El profesor Michel Foucault 32

2 noviembre 2017 at 12:26 10 comentarios

En momentos en que en casi todos los rincones del planeta se organizan congresos, simposios, jornadas y eventos académicos con el sello Michel Foucault, en que la palabra biopolítica es un  lugar común en abierta competencia con polizones transitorios como la posverdad y la sociedad de cansancio, una llamativa insistencia foucaultiana que deja atrás logos gastados como los de la vida líquida o la era del vacío, cuando sucede algo así que justifica que una oficina encuestadora anunciara en el año 2007 que la mención bibliográfica “Michel Foucault” es la del filósofo más  nombrado del planeta, nos sorprende ante tanto ruido que en medio de este rumor planetario, en el silencio de la campiña de la Aquitania francesa, en un pueblito de Francia, en una aldea a veinte kilómetros de Poitiers, que tiene el nombre poco recordable de Vendeuvre du Poitou, en el mes de abril del 2015 se crea la asociación “Le jardin de Michel Foucault”.

Se debe a una iniciativa de Madame Jocelyne Berge y de su marido François Martin Berge que después de una sugerencia de una entusiasta lectora del filósofo, Dominique Moullé, deciden fundar la asociación.

Dominique recaló en el pueblo asombrada de que para el treinta aniversario de la muerte del filósofo, en su pueblito natal, no se le hiciera homenaje alguno, un incomprensible olvido que la motivó como nueva residente del condado a  realizar una primera muestra conmemorativa en el 2014 en el vigésimo aniversario de su deceso.

Los diez miembros de la asociación insisten en señalar que es el pueblo natal de Foucault, cuando, en realidad, nació en el centro de la ciudad de Poitiers y vacacionaba los veranos en la casa de campo de su familia, propiedad de su abuela materna, con su amplio parque en Vendeuvre.

Es importante destacar que el filósofo según sus allegados volvió a la residencia estival casi todos los años en los que ocupaba su austera habitación en la que escribía y corregía sus libros.

La asociación evoca con su nombre el amor que tenía Foucault por el parque frontal de la casa y el cuidado que le prodigaba, en especial al rosedal que regaba diariamente.

En el blog de la asociación se publican unos pocos textos que informan sobre el origen y las actividades de la institución. Muchos preguntan las razones por las cuales  Madame Jocelyne Berger dedica su tiempo y energía a homenajear al filósofo.

Conocía a la familia Foucault, una familia de ´notables´ del pueblo, con asientos propios en la Iglesia, benefactores de la parroquia. Siendo estudiante de letras y comprometida políticamente, sabía de la existencia del prestigioso filósofo, de su vestimenta característica, sus remeras de cuello volcado y el megáfono en una mano, su cráneo calvo, sus viajes a España con Simone Signoret (que confunde con Simone de Beauvoir) para reclamar por la vida de los condenados a muerte por Franco, pero no había tenido un contacto personal con el filósofo.

Tampoco podía tener una imagen conjunta que reuniera a Michel con sus padres y hermanos, el filósofo y su familia pertenecían a mundos diferentes, hasta que se enteró que su sepultura estaba en el cementerio de Vendeuvre. Quedó consternada.

Foucault descansaba en su tierra natal ante la indiferencia y el desconocimiento de sus más próximos semejantes.

Una amiga de Madame (los textos de la asociación jamás olvidan el “Madame”  con mayúscula) Jocelyne vuelve de los EE.UU y cuenta que en el gran país del norte Foucault es una referencia obligada de las más prestigiosas universidades, un filósofo que marca tendencia, un apoyo teórico para más de un influencer, un resorte logístico que favorece a becarios de todas partes, y que, en su lugar de nacimiento y descanso final, lo rodea la nada.

Por eso con motivo del vigésimo aniversario de su muerte, organizan en el pueblo un homenaje al autor de “Vigilar y castigar”. Pero, después de esa fugaz conmemoración, nuevamente el olvido. No hay liceo, ni parque, ni calle, ni museo, que lleven su nombre, no hay placa ni busto, no puede aceptar que su terruño que ha visto pasar a Rabelais y Descartes, no retenga a quien es hijo propio y pródigo de su historia.

Por eso organiza el treinta aniversario de quien asegura que debe ser considerado como  un patrimonio cultural de la región.

Anuncios

Entry filed under: General.

El profesor Michel Foucault 31 el profesor Michel Foucault 33

10 comentarios Add your own

  • 1. Aldo  |  2 noviembre 2017 en 13:29

    Habría que darse una escapadita por el pueblito a llevar unas flores
    El nombre de Foucault es muy reconocido , Aca en argentina le preguntas a cualquier estudiante que estudia alguna cosa ( social) para el día de mañana pode ser algo y saben quien es Foucault .

  • 2. silvia  |  2 noviembre 2017 en 15:29

    A continuación del comentario de Aldo: al menos en mi país hay un filosofo y profesor FANATICO(JA) y yo que no lo conocía pude tener acceso a Foucault gracias a él,el autor de la página,y al margen de mi comentario en mayúsculas pude darme una dimension de algunas lineas del pensamiento de quien algunos consideran como homenaje una especie de estampita.

  • 3. marlaw  |  2 noviembre 2017 en 23:02

    En estos tiempos en que está de moda “lo nuevo” en detrimento de “lo viejo”, y yo creo que lo nuevo aflora solo y no exige pensar, por esa razón se encuentra de moda, voy a citar un párrafo de Giogio Colli, que se refiere a esta cuestión.
    Se titula: “El conocimiento es del pasado”

    “Si el pasado tiene una menor realidad que el presente, cuanto menos para quien está inmerso en el presente, entonces también el conocer es menos real que el vivir inmediato (si es posible vivir fuera de la representación), porque cada conocer está hecho de recuerdos, objetos, palabras, cuyo origen para nosotros es el pasado.
    Un sujeto se representa algo: esto es precisamente el conocer. Pero nos remite directamente a un tiempo pasado, en el que algo todavía no era representación, y desde donde há sido separado para poder ser representado.

  • 4. marlaw  |  2 noviembre 2017 en 23:26

    Además si acordamos con GILLES LIPOVETSKY habría que pensar, que el presente, en el mundo actual, se vincula con El Império de lo Efímero”

  • 5. r .nadaud  |  3 noviembre 2017 en 6:27

    acá mencionas Aristóteles y los estudiantes y profes te brindan un rostro catatónico.
    o te preguntan si se te extravió el caniche.

  • 6. r .nadaud  |  3 noviembre 2017 en 6:33

    Mona Lisa, circa 1503, no está mal, 5 siglos, para ser carne de lo efímero.

  • 7. r .nadaud  |  3 noviembre 2017 en 6:53

    quizá quería callar en su mente los sonidos y furias de los siglos, de los sistemas, en la campiña, ver a Bovarí en un coche rumbo a su boda, en un auto a Camús manejando raudo, Mauriac, escribiendo en su casa de campo, a todos los que finalmente amo.
    ni dividir, ni clasificar, solo ver los lomos, los títulos de las letras francesas y descansar en paz, olvidado.

  • 8. marlaw  |  3 noviembre 2017 en 15:50

    Gracias Nadaud por darle un poco de bomba, al calentador, para que no se apague la llama.

  • 9. marlaw  |  3 noviembre 2017 en 15:52

    Cuando decía calentador, me refería al “Primus”

  • 10. r .nadaud  |  5 noviembre 2017 en 11:45

    Torres del Silencio en Yazd, Estilitas, ecos del Muezzin, nosotros : diferentes modelos del calentador Primus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: