Bitácora 99

13 diciembre 2017 at 11:20 11 comentarios

Bitácora 99

 

El memorandum con Irán fue un negociado tenebroso que concierne a todas las instituciones de la república. El día de su votación fui al Congreso a darle mi apoyo a Laura Ginsberg, la única persona (además de Diana Malamud) en la que confío cuando denuncia los crímenes relacionados con el atentado a la Amia, y sus sucedáneos.

Éramos un par de decenas entre militantes del PO, y quien aquí escribe, que socializo   con troskistas tanto como con esquimales.

No hay que tener mucha imaginación para saber que la política exterior argentina en relación a acontecimientos como el de la bomba a la Amia, está relacionada con estrategias globales de grandes potencias, en este caso, los EE.UU.

La presidenta Cristina Kirchner pedía en las Naciones Unidas la captura de los iraníes acusados de perpetrar la matanza en la calle Pasteur. Poco después firmaba el memorándum por el que se transfería a los iraníes el inicio del proceso a sus propios connacionales.

Se firmó a mano alzada por la mayoría de los legisladores. No me importan las hipótesis acerca de las retribuciones de tal voltereta de 180 grados. Dinero claro que hubo bajo las formas que fuere. O en especie o en acuerdos, o en ambos.

¿Qué sentido tenía mantener las alertas rojas como insisten Timerman y el ex director de Interpol, cuando el gobierno argentino renunció a llevar a cabo los juicios de los ya considerados culpables y derivarlos a los estrados de Teherán?

Quizás el cambio de política se debía a las buenas relaciones que tenía el gobierno de Cristina Kirchner con el entonces presidente Nahmoud Ahmadinejad, que colapsó pocos meses después cuando en agosto del 2013 gana las elecciones el ala moderada del islamismo de Hassan Rohani y de la captura se pasó a la renuncia a juzgar en nuestro país, y de ahí a la suspensión de todo juicio.

Además el hecho coincidió con la nueva postura del gobierno de Obama de marcar una tregua y profundizar lo que sería a fines del 2013 el acuerdo de política nuclear entre China, Rusia y las potencias occidentales con Irán, a pesar del descontento del poderoso sector radicalizado de la comunidad judía norteamericana y del gobierno israelí.

El fiscal Nisman también da su giro de 180 grados y luego de desestimar las denuncias de José Eliaschev (originada en fuentes reservadas) sobre la reunión entre el canciller Timerman y los iraníes en Alepo, elabora tiempo después su escrito acusando a la presidenta y a sus cómplices de traición a la patria y de connivencia con los ejecutores de la muerte de tantos argentinos.

Un día antes de presentarlo en la legislatura, lo matan, o lo obligan a matarse.

¿Por qué cambio la presidenta? No lo sabemos.

¿Por qué cambió Nisman? No lo sabemos.

¿Por qué apareció muerto el fiscal un día antes de su presentación?

No lo sabemos.

¿Por qué el juez Bonadio seleccionó a unos pocos personajes para detenerlos acusándolos de traición a la patria? Tampoco lo sabemos.

¿Por qué los legisladores afines del gobierno votaron el memorandun? ¿Por obediencia debida? ¿Otra vez aquella actitud con la que pretendían justificar sus acciones grupos de tareas durante el terrorismo de estado, ahora asumida por congresales de una democracia en la que tienen el deber de hacer respetar la ley, y controlar al ejecutivo?

¿Por qué lo hicieron? No lo sabemos.

¿Cuál fue la conexión local responsable o ejecutora de la voladura a la Amia?

No lo sabemos.

No se quiere que lo sepamos.

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 98 Bitácora 100

11 comentarios

  • 1. Marcelo Otero  |  13 diciembre 2017 en 15:24

    El pueblo, aqui nos en un mundo en donde los politicos y sus sucios acuerdos nos esconden inteciones y nos dejan en el lugar de ignorantes absolutos. El tiempo en algun momento nos muestra la cara de la verdad. A veces demasiado tarde.

  • 2. marlaw  |  14 diciembre 2017 en 13:22

    Profesor no sí lo que yo pienso tendrá algo que ver, o servirá de algo, pero me parece que a partir de los años setenta, en nuestro pais se produjo una escalada de terror, y comenzamos a convivir con la muerte y el crimen político, como un hecho cotidiano. Los argentinos llegamos a naturalizar la muerte de un ser humano.

  • 3. marlaw  |  14 diciembre 2017 en 13:46

    El borrón y cuenta nueva que se hizo a partir de 1983, sirvió para barrer bajo la alfombra lo sucedido, pero toda esa vinculación con la muerte quedo bajo la alfombra sin resolver, sin metabolizar, sin elaborar. Los juicios a los miembros del proceso militar, no nos redime como sociedad, de todos esos crímenes.

  • 4. marlaw  |  15 diciembre 2017 en 17:03

    El cuerpo encontrado el pasado 8 de noviembre en el hospital Posadas, cuando obreros trabajaban en una excavación fue identificado como Jorge Mario Roitman, médico del mencionado centro médico desaparecido en 1976.

    De acuerdo al expediente que se tramita en el juzgado del Dr Daniel Rafecas, la identificación positiva se consiguió tras cotejar el ADN con las muestras aportadas por Alejandra Roitman, hija de Jorge Mario, y Diana Mónica Roitman, hermana del desaparecido.

    En un chalet ubicado dentro del hospital Posadas, funcionó un centro clandestino de detención y tortura. Según las víctimas que compartieron cautiverio con él, fue salvajemente torturado, intensificándose en su caso por la condición de judío.

    SEGUIR LEYENDO EN PUNTOSEGUIDO

    EN ESTA NOTA: desaparecido Hospital Posadas Jorge Roitman
    TRIBUNA ABIERTA

    Puntoseguido es un canal de noticias por Internet que conduce el periodísta Santo Biasatti.

  • 5. r .nadaud  |  15 diciembre 2017 en 17:13

    “no lo sabemos” : interesante, después de 2.200 años lo cotidiano (pues en las crueles provincias lo de siempre es el crimen), lo habitual no ha llevado a ser neo-socráticos, variante solo saber que No queremos saber que transcurre en las floridas praderas del poder.

  • 6. r .nadaud  |  15 diciembre 2017 en 17:19

    diplomáticos argentinos : se figuraban von Bülow, Bethmann Hollweb,
    von Bismarck y terminaron resultando Gabi, Fofó y Miliky .

    como defensa tendrían que esgrimir el argumento : no somos traditores somos bolús de un país de 4ta.

  • 7. marlaw  |  15 diciembre 2017 en 18:19

    Quiero aclarar para que no se me mal interprete, que cuando hago referencia a la violencia política que se desencadenó en nuestro país a partir de los años 70 y que fue barrida debajo de la alfombra, me estoy refieriendo a todos los crímenes, ocurridos desde el Asesinato del General Pedro Eugenio Aramburu, hasta los últimos asesinatos cometidos por la Triple A, durante el Gobierno de Isabel Martinez de Perón, crímenes con los que no fuerón pocos los que se regodearon, de uno y otro lado de la brecha. y que hasta la fecha continuan impunes. Desde luego que el terrorismo de Estado que vino después a partir de 1976, no hizo mas que sistematizar la violencia criminal, que ya había comenzado con anterioridad.

  • 8. rodolfo lópez  |  15 diciembre 2017 en 18:37

    “El éxito del fracaso”, tituló una nota Nora Bár en La Nación días pasados. Resumiendo trata de cómo sacarle provecho al fracaso, que éste de algo sirva en el futuro. Que aquél que fracasó (inventor, arquitecto, político…) en vez de suicidarse se ría de sí mismo, y exponga ese mal parido al mundo para que todos se sirvan de él -ya que los errores son necesarios para luego encontrar el éxito-.
    Argentina, me parece, no termina de aprender de errores repetidos. Y más importante todavía que la mala leche que entre los argentinos pueda haber, por diferencias políticas o ideológicas, es que en el fondo no terminamos constituir una nación, y de pensar que aquél que odiamos, nos guste o no, es un compatriota.
    ¿Tiene cura el mal? Tal vez una guerra sangrienta contra un invasor cruel, que dure años y atraviese al medo al país, serviría; descubriríamos entonces lo que debemos todos defender. Una opción en paz sería permitir que una mayoría apruebe en un congreso un plan económico-previsional a un gobierno elegido por los votos, luego juzgarlo por sus efectos (no antes), y si fracasó no repetirlo cuando nos toque gobernar.

    (¿Hubiera inventado su lamparita Edison -después de varias fallidas intentonas- si rumiase aun su propia pre adolescente identidad?)

  • 9. marlaw  |  17 diciembre 2017 en 13:12

    Estimado nadaud, muy bueno su aporte, a la filosofía neosocrática.

  • 10. marlaw  |  18 diciembre 2017 en 11:11

    Que tal Profesor, voy hacerle una confesión, es a raiz de una nota que publicó, hoy La Nación: “Poner la tapa: los libros entran por los ojos antes de leerlos” La nota la iba a comentar en el diario, como algunas veces acostumbro, pero después lo pensé mejor, y decidí hacerla en su Blog, porque lo que voy a escribir, le atañe a usted, a su libro: “El Deseo de Revolución” A mí me gustó mucho la tapa de este libro. Algunas veces también vuelo, y me dejo llevar por la imaginación. Me recontra-agrado la fotografía, y la francesita alzada enarbolando la bandera rojinegra, hubiera pagado por estar ahí en ese lugar, a esa edad, en la que los sueños se encuentran al alcance de las manos. A su libro lo hubiera comprado igual pero la fotografía apresuró la compra. Esa es la verdad.

  • 11. Gabriel  |  18 diciembre 2017 en 16:08

    “el hecho coincidió con la nueva postura del gobierno de Obama de marcar una tregua y profundizar lo que sería a fines del 2013 el acuerdo de política nuclear entre China, Rusia y las potencias occidentales con Irán”. Fue la única hipótesis que siempre me cerró.


Archivos

Categorías

Calendario

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: