CONFERENCIA SOBRE EDUCACIÓN EN LA LEGISTALURA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

4 diciembre 2016 at 20:51 9 comentarios

TOMÁS ABRAHAM
Buenas Tardes, Gracias por la invitación.
Este es un tema muy complejo para mí porque realmente me cuesta mucho hablar de educación. Tener que cambiar una vez más el libreto, la misma partitura, siempre igual. Me han invitado a algunos eventos de tipo educativo y no dejo decir las mismas cosas – aparentemente impracticables por lo simples que son – ,entonces me aburro de mí mismo.
La educación no es un tema para mí. No soy un educador y creo que la educación no es… en realidad, sí es… inabarcable. La educación es algo infinito, no existe el especialista a cargo de la educación, no hay un quién singular que eduque.
Hay una multitud que educa, muchísima gente que lo hace; las redes sociales educan, los padres educan, los curas educan, los amigos educan.
¿Qué quiere decir educar? ¿Formarse? y bueno ¿quién forma? Lo hace la vida que rodea al infante con numerosos individuos, y entre otras personas también le ofrece a los maestros. Pero no están a cargo de la educación, sino de un aspecto de la educación, del que no se habla.
Hoy en día imagínense la cantidad de protagonistas que hay que nos comunican sin filtro o con filtro lo que sucede. Los periodistas educan, los políticos educan, los actores educan, wikipedia, uno va recibiendo datos, imágenes, directivas, consejos, opiniones, para empezar a crear sus propios pensamientos, ¿De cuántos lugares? Ya lo dije, de muchísimos. Por lo tanto la educación para mí ni siquiera es un ministerio.
Yo participo de todo este ente infinito, porque soy profesor y estudioso, porque estudiante dejé de serlo, soy estudioso. Entonces siempre digo lo mismo. El tema educativo debo tomarlo desde un lado puntal, que no es la educación y que llamo estudio. Estudiar es un verbo que para mí es tan importante como Amar, es un verbo tan importante como Comer, como Respirar.
A nadie le interesa estudiar, en la Universidad a nadie le interesa, en los medios a nadie le interesa estudiar. Pero estudiar toda la vida es lo más extraordinario que hay. Estudiar! ¿Qué quiere decir estudiar? Aprender por un lado, y hay gente que aprende y que también enseña. Esto es tan difícil de entender hoy en día, que cuanto más simple lo hago más difícil es de entender. Uno va a la escuela a estudiar, esto va más allá de si es vertical, si es horizontal, si es diagonal, si es oblicuo o si en el Siglo XIX; XX; XXI se lo hace con pupitre o smartphone, más allá de los recuentos de los historiadores y de los martirios pedagogizantes y de las bajadas al infierno semiológico; uno va a la escuela a estudiar. No es el único lugar en que uno estudia, pero la escuela está hecha para estudiar. Es el espacio de encuentro entre uno que estudia y enseña y otro que estudia y aprende, y para eso están en el aula, están para pasarla bien porque no hay cosa mejor que estudiar para pasarla bien. También se puede bailar, se puede cantar, se pueden hacer un montón de cosas para pasarla bien que no quiero mencionar porque hay mayores, pero estudiar es una de ellas.
Estudiar es algo fantástico, uno cambia su vida estudiando, porque el estudio tiene que ver con algo con lo que uno nace, y se ve en los chiquitos, me refiero a la curiosidad. No hay nene o nena que no sea curioso y no hay grande que no se haya olvidado de eso, bueno, no todos. La curiosidad es algo instintivo y la curiosidad la tienen los animales también, porque por eso sobreviven, si no lo hacen, los matan. Fíjense en lo que hace un pato, esta todo el tiempo mirando; lo que hace un perro, está mirando para marcar territorio. El peligro tiene que ver con la curiosidad también. El ser humano también es un animal y es curioso y lo vemos que es curioso. Quiere decir que investiga, que explora. Eso es la base del estudio, y eso no le importa a nadie, a nadie le interesa que uno vaya a un lugar donde tiene la posibilidad de hacer de eso un método, un oficio, un trabajo, una tarea y un arte. Que no lo tenga que hacer solo, aunque también es fantástico hacerlo sólo, en una época se llamaba a quien practicaba esta soledad, un autodidacta. Pero a alguien se le ocurrió crear una institución para que uno aprenda, ¿aprenda qué? Aprenda lo que es el mundo, el mundo quiere decir la vida, la vida quiere decir la biología, el cosmos quiere decir la física, el cuerpo quiere decir la medicina, el territorio quiere decir la geografía, la ideas políticas las ideas morales quiere decir la filosofía, no me refiero a estudios superiores, sino a aprender. Aprender a explorar, aprender a investigar. Aunque este asunto no le interese a nadie, paso ahora a explicar cómo se estudia.
Para estudiar hay que sentarse. Uno no estudia haciendo acrobacia, uno se sienta y además se debe concentrar, es decir estar solo, es decir en silencio. Ah No! Eso no! Hoy en día no! Hoy en día no!, me dicen! Hoy en día nadie se sienta, nadie quiere estar solo. Pero, lo lamento, hay que sentarse. Daré una definición fuerte: el estudio es una actividad anti hipnótica sin conectividad.
Anti hipnótica! No, me dicen, perdóneme profesor, hoy en día lo que se acostumbra es a gozar de la hipnosis con conectividad. Bueno, respondo, entonces, ese “hoy en día” no me interesa. No me interesa! No tengo el menor interés en entrar en la demagogia de aquellos que dicen “bueno el mundo cambio, están todos con el celular, están todos con smartphone, entonces tiene que haber un dispositivo…” No, insisto, no tiene que haber nada que no esté destinado al estudio. Si se repartieron millones de netbooks y notebooks por todas partes, si los políticos y ministros se sacaron fotos y se filmaron junto a los aparatitos. entonces ¿a qué viene la discusión ésta de hoy en día sobre si hace falta agregar smartphone? ¿Qué más vamos a distribuir? ¿Megáfonos? (Aplausos)
Ya no sabemos que inventar para No Estudiar. Por eso antes de venir a esta sala, cuando me preguntaba cómo hacer para no seguir con esta lata, prendí la televisión, y dije ¿uh qué es esto? Aparece un documental que no conozco, “Malala Yousafzai”. Me digo: soy un ignorante, como todo filósofo sólo sé que nada sé. ¿Quién es esta Malala? Premio Nobel de la Paz 2014, a los 17 años. Es una película documental de David Guggenheim, bueno, me vi lo todo y me salvo toda esta charla que tenía que dar en la Legislatura, porque me dio una idea francamente genial para salir de mi hartante libreto.
Les cuento. Se trata de una nena que quiere estudiar en Pakistan, rodeada de talibanes. Por insistir en ir a la escuela, le pegaron un balazo en la cara, estuvo al borde de la muerte mucho tiempo. Ella es la protagonista, ahí en vivo, habla, habla, habla, dice: ahí ofrezco mi vida para defender mi derecho a estudiar. No sólo ella, sino las mujeres, las chicas, tienen prohibido estudiar. Entonces ella hace un movimiento de reivindicación entre sus compañeras, ayudada por el padre que es director de escuelas, que la apoya, la sigue, la acompaña. Pero las cosas son muy fuleras por allá. La amenazan, la persiguen. Ella dice que no importa y va y va y va, no la pueden parar.
Eureka!, escuchen lo que se me ocurrió, ya lo dije, es una idea espectacular: hay que prohibir estudiar! ¿Cómo no se me ocurrió antes? Tenía que pasar todo este tiempo discurriendo al cohete sin darme cuenta que estaba totalmente equivocado. No tiene sentido trasmitir el valor del estudio, hay que prohibirlo!
No hay mejor gancho que la transgresión, es como la droga, hay que prohibirla para que sea cara y tentadora. Tenemos que prohibir estudiar para que los chicos quieran estudiar. Eso es una idea genial, o no?. Tienen que sentirse en peligro, cada vez que sacan un libro y quieran leer hay que castigarlos para que estudien en la clandestinidad, para que se juegue algo valioso. Porque ahora no se juegan nada, es tan fácil estudiar. Vas al colegio, yo doy clases en la UBA, vas a la UBA, te dan todo, te dan la mesa, te dan el profe, te dan todo, te sentás, etcétera y lo único que te piden es estudiar. Tenés derechos! Gozás de lo que te corresponde! ¿Qué sentido tiene estudiar así? En la legalidad. ¿Para qué? Una vez que conquistás un derecho ya vas en busca del próximo. Y siempre te faltará uno. Entonces, claro, no nos sorprendamos de que todo el mundo se sienta molesto, que se quejen de que la fotocopia sea cara, que haya repitencias u otras palabras obscenas, que se cayó la mampostería, que es elitista aunque haya miles que deambulan como zombis, que el profesor está chiflado, etcétera. Y sí! Si no se juega nada, sino se apuesta nada, de qué sirve?. Entonces, repito, esta chica después de recibir el Premio Nobel de la Paz dice cosas como: “si no hay mesas, ni hay sillas, siempre hay un suelo. Me alcanza, me siento en el piso, necesito una hoja y un bolígrafo y con eso podemos estudiar”.
Malala denuncia que hay 60 millones de mujeres en la región que tienen prohibido estudiar. No sé si hace falta talibanes para que nos demos cuenta de cómo es el tema. Hay gente en el mundo que estudia, hay gente en el mundo que se sienta, hay gente en el mundo que le va bien en matemáticas, hay gente en el mundo que la palabra disciplina no quiere decir que viene la policía. Quiere decir que cualquier actividad humana requiere una disciplina, en el mundo laboral y para estudiar el piano y que cualquier actividad necesita concentración y que la vida pasa rápido, hoy tenemos 20, mañana tenemos 30, y no hacemos nada, no podemos sentarnos ni ofrecer nada.
Los maestros, los docentes, también debo hablar de eso, discutir si es necesaria la formación docente o si es inútil, etc. Vuelvo a decirlo antes de morir, el docente tiene que estudiar, porque el docente que no estudia no enseña. Ahora les diré como se enseña.
En la escuela todo el tiempo estamos hablando de la tecnología, tecnología y más tecnología. Pero les diré un secreto, hay una tecnología extraordinaria que se llama lectura. Es extraordinaria, es una tecnología que requiere muy poco. Requiere una silla, un par de ojos y adentro. Y se hace con un libro, es una tecnología lenta, no va rápido. Va despacio, hasta que se ilumina. Descubrimos una idea, una nueva imagen!
Hoy en día una clase de biología una clase de geografía es una fiesta, es mucho mejor que el puntero, es mucho mejor que el pizarrón y que el hule de cuando yo iba a la escuela. Hoy en día podemos tener una clase de biología extraordinaria, por ejemplo, por eso está fantástico dar notebooks, netbooks, smartphones y chips, lo que quieran, y una vez que se enchufaron bien, a leer.
Hoy en día aprender es una fiesta audiovisual, con lectura, con experimentación, con formación de grupos, después individual. Andrés Delich decía que ya no vivimos en la época de Sarmiento en la que al secundario iba no sé qué mínima porción de habitantes. Señalaba que ya no hay valores verticales. Pero no importa si hay o no vertical, no importa si el padre ya no entra a la casa y dice a la familia con la boca abierta, “bueno se pueden sentar y empezar a comer! Por supuesto que ya el nombre del Padre y el patriarcado y todo eso está de duelo. Ese no es el tema.
Pero ya que estamos, hablemos de la autoridad, claro muchas cosas tienen que ver con esta cuestión de la autoridad. Como en todas las actividades de la vida se necesita que haya una autoridad, es decir alguien que autoriza. Porque la autoridad es muy importante. Es muy importante poner notas, es muy importante poner un cuatro y un diez, porque todo ser humano necesita ser reconocido y no ignorado. No da lo mismo lo que hacés , al que le va mal lo ayudas si es necesario diez veces, veinte veces, pero reconocés al que hace algo, como en todo trabajo, como en toda actividad. La gente necesita que el otro lo reconozca. No vivimos solos, no da lo mismo, no nos autoabastecemos. Un maestro que dice “que buen labor que hiciste, te felicito” te alegra la vida, porque te importó, porque te importa. Claro es una autoridad la que te lo dice, esa autoridad está bien. Después vos lo desautorizaras en la vida y serás autoridad vos y demás. Pero no estoy hablando de un régimen militar, estoy hablando de un respeto, de una dedicación, de una pasión.
Entonces yo no puedo hablar de Educación en general, ni de políticas educativas; sino que se inventó algo, hasta ahora es eso, después se inventarán muchas otras cosas, que se llama escuela, se puede decir escuela, liceo, secundario, universidad, me da lo mismo. Es una Escuela: la Escuela es el centro de reunión donde se va a aprender a estudiar. Aprecien la importancia que tiene la Escuela en el NOA, la importancia que tiene la escuela en la Puna, la que tiene en Jujuy; cuando uno va al interior. La Escuela es el centro del pueblo. No hace falta sacarle una foto con el burrito al maestro rural, no hace falta, es así, la escuela levanta, eleva, a quienes no aceptan el destino de la marginación y la pobreza.
Si en Argentina hay treinta por ciento de pobres hay setenta por ciento que no son pobres y el problema es el setenta por ciento. Porque esos son los que tienen que estudiar, porque los otros los que necesitan es otra cosa que no es educación. Necesitan salir de lo que los postra en la vida. Un chico al que el padre abandonó, que la madre tiene que trabajar todo el día afuera, que vive en un ambiente peligroso, que no come bien, etcétera, no tiene un problema educativo, tiene un problema vital. Entonces cuando hay un problema vital la parte educativa será un ingrediente del problema vital. Pero hay otra gente que come y que no estudia nada, ni en la privada ni en la pública, porque a nadie le importa, porque hablamos todo el tiempo de Educación, cuando tenemos que hablar todos de estudio.
Tendría que haber una pasión y una mística del estudio. Pero no decirle a los otros que estudien, estudiar uno; lo que uno debe hacer, si es periodista, ser un buen periodista, si es ingeniero o maestro, lo mismo. Hacer algo bien nos hace bien.
Hay muchos niveles más allá de las pruebas PISA para medir resultados. Hagamos pruebas Pisa para otros menesteres y no aventuro resultados.
Entonces con el ejemplo de la niña pakistaní, que yo desconocía, porque tal es nuestro provincialismo que nos hace mirar nuestro ombligo, que no tenemos idea de lo que pasa en nuestra tierra, cosas que pasan en el mundo y que tienen que ver con nosotros. Cuando ella decía “Yo doy mi vida para estudiar, no acepto que me prohíban ni nadie que me impida crecer, que me cercene la posibilidad de saber porque esa posibilidad me permite a mí pensar”, me regaló sus palabras que repetí para ustedes.

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 58 Bitácora 59

9 comentarios

  • 1. philo  |  4 diciembre 2016 en 22:40

    Muy bueno profe!!! felicitaciones por la conferencia!
    Hay un ejercito deliberando como mejorar la “educación” y es tan simple..ESTUDIAR
    Si solo pudieramos lograr que nuestros alumnos entiendan que el estudio es una tarea de toda la vida, como usted dice tan importante como respirar seria suficiente
    y las nuevas tecnología…solo una herramienta más.
    Que raro no conocía a Malala..una genia!

    de paso….Feliz Cumple!

  • 2. julioguzmancesar  |  5 diciembre 2016 en 0:17

    Primero feliz cumpleaños. Y segundo y no menos importante, gracias por su pasión contagiosa por estudiar, por leer, por enseñar. En una palabra por vivir…
    Gracias le debo mas de lo que puedo agradecerle.

  • 3. marlaw  |  5 diciembre 2016 en 8:37

    No me queda nada por decir Profesor. usted lo dijo todo. Pienso en esa niña Pakistaní y me imagino a una Mafalda musulmana. Gracias por estar donde está y por hacer lo que hace.

  • 4. Marcelo Grynberg  |  5 diciembre 2016 en 15:09

    Respecto a: “… porque todo ser humano necesita ser reconocido y no ignorado” el tema puede rastrearse hasta Hegel. Mas recientemente, lo retomó Axel Honneth en una serie de ensayos compilados por editorial Trotta en 2011 bajo el titulo: “La Sociedad del Desprecio”. Excelente libro.

  • 5. Filocada  |  5 diciembre 2016 en 15:28

    Hay personas que pronto consiguen abrir su mente para aprender y sienten verdadera curiosidad por todo, con independencia del lugar o los medios; otras se limitan a lo ya conocido y piensan tenerlo todo; tambien existe aquel que descubre su primer libro como si se tratara de un tesoro, y es una pena cuando posiblemente ya no le queda tiempo de tomar otro. Para aquellos que por si mismos no resulta fàcil comenzar es una gran suerte haberse encontrado con alguien que supo despertarlos.

  • 6. juan  |  7 diciembre 2016 en 13:07

    agregaría la poca tolerancia a la frustración imperante, compleja de resolver, ya no como docente, sino como padre. Cuando uno lee, estudia, investiga, produce, etc, resulta frustrante no conseguir resultados, no llegar al objetivo deseado. Deberíamos disfrutar del camino de estudiar pero para eso habría que reformular todo este sistema educativo caduco que se focaliza en los objetivos

  • 7. Aldo  |  7 diciembre 2016 en 13:59

    las sociedades van a un rumbo incierto como para asegurar ” una” educacion ,,, ¿ que pasa con los japoneses que muchos celebran las 10 horas diarias que tienen de estudio y resulta que es uno de los paises con mas altos indices de suicididos de adolescentes-via universidad ?,, Tiene que haber educacion ligada a la cultura local , por lo menos para empesar , si la meditacion-karate es lo tuyo por que se tiene que hacer una educación con exigencias de altismo vuelo ?? esa es una de las contra de la lucha global ,,, Japon es un ejemplo de exigencia global ,, aca , por ejemplo en Formosa se respeta el medio en que el chico nace ,, no digo de andar en patas por los pasillos pero si se respeta el espíritu costumbres de los formoseños o entrerrianos , como de

  • 8. Gustavo  |  11 diciembre 2016 en 18:38

    Yo aprendi mas de historia leyendo a historiadores como Pigna que en la propia escuela. No se como es ahora. Pero antes tambien te machacaban con nombres, fechas, batallas y no aprendias nada. Algunos tambien dicen que la historia esta dada asi a proposito para que nunca se sepa cosas que pasaron. Por el otro lado en educacion se nota que bajamos un monton. Como puede ser que gente famosa, sean periodistas, actores, politicos, etc digan cualquier cosa, insulten al otro, hablen sin saber. No son tipos anonimos que se sientan a hablar en una mesa de un bar. Deben bajar los decibeles. O leer bien, averiguar, informarse y luego hablar. Sin insultar o faltar el respeto,
    O la gente que no respetan las velocidades, maneja borrachos. Los que comen algo en un parque y dejan todo ahi, los que pintan o destruyen monumentos, el “Brasil decime que se siente”. Somos complicados
    Y por otra parte como dice el texto. Si cada vez mas niños estan en la pobreza, se alimentan de mala manera, viven cerca de lugares contaminados, en ambientes violentos hay que resolver todo eso antes para que luego tenga tiempo para educarse

  • 9. rodolfo lópez  |  13 diciembre 2016 en 18:10

    ¡Felices Fiestas! Muy buen 2017 para todos. Saludos..


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: