Bitácora 67

20 febrero 2017 at 11:31 5 comentarios

Bitácora 67
Leí “Brasil: Uma Biografia, de Lilia M. Schwarcz y Heloisa M. Starling, publicado en el 2015, tiene traducción al castellano. Tiene casi 700 páginas por lo que no hice una lectura completa. Me detuve especialmente en el periodo entre los años treinta del siglo pasado hasta nuestros días. El libro se destaca por la fina selección que hace del material ya que el recorrido completo desde el descubrimiento hasta nuestros días imposibilita cualquier tentativa de una investigación académica.
Dicen “Biografía” y no historia, porque muestran la vida de un país a partir de una serie de singularidades dispersas que van desde contextos económicos – no le dedican mucho espacio – , la formación de las elites dirigentes y los conflictos entre fracciones políticas – le dedican demasiado espacio – , y la descripción de los movimientos culturales, que a veces resulta lo más interesante.
Me llama la atención el paralelismo de nuestras historias. Getulio Vargas tuvo una vigencia de tres décadas, desde los años treinta hasta su suicidio a mediados del cincuenta. Su visión y ejercicio de la política se asemeja a la de Perón, y su derrocamiento coincide con el de nuestro presidente.
Pero no tienen “varguismo” como nosotros peronismo.
Luego las presidencias de Kubitchek y de Frondizi que convergen en el “desarrollismo”, también se asemejan, y los golpes de estado que los derriban se dan casi al mismo tiempo.
La dictadura militar en Brasil duró veintiún años a partir de 1964. En nuestro país, de Onganía hasta el retorno de Perón, siete años, y sumado los ocho años del Proceso, dan quince.
Pero las semejanzas políticas y hasta económicas que nos acercan si tomamos en cuenta que las exportaciones dependen de pocos productos primarios a pesar de ciertos logros brasileños en materias como la aviación, se diluyen en la comparación de lo que dejaron los gobiernos militares.
Los nuestros, sangre y deudas. Destrozos. En el caso del vecino país, su acción no se limitó a la represión – que también fue letal, aunque sin llegar a los grados de salvajismo y sadismo argentinos – sino a la realización de obras de infraestructura.
Las autores tan sólo dicen en un par de frases que una vez los militares retirados del poder, Brasil se convirtió en el país de mayor integración industrial de América Latina.
Nosotros vimos caer nuestro producto bruto desde el año 1972 hasta 1990, y luego de una pequeña recuperación durante Menem, la vorágine destructiva del 2001. Hoy, después del crecimiento de los años del poroto verde, los dos países sobreviven en su estancamiento, y, mientras uno tiene su “que se vayan todos”, nosotros no tenemos casi nada, creo.
Amigos argentinos que viven y vivieron largo tiempo en Brasil, me hablan del contraste entre nuestras respectivas idiosincrasias. Ellos son maníacos, el tudo bem y el ruido musical inextinguible, no los deja bajar nunca del carnaval. Nosotros somos los artífices de la queja, no hay queja que nos venga bien, hasta de eso nos quejamos.

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 66 Bitácora 68

5 comentarios Add your own

  • 1. Aldo  |  20 febrero 2017 en 14:13

    En terminos futbolisticos no se puede comparar el juego del verdadero re-fundador del Barcelona Ronaldinho con el amargo argentino con cara de tristesa de inferiores todavía despues de haber ganado algunas cosas como por ejemplo ” 6 copas del rey “o los piques mas rápido con pelota junto con Figo

  • 2. philo  |  20 febrero 2017 en 16:19

    VIDAS PARALELAS

    La diferencia en el humor probablemente tenga que ver con el clima y la inmigración.

  • 3. marlaw  |  20 febrero 2017 en 22:34

    Probablemente por muchas de las coincidencias que usted señala en esta nota Profesor, y que comparto, es que partir de la lectura, de Tristes Trópicos de Levi Strauss, yo comencé a imaginar o mas bien a preguntarme por cuantos de los hechos que este narra en su libro, de algún modo y de manera similar también podrían haber ocurrido en nuestra región, desde los lejanos tiempos de la Colonia.

  • 4. federicomiguelquinteiros  |  21 febrero 2017 en 9:37

    Cada vez destila mayor lucidez, profesor. Yo lo vi en una libreria ese libro, pero por mis condiciones ni atine a comprarlo. Me hubiese gustado detenerme en los movimientos culturales, algo que tambien se dio -oviamente- aca, y reparo en un nuevo movimiento: los Raperos, precisamente los que batallan en competencias Underground del Buenos aires(hay una muy famosa llamada “Quinto Escalon”, donde hacen especies de payadas en la que el publico tiene la algarabia no tal vez de los Griegos, pero si la de los Romanos y su circo en el coliseo. Abrazos gente del blog.

  • 5. marlaw  |  23 febrero 2017 en 18:37

    Efectivamente fue el año 1972/73 cuando el país contó con un PBI mas álto, y también con el nivel de salarios mas elevados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías

Comentarios recientes

Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
federicomiguelquinte… en Bitácora 72

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

A %d blogueros les gusta esto: