Una eventual presidencia de Scioli

18 octubre 2015 at 8:14 16 comentarios

Un escenario posible con Daniel Scioli presidente
De acuerdo a las encuestas es posible que en las próximas elecciones Daniel Scioli sea nuestro próximo presidente. Si esta eventualidad llegara a suceder, la expectativa naciente hará que todos los rechazos, sospechas, temores y aversiones que su figura produce tanto en sectores kirchneristas como en los de la oposición quizás se ventilen un poco, los prejuicios se despejen otro tanto, y las prevenciones pasen así a un cuarto intermedio.
Haré un ejercicio de imaginación sobre el rumbo que puede darle a la política al menos en sus inicios, ya que, más tarde, las exigencias que impondrá el contexto futuro son imprevisibles.
Scioli no modificará el relato. Pronunciará la palabra “bolivariano” cuantas veces sea necesario, se sacará fotos con Evo, acusará al orden financiero internacional de lo que padecen muchos países y pueblos, invocará a Jauretche y Scalabrini, se definirá como un peronista del tercer milenio, y complacerá de este modo a sectores culturales que conservarán además de su vocabulario, algunos cargos, y nuevas sumas de dinero para subsidios.
Modificará la relación que desde el año 2008 tuvo el kirchnerismo con los grandes medios. Tendrá un trato amable con Clarín y La Nación, no interferirá con sus negocios, no los perseguirá reabriendo juicios o presionándolos por deudas con el fisco, y bajará el tono de la confrontación.
Como moneda de cambio la prensa “hegemónica” devolverá amabilidades mediante un tono mesurado en sus columnistas y paciencia acrítica ante los acontecimientos.
Al nuevo presidente no le interesará tanto tener una prensa adicta y militante que le recordará proseguir a rajatablas el “modelo”, sino otra de más envergadura acompañándolo en sus medidas políticas.
El frente comunicacional será importante, por lo que dará entrevistas a periodistas reconocidos, y habrá conferencias de prensa con preguntas, sino a él, a voceros hábiles en el oficio.
Hará cambios en el Indec, lo que le deparará un gran reconocimiento, y tendrá gestos de respetuosidad institucional con la Corte Suprema. Todo esto le valdrá adhesiones y muchos anunciarán que algo nuevo acontece en la Argentina. Se hablará de mejora en la calidad institucional.
Se propondrá no diferenciarse demasiado con la época anterior, pero hará un uso doble de la simbología diferenciando la época nestoriana – en la que fue vicepresidente – de la cristinista, en la que fue un marginado y atacado gobernador.
Hará cambios en ATC, manteniendo Paka Paka y produciendo nuevos programas de ficción, dando por terminado el ciclo 678. Confirmará la dirección del Canal Encuentro que tantos elogios ha recibido.
La política económica es un misterio, como lo es la suerte que puede tener un navío de poco calado cuando se aventura en océanos de aguas embravecidas. Nuestro país necesita inversiones y financiamiento. Podemos multiplicar las hipótesis de las medidas posibles para revertir la situación, pero de poco servirían. La Argentina no es la que marca el terreno y es la figura que más apremios tiene en la mesa de las negociaciones. Lo más probable es que nuestro país pague más de lo que desea si quiere salir del atolladero, ya que el mentado tema del cepo es una variable dependiente del acuerdo con los acreedores, como también lo es la inflación.
Un estado que debe pagar tasas de un 9% en dólares si es que encuentra alguna fuente crediticia, que tiene entre 25 y 30% de inflación anual, 4% de déficit, y que perdió la mitad de sus reservas en pocos años, no puede obtener lo que necesita con el mero reclamo de justicia y una denuncia global de todos los buitres en acecho.
La plata dulce del consumo con sus doce cuotas sin interés y el dólar turístico y de ahorro, subsidiado con las reservas y costos financieros disimulados en el precio, no durarán. En el terreno social, habrá un tira y afloje con los gremios sin resultados ni acuerdos inmediatos respecto de las paritarias, del impuesto a las ganancias y la distribución de fondos adeudados de las obras sociales. Dará, prometerá y postergará medidas según los recursos con los que cuente.
La calle se mantendrá caliente y habrá quienes provoquen actos de violencia para luego denunciar una era represiva. Dejo de lado toda profecía en lo relativo a quien ocupará la gobernación de la provincia de Buenos Aires.
De ser Aníbal Fernandez habrá palos, si es María Eugenia Vidal, también, pero para quien gobierne.
Scioli recibirá a la dirigencia del campo, abundarán las fotos y las declaraciones de buena voluntad. Pero el tema de las retenciones dependerá de los aportes que hagan las cerealeras en billetes verdes una vez liquidados los porotos.
Scioli implementará su propia “transversalidad” con la tropa opositora, tanto del kirchnerismo duro como la de los partidos políticos. Incorporará referentes masistas, quizás también de partidos menores, contemporarizará con los de la Cámpora, pero tendrá aliados débiles y acomodados de segundo nivel. Habrá “borocotazos” en todos los sentidos.
No habrá un mani pulite, ni anuncios de juicios y menos una Conadep por corrupción a quienes gobernaron hasta ahora. Argentina no es Brasil, nadie quiere una ley del arrepentido porque el dedo acusador le puede caer a cualquiera, más aún a quienes formaron parte de la clase dirigente en los últimos tiempos.
Futbol para todos tendrá ingresos provenientes de apuestas y reducirá los aportes públicos como la propaganda oficial; respecto de Aerolíneas Argentinas se conducirá con pies de plomo para no chocar con el gremio en caso de que pretenda abrir el juego a nuevas empresas de aviación.
La educación seguirá igual, estará conducida por los sindicatos docentes y por el gobierno nacional que mejorará el mínimo dejando en manos de los gobiernos provinciales la cobertura del escalafón. Nuevamente sólo se prestará auxilio a los gobernadores adictos a la presidencia.
En cuanto a la política profunda, la que no se limita a los análisis, fisionomías y diagnósticos de los protagonistas locales, el país se halla en una encrucijada. La remanida frase de que está fuera del mundo, de poco vale si se reduce a la integración financiera, pero algo de verdad dice respecto de las alianzas que se establecen en la actualidad y que determinarán el curso de los acontecimientos.
La historia de la civilización pasó de la dominación marítima en el Mediterráneo a la conquista de tierras a través del Atlántico. Hoy el interés geopolítico vira hacia el Pacífico, océano que nos es inaccesible de modo directo.
Es difícil suponer que nuestro país pueda abastecerse en divisas y nuevas tecnologías con una alianza exclusiva con la China, alejada de los convenios recientemente firmados entre EEUU, Japón, países del sudeste asiático y los que se extienden por nuestro continente entre México y Chile.
En Brasil se discute mucho sobre la utilidad del Mercosur y hasta qué punto la Argentina es un socio adecuado para potenciar el desarrollo conjunto, y si no es mejor buscar alternativas comerciales en otra parte. La crisis del PT juega en nuestro desfavor.
Por eso corremos el riesgo de cierto aislamiento respecto de regiones económicas vitales para la economía nacional.
Insistir con que privilegiamos el mercado interno, como aquel dicho de vivir con lo nuestro, parece una condena más que una esperanza. Hoy en día las unidades político-económicas son las regiones y los bloques, más allá de las resonancias que suscitan los relatos emancipatorios, las vindicaciones tribales y los plebiscitos por deseadas autonomías.
Scioli no empleará la rispidez y la agresividad de las presidencias kirchneristas si quiere evitar ser un camaleón y esfumarse, tampoco contrastará en exceso con los que se fueron. Dividirá para reinar con medidas alternadas y simbolizaciones más amplias, hasta que se sienta con algo de fuerza financiera para reconstituir la caja y presentar proyectos de desarrollo.
Los primeros tiempos de su mandato, no serán iguales a los que terminan, tampoco del todo diferentes, sino algo parecido.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 147 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 148

16 comentarios

  • 1. Aldo  |  18 octubre 2015 en 14:08

    El valor que tiene Abraham para la discucion política queriendo dejar afuera a 678 ,,,, a los de la vereda del frente ,,,,, uno diría que no es democrático , pero ya esta todo dicho

  • 2. silviacrescini  |  18 octubre 2015 en 18:44

    Totalmente de acuerdo. Alguien tiene que romper el fuego!

  • 3. Sergio R.  |  18 octubre 2015 en 21:11

    Buen ejercicio el de practicar la profecía política, no se si muy fructífero, porque no se qué significaría acertar o errar, ¿mejor comprensión de la realidad o simple casualidad?

  • 4. r.nadaud  |  19 octubre 2015 en 9:30

    llegará el turno de 9-10-11.
    la canallada, etapa superior de la canalla.

  • 5. Leonor Liliana César Güerri  |  19 octubre 2015 en 10:38

    De acuerdo en general con Abraham.
    Me parece que hay algunos puntos esenciales respecto de los cuales Scioli mismo no tiene mucha idea -más allá de que hará lo que la relidad le vaya permitiendo, como todo el mundo-: cuánto y cómo se devaluará y qué hacer con los subsidios.
    Claro, todo irá dependiendo de la plata de afuera que consiga. Y para eso me remito a lo dicho por Abraham.
    Eso sí, sea como sea, a ajustarse los cinturones.
    Pero bueno, no tener que soportar más a la doña hará más llevadera la cosa.

  • 6. magu  |  19 octubre 2015 en 19:05

    DON ABRAHAM ¡A qué número jugamos por la quiniela?…jaja, //Hizo una descripción de las motivaciones hipotéticas por las cuales MACRI tendría deseo de ser PRESIDENTE (originadas en la relación con su padre) ¡podría hacer lo mismo con SCIOLI ?. En el aviso dice: yo sé lo que tengo que hacer y cómo hacerlo, acompañame, o dejame pero no dice que tiene que hacer y como lo hará, lo deja como un ENIGMA. El solo trabajó como empleado de su padre y además hizo deporte, luego estuvo con cuanto político poderoso hubo desde los noventa hasta ahora, ?cuál es su mérito?: Las estaciones de trenes de provincia (cruzando la general paz, los caminos, las calles inseguras por la noche, la desidia de hospitales, de colegios……eso salta a la vista en toda la provincia y encima dice: vamos por más o algo así (seguiremos avanzando) ¡hacia dónde?, hizo una declaración de bienes como la de un adjudicado del FONABI se alió como vice a un hombre peligroso ¡cómo confiar en él?, En el 87 recuerdo cuando por accidente en su casa (haciendo un asado en el departamento) murió el pobre portero, . La ún ica que idjo una gran verdad sensata fue su pobre esposa bonita y rodetuda, KARINA (la dulce) : LA MARCHA PERONISTA ESTÁ EN MODO MENOR

  • 7. philo  |  20 octubre 2015 en 8:37

    que perverso el sistema….delegar la responsabilidad en alguien y no tener ninguna certeza de para donde rumbeará

    tal vez el problema es que los argentinos aún no logramos salir de la minoría de edad …

  • 8. magu  |  20 octubre 2015 en 8:43

    DON ABRAHAM

    Agregue para su vaticinio (entre SCIOLI Y MACRI prefiero a MACRI), que en vez de EL NESTORNAUTA se editará el MOTONAUTA

  • 9. r.nadaud  |  20 octubre 2015 en 12:26

    donde rumbe lo hará en Katamarán.

  • 10. marlaw  |  20 octubre 2015 en 14:01

    Philo Parecía que ibamos a salir, pero como en el juego de la Oca desde principios de los 90s hasta ahóra volvimos a retroceder varios casilleros. En este momento debemos estar con menos -10

  • 11. philo  |  20 octubre 2015 en 16:45

    Me parece que ahora para llegar en La Ñata prefiere el helicóptero

    País generoso!!!

  • 12. rodolfo lópez  |  23 octubre 2015 en 15:29

    El comentario de TA parece aceptar como más que posible el triunfo electoral de Scioli; hoy es natural especular con esa eventualidad, otros lo hicieron, como Jorge Asís en el programa de Fantino.

    En blog filosófico y literario, ¿por qué no poner la lupa además en quién escribe o da entrevistas? (TA dio una ayer a M. Montenegro).

    Con Fantino Asís dio una cátedra de realismo irónico Él, varias veces pronosticador del fin inminente del modelo, de un fin caótico, y que se regocijaba ante ese desenlace por él auspiciado, que pondría en ridículo a “la doctora, su pretendida revalorización de los setenta y “los muchachos de la agencia de colocaciones cámpora”; ejercía esa despiadada crítica en tono socarrón desde un lugar que, revisada su jerga, podría tranquilamente describirse así: un propio peronismo auténtico (los K nunca lo fueron), un reivindicado leal menemismo -de quien fue embajador- y una cierta amargura justamente por haber perdido ese esplendor y esa jerarquía.
    Lo curioso es que con Fantino, hace pocos días, comentando el triunfo de Scioli y burlándose de Macri (acaso el nuevo necesario enemigo y bufón)… ¡Asis negó ser peronista!

    El Profesor por su parte, en nota y reportaje, hace una sobria descripción del nuevo posible escenario, las medidas que podría tomar scioli en un principio, su ambigüedad frente a la virulencia del relato; da idea también del lugar objetivo que ocupa Argentina en el mundo, que le hace impracticable vivir con lo suyo, los problemas reales que tiene el país y que debería enfrentar quien lo gobierne; y sobre el final de pronto la emprende contra los ultra antiperonistas como Carrió o Iglesias, a quienes descalifica.(¿Serán ellos los nuevos enemigos o bufones de quienes reírse al cabo de 30 o 40 años de gobiernos peronistas?)
    (Con Montenegro ayer TA se jugó por Vidal frente a A. Fernández)

    Revisando el contenido y las formas de los dichos de TA, con respeto, uno podría advertir una sorprendente nueva complacencia de Abraham con el peronismo!, del que fue un crítico acérrimo; desde el histórico del ¨45 hasta el actual K de hace pocos días. Una sobria tolerancia anticipada. ¿no es demasiada su generosidad?
    Scioli encarna en el contrapunto Asís-Abraham un curioso “ser y no ser” del peronismo. Para uno ya no “es” y el otro justo lo reconoce
    La virtud que S. ofrece sería cierto apaciguamiento de las formas; ¿eso alcanza para hacer posible la deseable reconciliación de los argentinos con su pasado, para mirar así el futuro y encontrar juntos el camino del progreso?. Ojalá.
    ya no creo, no me parece.

  • 13. marlaw  |  23 octubre 2015 en 18:50

    Los Partidos Políticos tal como los conocimos se fuerón desarticulando, fracturando, y desapareciendo, durante la década de los 90s, que se correspondió con la època de Menen. Pero convengamos también, que como todo peronismo que se precie de ser tal, el peronismo instala y la sociedad acepta casi sin chistar, las reglas de sentido comun adecuadas para cada momento. Así como muchos son los que saltan, cuando se lanza la frase: “el que no salta…” es tal cosa, gran parte de la sociedad, sobre todo los sectores medios y altos, saltarón y adecuarón sus idéas al compás de lo que estaba bien pensar y asentir, decidido desde el gobierno menenista, difundido y diseminado por los medios de comunicación adictos. El peronismo se las ha arreglado siempre muy bién para imponer desde el Poder que es lo que se debe pensar y en qué cosas se deben creer, sean esas idéas de izquierda, de derecha o de centro, o sean estas un mix de todas juntas, adaptadas a las necesidades fluctuantes que le imponen las circunstancias. Desde el poder se trata de uniformar el pensamiento social. “Peronístas somos todos” decía Perón. Pero el intento de vaciar de contenido a los Partidos Políticos, aparece en la década anterior, liderado por el creador de dos siniestros personajes:: “doña rosa” y “el enano fascista” (que teníamos todos según él)
    Para llevar a cabo la demolición del sistema de partidos instalarón en la opinión pública, el falaz problema de”las listas sábanas” Con este epíteto, se pretendía decirle a la ciudadanía, que estaba mal, muy mal, que los partidos políticos democráticamente celebraràn elecciones internas, para elegir a sus candidatos. Preguntense por quienes son ahora los que eligieron a los cuatro candidatos que se presentan como aspirantes a gobernarnos y quienes eligierón a todos los ilustres desconocidos que figuran en las boletas electorales. Preguntense por cuales son las voluntades que instalarón a esos candidatos en el lugar que cada uno de ellos ocupa, y a quienes deberan rendir cuentas, en el caso de apartarse de un programa político, sí acaso ese programa existiera. Por ahora lo que se consiguió “con el moderno sistema”, es que un vivillo llegado del extremo sur del país, y luego su mujer se hicieran con el poder por largo tiempo, y estamos a punto de que el próximo presidente sea un motonauta, devenido en político que le habla a la gente con palabras que le escriben otros, para que las repita frente a una cámara de TV.

  • 14. Ezequiel  |  23 octubre 2015 en 22:01

    Argentina y su permanente prolegómeno

  • 15. marlaw  |  27 octubre 2015 en 20:40

    Una frase de Martin Heidegger, que rima con nuestra actualidad política

    ” todo Poder depende de lo que domina. Pero de la esencia de todo auténtico Poder tambíen forma parte, sin embargo, pasar por alto, o aún mas, tener que pasar por alto esta dependencia, es decir, no admitirla jamás.” (Extraida de: “La Voluntad de Poder como conocimiento”

  • 16. marlaw  |  29 octubre 2015 en 15:30

    Por las dudas aclaro que la cita en mi comentario N# 15 corresponde a la lectura que hace Martin Heidegger sobre la obra de Nietzsche


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 92
marlaw en Bitácora 92
Marcelo Grynberg en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90

Calendario

octubre 2015
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: