LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 143

1 octubre 2015 at 12:19 11 comentarios

Es otra época, hablamos de historia, tiene color sepia, espero que no demasiado, y que alguna resonancia tenga con la actualidad. ¿Pero cómo no habría de tenerla si hemos comprobado que los filósofos franceses de hoy, como Milner y Badiou, para no sumar a otros como Rancière o Balibar, con el agregado del último interlocutor de Sartre: Benny Lévy, discuten sobre el poder y la revolución, sobre matar en nombre del Bien o no hacerlo, y que incluso en nuestro medio se ha convertido en una carnada teórica para los filósofos locales?
¿O acaso los de acá como los de allá, y no sólo franceses sino italianos y eslovenos, Negri, Agamben, Zizek, o Laclau, no persisten en sus ideales leninistas apenas remozados?
Imperialismo y capitalismo no han dejado de ser blancos odiados por camadas de intelectuales y militantes, pero el problema es, como dice Badiou, que todos están estancados en nombrar el Mal, y nadie tiene una sola palabra para el Bien.
Hemos perdido, en apariencia, aquel Bien llamado revolución, y nuestra denuncia del mal no encuentra salida positiva. De ahí, como nuevamente dice Badiou, no nos queda más que hablar en nombre de la víctima, y hacerlo con la bandera que mejor se le adecua: los derechos humanos, entelequia omniabarcadora y fácil de manipular.
Casi diez años después de haber escrito “El mito de Sísifo”, Camus `publica “El hombre rebelde”. En su primera obra catalogada en el rubro de filosofía del absurdo, preguntaba sobre el por qué no matarse, y en su nueva obra reflexiona sobre el por qué no matar. De su preocupacion sobre el sentido de la vida y la exigencia de una decisión entre vivir o suicidarse, elabora ahora una interrogación sobre los límites del acto rebelde y la decisión de matar en caso necesario, es decir, estipulado por una necesidad objetiva.
Si en sus primeras obras la palabra nihilismo era una rúbrica acomodaticia para clasificar su filosofía, el pasaje al tiempo de las ideologías, expresa el traslado del suicidio como acto absoluto al crimen.
Camus rechaza una forma de nihilismo que designa con el nombre de historicismo. Es decir la concepción de la historia por la cual el devenir, la temporalidad en la que se despliegan las acciones humanas, es fuente de valor.
Es la idea por la que la historia decide la justicia de los actos en tanto generadora de sentido. El recorrido que hace en su libro de una historia de las rebeliones tiene el propósito de contrastar la resistencia contra las formas despóticas del poder de lo que llama revolución.
Las herejías, las sublevaciones de los esclavos, hasta la resolución de las vanguardias artísticas de crear nuevas formas a costa de los valores establecidos y de los criterios estéticos admitidos, todas son manifestaciones del espíritu rebelde que se oponen a la idea de revolución.
Para Camus la legitimación de la resistencia al poder por una ciencia de la historia y por una filosofía trascendental, crea las bases de una tiranía política que pretende justificarse por leyes objetivas, ya sean de la naturaleza como de la historia.
El marxismo es la filosofía convertida, por una lógica del pensamiento absoluto, en el criterio que no sólo guía acciones de determinados gobiernos, sino la ideología de sus militantes y adherentes.
Esta lógica implacable es la contracara de un nuevo cinismo. Ni es el antiguo que enfrenta a la autoridad del saber y del poder por medio del escándalo y de una franqueza que desarma, ni el del consejero del Príncipe que sólo se basa en al cálculo de la fuerzas, en la`virtú´, desdeñando criterios morales, sino en un nuevo cinismo historicista que en nombre de un fin de los tiempos, justifica el uso de cualquier instrumento siempre y cuando pueda eliminar los obstáculos que obstruyen el camino de la realización de un ideal cuyo advenimiento es necesario.
Esto es lo que dicta el canon marxista : la historia es concebida como la historia de la lucha de clases; el desarrollo de las fuerzas productivas es irrefrenable y deshace las relaciones de producción que impiden su expansión; el capitalismo tiene el germen de su propia destrucción, ya que las formas de apropiación privada de los medios de producción, por la misma concentración del capital y la tasa decreciente del margen de ganancia, hará necesarias nuevas formas de relaciones sociales.
El comunismo es la fase por venir porque es la que corresponde a un determinado grado del desarrollo de las fuerzas productivas, y hará posible que la lucha contra la explotación por parte del proletariado, instaure una sociedad sin clases, no sólo por la voluntad política sino también por necesidad histórica.
La verdad y el bien se conjugan en un único tiempo, igual que en Platón, con la salvedad de que el griego legitimaba la constitución de la república en un orden trascendente, y Marx tomará en cuenta, inspirado en la filosofía hegeliana, las leyes del movimiento objetivo de la historia.
Camus rechaza todo intento de pensar la historia como una totalidad con un sentido. Concebirla de acuerdo a una dirección con una meta final, el mismo hecho de creer que el devenir de los hombres tiene un sentido, y de acuerdo al pensamiento ilustrado, encontrar en este trayecto leyes fundamentadas en la razón, no deja de ser un regreso al pensamiento escatológico.
Fundamentar la política en esta verdad, como en cualquier otra, sólo genera espíritus de cruzadas, con Dios o sin Él, con la ciencia o con la fe.
Camus le había dedicado a su libro un considerable cuantum de energía que le llevó una década de trabajo. Estaba conforme. Sus encuentros con Sartre y Simone de Beauvoir mantenían la cordialidad de siempre. Camus había sido un niño mimado en los tiempos de la liberación. Esa combinación tan seductora de un joven argelino de ascendencia francesa por su padre – un héroe de la primera guerra – y de su madre española de las Canarias, que había escrito libros tan conmovedores como “El extranjero” y “El mito de Sísifo”, textos de un tragisismo sobrio, seco, de una prosa “blanca” como la definía Roland Barthes, sumado a su valentía durante la ocupacion como director del periódico “Combat”, tomando en cuenta, además, su atracción física – “un séduisant homme á femmes” como lo definía Simone de Beauvoir – , todo esto hacía de Camus, un protegido de sus amigos.
De ahí su consternación cuando Les Temps Modernes publica en el año 1952 el texto de Francis Jeanson, un devoto estudioso de la obra de Sartre y gerente de la revista, un ataque imprevisto desde un ámbito del que esperaba un apoyo incondicional, o, al menos, respetuoso.
El texto de Jeanson se llama “Albert Camus o el alma rebelde”. Justamente es una especie de niño mimado el que aparece retratado en este texto. Aquel hombre decidido en tiempos de la guerra, el joven periodista cuya frescura se armonizaba con los nuevos y prometedores tiempos de la posguerra, había sufrido una conversión. Peor aún, había elegido convertirse en un monaguillo, un ser pleno de buenas intenciones, espantado ante la historia de los hombres reales y singulares.
A Camus parecía darle asco la vida tal cual es, o al menos, tal cual la hacen sus semejantes. Jeanson le toma el pelo a Camus, lo trata como a un hombre perezoso que sólo disfruta de las playas de su patria, recostado en la arena, enamorado de su Meditarráneo de rabioso color azul.
“El hombre rebelde” resulta un libro hermoso, bueno, justo, y estéril. Un poco de humanismo vago, generalizaciones morales, dosis de anarquismo temperado, y un llamado bastante ridículo a la creación estética y a la unidad en nombre del arte.
Del hombre que desde el anonimato había escrito palabras de combate para que los franceses matuvieran su dignidad, ahora se desvivía por obtener credenciales metafísicas. Invoca un amor al prójimo de un cristianismo de rebaño que nunca deja de cuidar a cada una de sus ovejas, para no caer en la indiferencia de la cantidad, en esa especie de monocromía de la muerte tal como la había descrito en su novela “La peste”.
Camus denuncia al crimen lógico, ese sadismo de estrategas que miden la conveniencia de una vida menos. La suma de crímenes lógicos, en nombre de una utopía igualitaria, hacen del ideal revolucionario, una rebelión pervertida.
Para Jeanson, Camus pretende establecer que la doctrina de Marx conduce por su lógica al regimen stalinista. Entonces si el capitalismo es malo y el stalinismo también, el alma bella decidirá no emprender nunca más nada para preservar la pureza de su corazón.

Por lo que será cómplice del sistema aún cuando crea que es a pesar de sí y no por propia voluntad, y su protesta no será más que la secreción de un sujeto que piensa que la historia es una variedad del absurdo y la historia un desprendimiento de las fuerzas del mal.
Finalmente, concluye Jeanson, lo que Camus nos ha entregado desde “El mito de Sísifo” a “El hombre rebelde”, es una pseudofilosofía coronada por una pseudohistoria.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 142 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 144

11 comentarios

  • 1. magu  |  1 octubre 2015 en 14:10

    DON ABRAHAM, esto es mucho más difícil que operaciones matemáticas de dos incógnitas (binomios se llamaban?). De CAMUS leí el libro EL ETRANJERO y vi la peli en youtbue con MARCELO MASTROIANI (que respeta todo el texto, lo narra entero), me faltane stos dos libros. Para entender lo que dice JEANSON. Sobre profundizar sobre EL BIEN, en vez de ver EL MAL, sería algo así como no fundar una psicología ni un psicoanálisis (bueno, ya está hecho), o una psiquiatría desde LA PSICOPATOLOGIA (por disfunciones genéticas o familiares)…..////// Pero si realmente se buscaran LAS SOLUCIONES desde EL BIEN. Habría también contradicciones, (o contrariedades), ver cual es el mal menor, ver cuando el bien para una nación es el perjuicio o el malestar para otra nación, etc, etc. EL BIEN, es vivir con amor, libertad, paz, dignidad y si se puede: con felicidad. Pero si hay demasiada población hacinada, sin leyes justas, habrá mal, habrá abusos, habrá privaciones, habrá delitos, siempre. Unos se sentirán usados e invadidos (no siempre tienen que ser los pobres), y otros se creerán con derecho o DERECHOS A TODO: Pienso en RUSIA ahroa decidiendo bombardear SIRIA, y también es algo difícil de comprender ¡esa es la salida para terminar con el terrorismo creciente?……….¡no hay SOLUCIONES PACÍFICAS A PROBLEMAS VIOLENTOS ATROCES¡, …parece que no. Dicen que PUTIN quiere una salida al mar mediterraneo, por eso SIRIA, será eso o son conjeturas ?:

  • 2. ALeandro A  |  1 octubre 2015 en 17:25

    De Hans Magnus Eizensberger, poeta y escritor aleman, se acaba de publicar”Tumulto”; un periplo geográfico político por los territorios de la revolución posteriores a la WWII. El hombre gustaba de concurrir de garron a los congresos de escritores del este ideológico en Tiflis, Alma ata y otros lugares estramboticos. En uno de esos congresos, dice, le apeno encontrarse a Sartre sumiso como un cordero frente a la escrutadora mirada de Stalin que era quien pagaba la cuenta.
    También en Barcelona, La Vanguardia, diario de la derecha destituyente, publica por estos días un dossier con el curioso copete de “Argentina una democracia minimalista” como se ve los reaccionarios siempre encontramos pasto para alimentar el resentimiento. Desde estas ruinas humeantes, saludos a todos.

  • 3. philo  |  1 octubre 2015 en 23:15

    Agrego: Camus nos ha dejado una fracción de su tormento.

    Agrego: eso de echarle la culpa a sus semejantes es de vieja inútil de barrio

    Siempre me pregunto: ¿porque los hombres que de jóvenes tiene un entusiasmo que se comen el mundo a la edad madura se apagan?

    Si encuentre uno que no haya perdido el brillo me enamoro locamente.

    Usted profe aún lo conserva pero tiene un grave inconveniente (en lo que a mi respecta) ES CASADO

    jajaj besos

    .

  • 4. marlaw  |  2 octubre 2015 en 8:30

    Es la biología Philo, de la misma manera en que de jovenes somos todos revolucionarios, y de mayores tratamos de conservar el mundo, que conocímos. En otro órden de cosas, en nuestro medio se acaba de extrenar la última película de Woody Allen. El protagonista principal adivinenen qué: Se trata de un profesor de filosofía, (Por eso lo comento aquí) recién llegado a una Universidad en los Estados Unidos. Vayan a verla antes que la saquen de cartel.

  • 5. philo  |  2 octubre 2015 en 12:47

    Si es la biología entonces voy a morir virgen,jajajaj

    No es tan así, hay hombres mayores que se siguen comiendo el mundo( ej Woody Allen ya que lo nombra)

    Pero en algo dió en la tecla “los mayores tratamos de conservar el mundo, que conocímos”
    Mi pregunta es porque quieren conservar el mundo que conocieron?

    No mutar es morir un poco.
    Tal vez por eso se ven tan deslucidos, algunos hasta zombies parecen

  • 6. Enrique da Costa  |  2 octubre 2015 en 15:10

    Philo, soy un “apagado” en tu clasificación. Pero he vivido experiencias de las cuales uno saca algunas nuevas ideas. Por ejemplo, por citar dos casos, he leído “El Marxismo y las Desventuras de la Bondad Extrema” de Mauricio Rojas (.http://www.fundacionfaes.org/file_upload/publication/pdf/20130423212553el-marxismo-y-las-desventuras-de-la-bondad-extrema.pdf) y también “Camino de Servidumbre” de Hayek (http://www.elcato.org/sites/default/files/camino-de-servidumbre-libro-electronico.pdf) por citar autores con diversidad. Algo he cambiado por su lectura. Quienes no cambian en algo sus ideas por las experiencia de vida respecto de las que sostuvieron en tu juventud, con respeto, a mí no me enamoran. Un saludo.

  • 7. rodolfo lópez  |  3 octubre 2015 en 12:22

    Las últimas tres enseñanzas me hicieron reflexionar.
    Creo que Camus no deja “una fracción de su tormento” sino que deja esperanza legítima después del horror de la segunda guerra, algo en qué creer que no sea solo muerte. No leí “El Hombre Rebelde” (me dieron ganas) pero en “El Primer Hombre”, varios relatos y “El extranjero” uno llega a creer que el hombre puede ser mejor. ¿Es un monaguillo bonachón o un pseudo escritor el que nos habla? Como propone didácticamente Tomás Abraham, al reproducir lo esencial de voces contradictorias, cada lector debe decidir. Prefiero creerle a Camus y no a Sartre, Badiou o Jeanson.

    Hace unos días recorrí varias librerías de la calle Corrientes hasta encontrar el Grau 1 -ajedrez básico- para sobrino nieto. Mientras pagaba, un muchacho de 25-30 años pidió algo de Jauretche (me hizo sonreír) y “todo lo de Hernández Arregui”: entonces corrió un frío por mi espalda, instintivamente me di vuelta y fijé mi vista en él.
    Nunca lo había visto pero reconocí el brillo de esa mirada. Lamento haber reconocido su profunda mirada febril que, sin ingenuidad ni contradicción alguna, simplemente alimentaba una ya decidida -por concretar en hechos, necesariamente violenta- voraz revolución.

  • 8. Gustavo  |  3 octubre 2015 en 20:51

    El capitalismo se termina consumiendo el capital. El comunismo se termina disolviendo en lo común. Pero bueno. Esas fueron las dos ideologías existentes hasta el dia de hoy. Lo ideal seria controlar ambas. Que lleguen hasta un cierto limite y punto. O tomar lo bueno de cada una. El dia que alguien invente algo nuevo que nos avisara jja

  • 9. philo  |  4 octubre 2015 en 9:28

    Como siempre el lenguaje escrito da lugar a confusión.

    Enrique no hablo de conservar las ideas de la juventud, hablo de conservar la pasión.

    Si lees bien mi post hablo de mutar, no hablo de conservar el mundo en que vivimos, sino estar continuamente creciendo, pero sin perder el entusiasmo, sin que se nos apague la chispa.

    Y hablando de experiencias , de cambios, si te cuento las mías dificilmente podrías creerlas, justamente el otro día hablaba con mi hijo menor y comentabamos eso, si cuento todas las cosas que hice y pase pasaría por mitómana.
    En cuanto a libros que me modificaron tengo una biblioteca llena. Soy una persona en permanente metamorfosis, que pesar de tanta vida vivida siento que corre fuego por mis venas y sigo planificando como si tuviese 20 años, de eso hablo.

    Hablo del hombre maduro que ya no cree en si mismo. Que no tiene ninguna inquietud.

    Además no quiero ofender a nadie, solo es una pregunta para reflexionar. Y no me dirijo a nadie en particular y menos a alguien que entra a un blog de filosofía , pues este se hace preguntas

    cariños

  • 10. magu  |  4 octubre 2015 en 14:24

    Para RODOLFO LÓPEZ y MISTER NADAUD, (si puedo, respuesta)……acá a cuatro cuadras de casa, hay una BIBLIOTECA POPULAR que solamente tiene libros de RODOLFO WALSH, HAURECHE, MAO, HAROLDO CONTI, etc, enfocado al público adolescente y juvenil, para chicos tiene algunos antiguos de ALVARO YUNQUE (a mi me gustaban también) rareza pero es asi. Sus bibliotecarios, anfitriones y patrones del lugar (que viven ahi) hacen peñas, cine debate, bailes, etc. En el 2001 despotricaban contra el intendente de ese momento (que había sido radical, y estaba desde hacía veinte años casi)…….hacían MUÑECOS y TÍTERES GIGANTES con su nombre para quemar en la plaza, hablaban de revolución, de escraches (a la horca y a la gullotina no llegaron en ese momento) toda esa gente nos convocó para las asambleas populares, y al principio ingenuamente (cuando no eran tan virulentos y la causa parecía ser común) no unimos. A los dos meses nos borramos muchos, ellos siguieron hasta que dos años despúes, el intendente cambió de camiseta, se hizo amigo de mandatarios nacionales y provinciales, y entonces pasó a ser una alialdo de estos románticos revolucionarios, que jamás volvieron a quejarse de él, ni a querer oir quejas, total, ellos ya tienen su bibliotequita, sus suelditos o subsidios, y la panza llena de empanadas, pero siguen con la bibliografía amarillenta y los disfraces de LA REVOLUCIÓN. DON NADAUD por el post anterior: si, por suerte, uno ve la pesadilla (pero que es real) y en su casa ve un refugio, sin embargo, lo que afecta a un hermano, nos afecta también, queremos cambiar esto.

  • 11. rodolfo lópez  |  5 octubre 2015 en 11:26

    Hola Magú, creo entender, los bibliotecarios pusieron su propio boliche, y lo explotan, prestan libros y venden ilusiones. Tengo alergia a los ácaros y también a los “animémonos y vayan” ja, ja. Saludos.


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

octubre 2015
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: