Bitácora 84

25 octubre 2017 at 18:49 13 comentarios

Bitácora 84

 

Santiago Maldonado corrió al río oscuro y helado para zafar ¿de qué? Dicen que no sabía nadar. Leila Guerrero en El País de España dice no estar conforme con las versiones que se satisfacen con que los peritos no encuentran lesiones en el cuerpo. Supone que Maldonado estaba aterrorizado. ¿Por qué?

En nuestras calles cuando se reprime detienen a manifestantes en las camionetas de las policiales y luego los sueltan. No es lo peor que puede suceder cuando hay una protesta. ¿Qué pasó para que se tirara al río sin saber nadar?

¿Acaso es suficiente con denunciar a todos aquellos que usaron su desaparición para hacer política barata e irresponsable hablando de un Macri criminal o de un plan sistemático como en la dictadura?

No sabemos nada de lo que pasó, pero no fue un accidente. No fue mala suerte.

¿Acaso es suficiente con denunciar al Ram como grupo violento e inescrupuloso para olvidar que efectivamente hay un problema con el pueblo mapuche corrido de sus tierras a favor de terratenientes dueños cientos de miles de hectáreas?

¿No es hora que pensemos un poco que nuestro país no era un desierto que vinieron a poblar inmigrantes europeos? ¿Acaso no podemos integrar todos los momentos de nuestra historia sin pasar por demagogias y snobismos indigenistas o altanerías urbanas?

Y ahora apresaron a de Vido. La gente grita eufórica como si fuera un nazi o un genocida. ¿Qué pasó en nuestro país estos doce años para que nos hiciéramos los distraídos desde el 2003 sabiendo que Néstor Kirchner había mandado al exterior desconocido cientos de millones de dólares de los fondos de su provincia?

¿No se dieron cuenta los radicales transversales, o Julio Cobos, o los concesionarios de los trenes, o los gobernadores beneficiados, o la Unión ferroviaria, o la cámara de la Construcción, o la CGT, de quién era su socio?

¿Otra vez la virginidad distribuida y depurada por el linchamiento de uno solo? Dicen que por alguien hay que empezar. ¿Por qué? ¿Quién lo dice? ¿Quién garantiza que de hoy en más los dineros públicos estén bajo control? ¿Por qué se le tiene tanto miedo a Gils Garbó que fue votada y encomiada por todo el Senado antes de que se descubriera que era K?

Cuando durante doce años hubo un partido político votado por mayorías en una democracia a pesar de que los grandes medios denunciaban el desfalco, cuando sus líderes fueron vitoreados en todo el país, cuando esto mismo sucedió en otros tiempos, ya sean los de Menem como los de la dictadura, en los que una sociedad se proclama víctima de un gobierno anterior, algo no cambió a pesar de lo que pasó el domingo.

Hay una generación perdida, la mía, pero no porque hubo desaparecidos, sino por los que hoy bien vivos hablan del síndrome de Estocolmo insertado en nuestra sociedad, que les dan asco los porteños, que se sienten rodeados de fascistas, los que se jubilan mal.

Cuentan poco, se juntan para esperar que a este gobierno le explote una bomba bien bombeada. Yo no. Quiero que mejore lo que puede mejorarse. Por eso escribo esto.

Anuncios

Entry filed under: General.

Laudatio a Agnes Heller El profesor Michel Foucault 31

13 comentarios

  • 1. federicomiguelquinteiros  |  25 octubre 2017 en 23:35

    grande tomas, este tranquilo. festejo su libro el deseo de revolucion

  • 2. albromero  |  26 octubre 2017 en 10:12

    Por eso Ud. escribe esto y por eso yo me atrevo a escribirle. Tiene razón en preguntarse que pasó en nuestro país para que estuviéramos distraídos durante 12 años. No creo que hayamos sigos todos los distraídos ni tampoco que fuera así durante todo el tiempo. Era muy difícil hablar cuando un gobierno ostentaba un poder sancionatorio inmenso, y, además, no todos tenemos el valor y los medios para hacerlo y que se note. Creo que no se ha empezado con De Vido, sino que él es el más “notable” de quienes hasta ahora están presos. Y sí, alguna vez hay que empezar a depurar (seguramente no les tocará a todos a quienes correspondería) y no debería importar de que lado de la “grieta” estén. Creo pertenecer a su misma generación y siento que podríamos haberlo hecho mucho mejor y también creo que no sirve de mucho lamentarse. También quiero que mejore lo que puede mejorarse. Abrazo.!!!

  • 3. Aldo  |  26 octubre 2017 en 15:12

    Desaparecidos que aparecen muertos en un rio , presos políticos como Milagro Sala ,.. es mucho y va a seguir siendo mucho ,,, el argentino esta de cafe o en el (interior ) de pesca ,,, no le importa nada pero habla de todo ,, no hay sustancia en el argentino pero sin embargo se habla de política como en ninguna parte , ser leal a la tradición, ser de izquierda y ruborizarse por De Vido ,,,,, la izquierda es lo mas tradicional que hay ,,, no que se vallan a lavar las patas , que se vallan a lavar las rastras

  • 4. marlaw  |  26 octubre 2017 en 17:58

    El tema del chivo expiatorio, algo que también alude G. Vattimo viene de muy lejos.

  • 5. marlaw  |  27 octubre 2017 en 0:33

    Aunque en este momento Santiago Maldonado no sea un santo de mi devoción, confieso que lo hubiera podido ser, cuando contaba con una veintena de años, pero “el tiempo pasa” y “nos vamos poniendo viejos”; como lo cantaba la negra Mercedes Sosa,(Mujer que siempre admiré). A mi Santiago Maldonado, y todo lo ocurrido, fundamentalmente me ha provocado una infinita pena.
    Una y mil veces en mis soliloquios, he tratado de colocarme en su lugar, tratar de comprender, quién era, que pensaba, y por sobre todo que sucedió. Pero no es una taréa fácil. Ninguno de nosotros podemos ubicarnos en su lugar. Se debería tener en cuenta además, con respecto a la huída, que este, formaba parte de un grupo de personas, que como se dice en el fútbol, estaban en “orsay”. Cortar una ruta nacional, y hacer otras tropelías es colocarse en “orsay”. Cuando uno forma parte de un grupo y este huye, no caben las preguntas. Sí todos deciden rajár, nadie quiere o pretende quedar expuesto.Nadie quiere quedar de seña. Sí el grupo dispone rajár. Hay que rajár. En todo caso, los cuestionamientos vendrán después. Desde luego que la huída se produjo porque la Gendarmería Nacional, hizo acto de presencia en el lugar, para dispersar a esas personas. Pero estos estaban procediendo por una órden judicial. No encuentro nada ilegítimo, ni irregular en ese procedimiento. Estos cumplian con su deber.

    Además debería haber sido algo perfectamente previsible, para los miembros del “grupo” de personas que dispersarón del que también formaba parte Maldonado, que la Gendarmería podía llegar a aparecer en el lugar, y que en ese caso, no les iban a dispensar el trato que se acostumbra en una Escuela de Señoritas.

    Como lo afirma un remanido refrán lunfardo: “Calavera no chilla” (porque ab-initio, este sabe y conoce a lo que se expone. “Sí te tocó perder”, como se dice en la jerga, al menos se debe perder, con dignidad.)
    Pero para tratar de colocarme en el lugar de Santiago Maldonado, no tengo mas remedio, que pensar también en mí.
    Todos nosotros tuvimos 28 años, y antes 18, y todos o al menos algunos de nosotros, nos encontramos extraviados, frente a un mundo que nos resultaba hostíl, qué se no aparecía como una pared infranqueable: “The Wall” como ahóra cantan los rockeros.
    Por otra parte, hay muchas cosas que las personas no podemos elegir. Entre ellas distingo: el lugar y el momento histórico en el que nacemos, quienes serán nuestros padres, y el cuerpo humano que nos toca en suerte, con sus ventajas y sus desventajas, con mayor o menor inteligencia, con mayor o menor intensidad sexual, en el momento en que aparece la pubertad, mas áltos o mas bajos, mas rubios, o mas morochos. mas bonitos o mas feos, mas seductores, o menos seductores, etc. Eso se trata de la lotería genética, que dispone por nosotros. No obstante con sus mas y con sus menos, todos nosotros reconocemos el momomento en que la vida, él impulso vital del que disponemos, no impele a ir “hacia adelante con los faroles” , ” a como dé lugar” como lo señala una frase de un Código Procesal, o haciéndonos cargo de nuestras circunstancias, como lo pretendía Ortega.”Circunstancias”que por otra parte, es una palabra que encubre tanto lo que somos, como así también, aquello que no somos, es decir nuestras carencias, aquello que no tenemos y probablemente no tengamos núnca.

    Determinar que lo llevó a Santiago Maldonado a estar en ese lugar y en ese momento, determinar, el cúmulo de hechos que intervinierón en esa cadena causal, para llegar a depositarlo en ese momento y en ese lugar, es algo que escapa a nuestras posibilidades, del mismo modo que escaparía a nuestras posibilidades sí se tratara de cualquiera de nosotros.

    Para imputarle la responsabilidad penal a una persona, el Código Penal apela a una Doctrina perimida, por medio de la cual, se procura, “cortar por lo sano” Esta es la doctrina filosófica-teológica del “libre albeldrío”. Desde luego que esta doctrina, carece de todo sustento científico, pero entre esta y un determinismo a ultranza, también queda un largo camino, por el que nadie se ha aventurado,o sí lo há hecho se carece de certezas. Desde luego toda esta cuestión también se vincula con la palabra: Libertad, pero apareada con la palabra Libertad, viene por detrás como una consecuencia de ella, la palabra responsabilidad.

    Hablar sobre la Libertad, como de la Justicia, o la Verdad y sobre lo que se entiende como significado o definición de estas palabras nos llevaría a cualquiera de nosotros a escribir varios tomos, y dudo mucho que podamos llegar a acordar en un punto o que podamos escapar de las tautologías. Al menos Einstein era bastante esceptico con la Verdad respecto de la Física, que es la rama del saber,que él mejor conocía.

    Cuando traje a colación esta cuestión, no fué con la intención de considerar a Santiago Maldonado como un delincuente, sino en eĺ afán de ilustrar como se considera desde el derecho o de una parte de este, al tema de la responsabilidad por la comisión de nuestros actos, o mejor dicho en que se fundamenta la atribución de esa responsabilidad.
    Desde luegos todos cantamos o hemos escuchado por las radios esa canción Líbre y libertad que el intérprete también repite con mucha intensidad en sus estribillos, pero la “responsabilidad” también es una consecuencia que viene encadenada con esa Libertad. ¿Para qué desearíamos ser libres, sí eludiéramos querer ser responsables?
    En ese caso nos convendría mucho mas, renunciar a nuestra libertad y a nuestro libre albeldrío, y proceder como lo hizo: Gibran Kahlil Gibran, quién se había acogido al sufismo, y en sus aforismos aducia que su inclinación por el vino procedía de la voluntad de Dios, en este caso de Allah, quién todo lo puede, y que sí esa divinidad hubiera deseado o dispuesto otra cosa, él no habría sido apegado al vino, como de hecho lo era. (Gibrán falleció de cirrosis, o también padecía de cirrosis al momento de su muerte)

  • 6. Gustavo  |  29 octubre 2017 en 18:47

    Coincido. Todavia no se sabe si Maldonado se ahogo, murio de hipotermia o lo mataron. Pero en todos los casos si se sabe que venia huyendo de una fuerte represion de la Gendarmeria en sitios fuera de la ruta que no le correspondian. Asi que de una u otra manera el Estado es responsable. Y en cuanto a las marchas para reclamar justicia lo ideal es que hubiese sido solo con su cara, leyendas contra el Gobierno, banderas argentinas o la de los pueblos originarios. Nada mas. Sin carteles de partidos o corrientes politicas. Lamentablemente cada uno busco sacar su tajada. Ver quien es mas papista que el Papa.
    Para mi el actual Presidente sera reelegido en 2019. Y el nuevo gobierno que asuma en 2023 sera el encargado de mandar a juicio a Calcaterra, los Macri, Caputo, Angelici, etc.
    Como ocurrio siempre. De la Rua puso preso unos dias a Menem y mando a juicio a varios integrantes de ese gobierno. Los Kirchner, como tambien participaron o eran complices en los ´90 para quedar bien se hicieron los nuevos defensores de los derechios humanos y mandaron al banquillo a varios militares represores de los ´70. Este Gobierno hace lo mismo con los integrantes del que gobernaba hasta 2015. Asi que no seria raro que el que asuma en 2023 haga lo mismo con el actual

  • 7. Santos Krikorian  |  30 octubre 2017 en 13:34

    A mi me parece que nuestras ciencias respondieron lento y mal. Mucho antes de lo de Maldonado no salieron a responder con trabajos científicos la marea de mentiras que desperdigaban tanto trolls como ciudadanos de a pie.
    En el sur los que más tomaron tierras fueron la clase media y los militares. Luego de los capitalistas extranjeros obviamente. Digo para que veas que hay materia no sólo discurso.
    Digamos ordenes materiales o epistemes.

    La presencia de pueblos originarios y su adopción y alianza con los “hippies” (agroecología, izquierdas en general) nos habla de una sensibilidad política.
    En 2do lugar ya queda poco del bosque “prístino” y es necesario ya protegerlo frente a la mafia de la especulación inmobiliaria, de la que el asesinato de Maldonado fue parte.

    Saludos.-

  • 8. David  |  30 octubre 2017 en 20:17

    y en el 2058 se juzgara frases como: calvera no chilla o se ahogo por boludo como absolutamente fascistas, habra que esperar…

  • 9. marlaw  |  31 octubre 2017 en 21:22

    Habría que descubrir algún remedio que nos cure de: “la mala Fé”
    Pero tratar de remediar la “mala fé” no significa pecar de ingenuo.
    Mí memoria es muy frágil, y no puedo recordar, sí cuando Sigmund Freud, escribió El Malestar en la Cultura, a fines de la década del 30s, este atinó a prescribir algún remedio.

    No obstante, sí cuando 56 peritos reunidos, acuerdan que una persona murió ahogada, y que esta, no sufrió herídas de ninguna naturaleza, pero aún se continúa dudando, de los dictámenes periciales, no quedará mas remedio que invocar a la Difunta Correa.
    Por ahí ella tiene la posta.

  • 10. David  |  1 noviembre 2017 en 19:12

    Tambien habria que consultar de ser posible al Dr. Freud que razones de fuerza mayor podrian hacer olvidar a alguien que no sabe nadar, la pulsion de muerte?

  • 11. David  |  1 noviembre 2017 en 19:21

    quizas que a uno le vengan tirando escopetazos por la espalda lo induce a un “sentimiento oceanico”

  • 12. David  |  1 noviembre 2017 en 20:01

    En todo caso por el asunto de la mala fe seria mejor consultar a Sartre y no a Baby Etchecopar

  • 13. marlaw  |  4 noviembre 2017 en 19:41

    David Creo que a Baby Etchecopar, con muy buena voluntad se le puede considerar como un pintor de brocha gorda.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Sergio Rossi en Bitácora 118
santos krikorian en Los profetas del pasado
CLAUDIA GARCIA ASTOR… en Bitácora 118
Tomás Abraham en Bitácora 118
Edson en Bitácora 118

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: