LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 109

14 junio 2015 at 9:16 6 comentarios

Damos por terminado nuestro periplo por Bartleby. La filosofía encuentra en la literatura una fuente de inspiración plena de contenidos para ejercitarse en la habilidad argumentativa. No es más que la réplica al uso que hacen los novelistas de las ideas originadas en la práctica filosófica.
Las ideas no tienen dueños ni se erigen puras en el panteón diagramado por Platón. El modelo de la geometría no ha prosperado para la filosofía. La inoculación de la retórica no ha contribuido a su inmunidad, por el contrario, la ha enfermado. Nunca ha dejado de estar convaleciente. Aún en sus momentos de altivez y fortaleza. O, como dice Rancière, golpeándose contra sus aporías.
El profesor Mark Lilla, brillante articulista del New York Review of Books, un estudioso de las relaciones entre los intelectuales y el poder en Francia, se divierte con las idas y vueltas de sus protagonistas. Sorprendido ante las elucubraciones de Alain Badiou y Giorgio Agamben sobre las epístolas de San Pablo, dice del filósofo italiano que es un ejemplo de la divagación posmoderna, caracterizada por su oscurantismo, sus modismos pretensiosos, y su falta de humor. Es capaz de escribir frases como. “el mesiánico pleroma de la ley es un Aufhebung en el Estado de excepción, una absolutización de la katargesis”, y de cargar casi cada una de sus páginas con citas en alemán, francés, griego, latín, hebreo, castellano, danés, provenzal, e incluso (Lilla subraya que no está bromeando), en hopi. Confirma que Ezra Pound en nada aventaja en lo que a majestad idiomática respecta, al ilustre Agamben.
Ni Mark Lilla (“The reckless mind: intelectuals and politics”), ni Tony Judt (“The burden of responsibility”) han exagerado sobre el tremendismo intelectual de los pensadores franceses; hay una abundante bibliografía sobre sus posiciones políticas y sus compromisos con distintos tipos de causas, desde los tiempos de Zola a los de Sartre, llevado a cabo por sus mismos connacionales (A.Lautman, D.Hollier, B.HLévy). Fueron voces proclamadas tanto a favor del fascismo como del comunismo, y rara vez han dejado espacio para la prédica moderada de tradición liberal. La marginación, en este sentido, de Raymond Aron, es un ejemplo conocido, como también la de Albert Camus.
Pero vamos a dejar por el momento las diatribas de la posguerra, a pesar de que en Francia no dejó de alcanzar un singular brillo, en especial por la calidad de quienes intervinieron en los debates, como Sartre, Merleau Ponty y Camus. Sus discusiones sobre la legitimidad de la violencia política, sobre la muerte de un enemigo o adversario, sobre lo que es un traidor o un colaborador, acerca de la idea de revolución y de sus costos, la concepción de la historia, de su sentido y proceso, ese tipo de polémicas también puso en tela de juicio el valor de la filosofía y de sus funciones en la sociedad.
Lo que ahora quisiera incorporar a estas meditaciones filosóficas es a quienes han despedido a la filosofía luego de haberla acompañado durante un trayecto de su vida intelectual. Por eso anticipábamos en párrafos anteriores que nos interesaba una cuestión demográfica antes que conceptual: el raleamiento del contingente de filósofos, el abandono del oficio y la paulatina escasez de su presencia cultural.
Las campañas de tipo publicitario o las estrategias de marketing que difunden una nueva moda de la filosofía, que la adosan a la seductora autoayuda, o parte de un espectáculo musical con una banda de sonido aderezada con reflexiones y consejos sobre el Otro y la Identidad, por ejemplo; que la introducen para infundir respeto o temor para que no se dude de la consistencia del predicador cuando habla de la crisis de nuestro tiempo, del vivir apurados, de la felicidad, o del lamentable y peligroso olvido de la moral, nada de esto la retiene ni asegura su permanencia. Por el contrario, citar a Aristóteles para decir una pavada, hace que su posible despedida no esté a la altura de todo lo que aportó a una civilización que la adoptó como la infraestructura del pensar. Fue su columna teórica durante más de dos milenios.
¿Por qué un abanderado de la filosofía renuncia a su práctica? Insisto en mi propósito de no volver al tema del fin de la filosofía, que fue una consigna de los neohegelianos, rematada por Marx, o el anuncio de la caducidad de la era metafísica augurada por los positivistas en el siglo XIX. Me refiero a una deserción individual, a la decisión personal de dejarla de lado, adjuntando las razones de tal determinación.
Daré cuatro ejemplos: Paul Nizan, J.F. Revel, C.L.Strauss y P.Sloterdijk. Uno deja la filosofía en nombre de la revolución; el otro para dedicarse al periodismo y al análisis político; el tercero en nombre de las ciencias sociales; y el último no la puede dejar aunque se lo proponga con prolongada insistencia.
Nizan escribe “Chiens de garde” en 1932, a sus veintisiete años. Egresado de L`École Normale Supérieure, tuvo compañeros ilustres: G.Ganguilhem, Daniel Lagache, Claude Lévi-Strauss, Raymond Aron, y su mejor amigo: Jean Paul Sartre.
El título de su segundo libro “Los perros guardianes” – el primero fue “Aden Arabie”, resultado de su viaje a Aden (“tenía veinte años, no permitiré que nadie diga que es la edad más bella de la vida”, estas palabras de Nizan se hicieron famosas), luego de abandonar momentáneamente sus estudios – indica una manera de catalogar a los filósofos que presupone su eficacia y su importancia si se tiene el propósito de proteger una propiedad.
Porque se trata de una propiedad, la de los medios de producción capitalista en manos de la burguesía. Nizan es comunista y milita para el partido. Son los años de la entreguerra. La sangría de la primera guerra y la crisis global del 29, habían sido una prueba de que el orden del mundo tenía fecha de vencimiento. Dice: “Nuestra infancia conoció una guerra, todos los hombres aún tiemblan con las heridas marcadas en el cuerpo”.
La revolución rusa era el primer paso de una transformación total. Las juventudes se radicalizaban. La Tercera República francesa había cumplido medio siglo y vivía de sus glorias coloniales, de su triunfo en Verdun, y de una política interior que destacaba la respetabilidad, el orden, y las libertades protegidas por el sistema republicano.
La filosofía era la cobertura retórica de las virtudes ciudadanas, y su contenido se resumía en el cultivo del espíritu y en la educación moral. Kantismos y neokantismos les servían a los académicos franceses para que nada destacable pudieran aprovechar de una filosofía nacional pobre en obras e ideas. Sólo el creacionismo y el intuicionismo de Bergson, nutría con alguna novedad por su renovado lirismo, una tarea cansina y aleccionadora.

Anuncios

Entry filed under: General.

Crítica en ADN a “La dificultad” LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 110

6 comentarios

  • 1. Roberto Nadaud  |  14 junio 2015 en 9:39

    “de las ideas originadas en” : vais a llevar problemas y enredos con el copywrigth.

  • 2. philo  |  14 junio 2015 en 10:53

    Y si profe es todo una menesunda.
    “Mas Platón y menos Prozac” y “Nietzsche para estresados” y cuantos más que no recuerdo. Yo que soy solo una neófita lo advierto

    Me parece bien! da cuatro ejemplos pero no da el suyo.

    Tal ves es solo como él amor cuando ya no agita nuestro corazón hay que ir en búsqueda de uno nuevo.

    cariños

    Me vino a la mente Tolstói, escapó de lo que lo agobiaba, murió por ello si, pero logro encontrar la salida ( usted lo llamaría la linea de fuga no?)

  • 3. Diana  |  14 junio 2015 en 13:16

    Hola Profe, me gusta mucho esta lección, o reflexión suya, también puede decirse una meditación,(aunque lo pone muy Cartesiano ).
    Me hace pensar en dos cosas; una seria encontrar o reconocer cual es el propio lenguaje de la filosofía , si la retórica o dialéctica, no son suficientes o caen en reducciones irrecuperables?…cierto?
    La otra idea, es que pienso, en el derrotero que ha seguido la filosofía, digamos que desde la salida de la época clasica, no ha alcanzado su cenit, ningún pensador nos ha dado la llave, para entrar al mundo filosofico, desprendiendonos de esas ideas primigenias de la filosofia como actitud, como indagacion y solo inherente del hombre. Digo del hombre y su necesidad de entender, de nombrar las cosas del mundo.Creo que esas dos cosas A las que me quiero referir, son dos momentos, fue uno, el de los Positivistas de mediados del S. XIX. que le dieron un giro al pensar de .la modernidad, proponiendo una Filosofía con un tinte cientifico y todo lo que se produjo en los años posteriores y el otro significativo instante, fue a mdiados del S. XX y podria decir que lleva un nombre; Foucault y también con todo lo que se origina a su alrededor y detrás de él y aunque estructuralista, el nos enseñó a arrojar el cubilete de los dados sobre la mesa del pensar filosofico. Desde entonces, podria decir metafóricamente, que la filosofía no se siente comprendida, ni seducida, ni expresada por ningun modo de pensarla en letras de molde.Es muy general, lo que queria agregar, nunca me quiero extender mucho en su Blog, aún así, deseo que se me entienda bien.
    Respetables saludos.

  • 4. philo  |  15 junio 2015 en 12:41

    que horror puse “tal ves”

    eso me pasa por escribir sin editar y sin pensar

    algo que amo de mi misma… mi espontaneidad, me juega malas pasadas hasta en la escritura

    sorry

  • 5. rodolfo lópez  |  15 junio 2015 en 14:07

    El enorme predio de Agronomía y el club Comunicaciones, por donde hago mis caminatas diarias, interrumpe las calles a uno y a otro lado de varias comunas -13, 14 y 15 creo-. Hace poco aparecí por Tinogasta, y fue para reconocer las boleterías de Comu -a cuya cancha pienso traer a mi sobrino nieto Camilo, aunque sus padres se opongan, para que el chico vea una patada no virtual, ya llegará el momento, les voy a robar el hijo una tarde, ve mucho Tecnópolis-.
    Y de pronto, ya de vuelta, me encontré en el elegante y añoso barrio Rawson, sobrio e inglés, parado frente a la casa donde vivió el mismo Julio Cortazar, Artigas 3246, una placa lo informa, y vi al girar una pequeñísima plazoleta (De Padua su nombre) con dos bancos oportunos para mi descanso. En charla con señora en la otra punta del banco, supe que ella era venezolana, y tenía hijos menores estudiando en baires; esta era su segunda definitiva visita al país, había traído con ella el resto de hijos, ya no regresarían.
    Me dijo que Venezuela está dividida en tres bandos irreconciliables. Los de Maduro, los chavistas que lo acusan de arruinar revolución bolivariana, y la oposición inefable. Lo curioso es que el odio más fuerte es entre viejos y nuevos chavistas. Hay armas y ejércitos.
    Y supe que con 500 dólares el turista vive un mes como un rey, en el bello caribe venezolano, a 4 bolívares el oficial y a 400 el negro.
    ¿Qué tiene esto que ver con la Enseñanza de hoy? no lo sé.
    Tal vez las calles y las comunicaciones interrumpidas.

  • 6. rodolfo lópez  |  17 junio 2015 en 11:02

    Debí poner: las calles y las “filosofías” interrumpidas.
    Aunque espero que Agronomía y Comu no sean equivalentes a los años treinta en Europa.


Categorías

Calendario

junio 2015
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: