Biopolítica de la Argentina (3)

16 enero 2018 at 10:26 7 comentarios

Mientras trazaba los primeros contornos de este nuevo centro de interés para mis estudios foucaultianos, otros acontecimientos de inédita importancia política se produjeron en nuestro país.

El primer suceso fue la detención y confinamiento de Milagro Sala, un hecho polémico que no ha perdido vigencia y que concitó una discusión aún inconclusa que reúne argumentos jurídicos, declaraciones de organismos derechos humanos y debates políticos.

El otro fue el de las manifestaciones de protesta en el sur del país de parte de agrupaciones mapuches que fueron reprimidas con el saldo de dos muertes.

Estos acontecimientos trascendieron la impronta de la actualidad para hacernos ver y pensar en una realidad de la que no se habla. La imagen que los argentinos tenemos de nosotros mismos excluye a la palabra “originario”, por ser una sociedad conformada de un modo aluvional por poblaciones trasplantadas.

Por lo que a medida que me interrogaba sobre el fenómeno biopolítico que lanzó al ruedo Michel Foucault, surgió esta doble realidad que conforma nuestra historia, la de la constitución de dos poblaciones, la de los inmigrantes y la de los pueblos originarios. Dos fenómenos biopolíticos que se refieren a la vida de las poblaciones y a las políticas relativas a su procedencia y dinámica.

El interés por esta doble realidad no es tan usual entre nosotros. No forma parte de nuestro imaginario actual, en todo caso, ha sido motivo de estudios de historiadores que han tomado posición sobre la bendición o la maldición que le trajo a nuestra historia.

El prototipo racial de las grandes urbes es el de la raza blanca, de procedencia europea,  lo que nos hace pensar en pertenecer a lo que se llama “Occidente”. El “cabecita negra” es el descamisado, el `grasita´, el pobre, el migrante del interior, hasta el obrero, pero no el indio.

Dejemos por un momento de lado la epopeya de quienes llegaron en barco a nuestro país a fines del siglo XIX, esos pasajeros migrantes que llamamos “nuestros abuelos”, y convengamos que el mentado desierto aunque poco habitado, no tenía una población ausente.

Hace más de un siglo que no hay un problema con los indios en nuestro país. Son pocos los que se han ocupado del tema. Los historiadores revisionistas y los de izquierda denunciaron la campaña del desierto de fines de la década del setenta del siglo XIX como un ejemplo de genocidio y de solución final del conflicto. Para otros aquella campaña fue la que dio nacimiento al estado nacional y evitó la fragmentación del territorio en favor de naciones vecinas.

Osvaldo Bayer en sus escritos y Abelardo Ramos en la justificación de la política roquista, nos han dado versiones opuestas del mismo fenómeno, aun cuando los dos denunciaron a la república oligárquica del Régimen conservador.

Unos y otros dieron por hecho que para mal o para bien aquella solución fue exitosa.

Los recientes acontecimientos mencionados, los que concitó la figura de Milagro Sala, como la acción de grupos mapuches en el sur, introdujeron una nueva voz, inesperada a la vez que arcaica, en la política argentina.

Nuevos protagonistas del mundo de la pobreza ya no reclaman por planes sociales ni por mejorar sus ingresos ni por disminuir los niveles de desigualdad, sino por hacer reconocer derechos ancestrales sobre territorios nacionales, por hacer valer una legitimidad de origen, por tener autonomía en la conducción de sus pares, y por instalar su cultura silenciada durante siglos.

¿Quiénes son? ¿De dónde vienen? ¿Qué quieren? ¿Cuántos son?

Anuncios

Entry filed under: General.

Carta de Cathérine Deneuve Biopolítica de la Argentina (4)

7 comentarios

  • 1. David  |  16 enero 2018 en 18:59

    Vienen del estrecho de Boring

  • 2. David  |  16 enero 2018 en 19:07

    Quienes son, seres humanos tan inescrutables en su diferencia cultural como un judio un chino o un cordobes. Propongo la pregunta al reves, para el etnologo nativo ¿quienes son que quieren de donde vienen estos que se llaman a si mismo blancos aunque son y vienen de lugares tan diferentes entre si que viven en eterno conflicto?

  • 3. David  |  16 enero 2018 en 19:08

    Las respuestas serian bastante desalentadoras, supongo

  • 4. Alejandro A  |  17 enero 2018 en 12:05

    Pueblos originarios protestan en el sur reclamando ya no un plan social sino ser tenidos en cuenta en sus tradiciones, en sus necesidades de autogobierno y la represión del gobierno ocasiona dos muertos., ¡Ya dos muertos! Todo un numerito en un país donde hay siete muertos por día en riñas y asaltos y veinte mas en accidentes de tránsito. Dirigente Social es detenida en el norte por Kolla, Boudou por franchute renegado del Cema, y Menem procesado y condenado por Otómano. y lo peor de todo, el Papa –nuestro Papa, argentino y peronista sobrevuela su queridísima tierra y en vez de soluciones rápidas a nuestros dramas seculares, lanza desde el aire un telegrama escueto. Le queman Siete iglesias en Chile y él, manso, pedirá disculpas; ¿Biopolítico? Su último no-vocero en la argentina, el señor Pajarito Grabois Jr. Dice que los RAM son inocentes.
    Parados en la esquina de Corrientes y Pueyrredón se hace difícil identificar al prototipo argentino; Exhumar el argumento eurocénrico aunque sea para criticarlo es muy europeo y políticamente right; El prototipo es inasible Pero no muy Mapuche que digamos; Senegaleses y costamarfileños venden sus abalorios a criollos y criollas que acarrean valijas con ropa para revender en sus pueblos donde de a poco, y laburando como el que más se irán convirtiendo en una pequeña y sospechada burguesía. Al lado caminan los judíos ortodoxos con sus trenzas y sus sombreros y en la vereda de enfrente, cada vez más mujeres de presunta devoción coránica se esconden de la mirada tras el velo. La discusión sobre el término “Originario” es tan falsa para los que bajaron de los barcos, de los Airbus340, del buque bus o del puente de villazón, como con los que llegaron como dice David desde Behring hace algún tiempo y antes, se sabe, de las orillas del lago Turkana.
    La modernidad termina con una gran reivindicación de millones de variedades de grupos étnicos , religiosos y minorías eróticas agrupadas quizás con no mucha eficacia en ciento sesenta naciones. Habrá que ver la sangre y la plata que cuesta darle el gusto a cada una de ellas de tener su propia república y ver si en vez de a la posmo, no terminamos saltando a la edad de piedra
    A las tres definiciones clásicas de Gobernar en argentina habría que agregarle una cuarta: Gobernar es amotinarse. cortar calles, quemar cosas, apedrear a la policía, y empujar el árbol para que de una vez por todas, una vez mas, caiga el único estúpido instrumento que nos mantiene malamente al costado de la barbarie. Ese librito. Y otra vez a contar muertos heroicos que no van a ser seguramente dirigentes encumbrados sino pibes pobres que rápidamente se transforman en banderas o camisetas, según convenga

  • 5. Ana Rodriguez Marcò  |  21 enero 2018 en 13:43

    Buenas tardes. Mis impresiones 1) del censo del 2010 surgio, no sè con precisiòn, que el 65% de la poblacion reconoce ascendientes indigenas, y al modo de Abraham, originarios, nativos o el nombre que les guste màs. 2) En la Reforma de la Constituciòn 1994 cuyo Presidente fue Menem, “conocedor del tema”se estableciò: reconocer a las comunidades originarias su derecho a mantener y difundir su cultura, lengua y el otorgamiento de escrituras comunitarias. Comunitaria porque desconocen la propiedad privada. Unas cuantas comunidades ya las han conseguido, pero como todo, comienza la desvirtuaciòn. Para que les sea otorgada tienen que demostrar haber habitado con: cementerio, abrevaderos y una determinada estancia en el lugar. Han pasado 24 años, tiempo suficiente para que se hubiera cumplido, pero la justicia està atorada, ya no tiene màs lugar en los cajones por un lado. Por el otro aparecen grupos que no cumplen los requisitos y aùn asì reclaman y con violencia. Siempre la misma historia. La que suscribe tiene ascendientes nativos pero en la sangre de mi bisabuela habìa una mezcla de tres tribus diferentes. Resultado de los malones. Y a partir de ella por una cuestiòn de supervivencia sòlo tuvieron hijos con hombres “blancos”. Cosas de nuestra tierra.

  • 6. JUAN PEREZ  |  7 febrero 2018 en 18:26

    mueran los salvajes unitarios

  • 7. claudia garcia astorga  |  9 febrero 2018 en 17:48

    La lectura del maestro Abrahan siempre con esa luminosidad paradigmatica muestra su maestria desde los puntos mas polemicos y controvertidos de la realidad social actual hasta aquellos mas abstractos y filosoficos de un modo siempre sorprendente. gracias


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 127
marlaw en Bitácora 127
marlaw en Bitácora 127
marlaw en Bitácora 127
marlaw en Bitácora 127

Calendario

enero 2018
L M X J V S D
« Dic   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: