LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 146

10 octubre 2015 at 10:33 22 comentarios

Pero Sartre ya ha decidido el flanco al que quiere apuntar para que su ataque sea efectivo. Es una víbora, su lengua es bífida. El primer mordisco es a los favores estéticos que distinguen a Camus hombre, esa presencia atractiva, que “fue para nosotros la admirable conjunción de una persona, una acción y una obra”. Agrega en tono amistoso: “quizás mañana vuelva a serlo”.
Un hermoso y valiente varón que se ha convertido en un ser con una sonrisa falsamente serena que se da aires de superioridad. Y pregunta: “¿habrá un racismo de belleza moral”?
Interesante concepto éste que individualiza al racista no sólo desde el punto de vista de la moral, sino de la belleza moral. Sartre no habla del puritano, el que ausculta el bien ajeno y sopesa el grado de su perfección, sino de una de las formas de la discriminación que segrega al feo moral de acuerdo a un ideal de belleza.
¿No lo hacían los griegos? De acuerdo a los filósofos atenienses, quien era esclavo de sus pasiones, incontinente con el sexo y las comidas, podía seducir a otro esclavo arrastrado por las mismas pulsiones, pero nunca a un amo de sí mismo. Por eso Sócrates era seductor a pesar de su barriga, de su nariz, de su estampa. El saber no sólo elevaba sino que embellecía, y la moral platónica nos hace más resplandecientes.
Esa “serenidad” de Camus, ese aire mediterráneo, el cutiz bronceado por el sol de Argel, para Sartre es falso, rasparlo contra una piedra de toque, de un “basanós” como decían los griegos, demostraría que es un fraude.
La otra punta de la lengua tiene que ver con la política y la historia, con el aspecto edificante de la posición de Camus. Pero antes, no puede dejar de señalarse una actitud despectiva que convierte a esta discusión en un asunto también personal.
Camus no se dirige a quien escribe el texto que critica su obra, sino al director de la revista, es decir que trata a Jeanson de lacayo y a Sartre de intrigante que manipula detrás de una guarida.
Sartre sale de su mentado escondite y va directo al tema. Si de lo que se trata es de denunciar la existencia de campos de concentración en la Unión Soviética bajo Stalin, y sostener que a pesar de que se trata de la patria del socialismo, es un hecho inadmisible, no tiene reparos en hacerlo porque ya lo ha hecho. Pero no puede ignorar el uso innoble que una prensa burguesa lleva a cabo en nombre de la libertad de los explotadores para que sigan dominando.
No se puede condenar sin más a la URSS por la existencia de esos campos a pesar de lo abominable que nos parezca el asunto. Hay una guerra y no hay mediadores. Una vez que el socialismo triunfe habrá tiempo para mejorar lo que está mal y perfeccionar el sistema. Pero no hay salvoconducto para merodear por territorios neutrales.
Sartre dice que la cortina de hierro es un espejo en el que se refleja nuestro sistema de inequidades. Nos devuelve a nosotros mismos. Por eso afirma que en lugar de denunciar el mal con gratuidad, se debe adoptar otra actitud: “En cuanto a mí, al contrario, me parece que la única manera de acudir en ayuda de los esclavos de allá, es tomando partido por los de aquí”.
Raymond Aron en su libro “L`opium des intellectuels” se refiere a esta discusión y respecto de esta posición militante de Sartre, dice: “este razonamiento es el mismo que emplearon los reaccionarios y los fascistas en Francia desde el año 1933 hasta el 39, quienes reprochaban a los hombres de la izquierda publicar proclamas y organizar manifestaciones a favor de los judíos perseguidos por los nazis. `Ocúpense de sus propios asuntos´, decían, barran la puerta de sus casas. El mejor modo de ayudar a las víctimas del Tercer Reich, es atenuar los sufrimientos de la crisis, del colonialismo y del imperialismo´.” (pag 64)
Aron dice que estas protestas, por el contrario, siempre pueden tener un efecto positivo al inquietar a los represores, lentificar la caza de disidentes, o mitigar las persecusiones racistas. No sólo se piuede citar el caso de los nazis, sino también la incidencia de la opinión pública sobre la segregación de los negros en el sur de los EE.UU.
Pero dejemos por el momento a Aron, la mancha blanca de un cuarteto animador – con Sartre, M.Ponty y Camus – de las polémicas filosóficas y políticas de la posguerra, el único que invocaba la tradición liberal y a epígonos como Montesquieu y Tocqueville, para que podamos volver a nuestro vocalista principal.
Sartre dice que Camus usa materiales de segunda mano. No es el único que lo afirma, Aron también menosprecia la calidad argumentativa de Camus. Si se había resaltado en el comienzo de la polémica una cuestión de altanería de parte del franco-argelino, en este caso no se trata de los aires de superioridad de parte de la belleza moral, sino del menosprecio que manifiestan quienes transitaron por las mejores instituciones de la educación universitaria, con su sólida formación teórica, frente a provincianos que sólo imitan como pueden, a partir de manuales de divulgación, el pensamiento de los maestros.
“Que manía tiene usted de no acudir a las fuentes!”,le lanza Sartre a Camus, en especial en lo que respecta a la obra de Marx. A esta falta de consistencia filosófica se le suma un purismo moral que le hace decir a Sartre que si a su antiguo amigo le disgusta y escandaliza tanto el capitalismo explotador como la opresión soviética, le queda irse a vivir a las islas Galápagos. Largar la toalla en nombre de una condena total al mal que habita el mundo, y a la manera de los anacoretas, irse a rumbear por el desierto, es, para Sartre, mera tontería. “Estamos enjaulados, dice, amenazar con su retiro al desierto…tanto más que sus desiertos no son más que, en todo caso, una parte apenas menos frecuentada de una jaula que nos es común”.
Respecto a la remanida afirmación de que la historia no tiene un sentido programado, que no hay teleología ni finalidad salvífica que justifique ningún tipo de acción política, la respuesta de Sartre es tajante. Dice que lo que no tiene sentido es preguntarse sobre el sentido de la historia. El problema no reside en conocer su finalidad sino en darle una. Nadie actúa con miras a la historia, agrega, los hombres están comprometidos con proyectos de corto plazo y con sus necesidades más inmediatas.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 145 El debate entre los candidatos (Perfil 11/10/2015)

22 comentarios

  • 1. marcelo  |  10 octubre 2015 en 11:15

    Buen artículo. El último párrafo, donde dice , “Respecto de la remanida…” me parece excelente.Es el Sartre que me gusta.

  • 2. philo  |  10 octubre 2015 en 13:42

    Y la tenía Sartre con Camus

    Para mi viene por el lado de las mujeres.

    Seguro Camus tenía más arrastre. Se lo nota mujeriego, en cambio Sartre parece un sentimental.

    Que quiere que le diga yo sucumbo ante un mujeriego,Son tan creativos para engañar,

    Siempre digo en este gran teatro que es la vida hay que ir donde mejor saben actuar.

  • 3. marcelo  |  10 octubre 2015 en 14:18

    sartre tambien era mujeriego.

  • 4. philo  |  10 octubre 2015 en 15:16

    puede ser, pero con ese aspecto (era feo, nervioso, con ese pucho inseparable, síntoma de un chupete o destete mal resuelto,jaja)seguro se le hacia cuesta arriba…en lo que a mi respecta no lo elijo ni a palos

    yo voto por Camus, tiene la típica mirada de tramposito que toda mujer quiere conquistar aunque sea por un ratito

    sigo pensando que tras el debate intelectual había algo más que ideas contrapuestas…. también los hombres tienen sus cuitas,jajaj

  • 5. magu  |  10 octubre 2015 en 15:57

    DON ABRAHAM
    y pan rayenses

    Estas últimas tres lecciones me producen bastante angustia, vacío, duda y acidez. En un punto lo entiendo a CAMUS, enojado con JEASON pero más con SARTRE por criticar a su libro. Pero no comprendo el término de BELLEZA MORAL y de DISCRIMINADOR DE LA FEALDAD MORAL (tildandolo a CAMUS). SARTRE al responderle la carta, parecería implíscitamente “hacerse cargo de tener conocimiento de los campos de concentración, tortura, censura y desapareción, de STALIN y aún asi, seguir apoyando al comunismo”. Sobre lo de Ir dándole una finalidad a lo qeu va acontenciendo: tomar decisiones, enfrentar, participar, apoyar, defender, abstnerse o evitar UNA GUERRA, UNA MEDIDA, UNA CONDENA, es cierto. (Eso lo dice SARTRE) las cosas se van decidiendo sobre la marcha más allá de una postura. Pero sin embargo él adhirió a una ideología inflexible, cosa cuestionada por CAMUS (más nihilista). Esto de que SARTRE sabía lo que ocurría, y decir que se debe seguir apoyando la causa, y que luego se CORREGIRÁ al régimen, me recuerda a cuando el PAPA FRANCISCO fue a CUBA y no habló con los disidentes, muchos politólogos dijeron que fue UNA ESTRATEGIA SABIA Y MAGISTRAL para no causar alejamiento de LOS CASTRO con EE UU. A mi me pareció una postura más bien CÓMODA.
    Ahora, DON ABRAHAM, sobre LA AMISTAD en la misma linea o en otra apartada……considero que la VERDADERA AMISTAD, no se basa en TENER IDEAS O CREENCIAS IGUALES, sino en algo más mágico, en una forma de disfrutar o de entender la vida, más ENERGÉTICA, Porque basta ver a una persona que milita en un partido o es devoto de una religión, cuando la deja, todas las amistades que tenía también se alejan de él, pero el verdadero amigo perdura. (GUAQUIERI; Don Camilo con le comunista//// Recuerdo que BERTOLT BRETCH criticaba a KURT WEILL porque se había aburguesado en Hollywood haciendo música más pasatista. ¡nO tenía derecho el pobre?, habiendo escapado de su pais, y con toda su familia muerta ¡uno siempre debe conservar una postura por una ideología que no es más que teoría?……las ideologías limitan, engañan y deforman a la vida. La FE no, los sentimientos hacia DIOS buenos, en cambio, AMPLIAN LA VISIÓN DE LA VIDA, nos hacen verla con más compasión y compromiso (o al menos esos intentamos los más vehementes, enojones, e inconformistas).

  • 6. Aldo  |  10 octubre 2015 en 20:48

    me acuerdo del Camus para principiantes , que buena época aquella

  • 7. magu  |  10 octubre 2015 en 21:09

    Lo demás que puse no cuenta. Esto pasa seguido, el sentimiento de defraudación, de alguien que uno admira por su proceder político, por sus ideas afines (sus maneras de resolver problemas o de manifestar sus opiniones o consejos) y de pronto, o se siente blanco de una crítica peyorativa, o ve que esta persona a quien uno admira es humana, y al parecer de uno se equivoca en determinados pronunciamientos. Hoy en día vemos mucho esto en la política, como admiramos a un Alfonsín en un prmier momento y luego nos sentimos defraudados (PASCUAS), etc, etc. Quizás, CAMUS vio (sospecha) que SARTRE en el fondo (a pesar d elo que decía) era un poco discriminador por verlo argelino y no académico (solo un escritor, sin títulos)…..y eso si le dolió en el alma. Sería lindo hacer una dramatización y adivinar qué le dolió profundamente. Esto me recuerda a FREUD con JUNG, solo que ahi, JUNG era discípulo, pero por h o por b esto pasa, la gente se distancia, cuando tenían causa común y admiración mutua. Con respecto al PAPA, y a mucha gente que es tan humanitaria y que uno NECESITA UNA OPINIÓN. me duele que no hable de SIRIA, (se escapa),,,,,,,de RUSIA, de intervernir o de no intervenir. Uno también tiene que hacer un ejercicio diario de FORMAR UNA OPINIÓN PROPIA (en la medida en que se informe responsablemetne) sobre LOS TEMAS DEL MUNDO. A pesar de disentir de las personas a las que sigue en un programa, Pero la amistad NO ES TOTALITARIA, y las ideologías no sirven para responder a todo, …..ni siquiera a la economía.**Qué pensaría CAMUS sobre ORIENTE hoy, y SARTRE ?se volverían a amgiar por pensar igual?, Yo pienso que alguien tiene que poner un freno a las matanzas,,,,,,,,no sé como (pero que intervengan).

  • 8. marlaw  |  10 octubre 2015 en 22:41

    No se puede condenar sin más a la URSS por la existencia de esos campos a pesar de lo abominable que nos parezca el asunto. Hay una guerra y no hay mediadores. Una vez que el socialismo triunfe habrá tiempo para mejorar lo que está mal y perfeccionar el sistema. Pero no hay salvoconducto para merodear por territorios neutrales.
    Sartre dice que la cortina de hierro es un espejo en el que se refleja nuestro sistema de inequidades. Nos devuelve a nosotros mismos. Por eso afirma que en lugar de denunciar el mal con gratuidad, se debe adoptar otra actitud: “En cuanto a mí, al contrario, me parece que la única manera de acudir en ayuda de los esclavos de allá, es tomando partido por los de aquí”.

    En principio debo reconocer, que me encuentro distanciado años luz de este debate, no obstante o quizás debido a ello, el mismo me suena como un juego retórico, y/o como un enfrentamiento de egos mas aún sí se tiene en cuenta que este se deliza hacia el terreno de las agumentaciones ad hominen. Lo cierto del caso es que la fe socialista llegó a hacer uso y abuso del argumento por el cual, alcanzar el socialismo todo lo justificaba, porque precisamente se trataba de una fe ciega. En otras palabras: cuando el fín justifica los medios, el debate queda obturado, no hay mas nada que decir.

  • 9. marlaw  |  10 octubre 2015 en 23:08

    philo No siempre los mujeriegos requieren del engaño.En este terreno engañar equivale a hacercela mas fácil al otro, y al contrario decir la verdad pone las cosas de frente, y exime de culpas.

  • 10. philo  |  11 octubre 2015 en 10:52

    Marlaw, solo hablaba en broma.

    Soy de vínculos únicos e intensos

    De todos modos me producen curiosidad.

    Tal vez debería probar con algunos, tan solo como trabajo de campo para tratar de entenderlos y elaborar una tesis ,jajjaaj

  • 11. marcelo  |  11 octubre 2015 en 13:59

    a ver si levantan el debate muchachos , que es eso de vinculos unicos e intensos!!

  • 12. philo  |  11 octubre 2015 en 14:25

    La última vez que alguien me dijo que decir….apenas sobrevivió para recordarlo.

    De todos modos profe, si usted quiere censurarme, le juro no tomaré represalias

  • 13. marcelo  |  12 octubre 2015 en 14:53

    a ver si te animas…

  • 14. Diana  |  12 octubre 2015 en 15:59

    Qué decir de este escrito, que puede disparar comentarios en diversas aristas y de hecho lo hace. Sin embargo ,es usted profesor el que relata y el que conoce realmente la situación de estos dos grandes pensadores.
    Yo estoy más cerca de Camus, por simpatía literaria; me encontré con su obra, en forma inesperada hojeando libros en una compra-venta, un libro pequeño, aunque llamativo, una novela corta:La Caída. Él, se refreja y parece contar aspectos de su vida, a través del personaje, un abogado francés, que habla de si mismo,de su debilidad por las mujeres, en un encuentro con un compatriota en un bar de Ámsterdam.No lo voy a contar, pero atormentado por la caída de una muchacha desde el muelle del Sena…..una caída que de algún modo,precipitó otra caida;la propia.
    Como todas sus obras, aquí se observa el pulso literario de un escritor novel; que obtuvo el premio Novel de literaratura . Sartre, es magnífico también, su libro Ser y Tiempo, su existencialismo estuvo vigente por décadas y La náusea ,por mencionar algunas de sus obras. Pero lo que Sartre, no podía perdonarle a Camus, es el glamour natural que éste tenía, como un áurea en todo lo que hacia. Ambos, estan entre los grandes autores que nunca terminamos de leer.

  • 15. magu  |  12 octubre 2015 en 17:15

    DON ABRAHAM encontreé la carta leída en youtube, habla JEANSON (ocho minutos) con gymnopedies de fondo (1, 2 o 3 ) de ERIC SATIE https://www.youtube.com/watch?v=_iW74PnBIGo

  • 16. magu  |  12 octubre 2015 en 17:25

    ESTE ES EL ORIGINAL https://www.youtube.com/watch?v=Erel0LhYLP4

  • 17. marlaw  |  13 octubre 2015 en 17:00

    Je ne comprends pas

  • 18. marlaw  |  14 octubre 2015 en 2:13

    “El Ser y la Nada” es el tipo de libro que no puede ser leído sín la ayuda de un (personal trainer T.A: dixit)

  • 19. marlaw  |  14 octubre 2015 en 2:31

    “Interesante concepto éste que individualiza al racista no sólo desde el punto de vista de la moral, sino de la belleza moral. Sartre no habla del puritano, el que ausculta el bien ajeno y sopesa el grado de su perfección, sino de una de las formas de la discriminación que segrega al feo moral de acuerdo a un ideal de belleza.”

    Quiza sea yo el equivocado, o el que no comprende, pero me pregunto si la belleza, de cualquier órden que esta sea, por una parte no se relaciona con la sensibilidad del sujeto que la observa; y sí se puede considerar al desagrado como una de las formas de la discriminación. ¿ O es que estamos éticamente obligados a decir que es hermoso algo que nos resulta intimamente horrible ?

  • 20. rodolfo lópez  |  14 octubre 2015 en 12:16

    Marlaw, me resultó interesante su observación.

    Respecto de la “belleza” literaria, que parece también estar en juego en la discusión Camus-Sartre, se me ocurre decir que el disfrute de tal belleza es una experiencia personal intransferible; trascendente.
    No somos los mismos después de leer algo bello, porque para poder decir que una lectura lo fue, dentro nuestro debió haberse operado un cambio. Algo en esas líneas, párrafos o capítulos (de una mínima lectura azarosa quizás) ha sintonizado con una previa intuición difusa sobre un tema, y le ha dado un giro inesperado, ampliado sus horizontes de manera asombrosa, hasta límites inimaginables, sin violentarnos sino al contrario dando un mayor sustento a nuestra siempre precaria -frágil- armonía interior. Desconcertados creemos que el escritor se dirige especialmente a nosotros.
    Ha cambiado nuestra percepción del mundo.
    Si esa maravilla ocurre, lo leído se disuelve dentro nuestro como un bálsamo (ya no importan las formas) y pasa a constituir un alimento permanente del alma.

  • 21. marcelo  |  16 octubre 2015 en 11:44

    Sos tan cago.. que usas un nick….

  • 22. marcelo  |  16 octubre 2015 en 15:25

    sos cagon de verdad che….. puto del orto sos


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

octubre 2015
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: