Bitácora 66

12 febrero 2017 at 13:25 22 comentarios

Bitácora 66
El periodista angloamericano Christopher Hitchens es un agudo polemista. Recomiendo su “Hitch 22, Memorias”. No tiene calificativos ideológicos. Se peleó con todo el mundo, menos con sus amigos, es decir con Martin Amis, Ian McEwan, Saldam Rushdie, por ejemplo.
Odia a la religión y a los religiosos. Es impiadoso con los que invocan al cielo. Escribió libros con títulos como “Dios no es bueno”, o “Dios no existe”. Además de un libro contra la madre Teresa de Calcuta a la que denuncia por fraude y trata de fanatizada.
En política siempre fue lo que los ingleses llaman un “radical”, pero que, en realidad, podemos definirlo con un troskista anticomunista. Los hubo varios. Los primeros atacaron al stalinismo, y sus herederos, siguen denunciando sus vestigios contemporáneos.
Fidel y Chávez son para él, tiranos, igual que Saddam Hussein y Jomeini. En sus últimos años – muere de un cáncer en el 2011- le declara la guerra al islamismo, por lo que apoya la invasión norteamericana a Irak.
Viajó a todas partes, como si fuera un corresponsal de guerra, que no lo era, sino un buscador de conflictos. Incluso a la Argentina en época de Videla del que dice lo peor que puede decirse de un ser humano. De su persona, bastante poco, dice que se parecía a un cepillo de dientes, un mediocre con el bigote mal recortado, pero del gobierno militar habla con los mismos términos que podría hacerlo del nazismo.
Afirma que el fundamentalismo islámico es el mayor peligro para el mundo de hoy. Ante quienes lo critican por desconocer que en nombre de otras religiones también se llevaron a cabo terrible devastaciones, responde que una cosa no invalida la otra.
Sostiene que el catolicismo romano fue un peligro para la humanidad en el siglo pasado cuando colaboraba con Hitler, o con Franco, y hoy lo es el islamismo.
Quisiera hacer un agregado a esta posición. El problema de la década del treinta y lo que provocó la guerra mundial y el genocidio no fue el catolicismo, sino el nazismo. La responsabilidad de lo que ocurrió en nuestro país no estuvo originado por la Iglesia sino por militares y civiles que dieron la orden de exterminar lo que llamaban “subversión”.
El terrorismo islámico no es “coránico”, como el nazismo no fue “nietzscheano” ni el Proceso “católico”, sino asesino. Son manifestaciones políticas, originadas en un ejercicio del poder, en una visión del estado del mundo, en una concepción de cómo funciona la sociedad, de una jerarquía entre los seres humanos, de una valoración determinada de la vida humana.
Los “relatos” que lo justifican se buscan a posteriori y se los adapta. En el Nuevo Testamento no está la Esma, ni en el Antiguo Testamento la ocupación de tierras, ni en Confucio la China en cualquiera de sus vertientes políticas, ni en el Corán las torres gemelas o los atentados terroristas.
Explicar los crímenes políticos en la escritura de los textos fundacionales, es ignorar que los mismos desde el momento en que se dieron a conocer fueron objeto de una lucha de interpretaciones y de captura de sentido, infinitas.
Arrancar o seleccionar versículos del Corán para mostrar que en su letra está escrita la “Yihad”, es eliminar siglos de una pluralidad de tradiciones. Y, lo que es más importante, es desplazar las razones del conflicto actual a un libro mayor en lugar de analizar el contexto político e histórico en el que se desarrolla la violencia indiscriminada.
No se trata de justificar crímenes, lo que es absurdo, matar es matar, pero tampoco para borrar de la existencia la responsabilidad política de quienes provocaron el derrame de la sangre de miles de civiles, y de miles o millones de refugiados, o de aquellos que se repartieron el mundo y hoy inclinan la balanza del horror de un solo lado.
Es lo que discutía un espíritu generoso como Hitchens con su amigo Edward Saïd, y lo que Christopher escribió en sus Memorias, cuando en el capítulo dedicado a su amigo Salman, cita al poeta judío Heinrich Heine: “allí donde se queman libros se acaba quemando también a seres humanos” (Sobre la quema del Corán por parte de la Inquisición, en “Almanzor”, 1821).

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 65 (Fragmento de mi libro “El deseo de revolución”, edit 2017) Bitácora 67

22 comentarios

  • 1. Aldo  |  12 febrero 2017 en 14:08

    Vi el documental sobre la madre Teresa hace años , esa mujer era un monstruo ,,, estaban todos los enfermos tirados en el piso del ” hospital” ,,,,la madre Teresa no curaba ni amaba ” ordenaba ” la ciudad de Calcuta , sacaba a los leprosos de las calles y los metía a un cuidado ( esto se discute en el documental ) poco humano ,, insisto, sin camas ,,, amontonaba cuerpos enfermos ,,, la santísima Madre , la que occidente tanto ama

  • 2. federicomiguelquinteiros  |  12 febrero 2017 en 17:32

    interesante bitacora profesor, como decía el literato: “pero Ala sabe mas”.

  • 3. Gustavo  |  12 febrero 2017 en 17:52

    Tambien esta lo ocurrido con la iglesia catolica en la Inquisicion, la caza de brujas, la invasioin a America, el extermio de los pueblos originarios, la evangelizacion de America Latina, etc
    Y en cuanto a la actualidad lo que tambien alimenta los fanatismos es el malestar social, desempleo, caida del nivel de vida.
    Porque si a uno se le da un trabajo, buena salud, educacion, posibilidades de mejorar tato social como economicamente hay menos posibilidades de que puedan caer en estos grupos marginales

  • 4. marlaw  |  12 febrero 2017 en 18:03

    El libro: Dios No es bueno, recuerdo haberlo leído, pero confieso, que no tome demasiado en cuenta el nombre del autor, a quién desconocía. Pero no fue una lectura provechosa para mí, poco y nada me quedó de ella, probablemente porque no hice una lectura cuidadosa, y deben haber también intervenido mis prejuicios, para abonar ese resultado. En realidad yo esperaba encontrarme con algo similar al libro de Bertrand Russell: “Porque no soy Cristiano”, que había leído con anterioridad, y del que todavía recuerdo algunos pasajes. En cuanto a las idéas que pululan por ahí, con respecto a las personas de otras razas y credos, intuyo que estas funcionan como excusas para justificar el odio racial. Primero vienen los hechos, y después las justificaciones, del mismo modo en que proceden las mujeres que engañan a sus respectivos esposos. Con respecto al tema del Terrorismo de Estado y la Subverción en nuestro país, recomiendo la lectura publicada en el día de hoy en el Diario La Nación firmada por Fernandez Diaz, en ellas se destacan las órdenes de aniquilamiento impartidas por el General Perón contra marxistas e infiltrados,dirigida a los miembros de su movimiento, con argumentaciones bastante similares a las que tiempo después utilizara el Proceso Militar

  • 5. marlaw  |  12 febrero 2017 en 18:31

    Debí decir: “la lectura de la nota publicada” En algún lugar me salta la púa, y se raya el disco.

  • 6. Sergio R.  |  13 febrero 2017 en 12:44

    Sí, coinicido en que es una exageración decir que el “Proceso fue católico” o que “el terrorismo islámico es coránico”. Pero en muchos casos a lo que se refiere es a que apoyan esos desastres. Y, aún aunque no los apoyen directamente, hay una responsabilidad orgánica de esas instituciones religiosas a manifestarse en contra, debido a su poder e influencia social. Cosa que no hicieron ni hacen. De ahí, que se las vincule estrechamente a esos regimenes.

  • 7. rodolfo lópez  |  14 febrero 2017 en 14:24

    Despreciar así la existencia del Dios del Libro (3 religiones) es una pose con pretensiones de temeridad, y una tontería. ¿Qué cosa mejor puede ofrecer Hitchenes a sus lectores que lo que las religiones milenarias?. En todo caso éstas pueden entenderse, desde cierta distancia, para intentar predecir el porvenir del mundo.
    En “Sumisión”, Houellebecq hace decir a un personaje “…La Revolución Francesa, La República, la patria,…pudieron dar lugar a algo (¿el patriotismo francés?) que ha durado un poco más de un siglo. La cristiandad medieval, en cambio, duró más de mil años..”
    (Soy ateo, no concurro a templos, pero me cuido bien de despreciar a un creyente. Sería como jactarme de que me falta una pierna).
    “…Carlos Martel derrotó a los árabes en Poitiers (Francia) en 732, batalla decisiva que detuvo su avance hacia el norte de Europa, y marcó el verdadero inicio de la cristiandad medieval. En ella la divinidad central, el corazón vivo de su devoción, no es el Padre, ni siquiera Jesucristo, fue la Virgen María…”
    La Madre Teresa tiene rasgos que la asimilan con su imagen. ¿Puede encontrarse allí el motivo del desprecio que le dispensan?. .

  • 8. Alejandro A  |  14 febrero 2017 en 16:32

    Bueno. decir que Teresa de Calcuta era un “monstruo” cae un tanto grueso, como la invasion catolica a America y el exterminio de los pueblos originarios, hechos que han ocurrido en todas partes del mundo donde el curso historico cobro alguna relevancia. Nadie es originario salvo losafricanos que viven a orillas del Turkana. A america antes y con los hispanos catolicos cayeron los vickingos, los holandeses, los ingleses y los peregrinos del May flower que a la sazon venian de Suiza si no me equivoco, y quemaron algunas personas aqui y alla. De la dictadura argentina se ha dicho ya casi todo lo que se podria decir. La discusion me hace acordar un poco al tema de las drogas en el que tuvo una buena definicion Guy Sorman hace unos cuantos años: Se gastan millones de dolares en el combate militar contra las drogas y ni uno solo en averiguar porque se droga la gente. Aqui pasa lo mismo, se hacen competencias para ver quien es mas severo contra la dictadura, sin gastar una sola gota de saliva para discutir las causas que la hicieron ṕóśíble no solo a esa sino a los otros sesenta golpes y revoluciones que de mediar la guerra civil que desato la guerrilla hubiesen sido igual o peores.
    Es un tanto gordo tambien meter a Trump, a Macri y a Isis en la misma bolsa, un poco por las consecuencias nefastas que tienen esas confusiones. Mi generacion averiguo las diferencias un poco tarde.
    Creer que alguien (por ejemplo los gobiernos) te pueden dar hoy en dia un trabajo, es una creencia un tanto mas volatil que la creencia en un espiritu del bien y del amor. El mundo no marcha hacia el pleno empleo sino hacia el pleno desempleo, por eso Trump, el remanido brexit etc. etc.

  • 9. Marcelo Grynberg  |  14 febrero 2017 en 21:12

    Hay un libr(it)o interesante sobre estos temas. Son dos breves ensayos, escritos por J. Habermas y J. Ratzinger (el anterior Benedicto XVI), publicado por el Fondo de Cultura Economica, titulado: “Entre Razon y Religion: Dialectica de la Secularizacion.” Tal vez se pueda bajar de Internet. Va cut and paste de la contratapa, por si llegara a interesarles.

    Saludos

    “El connotado filósofo de la actualidad y el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe -a unos meses de ser electo sumo pontífice de la Iglesia católica, Benedicto XVI- entablan un diálogo sobre los fundamentos de un orden social libre y pacífico. ¿Cómo evitar que la modernización se descarrile? ¿Pueden razón y religión imponerse límites entre sí? En las páginas de Entre ética y razón documentan un encuentro, orientado al futuro, sobre el estado espiritual de nuestro tiempo.”

  • 10. marlaw  |  15 febrero 2017 en 23:59

    Con respecto al tema del pleno empleo y la post-modernidad por mucho tiempo pense que el sistema socialista iría a llevar la delantera. Para hacer esta afirmación yo partía de la base de que la automatización o robotización de la industria y también de los servicios era un hecho ineludible. La ventaja yo la veía por el lado de que era mucho mas fácil realizar un disminución de las horas de trabajo de manera equitativa y sin provocar desocupación en un sistema socialista que en un sistema capitalista por obvias razones.
    Mas tarde me puse a pensar que todas nuestras dificultades de todo órden que debemos enfrentar en este momento, quizás se debieran o se correspondieran con la etapa de la evolución que los seres humanos estamos transitando. Tal vez en un futuro la humanidad pueda alcanzar, sí prevalece el instinto de vida, por sobre el de muerte, un grado de inteligencia que le permita sortear las dificultades que hoy tenemos por delante.

  • 11. rodolfo lópez  |  16 febrero 2017 en 12:23

    Muchas veces, cuando por las noches hago zaping intentando ver algo en la tele, me encuentro con las novelas turcas. Muchas y en distintos canales. Los valores que transmiten esas series están lejos de la post modernidad occidental, y cerca de valores antiquísimos.
    No es un dato menor.
    En “Sumisión” M H prevé un futuro a Francia que bien puede extenderse a las periferias. El islámico Ben Abbes, ganador impensado de las elecciones presidenciales de 2022, no es fundamentalista (es enemigo de ellos) es un moderado, y ha comprendido antes que nadie -sobre todo que los socialistas sus socios electorales-, que lo que se dirimió en la votación no fue una cuestión económicas sino valores.
    En lugar de presentarse como un innovador o incluso como un revolucionario, encarna un valor apaciguador, tradicional, un perfume exótico que lo hace parecer deseable.
    “En lo concerniente a la restauración de la familia, de la moral tradicional e implícitamente del patriarcado, se abría ante él un amplio camino que la derecha no podía tomar, y tampoco el Frente Nacional, sin ser tildados de reaccionarios o de fascistas por los sesentayochistas, momias progresistas agonizantes, sociológicamente exangües pero refugiadas en ciudadelas mediáticas desde las que aún eran capaces de lanzar imprecaciones…,”. Sólo él (Ben Abbes) estaba al abrigo de todo peligro por su natural condición y por su origen.

    Sería bueno medir el rating de las novelas turcas, y compararlo con la cantidad de gente que asistió al tetazo.

  • 12. philo  |  16 febrero 2017 en 22:59

    Mondo Cane

  • 13. marlaw  |  17 febrero 2017 en 15:59

    Hace muy pocos días falleció Tzvetan Todorov, no se sí ustedes se enteraron de esta ingrata noticia. Eduardo Fidanza, se engargó de hacer un recordatorio de este destacado pensador, en las páginas de La Nación, que es digno de ser leído.
    http://www.lanacion.com.ar/1983614-la-leccion-moral-de-todorov

  • 14. marlaw  |  17 febrero 2017 en 16:32

    Sergio R. Por sí no lo recuerda, o no lo sabe, lo anoticio que también hubierón sacerdotes de la Iglesia Católica desaparecidos, durante el Proceso Militar.Por lo general las cosas suelen ser mas complejas que blanco y negro.

  • 15. Gustavo  |  18 febrero 2017 en 12:00

    No solo las novelas turcas. El otro dia escuche o lei que esas series Moises, o Joshua que estan dando ahora dependen de la Iglesia Universal del reino de Dios, en Rio de Janeiro ya ganaron la alcaldia, y dicen que muestran esas series para que la gente se acercara mas a la religion. Muchos amigos o conocidos mios la siguen. Tambien hay que medirlo

  • 16. rodolfo lópez  |  19 febrero 2017 en 12:30

    Interesante información, Gustavo. Saludos.

  • 17. Alejandro A  |  20 febrero 2017 en 10:31

    Ante la inminencia del arribo del ejéŕćíto libertador, el Obispo de Mainas -Hoy en dia Distrito General San Martin, Peru- excomulgo no solo a los herejes que venian de Buenos Aires y habian envenenado al obispo Lue, sino a todos aquellos que los acompañaran. Cumplido el anatema embarco sus petates en una piragua y se largo por el Marañon con rumbo al Brasil. De acuerdo al historiador Enrique de Gandia, cerca de 3000 curas participaron en calidad de combatientes en las guerras por la independencia en sudamerica en abierto desafio al Rey y al Papa. Un poco mas aca en la historia, mientras el Partido Comunista y sus organizaciones mantenian sus actividades sin mayores trabas, el proceso perseguia y asesinaba a Angelelli y a Ponce de Leóń, y entre otros a los frailes palotinos, las monjas francesas etc. etc. etc.

  • 18. Alejandro A  |  20 febrero 2017 en 16:36

    Benedicto medio como que le paso por alto a la gente; Ni la prensa ni los historiadores le han dado mayor importancia a un Papa, el primero en milenios creo, que renuncia al cargo estando en condiciones bastante saludables.
    Si Carlos Reutemann, con la precision y parquedad propia de la F1 dice que renuncio a la candidatura presidencial porque vió “algo” Que es lo que vio Ratzinger?
    De cualquier manera voy a buscar el libro Marcelo.

  • 19. marlaw  |  20 febrero 2017 en 23:03

    Alejandro: Cuando el historiador Eric Hobsbawm instaló la provocadora idéa de: “guerra civil europea” para tratar de definir a la Segunda Guerra Mundial, para mis adentros yo he intentado transpolar esta misma idéa, a partir de algunas fuentes que ya tenía y que en parte coinciden con lo que usted enumera, para preguntarme, hasta que punto, nuestras Guerras de la Independencia, no fuerón también una suerte de Guerra Civil Sudamericana.

  • 20. Marcelo Grynberg  |  21 febrero 2017 en 11:45

    Alejandro: aunque la contratapa se refiera a un “dialogo” entre los dos autores, se trata en realidad de dos ensayos separados (aunque relacionados).

    – Fudamentos prepoliticos del Estado democratico de derecho.
    (Habermas)

    – Lo que cohesiona al mundo. Fundamentos morales y
    prepoliticos del Estado liberal. (Ratzinger)

  • 21. Alejandro A  |  21 febrero 2017 en 19:38

    Estimado Marlaw; Esa es justamente la tesis de De Gandia, que traza unas lineas de clivaje en aquella sociedad transatlantica que en parte coinciden con el viejo mapa escolar y en partes no.. Al enfrentamiento entre independentistas y realistas, superpone el enfrentamiento entre el virreinato del Perú afectado por la creación del del Rio de la Plata que acortaba y simplificaba viajes e introducia mercaderias a veces por derecha y muchas veces por izquierda. Jugo tambien el enfrentamiento entre monáŕquicos a ultranza y liberales, y particularmente importante para nuestro devenir, el enfrentamiento entre los puertos de Montevideo y Buenos Aires, que quizas peso mucho mas de lo que se cree en el prematuro apartamiento de Artigas. Los historiadores modernos asignan ahora menor importancia a las ideas que llevaban los independentistas porteños, devastadoras para las sociedades feudales del interior cuyo sistema productivo era todavia, con algun retoque, la encomienda. España no recupera las areas perdidas en 1820, tambien como consecuencia del conflicto interno peninsular…

  • 22. Carlos  |  23 febrero 2017 en 16:58

    Me pareció muy divertida la comparación del cardenal Ratzinger con el automovilista Reutemann. Siguiendo esta línea de pensamiento, el papa Francisco vendría a ser Kirchner. Esta audaz analogía nos estaría explicando el porqué los sacerdotes católicos – ¡y menos el obispo de Roma!- son célibes (o, al menos, no pueden contraer matrimonio) y el porqué la Iglesia católica tiene más de 2.000 años de existencia.


Categorías

Comentarios recientes

almacarolina en Bitácora 79
Laura en Bitácora 79
philo en Bitácora 79
Alejandro A en Bitácora 79
philo en Bitácora 79

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

A %d blogueros les gusta esto: