LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 134

7 septiembre 2015 at 8:39 6 comentarios

Sartre. Un minuto de silencio. Pertenezco a la generación que se hizo con Sartre y que decidió su vocación con él. Algunos dicen que la palabra “vocación” es impúdica, hasta obscena. Evidentemente, si es un llamado de las Musas, o un don, que no es más que otra forma de la gracia, o un talento que nos hace ser elegidos y distinguidos, bordeamos la estupidez. Nadie es un genio para sí mismo, salvo en los loqueros. Pero vocación es un llamado, un despertar.
Pertenezco a una generación que se despertó con Sartre, que quiso ser como él, escribir como él, y vivir una vida parecida a la suya.
Por eso debemos agradecerle a Simone de Beauvoir que con sus memorias nos acercó a esa vida, fue ella la comunicadora del ambiente de Saint Germain de Près en la posguerra. No más de diez años que fueron una época.
Se inventó el existencialismo. Una de las últimas modas si no fue la más importante, que nace de la literatura, y de la acción de un escritor. Desde una forma de vestirse, un modo de fumar, la sexualidad, un estado anímico, la vivencia de la soledad, éstas y otras reseñas caricaturales, se hicieron universales.
Sartre creó una forma de pensar que produjo efectos en la psiquiatría, en la política, además de la literatura y la filosofía. Fue el filósofo más popular de la historia. Lo fue gracias a su teatro, a sus novelas, en una época en que estos dos géneros dominaban el ocio de la gente. Era el mundo sin pantalla, salvo la del cine.
He visto a gente agolpada a la entrada de librerías del Barrio Latino, empujándose para ingresar a hojear libros. Ese mundo ya no existe. Pero no debemos aceptar que la historia se convierta en un requiem, en un calendario de feriados en homenaje a los muertos. Lo que sí podemos hacer es preguntarnos por qué Sartre está vivo. Averiguar las razones de su retorno. Porque vuelve.
En el año 1980, luego de su muerte en el mes de abril, escribí un breve ensayo: “Sartre, un pensador bajo”. Comenzaba así: “Escribir sobre Sartre es contar al revés. Una cuenta regresiva tiene obstáculos y trampas … Leer a Sartre es volver a Sartre, y como todo retorno ya no es igual…Sartre pasó de moda, ya no es actual…Será difícil que a alguien se le ocurra propiciar una vuelta a Sartre de modo análogo a las vueltas de calesita que nos entrega la sortija Freud, sortija Marx, sortija Nietzsche.”
¿Hace falta decir que han pasado treinta y cinco años? ¿O agregar que, en realidad, a Sartre se lo dejó de leer apenas iniciada la década del sesenta, o sea, hace más de medio siglo? ¿Quién garantiza que un escritor olvidado tiene asegurado el retorno al interés público porque pertenece a la categoría de los clásicos, o, porque se lo ha coronado con una edición de lujo de la colección de “La Pleiade”, con sus lomos verdes, su papel biblia y sus letras doradas?
Nietzsche habló con agudeza de lo que denominó “inhibición activa” de la memoria. El olvido es una facultad y una capacidad necesarias para la supervivencia de la especie. Si no olvidamos, hacemos de nuestra mente una habitación en la que se amontonan escombros hasta que la puerta se traba y ya no se puede abrir más. Polvo y suciedad, asfixia.
En los años ochenta la muerte de Sartre nos encontró a los argentinos con el espacio cultural vigilado por la censura de la dictadura del Proceso. Como toda operación de censura, el poder administraba la libertad de expresión con cuotas para que nadie sospechara que había censura.
Hay prohibiciones porosas, es decir, a veces el poder no tiene las armas de suprimir totalmente las expresiones que no son todas laudatorias del orden existente. Por lo que deja intersticios si no de críticas, al menos de sabios consejos amistosos.
Durante la Inquisición los judíos debían rezar las oraciones cristianas, pero nadie podía impedir que rezaran para adentro y en silencio sus plegarias en hebreo. Esa porosidad era invisible y extrema porque no deja más que la alternativa de la conciencia sin que se prolongue en la acción.
Sin embargo, este silencio y el sometimiento explícito a los regentes, no dejó de ser una simulación que permitió que el pueblo hebreo conservara la memoria de sus ancestros.
Otras porosidades son posibles. Ocurrió en nuestro país con la muerte de Sartre. Era imposible pasar por alto su desaparición, la de un escritor que era una especie de filocomunista, un baluarte del ateísmo, un nihilista procaz, pero al mismo tiempo un Premio Nóbel de literatura y una celebridad mundial.
¿Cómo hacer para enterrar con su cuerpo los restos de su ideología malsana, y conmemorar su arte evitando el daño que producía? No fue difícil.
Los hombres de la cultura disponen de variados recursos para no abandonar la escena y no perder protagonismo. Pueden medir sus palabras de acuerdo a las circunstancias reinantes. La autocensura es un arma de doble filo. Puede ser creativa a la manera en que se cuenta que era artilugio en Hegel. Por motivos políticos, el filósofo no quería que se lo entendiera aunque al mismo tiempo quería que sí se lo comprendiera. Inventó una lengua alambicada cuyo desciframiento lleva dos siglos.
No es una broma, lo cuentan biógrafos reconocidos como el académico Jacques D`Hondt. Hegel se ocultaba bajo su escritura y decía que era más arduo decir las cosas de un modo directo que con un estilo laberíntico.
Pero hay otras formas de la autocensura que no siguen un plan de operaciones, sino que se basan en el momento milagroso de la distracción. Comienzan por elegir las palabras, por silenciar otras, si sienten alguna molestia, pronto la dejan de sentir, y por esa conversión inexplicable, se hacen de una lengua oficial a la que adhieren con firme convicción.
Han censurado su autocensura y logran su momento de felicidad personal integrada el régimen. Como dice Roland Barthes: el fascismo, no prohibe sino obliga a decir, hasta que – no lo agregó – la obligación se convierte en adhesión, y práctica de la censura (sin censura previa).
Los suplementos culturales de aquellos días convocaron a esos seres espirituosos que enaltecen la palabra para recuperar al Sartre profundo, al novelista y dramaturgo que habla de la libertad y de la existencia y descartaron a la degeneración de su talento una vez capturado por las ideologías totalitarias.
Libertad y existencia a su vez depuradas de su contenido concreto, porque se trataba de una libertad a la francesa, con el glamour de la nostalgia, en convivencia amable y acordada con el clima de regeneración procesista que a su vez nos había salvado de los extremismos.
Por otra parte, los pocos pero activos difusores de la ontología heideggeriana – unos, refugiados en las facultades de filosofía y letras en lucha por espacios con lo que aún quedaba de tomistas y moralistas neokantianos, y otros, más modernos, que en nombre de la denuncia del maestro alemán sobre los peligros de la era de la técnica, se rodeaban de ecologistas y adeptos al rock nacional – hablaban del Ser con mayúscula y sometían a Sartre a sus devaneos solemnes.
Porque Sartre no dejaba de ser un filósofo, un ser con atributos de importancia, lamentablemente devenido ideólogo.
Contra esta versión de Sartre decidí escribir.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 133 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÌA 135

6 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  7 septiembre 2015 en 11:06

    Con respecto a:

    “El olvido es una facultad y una capacidad necesarias para la supervivencia de la especie. Si no olvidamos, hacemos de nuestra mente una habitación en la que se amontonan escombros hasta que la puerta se traba y ya no se puede abrir más. Polvo y suciedad, asfixia.”

    le recuerdo a W. Benjamin y su angel en sus “Tesis de la Filosfia de la Historia”. Los escombros no podrian caber en una habitacion … Recordar es otro Mandamiento mas.

  • 2. marcelo  |  7 septiembre 2015 en 14:35

    Estimado Tomas , emocionan sus palabras
    Comence a leer a Sartre all por fines de los 90, Recuerdo que para la fecha donde se conmemoraba su muerte, un diario hacia un par de reportajes para recordarlo en su edicion dominical. Recuerdo que me impresiono la pasion con la que los entrevistados hablaban sobre Sartre y eso me llevo a tratar de querer saber mas de el. Despues de 1 año de lecturas introductorias me arroje de lleno a sus libros madres, el ser y la nada , y la Critica de La Razon dialectica. Fueron libros que me marcaron. Años me pase leyendo toda su obra. Al dia de hoy de vez en cuando vuelvo agarrar esos libros verdes de losada ya viejos y todos subrayados porque son como herraramientas para pensar el presente Hoy justamente releia algunas paginas del Jean Genet ..

  • 3. magu  |  7 septiembre 2015 en 15:01

    DON ABRAHAM:
    sobre la la obligación que se convierte en adhesión y práctica de la censura (no prohibir, sino, obligar a decir: ya en tiempos del cristianismo obligando a convertirse a los judíos, ya en el comunismo contra los católicos, etc, etc ), me pareció muy simpática la película GOOBYE LENIN (el verdadero secreto de la madre, aparentemente una ferviente comunista), y sobre la necesidad de OLVIDAR: vean INTENSAMENTE, está magistralmente tratado el tema. Sobre SARTRE: piensa, DON ABRAHAM que finalmente el EXISTENCIALISMO cundió en la ética médica para que se modifiquen leyes con respecto al respeto por LA VOLUNTAD Y DECISIÓN PROPIA DE UN PACIENTE A SEGUIR O NO SEGUIR UN TRATAMIENTO DE CURACIÓN (Crónico o no) ?, pienso que si, y tal vez SARTRE, influye con sus ideas (de antiguos textos) mucho más que en una época de jóvenes lectores y admiradores) https://www.youtube.com/watch?v=ZH8o68Yrwbc

  • 4. Aldo  |  7 septiembre 2015 en 20:44

    Hay mucha gente que hubiese dado sus estudios por ser como Sartre , desde liberales conservadores o progres , el resto enetendera las criticas a Stalin como mas les guste , la dialectica es una soberbia obra de un pensador pos guerra y creo que poco vale hoy para nuestros días , es decir , a que viene Sartre a nuestro presente ? y no dudo de que Sartre hoy fuese un antipopulista y por supuesto denunciaría los excesos de los medios ,,,,, el problema de Sartre es el mármol , y era un escritor que queria quedar en el mármol , el mismo lo dice en sus charlas con Simone ,,,,,

  • 5. Pablo Fasoli  |  7 septiembre 2015 en 23:38

    buenas noches ,,,creo que no es lo mismo un Sartre 68 a un sartre ochentoso y a un sartre 2015 ,,,como cualquier otro personaje de la cultura ,,en las artes ,la musica etc ,,,,en realidad me parece bueno apreciar a un gran pensador como el fuera de su tiempo ,,porque?? porque tal vez el sartre del 58 era cool,era canchero y tenia mas glam aparte de todo su contenido de luz que le dio al ser ,,entonces se mezclaba el sartre celebrity con el sartre filosofo ( por eso apreciar a la gente despues de su fama tiempo es donde vez si se transforma en cognac o queda en varietal de estacion ),,,lo bueno de la gente como el y como NIetzsche que son herramientas que siguen funcionales a los distintos tiempos ,,,y con la misma potencia sin duda ,,,y tambien me parece bueno apreciar a la gente que admiramos culturalmente o como sea en sus virtudes y no molestarse por sus cambios de rumbo ,,todos mutamos y el tenia su derecho de seguir su rumbo como se le cante ,,,,ahora lo interesante es que probablemente como ha cambiado el mundo ,,la manera de ver a un pensador como Sartre hoy en dia va a variar en su funcionalidad como herramienta para nosotros en como vemos la vida y como la vivimos ,,,entre tanto perfume a plastico hardware ,mp3,mp4,cheese cake ,,jugo de jengibre y deporte aventura ,,,sentir el humo de un Gauloises fabricado en francia estaria fantastico ,,,y tal vez el tiempo lo flexibilize tambien o uno flexibilize la manera de analizarlo ,,,es duro ,,estoy en eso ,,voy por la pagina 100 del ser y la nada ,,,pero es una gran fuente de energia vital ,,contrariamente lo que la plebe piensa por no haber buceado en su acuario de multicapas de lo que somos ,,,,,,

  • 6. r.nadaud  |  9 septiembre 2015 en 7:25

    pareciera ya muchos años de silencio.


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

r .nadaud en Bitácora 95
Marcelo Grynberg en Bitácora 95
r .nadaud en Bitácora 97
Aldo en Bitácora 97
Alejandro A en Bitácora 97

Calendario

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: