El profesor Michel Foucault 15

15 julio 2017 at 17:42 15 comentarios

Foucault llega precavido a la reunión. Tiene sus propias dudas sobre su trabajo. Se tiró a una piscina sin medir la profundidad del agua. Tomó impulso y lanzó a la arena pública una serie de ideas que abrían espacios de pensamiento con el objeto de calibrar las reacciones de críticos y lectores.

Anunció una serie de libros que ocuparían su tiempo y le darían contenido a sus futuras actividades en el College de France. De hecho no cumpliría con nada de lo anunciado, lo que confirma el carácter hipotético de su proyecto.

Sin embargo, tampoco se puede afirmar que este primer tomo de una historia de la sexualidad sea ajeno al desarrollo de sus ideas por venir. Cada una de las propuestas de una historia con entregas sucesivas será analizada en las clases impartidas en los próximos siete años en fragmentos, esbozos y descripciones breves. La histeria y la mujer, los niños y la masturbación, el nuevo sujeto llamado población, la figura de Tertuliano y los padres de la Iglesia, y la importancia de la confesión en un cristianismo que había instalado la problemática de la “carne”, todos estos temas conformarán una parte del  contenido de  sus cursos.

Pero no publicará ningún libro hasta días antes de su muerte. La referencia teórica en su período final es el uso de los placeres y el cuidado de sí en la cultura grecorromana, espacio de reflexión y análisis que no había previsto ni anunciado.

Con esta última entrega en 1984, habrá puesto en práctica su deseo de desexualizar una historia en la que la producción de subjetividades tenía en el sexo una clave identitaria. Antes de este final de obra, en el encuentro que presentamos a mediados de los setenta, aún no sabe qué camino tomará, sólo intuye que la recepción de su trabajo encuentra resistencias. Sabe que entre los lacanianos – corriente dominante en la producción cultural francesa de la época – sus teorías no eran bien recibidas.

Este diálogo que recibió el nombre de “El juego de Michel Foucault”, reunió al filósofo y psicoanalista Jacques Alain Miller y los suyos, con una serie de preguntas sobre su versión de la sexualidad.

Foucault se presenta con cierto remordimiento por haber sostenido unas ideas de las que se siente inseguro. Teme decepcionar. Con el recuerdo de aquella otra requisitoria por parte de los mismos personajes años atrás que lo acusaron de borrar la novedad marxista, de construir un sistema discursivo autosustentable al modo hegeliano, de englobar en un mismo período y en la misma problemática a teorías absolutamente contrastadas, ahora les reconoce que en aquella oportunidad efectivamente había llegado a un callejón sin salida, que la noción de “episteme” era insuficiente ya que dejaba de lado las prácticas no discursivas.

Todo lo que dice en este nuevo encuentro en verdad no era necesario confirmarlo ya que había escrito un libro entero para explicar insuficiencias y proponer nuevos caminos. “La arqueología del saber” fue un tratado de epistemología para responder a las observaciones de los discípulos de Althusser, y para señalarles que la relación entre las palabras y las cosas, o entre los discursos y las prácticas sociales, o, para darles el nombre preferido por Foucault, entre el saber y el poder, podía articularse a partir de la noción de “dispositivo”.

Este concepto tiene dos vertientes, uno es la heterogeneidad de sus elementos, y el otro su función estratégica. Foucault con “Vigilar y castigar” creía haber demostrado su pertinencia, o el menos la legitimidad de su aplicación.

Todo fue en vano, su esfuerzo iba a disolverse y a chocar contra el muro infranqueable de la mentalidad lacaniana. ¿En qué consiste? En sostener que nada es sin palabras, que el orden significante es omnicomprensivo y omniabarcativo, y que cada vez que el filósofo mencione a las prácticas no discursivas, ese “no” de nada le servirá porque es un significante vacío.

Ahí estaba la familia lacaniana completa, la hija de Lacan, Judith, su esposo Jacques Alain, el yerno del Jefe y el hermano menor del yerno, Gerard, y algunos amigos. Estos exlacanomaoístas en retirada militante, abandonado su ímpetu revolucionario, estaban totalmente abocados a la política de la lengua.

No dejarían a nadie vivo sin que tuviera tatuada en su espalda el grafo “significante”.

J.A. Miller le responde que la idea de dispositivo es una ilusión que pretende evitar un pleno enunciativo, y que cualquier intento de presentar materialidades puras fracasarán al encontrar siempre conjuntos significantes.

Una vez escuchada la objeción, Foucault le responderá con una pequeña acotación que repetirá un par de veces: “como quieras”.

Anuncios

Entry filed under: General.

El profesor Michel Foucault 14 Entrevista

15 comentarios Add your own

  • 1. federicomiguelquinteiros  |  15 julio 2017 en 18:48

    profesor es muy difícil seguirlo y algun día apreciaré mejor sus escritos. no se detenga

  • 2. marlaw  |  16 julio 2017 en 13:28

    Profesor, no me ahorque por lo que voy a decir, pero me pregunto sí a partir de las competencias y rivalidades que se dan en Francia a partir de 1940 en adelante, que se extienden durante casi todo el Siglo pasado, hecho que compromete, y en el que intervienen diversos actóres, no se podría estar hablando de un márketing de las idéas y los pensadores.

  • 3. Tomás Abraham  |  16 julio 2017 en 13:51

    perdone marlaw, no me ahorque por lo que le voy a decir:¿por qué no compra el libro y lo lee?

  • 4. marlaw  |  16 julio 2017 en 17:26

    Ya lo compré Profe, y disculpeme usted pero de de donde piensa que yo saque el nombre del Profesor Yankelevitch (espero que esté bién escrito) , si no fue de su libro. Lo que ocurre es que yo soy medio lenteja, cuando hice el comentario sobre Bergson, por ejemplo no me dí cuenta que si daba vuelta la página, encontraba la respuesta.

  • 5. marlaw  |  16 julio 2017 en 17:53

    Aclaración: En realidad ese comentario mío (sobre Bergson) Premio Nobel él, (del mismo modo que el cirujano Portugues que ideó la lobotomía)- trató de ser una manera “velada” de anunciarle que había comprado su libro, y que estaba comenzando a leerlo. Saludos Cordiales.

  • 6. Tomás Abraham  |  16 julio 2017 en 18:58

    el nombre del profesor Jankélevitch está en la página central tomás abraham, en la que publiqué las primeras páginas del libro, que además reproducen lo editado en pan rayado en la serie La enseñanza de la filosofía.

  • 7. Marcelo Grynberg  |  16 julio 2017 en 20:55

    Sobre el comentario 3. Se que corro el riesgo de ser ahoracado
    y que no deberia meterme en discusiones ajenas, pero por que siempre esta enojado ? Saludos.

  • 8. marlaw  |  17 julio 2017 en 4:23

    Voy a abrir al azar la pag. 317 de su libro y voy a transcribir el último párrafo: “Para Sartre la idea de Cohn-Bendit era totalmente antiburocrática,antielitista, y confiaba en la acción de las masas…
    (Espero que este párrafo no se encuentre escrito por ahí también Profesor)

  • 9. federicomiguelquinteiros  |  17 julio 2017 en 10:38

    gracias por tus aportes como bloger marlaw, siempre tambien son leídos

  • 10. marlaw  |  18 julio 2017 en 17:27

    El “como quieras” de Foulcault en porteño básico podría ser traducido como:”hacé la tuya”

  • 11. marlaw  |  18 julio 2017 en 17:54

    Federico yo no sé sí usted alguna vez se propuso estudiar algún idioma extranjero. Pero en el caso de que lo haya hecho generalmente sucede, que uno empujado por la impaciencia, y mediada esta última, en parte por la fiaca, trata de intentar a comenzar a leer ese nuevo idioma. En este caso ocurre que sí uno há avanzado un poco en ese estudio, cuando comienza a leer y se encuentra con alguna que otra palabra nueva, que se desconoce, intenta adivinar el significado oculto de esa palabra, recurriendo al contexto de la frase donde esa palabra esta ubicada. Ahora cuando de esa frase son várias las palabras que ignoramos, el contexto no puede venir en nuestra ayuda.
    Bueno, en cierto modo con el estudio de la filosofía, o de cualquier otra cosa, ocurre algo similar. Pero en lugar de palabras o significantes deberíamos hablar de conceptos o ideas.
    De todos modos el no comprender en ambos casos se soluciona leyendo mas.

  • 12. marlaw  |  23 julio 2017 en 17:57

    Marcelo El bookzz no funciona mas, o yo no logro entrar.Usted no tendrá a mano otra dirección que cumpla una función similar. Estoy interesado en leer: Genio y Locura de Karl Jaspers, y no lo puedo hallar por ninguna parte.

  • 13. Marcelo Grynberg  |  23 julio 2017 en 21:56

    Marlaw: imagino que esos sitios deben ser “ilegales” o sea que aparecen y desaparecen cada tanto. Como Ud. dice, el bookz no funciona mas, pero pruebe con: booksc (punto) org
    (lo escribo asi para que el comentario no quede pendiente de moderacion). Hay bastante sobre Jaspers, pero no en castellano.
    Suerte.

  • 14. Marcelo Grynberg  |  23 julio 2017 en 22:30

    Marlaw, el titulo que Ud. busca está, pero en italiano: “Genio e follia: Strindberg e Van Gogh”. Otra variante del mismo sitio es:
    b-ok (punto) org

  • 15. marlaw  |  24 julio 2017 en 0:15

    Muchas Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Calendario

julio 2017
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: