Bitácora 22

16 agosto 2016 at 15:14 3 comentarios

“El Capital del siglo XXI” de Thomas Piketty es un best seller. No lo he leído. El autor, un investigador de economía política, debido al éxito de su libro, es un conferenciante planetario y un invitado de presidentes. Además, el filósofo Alain Badiou lo hizo partícipe de su programa “Controverse”.
Sintetizamos la conversación entre ambos levantada en You Tube.
El economista tiene una presencia interesante. Mirada aguda, de pájaro, serio sin ser acartonado. No es demagogo, no le tira flores a las víctimas de la globalización ni garrotazos a los poderosos. No trata de ser políticamente correcto ni se cree un gurú de las finanzas. Dice que en el siglo XIX durante la industrialización el crecimiento del capital fue superior al de los salarios. Por eso se dio el proceso de pauperización de la clase obrera en su primera fase– anterior al fordismo – que describieron Engels y Dickens. La miseria proletaria se extendió en el tiempo, y de acuerdo a su parecer, fue una de las causas de la primera guerra mundial. La protesta étnica bajo el imperio austrohúngaro también tuvo que ver con la explotación económica padecida por serbios, y otros pueblos de Europa central.
Después de la crisis del 29, con el New Deal y la intervención del estado en el manejo de la economía, el nivel de vida de los trabajadores mejoró. Este proceso de integración y nivelación social, se aceleró después de la segunda guerra mundial con la consolidación del Estado de Bienestar. Hoy, agrega Piketty, asistimos a un retroceso que nos conduce a un escenario propio de la llamada “belle époque”.
Nuevamente el capital rinde más que el trabajo, y la diferencia de ingresos crece para ensanchar la base, angostarla parte media y alejar la cúspide. Badiou sigue los argumentos del economista y lo acompaña en su denuncia de la situación presente. Pero sostiene que el cambio hacia una sociedad más equitativa no puede basarse en reformas fiscales como pretende Piketty, sino en la movilización de las masas. Y le señala que el estado de bienestar fue posible por la resistencia proletaria y por la fuerza del comunismo que obligó al capitalismo a ceder poder.
Pero, además, de acuerdo a la descripción de su contertulio, se le ocurre una idea original relacionada a la dinámica de los ciclos históricos. Si es cierto que la política económica liberal retorna luego de un proceso inverso que detuvo su evolución, un cliclo progresivo protagonizado por la generación del baby boom, de ser posible la recurrencia de etapas históricas que fueron interrumpidas pero no eliminadas como tales, ¿por qué no pensar que el comunismo no tiene más que un paréntesis de un par de décadas, y que puede volver como ha vuelto su antinomia política? Si las cosas vuelven una vez, ¿que impediría que lo haga una y mil veces?
Por lo visto el “eterno retorno” no es sólo una visión extática del filósofo de Sils María.

Anuncios

Entry filed under: General.

Bitácora 21 Bitácora 23

3 comentarios

  • 1. Ezequiel  |  16 agosto 2016 en 17:23

    Los ismos seguirán siendo prolegómenos

  • 2. Pablo Fasoli  |  16 agosto 2016 en 20:37

    seguro ,,igual lo mismo siempre vuelve con una diferencia

  • 3. marlaw  |  21 agosto 2016 en 6:37

    Leyendo los prolegomenos Kantianos comienzan a cobrar sentido las especulaciones de Wittgenstein


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

agosto 2016
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: