LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 114

25 junio 2015 at 10:34 22 comentarios

Entre quienes ante el cansancio de la filosofía busca nuevos horizontes es Jean François Revel. Este ensayista escribió en el año 1957, “¿Para qué filósofos?”. De formación filosófica, abandona la disciplina y se dedica al periodismo y al análisis político.
Su despedida de la filosofía no tiene retorno. Sostiene que ser filósofo es poseer un vocabulario, lo que nos permite crear un clima. Por eso nos dice que la fenomenología – la filosofía dominante cuando escribe su libro – es un clima. Suponemos que se refiere a que un artificio llega convertirse en un elemento de la naturaleza, como el aire que respiramos. Desde ese momento, el común de la gente, o al menos el común que asiste a una universidad, está convencido de que si ponemos entre paréntesis los conocimientos adquiridos, podremos llegar a vivir en la carne el núcleo eidético de las cosas, o, al menos, su noema.
Son evidencias que las teorías en su forma de vulgata consiguen sumarlas al sentido común, restringido a un grupo de personas, como en el caso del personal universitario, o en un sentido más generalizado, como sucedió con el complejo de Edipo, que mucha gente cree que lo atesora en su inconsciente y mira a su madre con terror.
Revel habla de la prisión verbal en la que viven los filósofos; atrapados por sus mismas sentencias y teorías, son incapaces de variar fórmulas y de expresar los contenidos de otra manera. Su esclerosis no mejora con la ingeniosidad estéril, ni con revoluciones que no son más que palaciegas. Ninguna de las grandes revoluciones intelectuales del siglo XX, agrega, fueron hechas por filósofos.
Sostiene que son muy escasos los ejemplos que pueden darse de quienes por sus ideas han influido efectivamente en la sociedad: Confucio, Lutero, Rousseau, Marx. Esto de se debe a que el sistema de la enseñanza de la filosofía y su burocracia académica, imponen que los sistemas filosóficos en lugar de elaborarse para comprender la realidad, se estudian para comprender a otros sistemas filosóficos.
Todo marcha bien en el derrotero de descalificaciones a la filosofia que lleva a cabo Revel, hasta que se encuentra con el inevitable Jean Paul Sartre, a quien no puede más que atribuirle luminosidad en sus análisis concretos, a los que califica de apasionantes.
Sin embargo, la excepción confirma la regla. Se pregunta una vez más si ese jardín de la pereza que es la filosofía no es también una especie de biombo para ocultar la incompetencia. Un filósofo tan prestigioso como Heidegger, dado el caso, cuando emite juicios sobre el peligro nuclear, nos dice Revel, parece una señora de provincia.
Quiere hacernos reir cuando cuenta que asistió a un curso sobre filosofía del cine en la universidad, y tuvo que escuchar supuestos conceptos acerca de la realidad pelicular y su aplicación pantallesca y lenticular.
Dice Revel: “Filosofar no es reinar sobre los conocimientos del resto del género humano como un latifundista sobre terrenos que administra negligentemente y jamás visita” (pag 37). Y para terminar su despedida de la filosofía, remata: “Los filósofos son como los snobs: les horroriza encontrase con gente que se le rían en sus propias narices, y se las arreglan para verse solamente entre ellos” (pag 66).
Una vez que dio todos sus motivos para abandonar a la filosofía, Revel cambió de profesión y se dedicó al periodismo y al análisis político, siendo una personalidad importante para la llamada centro derecha. Lo que despierta nuestra curiosidad, es que su embestida y su estilo descalificatorio es lo que se llevó con él, más allá de los cambios de rubro.
En realidad, es un buen panfletista, género a no desestimar, en especial los afectos a Nietzsche.
Lo que le propinó en materia de golpes en un primer momento a la filosofía, en otro se los embuchó a la izquierda y al progresismo. En lo que me concierne, considero que esas vueltas son normales, no hay porqué consagrar un matrimonio indisoluble con una ideología. Pero cuando leo que Revel, para ponerse las cosas en su lugar ante los simpatizantes del régimen castrista, sostiene que se oculta que durante Batista, los cubanos tenían el mejor nivel de vida de América del Sur, me pregunto: ¿mejor en qué? ¿En los maravillosos convertibles? ¿En su modernidad turística? ¿En la pasarela de la `haute couture´?
Imagino que el progreso tal como lo entiende no se mide en nutrición infantil o alfabetización; en cuanto a sistema carcelario y violación de derechos humanos, es posible que una auditoría tampoco favorezca del todo a su posición.
¿Le parece al lector que hago uso de los recursos de la prensa amarilla? Creo que es otro el color en el que pienso. Trazo una delgada línea roja, que no es la del comunismo sino la del pudor, que una vez cruzada, cuando se vuelve, se lo hace algo estropeado.
Sabemos que el mundo que Revel encomia no es el habitado por croupiers y bailarinas de mambo, es más espiritual. Uno de sus últimas publicaciones es la de su diálogo con su hijo, un hombre que dejó la ciencia para ir al Himalaya y convertirse en un monje budista.

¿Les gusta la foto? El traje de Revel debe ser el que se viste por alguna condecoración que puede ser una de las siguientes: Oficial de la Legión de Honor, Oficial de la orden de la Cruz del Sur, Gran Oficial de la orden de Enrique el navegante, Comandante de la orden Isabel la Católica, para subrayar algunos de sus lauros, también pertenece a una orden gastronómica – aunque por lo general usan uniforme blanco abotonado y gorro de chef – y además es miembro de la Academia Francesa.
Fue parte de la resistencia a la ocupación alemana, y ex alumno, él también, de L`École Normale Superièure.
Junto a Revel vemos a su hijo, el ex biólogo y ahora monje budista Mathieu Ricard, los dos escribieron “El monje y el filósofo: un padre y un hijo discuten sobre el sentido de la vida”.
Me remito a la reseña de María Popova publicada en su sitio web. Se trata de la filosofía occidental y de la espiritualidad oriental. Se habla del velo de `maya´, de la ilusión del yo, de la reencarnación, del flujo de la conciencia, de que la conciencia es un río torrentoso sin bote en su cauce, de la neutralidad de las sensaciones antes de adjudicarlas a un yo, del altruismo y de su fundamentación budista, de la necesidad de distinguir una personalidad poderosa de la fortaleza de la mente, de la serenidad…
Dije que “hablan”, pero no es así. En el comentario salpicado con citas que hace la crítica Popova, no se publica ni una sola palabra de Revel, todas son del monje. A lo largo de nueve páginas, nada sabemos del padre y todo se dice del hijo.
Deducimos entonces que la filosofía carece de interés frente a los alcances existenciales que nos depara la espiritualidad.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 113 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 115

22 comentarios

  • 1. Tomás Abraham  |  25 junio 2015 en 10:40

    ANDO BUSCANDO LA IMAGEN PARA INSERTARLA…

  • 2. Tomás Abraham  |  25 junio 2015 en 10:45

    http://www.brainpickings.org/2015/05/26/the-monk-and-the-philosopher-1/
    ÉSTE ES EL SITIO DE LA FOTO

  • 4. Roberto Nadaud  |  25 junio 2015 en 14:16

    A. Revlel: confundir la Filosofía con algunos filósofos.
    B. Nos: confundir la obra crítica de Revel a la luz del comentario sobre la época de Batista: algunas cosas más escribió.
    C. decir “espiritualidad” al mencionar a un “monje” budista francés.
    seguro que el manto que usa es de maison Dior y el perfume L´air du temps, claro.

  • 5. philo  |  25 junio 2015 en 22:05

    Profe el tema gira entorno a abandonar algo para hacer otra cosa.

    A veces es asfixiante y absurdo quedar ligado de por vida a algo o alguien. Yo doy un voto positivo a todo cambio.

    “ESTAMOS CONDENADOS A SER LIBRES” Sartre

    Ahora un dato.
    El reconocido neurociéntifico Richard Davison, sometió a Mattieu Ricard a un experimento con escaner cerebral y demostró niveles no conocidos ni registrados hasta la fecha de emoción positiva en el cortex prefrontal.

    Tal vez Revel no se atreve a decir nada ante su hijo que logró tal armonía.

    me gusta la foto

  • 6. Elías  |  26 junio 2015 en 8:28

    Ja! es muy bueno eso de que: “se las arreglan para verse solamente entre ellos”. Lo mismo podría decirse de los filatélicos, los numismaticos, ¡los motoqueros! ¿alguien se puso alguna vez una campera de motoquero? parecen armaduras medievales. Por eso la cara de sufrimiento que tienen cuando llegan de algún viaje. Se compran motos que valen 300.000 $ y camperas de 8.000 pesos para sufrir, y tantos otros.

    Al fin, en la enseñanza N°114 encontramos a alguien sensato…

  • 7. Marcelo Grynberg  |  26 junio 2015 en 9:40

    Muy interesante webpage la de Maria Popova.
    Gracias por mencionarla.

  • 8. philo  |  26 junio 2015 en 15:32

    Hoy me toca la limpieza general, contrario a lo que la gente detesta, limpiar la casa da libertad a mi mente para que recorra laberintos.
    Pare porque ya se a donde me llevaron sus escritos y mis divagaciones.A un libro que leí a los 20 años

    Seguro lo conoce.Trascribo algunos párrafos

    TEATRO MÁGICO. ENTRADA NO PARA CUALQUIERA.
    ¡NO PARA CUALQUIERA!
    ¡SOLO …PARA… LO…COS!

    …el hombre consta de muchisimos yos…
    Con los dedos silenciosos e inteligentes, cogió todas mis figuras….
    …..las tumbo sobre el tablero, y construyo con las mismas un juego nuevo, con grupos de relaciones y nexos diferente en absoluto…
    Esto ES EL ARTE DE VIVIR; usted mismo puede desde aquí en adelante, complicando y enriqueciendo a su capricho el juego de la vida; esta en sus manos.

    No es tal vez lo que usted esta intentando decir, pero cuando leemos al otro pasan muchas cosas dentro nuestro, nos reencontramos con fragmentos de nosotros mismos.

    Cariños profe, sigo limpiando, es como si hubiese logrado armar el rompecabezas

    Evidentemente ese libro a esa edad me marco.

  • 9. Roberto Nadaud  |  26 junio 2015 en 18:22

    film : Nanni Moretti : uno de los personae a estado aos en una isla con un libro de Joyce : ya en el continente se cautiva con fragmentos de una telenovela que sigue en las sucesivas paradas
    en las bencineras . conoce los nombres en escena y sus sino.
    a ver, cómo abandonas 50 años de xyz y te dedicas a la música, no más lecturas, o frecuentar laberintos de imágenes sin el consuelo de la palabra escrita. .

  • 10. marlaw  |  27 junio 2015 en 11:35

    Philo Eso del teatro mágico, de la misma manera en que esta escrito, me recuerda a un libro de Hermann Hesse que leí hace muchísimo tiempo en mi adolescencia.y creo que se trata de Demian.

  • 11. Marcelo Grynberg  |  27 junio 2015 en 20:55

    No. Es el lobo estepario.

  • 12. marlaw  |  27 junio 2015 en 23:13

    Estaba en la duda entre el Lobo Estepario y Demián, pero pensé que podría ser Demian.Ambos libros me impactaron por igual.Sabía que no podía ser ni Siddhartha, ni Juego de Abalorios Desde 1959, ya pasó mucha agua bajo el puente. Gracias de todos modos por recordarlo Marcelo.

  • 13. marlaw  |  27 junio 2015 en 23:33

    Ahora soy yo el que te formula una pregunta apelando a tu memoria Marcelo. El signo de Abraxas, correspondía al Lobo Estepario o a Demián.???

  • 14. philo  |  28 junio 2015 en 1:03

    Confirmo marlaw es de “El lobo estepario” y creo que lo voy a a volver a leer.

    Signo de Abraxas es de Demián.

    En su momento leí todos sus libros

    Saludos

  • 15. Marcelo Grynberg  |  28 junio 2015 en 12:00

    Gracias Philo, yo no me acordaba.

  • 16. marlaw  |  28 junio 2015 en 13:45

    Cadena Causal: Filo escribió la frase: SOLO PARA LOCOS…, yo la recordé a medias, Marcelo la corrigió, el lobo estepario, también me recordó a SIDDHARTHA, con el afan de escribir correctamente este nombre, primero la Googleé, y ahí me apareció que existía un -film 1972- del mismo nombre que me baje esta madrugada. Me faltan todavía conseguir los subtítulos, para poder verla.Para ver los detalles del film pueden consultar la base de datos:IMDb gogleando ese nombre junto con el nombre del film.

  • 17. marlaw  |  28 junio 2015 en 13:56

    Grande Santiago Rueda Editores

  • 18. Marcelo Grynberg  |  28 junio 2015 en 14:00

    Marlaw, Philo

    Ref: Hermann Hesse
    En una de esas llamadas “librerias de viejo” (?) consegui “El arte del ocio” (Die kunst des Müssig-gangs). Se trata de una serie de ensayos que van de 1904 a 1959. Si lo encuentran (editorial Planeta 1978), vale la pena comprarlo.
    Saludos

  • 19. philo  |  28 junio 2015 en 14:16

    cadena de asociaciones, desencadenadas por los escritos del profe

  • 20. philo  |  28 junio 2015 en 18:39

    Gracias Marcelo!!!
    Lo voy a buscar, aunque frente a mi tengo una pila de libros para leer.
    Si sigo comprando libros me voy a tener que mudar de casa, tengo pilas por todos lados.
    Eso si prolijitas!!!

    Cariños

  • 21. marlaw  |  30 junio 2015 en 4:53

    Marcelo No se si será lo mismo, pero yo llegué a tener en mi biblioteca, también comprado en una librería de viejo, un pequeño libro de Hermann Hesse, que contenía algunos escritos, e inclusive correspondencia de Hesse, posterior a los años 50, cuando este ya se encontraba exiliado en Suiza.

  • 22. Marcelo Grynberg  |  30 junio 2015 en 15:38

    Que tal Marlaw,
    Supongo que deber ser el mismo libro. El que mencioné tambien contiene alguna correspondencia. Tiene cerca de 330 paginas sobre temas muy variados: e.g. meditaciones sobre arte, sociedad, politica, recuerdos, parodias, narraciones breves, poemas, datos autobiograficos, reflexiones, etc. La mayor parte de esos textos solo aparecieron en revistas y diarios pero no en forma de libro hasta 1973.

    El indice (larguisimo) empieza y termina como:

    El arte del ocio
    Sobre los viajes
    Un personaje de la infancia
    .
    .
    .
    El salto
    Leyenda china
    Epilogo

    Saludos –> (no en el indice 🙂


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

junio 2015
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: