LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 194

10 marzo 2016 at 10:03 7 comentarios

Pero es difícil hablar de una manipulación. Si Sartre hubiera estado convencido de su pensamiento, y seguro del camino emprendido durante cuatro décadas de escritura, la
historia hubiera sido otra. Ni la ceguera ni sus problemas físicos tenían que obligarlo a revisarla en su totalidad y mirarla con distancia e incredulidad, hasta con el desinterés de un filósofo en retirada.
¿Y si consideramos que la ceguera, la invalidez, el deterioro físico, la depresión anímica, crearon la condiciones para que se entregara sin resistencia a la revisión de su obra y a aceptar cuestionamientos que en otra circunstancia y condición, no lo hubiera hecho?
Pero le quedaba un resto de vitalidad y sentía la necesidad de darle un sentido a un legado, y ordenar su obra de acuerdo a esta finalidad. Lévy no lo manipula pero sí podemos decir que se aprovecha del temperamento sartreano de cuestionar todo y cuestionarse sin pausa, para meterse en los huecos gracias al conocimiento minucioso de la obra, y sacar del cofre lo que creyera conveniente. ¿Para qué? Para ver. Son dos ciegos, uno óptico, el otro intelectual, los dos se agarran de la mano y buscan una salida. Con el tiempo, Lévy le describe algunos nuevos pasajes que comienza a descubrir, y Sartre trata de imaginárselos. Con bastante vacilación y torpeza.
El punto de partida ellos ya saben cuál es. Se trata de la moral, la preocupación principal de Sartre. No acepta aislarla de la política. No tiene sentido imaginar una preceptiva moral, una ética de filósofo o de escritor, que sólo tenga ambiciones pedagógicas, didácticas o pretensiones ideológicas.
Es necesario pensar los fundamentos de una sociedad justa, un organización en la que no haya explotación de unos hombres por otros, y en el que la moral se dé por añadidura, de un modo espontáneo, una forma de vida. Si los hombres son justos, ya no tiene sentido pensar en la justicia.
Nuevamente la historia de la filosofía tira de la ropa, y atrae hacia sí como si dijera “no me olvides”. En este caso JJ. Rousseau es a quien hay que evocar cuando de edades de la inocencia se trata. Pero con el agregado marxista. Althusser, que tenía en la mira a Sartre y a su “Critica” cuando elaboraba su marxismo científico, y su crítica del humanismo, en un texto sobre Rousseau, señala los desplazamientos que el filósofo ginebrino realiza para ocultar las llamas asociaciones parciales que dividen a la sociedad. Es decir, las clases sociales. Este ocultamiento tiene la función de llegar a implementar la voluntad general por medio de una promesa unánime que constituye una totalidad autosustentable de libertades mutuamente asumidas.
Pero si se analiza a la sociedad, como lo hizo Marx, en términos clasistas, no soslayando la determinación en última instancia de la economía, la universalidad deseada no se logra con un contrato entre todas las partes. Lo intereses las dividen.
Durante sus sesiones Sartre y Levy se dedican a leer juntos libros de historia de la revolución francesa. Puede llamar la atención que no hagan lo mismo con la rusa de 1917 o la China, pero es en la francesa en donde pretenden focalizar el paso de la fraternidad al terror.
Es en ese pasaje en el que moral y política dividen aguas. Están inmersos en la trayectoria de Robespierre, en lo sucedido después de 1793, y en la figura de Napoléon, que Sartre disfruta cuando dice sonriente que el emperador de la Ilustración que plantó la tricolor en toda Europa era italiano.
Por el lado de los estudios históricos en los que Sartre ya se había detenido en la “Crítica”, llegaban a un impasse. Constataban el pasado pero no los inspiraba para el porvenir. Entonces, se inicia un momento “mítico”. Lévy le advierte a Sartre que corren el riesgo de repetir la maniobra platónica que al quedarse sin teoría recurre a una mentira piadosa.
¿Cómo hacer para que la idea de que todos los hombres son hermanos se haga realidad? Platón para lograr la universalidad dice que los hombres son todos hijos de Gea, de la tierra. Por un lado Lévy dice que una imagen asi puede ser analizada como una mentira piadosa, que tanto habla de la impotencia de su autor por enunciar una verdad, como la de creer que el resto de los hombres adoptará el mito como una verdad.
Es un modismo típico de los filósofos ilustrados el de fabricar mitos para la plebe, una sofística populista.
En “Pouvoir et liberté”, hay una nota del editor, Gilles Hanus, que cita a Lévy que en “Le meurtre du pasteur”, dice que un pensamiento pertenece a lo mítico cuando “lo imaginario se comprende a sí mismo como lo real”.
Vocabulario lacaniano que por el uso que hace Lévy no por eso captura los sentidos que el psicoanalista le da a esas dos palabras en su teoría. Por otra parte Benny dice en “Pouvoir…”: “Sartre, al escribir “La Crítica” `arroja´ su pensamiento como si fueran dados. No `cree´ en su pensamiento. El pensamiento verdadero como si fuera de otro. Pasaje de lo subjetivo a lo objetivo del pensamiento: se forma en lo subjetivo, luego se lo `arroja: en lo (el) objetivo. En ese lanzamiento: apuesta, juego, imaginario.
La creencia reenvía al instante o a lo eterno. El pensamiento está en el tiempo. Rigurosamente histórico.
Po lo tanto, no creamos (desconfiemos) del pensamiento.
Rebelión contra el sometimiento al pensamiento” (38).

El estilo casi aforístico, o escrito con la brevedad de los antiguos telegramas, es usual en los textos en los que Lévy reproduce sus diálogos con Sartre.
No creemos que las palabras “arrojar” (jeter) sean una referencia a Mallarmé, si lo es, ignoramos el motivo de la asociación.
Intentaremos descifrar estos apotegmas: la creencia remite a la eternidad, el pensamiento a lo contingente e histórico. Si el pensamiento se convierte en creencia, entonces vuelca sobre lo imaginario, principio deseante, su concreción, principio de realidad. El pensamiento debe ser motivo de sospecha, no hay que creer en él, es decir, no hay que eternizarlo.
El acto de pensar es subjetivo, pero luego adquiere una forma objetivante en la que se asume el riesgo de todo juego y apuesta.
Lévy pregunta: “¿Cómo evitar que lo imaginario se comprenda a sí mismo como lo real? (que la liberación se convierta en totalitarismo)” (43). Hemos dado un gran paso de la filosofía a la política. Sigue Lévy: “Es necesario revolucionar el imaginario y nuestra relación con él, apoyándonos en su carácter de provisorio (contra las eternizaciones): hacer que el imaginario siga siendo tal por reajustes sucesivos. Es cierto que no puede negarse el efecto de realización del imaginario. Pero lo que es necesario anular es la clausura de lo imaginario, su sobreimpresión sobre lo real (totalidad cerrada)” (ibid 43).
Estas reflexiones parecen infantiles. Un cuento de hadas. Propone soñar con utopías, pero no realizarlas. “Reajustes sucesivos”, ¿qué quiere decir? ¿Una elección por el reformismo que teme decir su nombre? La frase de Marx que habla sobre la necesidad de transformar el mundo y no sólo comprenderlo, ¿qué validez tiene? ¿ A qué conducen estas generalidades que parecen meditadas con la parsimonia y la resignación de dos derrotados?
¿Podremos llamar a este `último encuentro´ – como lo titularía Sandor Marai – el de dos derrotados, uno de los cuales por ser joven busca una salida y el otro le sigue los pasos rezagado y sin esperanza?
Pero `esperanza´es la palabra a la que Sartre no quiere renunciar. Y aparece La Madre. ¿Qué sucede con esta Madre superiora que se les presenta a filósofos e ideólogos que impulsaban el paso de las armas de la crítica a la crítica por las armas?
Rozitchner, Camus, M. Ponty y Sartre, adoraban a su madre biológica, ¿será por eso que pueden sublimarla y hacer de ella una entelequia monárquica? Me refiero a Rozitchner, Sartre, y también Lévinas.
Ni Camus ni Merleau extrajeron consecuencias teóricas de la maternidad.
¿Cómo llegamos a la fraternidad sin terror? ¿Cómo hacer para que el proceso mimético que describió René Girard, no se fagocite a los semejantes y que la especularidad no se convierta en crimen?
¿Habrá que comerse al Padre? Pero, de acuerdo a Freud, es lo que hacemos desde siempre.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 193 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 195

7 comentarios

  • 1. r .nadaud  |  10 marzo 2016 en 12:17

    ‘dos derrotados’ esperando a Godot.
    ‘ se dieron a permutaciones de letras y complejas variaciones’
    ‘se dieron en agregar a la infinita serie más simbolos’
    ‘en la hora de angustia y de luz vaga se detenían a mirar su obra’
    ?quien nos dirá las cosas que sentían?

  • 2. philo  |  10 marzo 2016 en 14:02

    “Si los hombres son justos, ya no tiene sentido pensar en la justicia” y no, el mundo se trasformaría en algo diferente a lo conocido.

    Cuando el vínculo con la madre es tan fuerte, las demás mujeres nunca llegarán a ocupar el lugar de reina para un hombre. (también es de Freud ese placer se busca durante toda la vida sin volver a encontrarlo)

    Me gusta esto que dijo Ernesto Sabato en uno de sus libros: “…son muchas veces los que más orfandad han sufrido quienes más cuidado ponen en la persona amada. Amor que nunca se recibe como descontado siempre pertenece a la magnitud del milagro”

    doy fé

    tambien doy fé lo de comerse al padre, todos mis hijos son varones, y se regocijaron cuando lo dejé.

  • 3. marlaw  |  11 marzo 2016 en 10:03

    Acabo de leer una monografía de tan solo 14 páginas titulada.: Arnaldo Rascovsky y el enigma de la infancia. Historia de un fundador de la Asociación Psicoanalítica Argentina; publicada por Marcela Broninsky. Me gustaría que muchos de los que comparten este foro la pudierán leer. En parte para que se entienda, que al menos en nuestro medio los estudios aplicados del Psicoanálisis comenzarón en el Hospital de Niños es decir en la infancia, y que luego de las investigaciones de Melanie Klein, estas aún fuerón mas atrás para alcanzar la vida fetal. Asimismo que las cosas nunca son procesos lineales. Hay algo que va del niño hacia la madre, y también hay un vínculo que se establece en sentido contrario entre la madre y niño. Como así también entre el niño y su padre y viceversa. Y a todo esto aún se le debe agregar la parte atávica, que se trasmite en el proceso biológico de la gestación, a lo que también se le suma la incidencia exterior del medio. Sí recurriéramos como metáfora para describir esta situación, con la ayuda de la Física, al paralelogramo de fuerzas, podríamos decir que existen un conjunto de tensiones que inciden en uno u otro sentido, y que como colofón de todas ellas también obtenemos una resultante, que incíde directamente sobre las características generales de la personalidad del niño, y mas tarde adulto
    Retornando a Sartre, pienso que cuando nos referimos a él deberíamos tener siempre presente a qué Sartre estamos apuntando, porque así como hubo un jovén Marx al que la historia de la filosofía hace referencia, el mismo proceso dinámico, en mayor o menor medida, se verifica en todas las demás personas por igual.

  • 4. marlaw  |  12 marzo 2016 en 0:02

    Hola Profesor vi su entrevista en C5N, gracias a Magu Trench que me la pasó. Yo no veo TV, ni utilizo redes sociales. Estoy con usted, en todo lo que dijo. En cuanto a la entrevistadora María O`Donell, tengo para mi que ella con el tiempo trata de hacer un manejo, que sí uno no lo advierte, corre el riesgo como decian en mi barrio, de poder “quedar pagando” Anteriormente en una entrevista que le hizo a un funcionario del nuevo gobierno, por radio Continental, con el cuento de que ya se le terminaba el programa, y que todo “rapidito” sucedió algo similar.

  • 5. Tomás Abraham  |  12 marzo 2016 en 19:47

    sì, marlaw, salí disgustado porque me tuvo esperando hasta el final y luego debía responder pitando. pero al verlo, quedé conforme.

  • 6. philo  |  12 marzo 2016 en 21:53

    Me recomiendan un libro y allá voy, me gusta Rascovsky ,hace años hablaba por TV diciendo que los primeros 4 años del niño la madre no debe trabajar cosa que obedecí.
    Pero le cuento, soy docente hace muchos años, y comprometida con lo que les pasa a los alumnos, ahora trabajo en una escuela privada, pero he trabajado en lugares disimiles con alumnos de todos los sectores sociales. Algunos lugares difíciles y marginales.
    Si bien parece que en un gran porcentaje se cumpliría la ley del paralelogramo, he observado que hay chicos con las peores situaciones familiares (incluyendo situaciones tan aberrantes como abusos sexuales) que han derivado en personas de bien, que buscaron mejorar el mundo.
    Por el contrario he visto niños con padres amorosos que se transformaron en tremendos patanes.
    No creo que haya una determinación, me parece que es multifactorial el proceso..es muy complejo.

  • 7. Filocada  |  13 marzo 2016 en 13:05

    Por todo lo necesario que sea conocer la actualidad política parte quizas tambien de la filosofía cada vez se encuentra uno más cansado de escuchar lo mismo en todas partes, soluciones milagrosas que en el mejor de los casos los partidos y sus intereses se encargan de destrozar. A pesar de ello habrá que no tirar la toalla y seguir contentándose con esas pequeñas migajas que algun componente de la clase política se atreva a conceder.


Categorías

Calendario

marzo 2016
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: