LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 123

26 julio 2015 at 12:00 10 comentarios

Todo el tema de las conversiones tiene su magia, sus enigmas. ¿Por qué se convierte una persona? La metanoia. ¿Cómo puede dar vuelta como un guante a su subjetividad? Y de los cambios radicales que pueden darse en el sujeto, ¿cuál es el que convierte al agnóstico o al ateo en un creyente? ¿Cómo hacen los sujetos para cambiar de religión como Roger Garaudy que de ser jerarca marxista-stalinista, se hace católico y luego se convierte al Islam? Una cosa es Bob Dylan – para nombrar a un artista siempre genial en sus creaciones pero versátil en sus creencias – que transita por varias devociones sin que melle su identidad que no es otra que de un yanqui que no puede vivir sin pertenecer a una sociedad de fomento, y otra la de estos intelectuales que han dedicado su vida a la racionalidad argumentativa y a tomar distancias de la inmediatez emocional. Creer es una cosa rara, habría que consultar a filósofos pragmáticos como William James para instruirnos al respecto.
Un intelectual educado en el rigor demostrativo, decide creer en lo que lee. Lévy, como excelente profesor de filosofía – lo demuestra en su libro que da cuenta de sus clases sobre el “Alcibíades” de Platón -, hace de su creencia un régimen interpretativo. ¿Cómo leer un texto sacro a diferencia de otro secular?
Podrán batallar los intérpretes acerca del tipo de lectura que debemos aplicar a los textos fundacionales. Si debe ser una lectura alegórica o literal. Se puede llegar a descifrar cada nombre bíblico y darles tantos significados como queramos, o debamos. Quien se apasiona por la tradición hermética, cierra la puerta al lenguaje humano, e intenta participar del símbolo o del mandala religioso. Podrán discutir el sentido divino de cada marca, señal, palabra, letra o número, nosotros, en tanto bastardos de la modernidad, estamos afuera. Somos adoradores del toro lúbrico, seres escindidos que dudarán siempre a fuerza de raciocinio y voluntad. Animales incompletos impulsados por el llamado conatus.
Quienes vieron la voz, quienes fueron testigos de la resurrección, componen la multitud que espera, los fieles de la promesa, quienes conservan el espíritu mesiánico. Los otros, los ateos, nada esperan, tan sólo inventan.
A eso se referirá Levy en el final de su libro, a la invención llamada democracia, al invento conocido como derechos humanos, que para nosotros, los laicos de la nueva era, parece llenar el vacío que dejó el Dios en retirada, y quienes por haber matado al Amo con orgullo ilustrado, nos hemos quedado y adorado a los Stalin, a Hitler…nuestro autor evita nombrar a Mao.
Levy lee a Claude Lefort. Llama al capítulo “El imperio de la nada”, y analiza un derivado de esa “nada”: la pasión totalitaria.
¿Qué sucede cuando no hay Dios? Ahorraremos palabras, vayamos al grano. La democracia es atea. Se instituye de acuerdo a un principio igualitario que es contable. Este encuadre formal no tiene equivalencia en la realidad social en la que la igualdad no existe. La razón nos compele a darle un sentido a las cosas, y todo sentido debe apuntar a una finalidad y partir de un origen. Los hombres han decidido regirse por su parecer, y consideran que la democracia es el régimen que mejor los agrupa. Se constituyen de acuerdo a una ley fundamental que oficia de totalidad simbólica. Pero esta totalidad no cierra, no está plena de sentido; por el defasaje con la realidad social, está fisurada. Es un universal abstracto.
Para cerrarla y legitimarla, hay que rellenar la falta. La totalidad sólo puede ser imaginaria. Como todo intelectual francés posfenomenológico, emplea las categorías de simbólico e imaginario. Esta totalidad imaginaria puede tener el nombre de raza, nación…Lévy no dice nada del relleno religioso, que para él es fundante.
En la democracia ya no hay uno sino dos. La competencia es la regla. Si en el pensamiento antiguo la escisión era condición del espíritu trágico, en los tiempos modernos la tragedia asume una teatralidad sin trascendencia. Pura máscara. La democracia se despliega como un teatro simbólico. Un lugar vacío que ocuparán distintos oficiantes. Un elenco infinito.
La decapitación del Luis XVI es muy importante para el pensamiento político de los franceses. Lévy en nombre de Lefort, subraya el aspecto de “descorporización” del poder. El cuerpo del rey ha muerto, vivan los fantasmas, los espectros. Aquello que estaba reunido en una sola cabeza, se dispersará entre el orden del poder, el de la ley y el del saber.
Levy asegura que la identidad democrática sólo puede decepcionar. Me permitiré traducir este anuncio en los términos siguientes: sin opio no se puede vivir.
La decapitación del rey Luis ya ha sido un tema de filósofos, y su tratamiento ha sido de una singular inventiva…ya que estamos interesados con los inventos. Pierre Klossowski en “Sade mon prochain” (Sade mi prójimo) extrae otro tipo de consecuencias de la acefalía política. En realidad, las extraje el divino Marqués. Una vez que el puente entre la divinidad y la realeza ha sido roto por la acción de la turba plebeya, el Uno se escinde, y el estado de naturaleza tan encomiado por la Ilustración, que nos hace iguales y hermanos, se revierte, en realidad, se invierte, o, mejor dicho: se pervierte. Todo es legítimo, en especial en el orden del deseo y de la sexualidad. Si la ley natural se basa en la reproducción, que confirma que aquello que muere vuelve a nacer, el principio de la vida, una vez que el garante terrestre de esta verdad es despachado como un vulgar miembro de la multitud, es lícito torcer la ley, transgredirla, el cuerpo del otro será objeto de mi placer, al menos de acuerdo a la filosofía del tocador.
Pero a los politólogos les interesa poco el divertimento sexual, son seres austeros y serios, no se especializan en perversiones ni en desviaciones, sino, por el contrario, en las nuevas formas que adquiere el derecho.
Por eso Lefort dice que el hiato que nunca llena la totalidad simbólica de la democracia, una vez que ya no hay exterioridad del poder, se intentará obturarlo con el derecho para que restituya esa trascendencia perdida.
Los derechos del hombre es nuestra nueva trascendencia – que en realidad es inmanencia – , que conforma una ateología negativa. No es teológica porque no es divina sino inmanente al ser humano, y permite una explosión del conatus. Todo será plausible de derechos. Pero Lévy esta vez baja del cielo y nos arrastra por lo que sucede en nuestro planeta. Se vuelve materialista. Hay dos fenómenos que caracterizan nuestro tiempo: el mercado mundial y el genoma. El espacio democrático no sólo está limitado sino que se define por estas dos realidades. Por un lado un poder de capitales financieros sin límites de expansión ante estados permeables por falta de recursos públicos, y masas de consumidores que exigen normativas que satisfagan sus deseos y placeres. Por el otro, la manipulación genética, que aparece como una confirmación de avanzada de las teorías del Marqués, que esta vez transgrede las leyes de la naturaleza no en nombre de la lujuria sino del poder fáustico: dominar la vida. Crearla.

Anuncios

Entry filed under: General.

Entrevista Mariana Arias (Segunda parte) LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 124

10 comentarios

  • 1. Roberto Nadaud  |  26 julio 2015 en 12:36

    “el puente roto por la turba plebeya” en su biografía de Robespierre
    Jordan en sus últimos párrafos nos hace contemplar en serena tristeza su legado.
    si vemos los nombres de la Revolución, entregados a la apoteosis de la historia pensamos en una aristocracia del abismo clamando el futuro.
    no solo Luis perdió la cabeza.

  • 2. Marcelo Grynberg  |  26 julio 2015 en 13:02

    En relacion a:

    “Por un lado un poder de capitales financieros sin límites de expansión ante estados permeables por falta de recursos públicos, y masas de consumidores que exigen normativas que satisfagan sus deseos y placeres.”

    Podria ese estado de cosas equipararse a la barbarie ?

  • 3. Roberto Nadaud  |  27 julio 2015 en 8:53

    un Manual del Bárbaro Ilustrado: basado en la premisa ropa limpia-negocios sucios : qué pasos la lectura de los diarios nos brinda?
    adecuar los títulos de libros destacados a lo argentino: Radiografía de Puerto Madero, Historia de una Pasión Iraní, El Jardín de los Vertederos, La Reina del Cartón : seguí vos si podes.

  • 4. Roberto Nadaud  |  27 julio 2015 en 11:47

    y si arrastrados por el planeta sin ser Ateos : Heers, en Europa Madre de revoluciones los reseña, los del dolor, evitando la rayuela secular.

  • 5. Philo  |  28 julio 2015 en 14:03

    Si soy yo aunque no tenga el loguito

    En un rato libre, y con una compu en el hotel, no pude con mi genio y me metí en su página, ya que los próximos días estaré atestada de obligaciones y me va a ser imposible

    Primero quiero decirle que al llegar a este paraje lejano , abrí el face y una amiga había puesto me gusta en la pagina DAIN USINA . Lo vi muy distendido en la foto disfrutando el momento. Contrariamente a casi todas las veces que presencie algunas de sus ponencias que siempre parece estar así como diciendo “ojo que los c.go a trompadas”

    He leído muy superficialmente el texto y no puedo dedicarle el tiempo que se merece, pero hay algo que quiero decirle.

    Trabajo en una escuela religiosa y más de una vez me he tenido que fumar una misa y sus rituales, por supuesto con respeto. Sabe que observo entre mis compañeros, que si son creyentes y devotos, que la religión les da consuelo.
    Ya se…..pero
    otros lo buscan de otras forma, por ejemplo con las ideologías
    pero entre una ideología y la religión , prefiero a esta última porque no crea opuestos (salvando algunas que están en el límite entre ideología y religión)

    A la vuelta me tomo el tiempo de leer y volver a comentar

    Uno de los libros que traje para leer en el trayecto del viaje es ” El no y las sombras”(capítulos cortos, uno elige cual sin seguir orden, siempre bueno para releer) hay algo que usted dice en el libro que me quedo haciendo tilín tilín, deseando llegar a casa para confirmar si estoy equivocada. jaja

    Cariños para todos

  • 6. marlaw  |  28 julio 2015 en 17:19

    Por mas de 2500 años los seres humanos hemos negado nuestra animalidad, hemos renegado de ella, con la inestimable ayuda de las religiones.Desde luego que tampoco se trata de marchar a los bandázos a babor y a estribor como lo haría un barco navegando por un mar ambravecido. e ir siempre orillando los extremos, pero han habido y aún las hay demasiadas cosas, demasiadas conductas, que son mas bien obra de la necesidad, pero que en momentos de extravió y a falta de mejores argumentos preferimos atribuirlos a un inefable sentimiento espiritual, sentimiento que en algunos casos se alcanza con la inestimable ayuda de algún alucinógeno. de por medio. Además los seres humanos también declinamos, del mismo modo en qe lo hacen los astros. Muchos de nosotros también tenemos nuestro Cenit y nuestro Nadir a través del tiempo en que transcurre nuestra vida. Ejemplos entre nsotros para poder vernos reflejados en esos espejos, sobran. Me viene en este momento a mi memoría la persona de un Ernesto Sábato, alguién que de muy jovén intentó desafiar las convenciones, como un acto de rebeldía, que en los años 30s huyó con la luego será su mujer, su compañera de toda la vida. Que se afilió al PC en un tiempo en que había que disponer de temple para enfrentar la sanción social de la manada, pero que al final de sus días, sabiéndose próximo al final, se acercó a la religión. Yo no juzgo ni me atrevo a juzgar a nadie, porque hay que estar dentro de los zapatos del otro, para poder arrojar la primera piedra, pero eso tampoco me impide reconocer, de que modo eso que llamamos vida nos puede llegar a erosionar, hasta llegar a ser totalmente otro, irreconocible inclusive para nosotros mismos.

  • 7. Roberto Nadaud  |  28 julio 2015 en 21:59

    “todo es legítimo” vuelta al terror de las víctimas de perversos polimorfos.
    el cuerpo del otro: y qué tal el otro, silenciado.

  • 8. magu  |  29 julio 2015 en 18:45

    Bueno, CHESTERTON se convirtió al catolicismo porque decía que era mucho más alegre que el anglicanismo y el protestantismo en general. Mi tío vivió toda su vida siendo un católico ultra practicante pero decía que quería convertirse al protestantismo porque no eran tan ampulosos ni ” carnavalescos ” como todo el sacerdocio católico. Yo misma a los 16 quería hacerme evangélica porque me gustaba un evangélico pero aunque ahora parezca algo muy del pasado, me sentía mal pensando en que pensaría mi familia y el colegio. Pero jaja, otra para censura, creo que la vida del PADRE ALEJANDRO MAYOL por ejemplo, fue un cambio (ahora de moda ESPERANZA MIA) y fue tercermundista. Son cosas que quizás se viven por dentro y se exteriorizan luego de mucho tiempo de elaboración interna. Aunque también hay casos de gente que se cambia de religión porque la parroquia propia le pide muchos trámites burocráticos (papeles de bautismo, etc, etc, etc) y por ahi las protestantes no https://www.youtube.com/watch?v=4XaRwTnTn20

  • 9. Roberto Nadaud  |  30 julio 2015 en 8:26

    la primera semana de cada mes Luterano, la segunda Budista, la tercera, avec l´islam, la cuarta with Moroni, la quinta al Psiquiátrico.

  • 10. magu  |  2 agosto 2015 en 12:02

    No la ví, y no la vería (con YO, LA PEOR DE TODAS de ma luisa bemberg, ya está) pero como está de moda todo lo monjil, monacal, desfenecitarlo, o en parte contar algo de cierto (la vida de SANTA TERESITA fue bastante triste por el maltrato que recibió en el convento), como esta chica https://www.youtube.com/watch?v=wY_-qqCwD88


Categorías

Comentarios recientes

Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
federicomiguelquinte… en Bitácora 72

Calendario

julio 2015
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: