inmigrantes (4)

7 comentarios

  • 1. Daniel Lesnaberes  |  19 junio 2018 en 9:38

    Excelente artículo, ya lo había leído en la nación y lo compartí en mi face y en un par de mails a amigos. Esta tarde lo vuelvo a leer. muchas gracias Tomás! Ah!!! y pensé que eras hincha del Rojo… Igual Velez me gusta tb x q una prima vive por allí y es hincha!!! Abrazo de gol…. Daniel, 19 06 18

  • 2. Aldo  |  19 junio 2018 en 15:13

    Latorre ( el marido de Yanina ) dijo despues del triunfo de España por 6 a 1 ,,, escribio algo asi como ” Se dan cuenta por que Messi es tan bueno en Barcelona ” ,,, Messi nunca salio de Barcelona ,, el se motiva en el triunfo holgado , no solo en Barcelona , tambien de chico en Newels ,, ir ganado 8 a 0 ,,, ahi vamos a ver al mejor Messi ,,, el mejor Messi aparece en los mejores moemntos del equipo , en este caso Barcelona

  • 3. marlaw  |  21 junio 2018 en 17:50

    Yo creo que a partir de hoy, en lugar de acordarse de madre de quién pretendemos ofender siendo soeces, con llamarlo Sampaoli, va a alcanzar y sobrar.

  • 4. Aldo  |  21 junio 2018 en 20:00

    Perdon marlaw que me meta siempre leo sus comentarios ,,, pero y Dujovne ? ,,,.. en fin ,,, es una pelota de futbol ,, no podemos seguir con este totem que nos esta dejando a todos como aquella propaganda de quilemes que decia ” hay gol hay gol , en tu cabeza hay un gol ” y de chiquito tu papa te llevo a la cancha ” y viene el gol y viene el gol “

  • 5. elmunyeco  |  21 junio 2018 en 20:44

    Doctor, doctores…. Les garantizo que nunca entendí nada, y hoy, derrota cancelación y muerte del deseo,que es como tiene que ser, menos que menos.

  • 6. marlaw  |  22 junio 2018 en 6:07

    Que tal Aldo, yo también lo leo a usted, y trato de colocarme en su lugar, para tratar de interpretar lo que usted piensa.Con respecto al fútbol, pese a la parafernalia del marketing, y a todos los negocios que se tejen alrededor de este deporte, no podemos dejar de lado que el fútbol forma parte de nuestro costado, lúdico y no esta mal que eso suceda. Que este casi desde su aparición, y en la medida que se fue popularizando, fue explotado política y comercialmente hasta llegar a ser lo que es hoy, no invalida el hecho, de que también se trata de un juego que apasiona a los argentinos.

    Ahora tratando de hacer una suerte de catarsis con todo lo sucedido en este Mundial, me puse a pensar, si nosotros y nuestros dirigentes no debiéramos haber aceptado, que el fín de ciclo de esta Selección de Leo Messi, se produjo en el 2016, con el final de la Copa América. Si cuando en ese momento Messi decidió abandonar la Selección Argentina, por las razones que solo él sabía o sentía, en su interior, no hubiera sido mas sano por parte de nuestra dirigencia y por todos nosotros, haber renunciado al sueño de poder llegar a ganar un Mundial con Messi, que este entre el Mundial de Brasíl y la Copa América, ya había dado todo lo que podía dar, y que en lugar de enviar emisarios, para convencerlo a él y a su padre para tratar de reflotar un ciclo a todas luces agotado en esa instancia, haberlo por dado por finalizado en ese momento. Desde ya que como no podría ser de otro modo, esto lo estoy escribiendo con el diario del Lunes. Saludos

    (Segundas partes nunca son buenas, decía mi abuela)

  • 7. marlaw  |  22 junio 2018 en 6:32

    Cosa que ya había anunciado el viejo Marx cuando dijo que la historia se repite dos veces, la primera como tragedia, y la segunda como farsa.


Archivos

Categorías

Calendario

junio 2018
L M X J V S D
« May   Jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: