Bitacora 62

23 enero 2017 at 13:39 5 comentarios

Bitácora 62
Hace años escribí un texto admirativo del periodista James Nielson. Se titulaba “El loco del periodismo”. Escribe para la revista Noticias, y para el diario de Río Negro. Tiene un perfil tan bajo que ni la misma empresa Perfil debe darse cuenta de su existencia, aunque escribe sus editoriales hace muchos años.
Para los que no lo conocen, fue director del Buenos Aires Herald en la época de la dictadura del Proceso. Arriesgó su vida, junto a Robert Cox, denunciando la violación de los derechos humanos cuando casi nadie lo hacía.
Es un hombre liberal, nació en Inglaterra pero se proclama escocés. Además es conservador. No hay ejemplares humanos así confeccionados en nuestro país. Para nosotros un liberal conservador es un gorila, un reaccionario, un imperialista, de derecha, etc. Pero lo que sucede es que es un hombre que no tiene pruritos en creer en valores y en la defensa de su conservación.
Desde ese punto de vista tiene una idea de lo que debe ser un gobierno, basada en una austeridad estricta , una disciplina férrea, y una gestión intachable. Para él el radicalismo y el populismo han sido una lacra que arruinó al país, y los militares, otro desastre.
Su prédica contra el facilismo criollo es incesante. Y su honestidad intelectual inmune a toda prueba. Hombre de sólida cultura, escribe con una pluma que puede dar catedra de estilo a sus colegas del periodismo.
Pero no estoy de acuerdo con su visión de lo que acontece hoy en el mundo, y en lo que significa la victoria de Trump.
Neilson, como muchos otros – ya que son cada vez más los que tienen la misma opinión entre los analistas de política internacional e intelectuales en general – llega a la conclusión de que ha comenzado una nueva guerra mundial.
La China, el terrorismo islámico, el mismo Islam en su integridad definido por la guerra santa,y diversos focos de conflicto que van desde el expansionismo de Putin a la teocracia iraní, el poder nuclear de Corea y la política venezolana, justifican que la guerra es un hecho inevitable. Se trata de seguridad y de valores, cuya importancia varía de acuerdo a los intérpretes, pero que, en última instancia, confluyen en una única solución: la guerra en defensa de los valores de Occidente.
Neilson afirma que la política de tolerancia e integración de progresistas como Obama y Hollande, o de conservadores blandos como Merkel, son políticas de avestruz que llevan al desastre.
Y añade respecto del triunfo de Trump, que uno de los factores de su éxito es haberse acordado de los trabajadores blancos que están por constituirse en una minoría.
Hace tiempo que el periodista está preocupado por cuestiones demográficas, estén enfocados en el envejecimiento de la población blanca de Europa occidental, o en el aluvión latino y de otras etnias que modifican la relación poblacional en los EEUU.
No se cierra el tema con acusaciones de racismo, es lo más fácil para un alma bella. Pero parece que aquella monografía sobre el “choque de civilizaciones” fue una profecía.
La hipótesis de una guerra mundial es nefasta. Sostener que Occidente si no adopta una posición dura respecto de los refugiados, si no interviene con mayor poderío en Medio Oriente, la victoria de poderes siniestros está asegurada, nos lleva a un callejón sin salida.
La estrategia de George W Bush es una de las causas de lo que hoy sucede. Y, a pesar de que Trump no la haya aprobado, su posición beligerante no destraba la situación sino que promueve una escalada de la violencia.
Hoy las guerras son suicidas. No tienen fin en ninguna parte del mundo. La guerra es un anacronismo. Lo sucedido en Libia, Irak, Siria, Sudán, lo que sucede en Israel sólo concluye en la destrucción de ciudades y el asesinato de civiles.
No se trata de paz, lo que se opone a la guerra no es la paz, sino la diplomacia, es decir, las negociaciones y el reconocimiento de la gravitación de otros poderes. Dijimos durante años que vivimos en un mundo multipolar que hace mucho más difícil entender situaciones y solucionar conflictos. Nos cuesta aceptarlo, como si no pudiéramos vivir sin el Príncipe o el Gendarme.
Sostener que estamos en una guerra y que los bandos son irreconciliables, adherir a una política agresiva de la principal potencia del planeta, es empujar al suicidio planetario. No es melodrama, todo lo contrario, es tragedia.
Lo que no quiere decir que el tablero mundial tenga las piezas bien distribuídas, pero la globalización en todos los terrenos, el financiero, el informático, el económico, hasta el militar, exige un espacio de negociaciones permanente. No digamos un gobierno mundial para no estimular más propuestas burocráticas que a lo sumo organizan conferencias y congresos entre personajes muy correctos, sino acuerdos, treguas, alianzas, una dinámica política en tiempos en que las guerras no tienen fin.

Anuncios

Entry filed under: General.

NOTIFICACIÓN Bitácora 63

5 comentarios

  • 1. Aldo  |  23 enero 2017 en 14:54

    Trump gano por que Obama hizo poco por el gringo de alla, tampoco en el mundo , el que salvo las pepas mas de una ves fue Putin ,,, es un voto contra-sistema se dice , Es elegir al mas malo del barrio , basta de messias negros o blancos ,, probemos con los mas rudos ,,,” es un mundo de pos-bondad ” ,, eso si es peligroso ,, hubo algunos profetas q lo anunciaron hace siglo y medio,, y mas también

  • 2. Pablo Fasoli  |  23 enero 2017 en 15:29

    Cansa escuchar las profecías apocalípticas ,, y aunque varios pensamos que la campaña política de Trump iba a ser un show off para la gilada ,me sorprendio que el primer dia de asumir cancelaron el servicio online de las agencias gubernamentales en idioma espaniol en estados unidos ,,mas la salida del trans pacific partnership , rechazo a una importacion de limones argentinos ,,,,pequenios detalles de los primeros minutos ,,,,,en algo si voy a reconocerle a Trump una especulativa razon ,,cuando de repente hubo millones en las calles protestando contra el y el dijo ”creo que hubo una elección ,,? porque toda esta gente no voto ”’ tal vez muchos no votaron porque no pensaron que ganaría ,,,

  • 3. marlaw  |  24 enero 2017 en 2:49

    En realidad Hilary Clinton, obtuvo alrededor de trés millones de votos mas que su oponente.En este caso, no se trata de que el pueblo norteamericano no haya participado.Se trata de como está organizado el poder político, en los Estados Unidos practicamente desde su fundación.La elección del Presidente, es una elección indirécta por medio de “electores” Son estos últimos los que en definitiva eligen al Presidente. Pero ocurre, que desde su fundación, existen varios Estados de la Unión, “que se han reservado para sí, un mayor número de electores, que los restantes, de tal modo que quién logre ganar en estos Estados, – que generalmente se encuentran controlados por el Partido Republicano- , adquiere una significativa ventaja, sobre su oponente político. Esto es lo que ha sucedido en esta última elección.

  • 4. marlaw  |  24 enero 2017 en 3:06

    Asimismo el Partido Republicano, se autodenomina G.O.P. Great Old Party (Gran antiguo partido, o algo así) por ser el primer partido político, en la historia de la Unión.

  • 5. marlaw  |  25 enero 2017 en 9:27

    Con respecto a James Nielson y Robert Cox, periodístas valientes, si los hubo, yo creo que existe una gran confusión entre el público en general, acerca del alcance de las palabras liberal, y liberalismo. Esta confusión en parte, aparece como inducida, a partir del Golpe Militar de 1930 (para fijar una fecha) por los sectores ultramontanos de la Iglesia, en colusión con los ultra-nacionalistas. Durante esa época esos sectores identificados con un incipiente fascismo denostaban a las democracias Europeas y Norteamericana, con el despectivo mote de demo-liberales. Años mas tarde quienes se encargaron de demoler el significado de la palabra: liberalismo, fuerón recalcitrantes conservadores como lo fuerón los Aleman los Alvaro Alsogaray, o Adalbert Krieger Vasena, este último ministro de economía del General Onganía, quienes optaron por disfrazarse de liberales, y aparecer de este modo en los medios de comunicación. El verdadero liberalismo político, no posee solamente un sentido restringido que defiende un sistema económico, la libre empresa etc, sino que también y con el mismo impetu vela por las libertades y los derechos individuales de las personas, algo que muy pocas veces aparece tenido en cuenta entre nosotros.


Categorías

Comentarios recientes

almacarolina en Bitácora 79
Laura en Bitácora 79
philo en Bitácora 79
Alejandro A en Bitácora 79
philo en Bitácora 79

Calendario

enero 2017
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: