El gaucho (2)

6 marzo 2018 at 7:50 4 comentarios

Es muy difícil sino imposible, tener una idea del mestizaje en la Argentina. Estudios del adn nacional son confusos y las cifras varían. Aparentemente hay menos blancos de lo que se cree. Muchos de los inmigrantes que vinieron a nuestro país tampoco tenían la tez muy blanca. Del sur de Italia y de España, la sangre mora y la africana oscurecen la piel.

Con el peronismo, el cabecita negra, reactualiza el mestizaje olvidado. Quizás se pueda decir que el gaucho fue nuestro primer mestizo institucional. Su reconocimiento no ha sido resultado de la política sino de la literatura.

Un vez en vías de extinción social, su resurrección se debió a dos obras consideradas fundamentales en la cultura nacional: el (siempre se antepone “el”), “Martín Fierro”, y “el”  “Facundo”;  sus creadores: José Hernández y Domingo Faustino Sarmiento.

Son dos de las presas más codiciadas de la crítica literaria. No puede haber licenciatura en letras que no los invoque. Todo aquel que pretende ingresar al parnasso de la cultura nacional, debe someterlos a la mirada semántica.

No podemos excluir entre los comentadores de estas magnas obras, a los historiadores, que, a diferencia de los críticos, ponen el acento en la política del siglo XIX frente al gaucho como problema.

Los críticos literarios sin dejar de mencionar las implicancias políticas que pueden tener estas obras, destacan el carácter textual de los escritos, su calidad de “constructo” literario, su proceso de escritura, y evitan dejarse seducir por lo que supuestamente dicen, para exponer el modo en que fueron fabricados.

De este modo al gaucho, lo acompañará un género: la gauchesca.

Unos y otros resaltan su carácter fundacional.

Hay una excepción, se trata de un autor cuyo prestigio se equipara al de los mencionados, nos referimos a Jorge Luis Borges.

En su libro “Discusion”, en un breve texto sobre la poesía gauchesca, afirma que investigar las causas de un fenómeno tan simple como la poesía gauchesca es proceder en infinito. Y agrega: “Sospecho que no hay otro libro  argentino que haya sabido provocar de la crítica un dispendio igual de inutilidades. Tres profesiones han tenido el error con nuestro Martín Fierro: una las admiraciones que condescienden; otra, los elogios groseros, ilimitados; otra, la disgresión histórica o filológica”.

Muy otra es su valoración del “Facundo”. Sostiene que es la mejor historia argentina. De acuerdo a su idea de barbarie, confirma que el salvajismo y la demagogia no son un fenómeno pretérito sino perdurable. Que lo que acontecía en la pampa penetró las ciudades, o el conourbano.

Dice que se ha exagerado la importancia del gaucho, a pesar de la sociología. No lo considera un tipo étnico, por sus venas podía o no correr sangre india. No era aventurero como los cowboys del Norte, ni nómada como los indios. Su habitación era el estable “rancho”…otra palabra de sonoridad semejante a gaucho y criollo.

La erranciafue su desdicha y no un afán.

Concluye: “No diré que el Facundo es el primer libro argentino; las afirmaciones categóricas no son caminos de convicción sino de polémica. Diré que si lo hubiéramos canonizado como nuestro libro ejemplar, otra sería nuestra historia, y mejor”.

Recordaré una anécdota personal que se suma a las cientos de todos aquellos que transitaron por la calle Maipú. Caminando con Borges en busca de un taxi para que nos llevara a la facultad de psicología en la que debía disertar – era sumamente amable y accesible con las invitaciones, y sus condiciones conmovían, como era la de acompañarlo a cenar  – venía de un congreso sobre el Facundo, algo cansado por el viaje, comentó: no sé para qué hacen estas jornadas si el Facundo no les gusta, se nota al escucharlos decir una y otra vez la palabra “sintagma”.

Anuncios

Entry filed under: General.

El gaucho (1) El gaucho (3)

4 comentarios

  • 1. Aldo  |  6 marzo 2018 en 14:21

    es la complicación de imágenes que se superponen entre siglo 19 y 20 en un sujeto amenazado a tener que cumplir como castigo una ” eterna siesta” con ruidos de vacas, desolación en su cuarto, su rostro amarillento hipocondriaco ,el cigarrillo que hace daño y para colmo Sarmiento y su triunfo ,todo eso y “de todo eso” nos viene a rescatar Borges por un rato hasta volver a viejo presente

  • 2. marlaw  |  7 marzo 2018 en 13:14

    Aldo No se enoje. No lo digo con el afán de menoscabarlo. Pero usted con sus comentarios contribuye a aumentar mi perplejidad.

  • 3. Aldo  |  7 marzo 2018 en 20:02

    Vengo recargado marlaw , un saludo

  • 4. carlos  |  30 marzo 2018 en 10:07

    Sábado 28 de junio de 1969. Borges: “Mi conciencia está pesadamente cargada. El día que el país eligió Martín Fierro en lugar del Facundo para el libro nacional, eligió la barbarie”. Fuente Borges de ABC. pag. 510 Edición Minor


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Sergio Rossi en Bitácora 118
santos krikorian en Los profetas del pasado
CLAUDIA GARCIA ASTOR… en Bitácora 118
Tomás Abraham en Bitácora 118
Edson en Bitácora 118

Calendario

marzo 2018
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: