LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÌA 135

10 septiembre 2015 at 8:32 17 comentarios

¿Quién no incorpora a su biografía, una vida con Sartre? Lo mismos sucede con quienes alguna vez se cruzaron con Borges y amenizan se prestigian con una anécdota – condimentada con fabulaciones e ingredientes picarescos – en la que el poeta les dedicócinco minutos de su existencia.
Antes de que me acompañara a la facultad de Psicología a dar una conferencia en mi cátedra de filosofía, me pidió cenar con él en un restaurant de la calle Paragüay entre Maipú y Florida, comió crema de choclo y para el postre, ayudé al poeta con sus gajos de naranja, tengo testigos. Pinchaba el tenedor y llevaba la fruta a su boca. Y quien aquí escribe, estuvo a quince metros, unos pocos más o un poco menos, de distancia del gran Sartre, en su homenaje a un guerrillero peruano. En este caso, no tengo testigos, salvo Cortázar al lado de quien presenciaba el evento, pero esta vez carezco de pruebas confirmatorias.
Aquel primer escrito del que hablo, oponía a los ontólogos mencionados en cualquiera de sus dos vertientes, el Sartre de la conciencia, el de la mala fe, el anarquista, el pedestre, en suma: el bastardo.
Casi todo el Sartre que leí desde mi adolescencia lo hice en castellano. Cuando decidí estudiar filosofía en Francia para estar cerca de su sombra, dejé de leerlo porque ya nadie lo leía.
Retomo ahora la lectura con lo que me queda de mi vieja biblioteca, y conservo la lengua derivada en homenaje a los traductores que “despertaron mi vocación”. Pero reconozco que lo hago con cierto desánimo. Es como visitar a un tío enfermo que vive en una provincia. El cariño se complementa con el deber. Un poco de culpa y otro de vergüenza. La culpa es por haberme dejado seducir por las nuevas corrientes filosóficas de la década del sesenta y considerar que Sartre era una momia teórica. Se había convertido en un humanista anacrónico y despreciarlo llegó a ser una contraseña entre entendidos.
La fenomenología no era más que un lastre. Aquella corriente liberadora de la pesadez mediocre de la filosofía universitaria, del lirismo débil de Bergson, de la meditación sobre los valores universales, ese nuevo aire estaba enviciado.
La conciencia y la praxis eran dos conceptos que no significaban nada. Los grupos en fusión, lo práctico inerte, la totalización destotalizadora y el método progresivo-regresivo no eran más que el balbuceo senil de un filósofo sobrante.
Foucault decía que Sartre era un filósofo del siglo XIX. Los althusserianos lo miraban de arriba. Los novelistas del `Nouveau roman’ estaban aliviados de que no escribiera más esos relatos comprometidos y superyoicos. Muchos estaban hartos de que apoyara a cuanto guerrillero asomara en algún punto cardinal del planeta. Su vida con Simone de Beauvoir, Castor, era de color sepia. Su compromiso con Argelia estaba sepultado por el gaullismo que se adjudicó la descolonización.
La literatura comprometida y el intelectual juez de la vida y del mundo, se apagaron junto al jazz, al cine blanco y negro, con John dos Passos, el pelito corto de las mujeres y Juliette Greco, los cigarrilos sin filtro y la `chanson´ con letra de Boris Vian.
Sartre pasó a ser historia sin historiador que lo recuerde.
¿Qué culpa tuve, entonces, de decirle con todo mi desprecio althusseriano a un compañero sorboniano que Francis Jeanson no era más que un boludo, un “con”, en nombre de la nueva teoría estructural, y que me contestara indignado que no me permitía insultar a un combatiente y a un resistente contra los torturadores franceses? Jeanson, soporte del movimiento de liberación nacional argelino, acusado de traición a la patria y exilado durante años, además de lector y divulgador de la obra de su admirado Sartre.
Y la vergüenza de haber cedido en mis deseos – y subrayo que fue un momento inexplicable si tomo en cuanto mi intransigencia en tantas cuestiones que ponían en peligro mi libertad académica – cuando ante la afirmación de un miembro del jurado de filosofía, yo, que era candidatoa un puesto de profesor, consentí en que Sartre no era un verdadero filósofo.
Me agarró desprevenido, en un momento de debilidad.
Mientras la filosofía francesa se escribía con un lenguaje revulsivo que hablaba del concepto de diferencia, de lectura, de texto, discurso, problemática, ruptura epistemológica, significante, escritura; cuando la crítica literaria la dictaba Maurice Blanchot y el Marqués de Sade junto a Raymond Russell, surgían como modelos de una bienvenida perversión, Sartre se encerraba con su Flaubert.
El surrealismo teórico y la presencia de autores como George Bataille, contra quienes Sartre había embestido con su navaja y sarcasmo, ocupaban la escena teórica.
Muchos de los que nos iniciamos con Sartre, aceptamos con alegría el aire de los nuevos tiempos y nos encantamos con el deseo y el poder, con la repetición y la diferencia, con el nombre del padre y la causalidad metonímica.
No sólo Sartre era olvidado una vez que las embestidas contra su legado permitieron la eclosión en obras de lo que se llamó “estructuralismo”, sino que sus posturas políticas merecieron la condena de la opinión pública y de los representantes culturales.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 134 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 136

17 comentarios

  • 1. Di  |  10 septiembre 2015 en 20:17

    Antes deje un comentario. Que en un momento me lo sacompré la página. Quizás lo pueda recuperar usted.Era bastante detallado para un teclado demasiado pequeño. Una lástima.

  • 2. Aldo  |  10 septiembre 2015 en 20:26

    La chikana que hace en este texto es de Sebreli para no decir de tercer mundo . Bueno , ya vendrán tiempos mejores

  • 3. magu  |  10 septiembre 2015 en 23:47

    DON ABRAHAM
    ¡Qué es un “con” ?…………el que almorzó con ud en la calle FLORIDA al final fue SARTRE o fue BORGES ? me confundí. A mi me pasa (sé que eso le pasa a otras personas) algo medio loco con los compositores que oigo, o con las cosas que veo (no tanto con lo que leo)…………si por ejemplo, cambio una serie de tv por otra, (o alterno) me siento culpable por dejar a la otra. Jajaja, es ridículo pero tengo remordimiento de conciencia. Lo del deber y el afecto (ejemplo de tío de provincia, al que unoquiere ver pero también debe) tambie´n lo he sentido mucho. Por ejemplo. he visto tal película, o leído tal libro o escuchado a tal compositor por imperativos de padre, tío, o maestros. Con su novela, construi en tramos, como una segunda parte, y me imaginé una pelea de celos entre FOUCAULT Y SARTRE (campi y villareal) queriendoselo disputar a nicky como el discípulo o el lector más fiel, , un dellirio, como si ellos tuvieran u facebook y compitieran entre si disputándose a sus seguidores

  • 4. Tomás Abraham  |  11 septiembre 2015 en 8:04

    chikana? sebreli? castellano?
    cené con borges, escribì que comí con el poeta de la calle maipú, y, además, en pan rayado está desgrabada toda la conferencia que dió en psicología.

  • 5. r.nadaud  |  11 septiembre 2015 en 8:56

    pero lo nuestro es pasar.

  • 6. magu  |  11 septiembre 2015 en 13:11

    DON ABRAHAM
    Disculpeme, volví a leerlo, ERA BORGES, bueno, yo también tengo una anegdota con él, jaja pero me faltaría tener una biografía (en unos años me la invento y meto la anégdota verdadera), por lo demás, ¡qué autor argentino de esa época sería el SARTRE ARGENTINO ?, habría alguno parecido, en su modo de escribir ?, a qué autor argentino seguían en ese momento los chicos ?

  • 7. Tomás Abraham  |  11 septiembre 2015 en 14:59

    magu
    sábato y abelardo castillo, destilaban sartreanismo.

  • 8. Tomás Abraham  |  11 septiembre 2015 en 15:01

    marlaw
    es cierto que sartre no fue muy dicharachero respecto de vietnam del 54, habría que revisar. es como si argelia (la guerra civil comienza el mismo año) fuera más sensible a la lucha anticolonialista.

  • 9. Pablo Fasoli  |  11 septiembre 2015 en 15:20

    Otra anecdota de borges ,,,,, estaba Federico Manuel peralta ramos y se lo cruza por la avenida santa fe a Borges ,,, federico manuel le pregunta a Borges ´como le va maestro ,que cuenta?` o algo por el estilo ,,Borges le responde: ´bien ,como le va a usted ,,a que se dedica?` , Federico Manuel, como no es para menos dice ´yyyo soy artista ,poeta y escritor¡´ ,,,y Borges con esa asusticia maquillada de humildad responde ´ahhhh ,,,como me hubiera gustado ser todass esas cosasss´….

  • 10. magu  |  12 septiembre 2015 en 7:59

    DON ABRAHAM: le suplico una última licencia (leí cosas de Abelardo Castillo, sin ser fans, prueba superada). Lo siguiente: MATEO en una profunda crisis de identidad y ya muerto su autor (SARTRE) o indiferente a su existencia (olvidado por el mismo autor) va a una TERAPIA DE GRUPO para personajes en CRISIS: El terapeuta es un IMPERSONATER, es decir: UN PERSONAJE DE ELVIS PRESLEY inmortalizado en su último recital en LAS VEGAS (con el traje blanco, gordo y pelo más largo, cuarentón)………..en esa terapia de grupo está LA MAGA, JAMES DEAN (en su imagen de REBELDE SIN CAUSA), LAURA INGALS y algunos otros (literarios y de series televisivas)……..el tema es que PASARON DE MODA, nadie los lee, y sus mismos antiguos lectores y admiradores, los esconden con verguenza de su exitoso presente. Es como lo que le pasó al HEROE CATBOY de TOYS TOYS, (el chico que quería regalar a su catboy de juguete antes de ir a la universidad).
    EL TERAPEUTA dice que deben unirse PARA RESISTIR ANTE LA CRISIS, ante el mal momento actual, seguir SIENDO FIELES A SI MISMOS, no cambiar de corte de pelo, ni de vestimenta ni de hábitos (de fumar, muecas, gestos y pensamientos, ) seguir como siempre fueron, aunque tengan menos lectores y menos público. Como JESÚS EN LA CRUZ, abucheado por su pueblo, que al sufrir solo con sus seres amados ese via crucis, luego resucitó………porque en algún momento, MATEO, LA MAGA, y otros tantos retornarán para nuevas generaciones, si, Sin tener que vestirse a la moda ni ponerse botox.

  • 11. rodolfo lopez  |  12 septiembre 2015 en 14:09

    Tomás, amigos, después de semanas de no poder acceder al blog, la página no está disponible desde mi veterana PC, por ser al parecer peligrosa (un cartelito dice que es por mi bien -por mi seguridad- que lo impide, que acechan oscuros peligros del otro lado), hoy vengo por fin a un cyber. Como en los viejos tiempos, cuando no tenía conexión a internet.

    Y en un primer intento aparece el mismo cartelito!! preservandome otra vez del blog, de sus peligros, en este caso sin saber quien soy. Caigo en la cuenta que vivimos una época plagada de espías.
    En un segundo intento pruebo por Tomas Abraham, y ahora… si! aparece la opción Pan Rayado! pulso y… estoy adentro!

    Tranquilidad y alegría saber que el blog existe aún, ya que a pesar de no haber entendido nada de lo que allí se escribió en los últimos tiempos (y muy poco de lo anterior), el espacio sigue siendo para mí una coordenada, de tiempo y espacio, más alguna otra dimensión que intuyo pero no atino a describir. La cita de Sábato y Abelardo Castillo que haces arriba Tomás ya valió la pena.

    Después de “La Montaña Mágica”, a la que accedí gracias al blog, pase a John Connolly, “El invierno del lobo”, supuesto policial liviano, pero resultó bastante picante este irlandés, con su “familia del amor”, secta que en el siglo 16, para no convertirse en cuáquera, prefirió irse de Inglaterra. Y fundar un pueblo en el norte de EEUU, con la misma locura asesina hoy de 400 años atrás.

    Y ahora estoy con “Dublineses”, de James Joyce, agradecido al blog por haber accedido al autor de “Ulises”, que nunca antes pude pude leer, en una carambola literaria que solo Pan Rayado permite.
    Saludos.

  • 12. magu  |  12 septiembre 2015 en 18:24

  • 14. Di  |  14 septiembre 2015 en 13:57

    Si hay tiempo de opinar en esta publicación todavía, no voy a dejar pasar la oportunidad de citar a Borges, con quien también tuve un encuentro fortuito en una época de exagerada juventud , ya que no tendría yo, ni veinte años. Estudiaba letras, escribia versos libres y me enrrolaba en la primera línea con.los escritores del momento ;Borges Cortazar y Sabato. En esa oportunidad, año 84,Borges daba una charla, Cómo el acostumbaba, con un interlocutor (que en realidad era una especie de asistente mediante el diálogo ), ya que Borges, Si bien.sorprendía con reflexiones irónicas y un poco histrionicas ,ahora reconozco que realmente no tenia un discurso continuo ,avasallante y era mas bien dialéctico, el necesitaba un interlocutor, periodista, otro escritor, o quien sea ,por eso y.en este sentido era mejor escribiendo.La conferencia.sobre Alonso Quijano se realizaría en el Teatro. Municipal de Santa Fe (de la Verá Cruz) y lo acompañaba en el diálogo,como moderador y guía ,un periodista ,de quien ahora no recuerdo el nombre.
    La conferencia era muy interasante, el Teatro ,a sala llena y.yo que había adquirido con tiemomento mi boleto_entrada, estaba ubicada en la séptima fila muy próxima al escenario.Transcurriendo su.dialectal exposición, en un momento invita al público a que si querían formular alguna pregunta ,lo hicieran por escrito y colaboradores pasarían por las.filas a.retirar las preguntas. Echando mano a un bolígrafo rápidamente y.en una.hoja.de agenda,recuerdo que formule esta pregunta : “Borges, en qué circunstancias y en qué entorno escribió su poema;Aquel? “…
    El ,fue respondiendo uno a.uno.todos los papelitos que su interlocutor le leía…hasta que le lee mi pregunta. Luego de escucharla se queda.un momento en silencio,después mira al público y dice….

  • 15. philo  |  14 septiembre 2015 en 16:16

    esta entrevista esta MUY BUENA, entre otros temas deja su postura sobre la Guerra de Vietnam y es palabra oral de él

  • 16. Di  |  16 septiembre 2015 en 22:10

    El Borra que conocimos dijo. .
    Vea no recuerdo ese poema! Siguió un silencio, distendido en la sala y Borges pide a quien formulo la pregunta sí se lo podía recordar…En ese momento entre el silencio y la penumbra pude haber callado. . para siempre, pero entonces comence a pronunciar estos versos que nunca olvide ;Oh días consagrados al inútil empeño de olvidar la biografía
    De un poeta menormal del hemisferio
    Austral, a quien los hados o los astros
    Dieron un cuerpo que no deja un hijo
    Y la ceguera que es penumbra y cárcel …Borra asintiendo cono la cabeza, conto que había escrito el poema en una tarde de domingo eno que se séntía viejo y solo y golpeaba cono su bastón las paredes de su departamento eno Buenos Aires. Y después de ese precedente ,el poema adquirió un sentido nuevo para mi , Esas cosas que pasan con los autores y el lecor, seria un sinfronismo verificado.
    No deja de ser una vivencía original. Usted habla de esto también en esos encentros

  • 17. Di  |  16 septiembre 2015 en 22:12

    …esos encuentros con los grandes,profesor.


Categorías

Comentarios recientes

Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
federicomiguelquinte… en Bitácora 72

Calendario

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: