LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 131

29 agosto 2015 at 9:48 2 comentarios

Detengámonos un momento y bajemos por el ascensor de la teoría a la vereda. Milner se suma a la alarma que provoca el mundo de la técnica que se desarrolla por un no todo. Todo obstáculo a su expansión se elimina. Pero lo que también nos llama la atención son las vueltas que tiene la vida, y los cambios de mentalidad al interior de una misma generación.
Durante la juventud, los vástagos del baby boom, o si se quiere traspasar el fenómeno al otro lado del Atlántico, la camada del mayo 68, denunciaba a la familia como uno de los aparatos de estado a cargo de la represión sexual, y de la domesticación del `infans´ en términos de subordinación sin valor y obediencia debida.
Hoy esa juventud en la tercera edad, denuncia el peligro de la desaparición programada de la sagrada familia, el desprecio por los valores de la tradición – si se quiere llamar “matema” o trasmisión, lo mismo da – y el peligro ante un mundo en el que nuevamente reaparecen combinados los fantasmas anunciados por Aldous Huxley y George Orwell.
¿Esos peligros son reales? ¿Peligros? ¿Qué puede pasar? ¿Nuevos genocidios? ¿Qué relación hay entre lo que Foucault denominaba biopolítica y la desaparición de la cuatriplicidad?
Michel Onfray que publicó sus primeros libros sumándose a una avanzada de desinhibición en nombre del desparajo cínico y del hedonismo bon vivant y anti represor, lo que hoy lo inquieta es el alquiler de vientres, y la mercantilización de la gestación.
La ley es inexorable, la vejez nos vuelve más sabios, o cobardes, y la sabiduría no le interesa a nadie, pero las cobardías mucho más. Es el signo del conservadurismo, el de alertar sobre los peligros de lo nuevo, y el de remitir lo nuevo a supuestos antecedentes en los que primó la calamidad.
Así como la era de la técnica tiende a lo ilimitado, la política que se forjó sobre la base de un todo limitado por acuerdo entre partes y nombre singulares, al tender a lo ilimitado, se propone barrer con todos los límites, entre ellos los estados nacionales. Y lo hace hacia lo infinitamente pequeño con connotaciones tribales por la que las etnias reclaman identidades usurpadas, y hacia lo infinitamente grande con organizaciones supranacionales.
De ahí que el nombre judío que resistió a la asimilación ilustrada, que debe resistir a la técnica que elimina la trasmisión y la generación, también debe resistir al antijudaísmo, que a diferencia del antisemitismo, no pretende eliminar al judío, sino la existencia del Estado de Israel.
Lo judío, según Milner, actúa a contratiempo. Lo hizo cuando los judíos quisieron convertirse en burgueses a través de la cultura y del trabajo, para ser parte del humanismo y del universalismo, en momentos en que Europa abandonaba esos ideales; y ahora, defiende la existencia del estado nación cuando la tendencia le reclama sumarse a la globalización política que borra las fronteras.
Por eso concluye Milner: “el primer deber de los judíos es librarse de Europa”.

En un texto publicado en los “Cahiers d`Études Levinassiens” (tuve acceso a su traducción al portugués en la revista Estudos Lacanianos nro1-2008): “Una conversación sobre lo universal”, Milner reclama otra liberación.
Por un lado nos dice que Platón y Aristóteles desestimaban la equivalencia entre universal y numeroso. Lo universal es singular y no plural. El silogismo dice: `todo hombre es mortal´
y no, `todos los hombre son mortales´. La pluralidad sólo puede darse en la política. Pero el fracaso de la misma es el resultado que ni siquiera los universales pueden aplicarse a lo muy numeroso si el objetivo es la ciudad justa sostenida por la gran mayoría de los habitantes. Lo muy numeroso es el caos, el poder de las multitudes, la proferación sin orden y la destrucción de la polis.
El ejemplo negativo es el imperio Persa, el gran enemigo de Atenas no sólo militar sino político, cuya estructura política tiene las mismas consecuencias que una epidemia de peste que hace de los hombres un amontonamiento de cuerpos, cuyos excesos en cantidades corroen los fundamentos mismos de las instituciones atenienses.
Una segunda fase se la adjudica al verdadero inventor de la fórmula matemática de lo universal plural: Pablo de Tarso: todos somos Uno.
Y el tercer momento es el más importante, el rol crucial que tuvo Alejandro en la conformación de lo que llamamos Occidente. El Emperador, alumno de Aristóteles, concretó un sueño que para su maestro era una pesadilla. Mezcló lo griego con lo bárbaro. Inventó la idea de humanidad ya no como abstracción que algunos sofistas pregonaban, sino en lo político. Se adueñó de la geografía y de las religiones, impuso la idea de que todos los hombres provienen de una misma comunidad natural que es el Cosmos, el cielo material.
En poco tiempo, dice Milner, lo muy numeroso, llegó a toda la tierra habitada que se extendía al paso de los ejércitos del hombre excepcional, singular, el Magno.
El nombre judío y el nombre griego, la Ley judaica y el Cosmos dinamizador, se encuentran por intermedio de Alejandro. Este cruce instala una nueva pregunta, un nueva alternativa, diferente a una ya clásica enunciada por la filosofía: ¿Atenas o Jerusalem?, esta vez hay que reformularla por una más veraz y con mucho mayor peso por sus efectos: ¿Atenas o Alejandría?
Con Alejandro se inicia la política del borramiento de los nombres singulares. Todo nombre que no cesa de escribirse es un obstáculo.
Milner nos remite a la rebelión de los Macabeos descripta en el Antiguo Testamento, citamos el pasaje bíblico:
“El Rey (Antíoco Epífanes 215-163ac) publicó un edicto en todo su reino ordenando que todos formaran un único pueblo y abandonara cada uno sus peculiares costumbres. Los paganos acataron todos el edicto real y muchos israelitas aceptaron su culto, sacrificaron a los ídolos y profanaron el sábado. También a Jerusalem y a las ciudades de Judá hizo el rey llegar por medio de mensajeros, el edicto que ordenaba seguir las costumbres extrañas al país. Debían suprimir en el santuario, holocaustos, sacrificios y libaciones; profanar sábados y fiestas…”
Así se implementaba el cosmopolitismo de los herederos de Alejandro.

Anuncios

Entry filed under: General.

Conferencia jornadas Foucault (nov 2014) LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 132

2 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  29 agosto 2015 en 14:44

    Respecto a:

    “… también debe resistir al antijudaísmo, que a diferencia del antisemitismo, no pretende eliminar al judío, sino la existencia del Estado de Israel.”

    Pienso que una cosa conduce a la otra, y que en definitiva se trata de lo mismo. En fin, el tema es muy conocido y remiten a discusiones que van hasta la primera mitad del siglo XX (Herzl, Hirsch, Scholem, Arendt, y muchos otros).

  • 2. magu  |  29 agosto 2015 en 22:19

    DON ABRAHAM
    Cuéntenos la segunda parte, ¡Qué pasó 150 años después de la imposición del COSMOPOLITISMO impuesto por los herederos de ALEJANDRO? donde se habian autoimpuesto borrar las propias costumbres de judíos y de griegos para hacer algo nuevo?. Me recuerda a cuando en la unión soviética o en Cuba se había prohibido el culto católico, o acá se prescribió el peronismo, La imposición de una cosa nueva, (por ejemplo: por ley: ACEPTAR TAL NORMA DE CONVIVENCIA, ) solo causa una pseudo obediencia o pseudo acatamiento (por miedo, por prevención), en el fondo cada uno sigue pensando a su modo. Solo una fusión natural (con choques, con discusiones, con voluntad de convivir) solo se puede dar con el tiempo. Para que una ciudad (antigua e ideal POLIS) funcione optimamente, es totalmente cierto, que debe no estar superpoblada, y muy equilibrada. Hace cien años, la gente vivía en familia casi siempre (los tíos solteros con la abuela, los padres con hermanos huérfanos, etc), no había tanta vivienda monoambiente. Se diseña algo ideal, dentro de un mundo caótico, donde convive el desempleo, la superpoblación, el vandalismo. //Ahora, sobre lo que dice MILNER sobre: EL PRIMER DEBER DE LOS JUDÍOS ES LIBRARSE DE EUROPA, no lo llego a comprender aún (si, tal vez, lo de no empecinarse en hacer un ESTADO ÚNICO para su etnia. Es decir, un país, un territorio debería tener ciudadanos de una nación, pero no limitarse a una raza ¡sería algo de eso?, Lo de los abuelos que fueron mod, y baby boom, jaja, y son consevadores, MIGG JAGGER (bisabuelo) debe decir: ya nadie compone como nosotros,


Categorías

Calendario

agosto 2015
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: