Bitácora 37

25 septiembre 2016 at 14:39 4 comentarios

Bitácora 37

Vi “El ciudadano ilustre”. Es una fàbula moral, y como lo exige el género, sus personajes deben ser estereotipos. Pero ocurre que estos estereotipos no sólo son construcciones de la ficción, sino habitantes de nuestro suelo.
Hay gente estereotipada. Por eso la película entretiene. Muestra arquetipos que nos encontramos en la calle, en los pueblos. La mirada de resentimiento de los habitantes del pueblo se nos cruzan a menudo. El despecho y la envidia a veces no tienen matices.
Pero si bien hacer de los seres vivos marionetas convencionales es un rasgo de nuestro cine, la propuesta fílmica no tiene porqué aburrirnos. El grotesco transforma la convención en risa exagerando su contorno, lo deforma. Es el arte de la caricatura.
La película apenas roza el grotesco, pero no aburre porque mantiene una cierta tensión. Acompañamos la sensación de que al escritor terminarán por lincharlo.
Es cierto que comienza mal. El discurso del escritor argentino laureado en la Academia Sueca con el premio Nóbel, debe haber sido comprado en una farmacia. Viene en un frasco. Ser artista malhumorado es normal, pero el desprecio hacia quienes nos premian debe mostrarse superior a quienes nos galardonan, si no es así, hacemos el ridículo.
Y esa escena es ridícula, como otras en la que los parlamentos del escritor ni siquiera alcanzan el nivel de los lugares comunes, y menos la de un autor que hace cuatro décadas se fue de la Argentina y que vive en una fastuosa mansión de los altos de Barcelona, empuña un reloj `overdesigned´, se recuesta sobre un Miller, y tiene una biblioteca que hasta el mismo capitán Nemo envidiaría.
No hay diferencia de mundanidad entre el glorificado por la cultura global, y los paisanos que nunca salieron de la aldea.
Pero, ya lo dije, entretiene. La puesta en escena, el circuito por las casas del pueblo, los gestos de los pobladores, y los actores de reparto, están muy bien. El intendente (no sé el nombre del actor), como Brieva y Andrea Frigerio, o la muchachita sexy, todos bien.
Oscar Martinez está duro, como sus discursos. No parece un escritor, más bien recuerda a un actor argentino que se hace el escritor. Y hacerse uno como tal, es poner cara de dispepsia y malhumor ante tanto éxito.
Pero zafa. Se me ocurre que el actor premiado en Venecia, debe haber dicho las mismas frases que su personaje en la peli: por qué no se meten la estatua en el cul….que a mi no me van a petrificar así nomás!
Aunque no, quizás no las dijo.
Recomiendo verla.

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 36 Bitácora 38

4 comentarios

  • 1. alma carolina  |  26 septiembre 2016 en 18:50

    El trabajo de Oscar Martinez me parecio excelente, no es nada facil narrar un cuento en cine con un primerisimo primer plano y lograr la atencion del publico.digamos,Close Up.En relacion su discurso en la Academia, lo tome como un guiño del director y libro.Obvio que nadie reacciona asi ante el PREMIO NOBEL. Me atrapo, porque la adulacion, y falsa admiracion de la gente de su pueblito, queda claro que en realidad, era un gran resentimiento y envidia ante ese escritor que triunfa en el mundo, pero cómo !!!… si se crió en el mismo pueblo, fue a la misma escuela que ellos, y que pasó que se fue de ese lugar y llegó a ser famoso.
    La envidia , no soportar el triunfo de otros es una caracteristica cruel del ser humano.Y “El ciudadano Ilustre” muestra clarisimo ese tema , tanta decadencia que hasta llegas a despreciar al pueblito con mafiosos, corruptos, y los somtaetidos y los que su vida pasa y cada dia es exactamente igual al otro.
    Muy buen guion, direccion, y actuaciones, Sorpresa Dady Brieva en ese personaje, muy bien.
    OPINION MIA. ( con humor).

  • 2. Diego Carbó  |  27 septiembre 2016 en 13:49

    Ayer mismo comentábamos con una amiga el deseo de ir a ver esta película. Si bien, a la hora de ir al cine, me siento algo incómodo por la sencilla idea de que voy a escuchar más el crujir del pochoclo de los vecinos que el audio del film, está vez lo haré para compartir la experiencia contigo.
    Te conocí hace muy poco Tomás. Quince o veinte años más tarde de lo que me hubiese gustado; pero bueno, hay que agradecer igual y por eso te agradezco haberme regalado nuevamente el valioso don de la duda.
    Un gran abrazo.
    Diego Carbó.

  • 3. Pablo Fasoli  |  27 septiembre 2016 en 16:47

    que seductor dady brieva

  • 4. marlaw  |  29 septiembre 2016 en 23:21

    A esta altura del Campeonato todos nosotros formamos parte de algún estereotipo, no hay nadie original.


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: