Bitácora 65 (Fragmento de mi libro “El deseo de revolución”, edit 2017)

9 febrero 2017 at 11:51 6 comentarios

Gilles Kepel en “La revanche de Dieu” (1991) presenta un marco histórico-político por el cual se generaron los movimientos religiosos dominantes en la actualidad. Hay algo más que el fin de las utopías para explicar el derrumbe de las ilusiones de Occidente.
Así como en la década de los babybomeers la salida a la cotidianidad y a los obstáculos heredados era la emancipación, ya sea en la contracultura o en la militancia revolucionaria, hoy, y hace años, la diferencia parecer estar dada por la ortodoxia.
Kepel habla de las consecuencias de la anomia semántica, otra forma de decir nihilismo, o materialismo hedonista, para caracterizar la modernidad y la sociedad de hiperconsumo. No es una novedad que se difundan palabras admonitorias y sentencias pastorales que alerten sobre los peligros de los tiempos presentes.
Ese satanismo moralizador y la prédica puritana se expresa en varios idiomas. Usar la brocha gorda y definir una civilización ahorra mucho trabajo. Con decir `vida líquida´, `sociedad del cansancio´, o la era de la posverdad, el profetismo se siente nutrido y satisfecho.
No hay novedad en esto, pero lo que aporta Kepel son hechos puntuales que originaron las nuevas corrientes del monoteísmo fundamentalista, que va más allá de las palabras fáciles.
En el año 1967 con la guerra de los seis días, finaliza el nasserismo y el nacionalismo árabe con el partido Baas, como corriente principal tanto política como ideológica en el mundo árabe. Es el proceso de socialismo secular el que es dejado de lado como opción política.
En el año 1973, la nueva guerra entre árabes e israelíes, significa una derrota espiritual para el estado judío, y un fortalecimiento político árabe que desafía a Occidente en lo que más le interesa: el petróleo.
Llueven los petrodólares en el mundo, la inflación se dispara, y en los países petroleros una riqueza repentina y ostentosa, genera una masiva migración de las zonas rurales a las ciudades. La falta de un proyecto integrador, la estructura feudal de la sociedad, crea un gran población desarraigada y la proliferación de villas de emergencia.
Al mismo tiempo se vive un proceso de modernización con la creación de universidades, y el ingreso de nuevas capas medias a los estudios superiores. Por la desigualdad social y cultural, las ilusiones de estos nuevos contingentes a la enseñanza de calidad se ve frustrada. Es interesante el hecho de que Kepel, se detenga en este punto para fijar el comienzo de un proceso de islamización en la sociedad civil.
Las mezquitas se convertirán en un espacio de ayuda académica para los jóvenes con dificultades de aprendizaje. Al mismo tiempo, el mismo clero comenzará a organizar redes de ayuda mutua, y centros de caridad, para todos aquellos abandonados por el estado.
Este entramado asistencial religioso intervendrá para paliar los efectos de la desocupación y la miseria, con sus secuelas en el alcoholismo, la drogadicción y la delincuencia.
El islamismo comienza su penetración por lo social. Son tiempos en que, además, la cuestión palestina concentra la reacción árabe contra las potencias de Occidente e Israel. En 1987, con la primera Intifada y la creación de Hamas (que quiere decir “entusiasmo”), la realidad palestina se convierte en un problema mundial.
Kepel, que analiza también la avanzada religiosa en el evangelismo norteamericano, los grupos fundamentalistas judíos como Goush Emounim (Bloques de fieles), y la orientación de un catolicismo reactivo al legado de Juan XXIII, piensa que hay que relacionar el auge de las ortodoxias religiosas con la desaparición del Estado de Bienestar.
A falta de Estado, Dios, una realidad que confirmaría las sentencias de Mijail Bakunin (“Dios o el Estado”).
En el año 1977 asume en Israel Menahem Beguin, de una derecha belicista, en 1978 es ungido Papa Karol Wojtyla, y en 1979, lo hace el Ayatollah Khomeini.
Mientras el judaísmo ortodoxo pone una barrera alrededor de los fieles para evitar las tentaciones de la llamada asimilación y las contaminaciones de una sociedad lujuriosa, en el islam, no se trata de proteger sino de propagar.
El islam como la cristiandad hasta el cisma en el siglo XVI, es ecuménico, universal, o salva o condena.
De lo que se trata, finalmente, una vez mencionados algunos hechos puntuales en lo que concierne a lo político, es esta revolución cultural en nombre del Retorno: Volver.
Como si la palabra revolución recuperara su antigua acepción astronómica de volver a un punto inicial antes de adquirir el sentido de empezar desde cero y arrasar con el pasado.

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 64 Bitácora 66

6 comentarios

  • 1. federicomiguelquinteiros  |  9 febrero 2017 en 12:40

    Excelente profesor Tomás, cuando salga a la venta tratare de comprarlo. Muy interesante el tema de la revolución eterna, y pregunto:
    yo se que poco tiene que ver con la hegemonía que se instauro y el tema tratado, pero, ¿Cuanto tuvo que ver la crisis del petroleo en lo que es el mundo hoy? podría ser la respuesta, ¿mucho?
    abrazo

  • 2. Aldo  |  9 febrero 2017 en 14:36

    que cotidianidad tenian en el medioevo o nuestros indios en la edad de paz ? el otro dia veía al Zorro en canal 13 y el capitulo trata de los vendedores ambulantes ,, el capitan los manda a levantar sus puestos o serán reprimidos , el zorro los ayuda ,, se discute lo que ahora paso con los manteros en Bs AS , la ciudad mas canallesca que hay en el mundo( no toda ) ,, mas que un zorro se nesecitan,,,,, En monte hermoso un pobre nigeriano se pone a llorar misntras le sacan sus cosas ,, loS vecino turistas salieron a socorrerlo abrasarlo mientra lloraba desconsoladamente ,,, esos son valores

  • 3. Alicia ines  |  9 febrero 2017 en 14:47

    Muy interesante, cuando sale el libro?

  • 4. marlaw  |  9 febrero 2017 en 21:53

    Estaba recordando que junto con esas ortodoxias que Usted enumera, a fín de los setenta también hace su aparición Margaret Thacher. No hay dudas que en esos años se produjo la caída definitiva del Estado de Bienestar.

  • 5. Claudia  |  10 febrero 2017 en 13:20

    Apenas llegue a Santa Fe lo voy a adquirir Me gusta la propuesta.

  • 6. Gustavo  |  12 febrero 2017 en 11:39

    Si. Tambien hay que recordar que en Israel Yitzhhak Rabin hablaba de paz, de integracion con los estados vecinos. Luego un extremista del likud lo asesino y se puso fin a todo ello.
    Y en la actualidad lamentablemente estamos volviendo a todo ello. Donald Trump, Macri, Netanyahu, Putin, el ISIS. Se desconfia de los inmigrantes, de los que tienen religion diferente a la mayoria, de no son del mismo color de piel que uno. Pero lamentablemente es la gente, los seguidores de todo ello. Porque si no hubiera gente que estuviera a favor y apoyara todo ello jamas tendriamos esos lideres en la actualidad


Categorías

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

A %d blogueros les gusta esto: