LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 103

14 mayo 2015 at 9:27 11 comentarios

Franz comparte el mismo ascetismo fatal que Bartleby, quien es un ser tan quieto que muere de hambre como el personaje del cuento de Kafka, “El artista del hambre”, el hombre de circo que ayuna enjaulado.
Voy a resumir un rasgo que caracteriza a Kafka y Bartleby, y combino dos registros inconmensurables, como lo son el que identifica a un autor con un personaje de otro autor. ¿Joseph K podría ser un personaje de Melville? No necesariamente, pero Franz Kafka quizás sí. Porque Franz Kafka ya es un personaje de Franz Kafka. Un escritor que nos ha dejado la mayor parte de su obra en papeles sueltos que hablan de sus menesteres privados, cientos de cartas a sus novias, un diario infinito en el que anota lo que le viene a la mente cada día; todo este confesionario sin destino literario ha creado la “otra” obra de Kafka, la no “artística”, y, sin embargo, una sin la cual no sería lo que es.
Además, ¿por qué no?, podemos poner lado a lado a Franz K con Joseph K, y meditar sobre sus parecidos y diferencias…es difícil negar algunas semejanzas.
Franz, personaje de Melville. No se mueve, siempre está en el mismo lugar. Preferiría no moverse. No sale de Praga. Cuando lo hace es por muy poco tiempo. Razones de trabajo, una consulta, un informe para la empresa en la que trabaja, o una estadía en un sanatorio. O lo hace para morir.
No deja su trabajo, que lo atormenta, pero con el que cumple como el más aplicado de los dependientes. No sale de su habitación, su refugio, aquel en que aún encarnado en un escarabajo o cucaracha, es el que le permite ser un escritor nocturno y permanecer cerca de su padre.
Bartleby tampoco le hace mal a nadie, no agrede, es manso, se puede hacer con él lo que se quiera mientras no se lo mueva. Obedece lo que se le mande siempre con tal que se le deje ser tal como es. Por que “es”, tiene la maldición de ser.
Hay una interpretación dominante de Kafka en la que se lo proclama tan inocente y puro como Bartleby. Franz es inocente. Es como K, un hombre sentenciado y no sabe por qué. Ni por quién, aunque en vida, se denuncie, como vimos, a su padre. Franz es tan bueno que se enferma. No es apresado. No se lo detiene. No se lo agrede. No se lo persigue. No sufre el destino de K, de Joseph K, del muchacho de “América”, del hijo de “La condena”, del supliciado de “La colonia penitenciaria”, del bicho gangrenoso de “La metamorfosis”. Pero sufre por su enfermedad, por su soledad y bondad.
Una de las mujeres que inventó gracias a su manía epistolar, pero esta vez real, no por el mero hecho de existir – Felice Bauer y Dora Diamant también fueron reales – sino porque ha hecho escuchar su palabra, tiene voz propia y ha podido hacerlo levantando esa lápida verbal con la que Franz sepulta a sus mujeres, esa mujer es Milena.
Me refiero a Milena Jesenská, mujer célebre por sí sola, escritora, militante de la izquierda revolucionaria, resistente antistalinista, prisionera de los nazis, rebelde en los campos de exterminio, por eso asesinada.
Milena fue quien escribió en un periódico estas palabras a la muerte de Kafka:
“El Dr Franz Kafka, escritor de lengua alemana que vivía en Praga, murió anteayer en el sanatorio Kierling, cerca de Klosterneuburg, en los alrededores de Viena.”
Con este tono sentencioso, parco, descriptivo, Milena nos dice que la enfermedad fue un refugio para Kafka, “le prodigaba un refinamiento casi milagroso y una sutileza temible por su intransigencia; por el contrario, el hombre Kafka depositaba todo el miedo que le inspiraba la vida sobre esa misma enfermedad”.
Agrega: “Era clarividente, demasiado sabio para poder afrontar la vida, demasiado débil para luchar como lo hacen los seres nobles y bellos, no rehuyendo el combate por temor a malentendidos, malicias, mentiras intelectuales, persuadido que estaba por anticipado de que no tiene sentido hacerlo, ni vale la pena, para someterse, finalmente, a su vencedor, con la finalidad de avergonzarlo”.
Termina su pequeña reseña, con este párrafo: “Todos sus libros describen los horrores de secretos malentendidos y de culpabilidades involuntarias entre los seres. Era un hombre y un artista dotado de una consciencia tan aguda que alcanzaba a escuchar aquello en donde los sordos, se sentían seguros”.
La debilidad de Kafka, la misma de Bruno Schulz, la misma vocación de entrega, el espíritu de rendición del judío de las aldeas, de los shtetls – de los que provenían los antepasados de Franz – , darle vergüenza al vencedor.
No es otra cosa la que sostenía Nietzsche en su “Genealogía de la moral” cuando afirmaba que el cristianismo había derrotado al imperio romano con el amor, con la astucia del amor.
Quiero despojarme de esta idea de que Franz Kafka era bueno. Por un lado atormentado por la ley, por la jerarquía, por la burocracia, por el dios del monoteísmo, por la enfermedad y por el padre; y por el otro gracias a los intérpretes y a su amigo Max Brod, un ser bondadoso, cortés, incapaz de la menor agresión, siempre dispuesto a conciliar los opuestos.
Este ser manso y débil es quien escribe textos terroríficos, gracias a una doble identidad por muchos difundida.
¿Por qué Franz Kafka debe ser un santo? ¿Por qué su padre, un maldito? ¿Por qué Felice Bauer debe ser una señora burguesa insufrible? Seguramente que una esposa prolija, cumplidora, una empleada de una compañía telefónica en pleno ascenso en la jerarquía administrativa, que se preocupa por la compra de muebles para decorar de madera oscura el hogar; deseosa de una vida familiar, sin duda, ¿quien no comprende al escritor cuando está espantado ante un futuro de dos oficinistas como ellos dos, con hijos que atender?
Pero Milena distaba de ser así, era un diablo de inteligente, y de la vida burguesa no quería nada… apenas un marido violento del que quería separarse. O Dora, la jovencita casi adolescente que lo acompaña los últimos días, con la única que convive, la mujer que no está con él por ser escritor, sino un buen hombre enfermo que la dobla en edad y le cuenta por las tardes historias a niñas tristes en un parque de Berlín.
Franz el bueno, para que muchos lectores se sientan buenos con Kafka.

Anuncios

Entry filed under: General.

INVITACIÓN Todo se desarrolló con absoluta normalidad (Perfil 16/5/2015)

11 comentarios

  • 1. David  |  14 mayo 2015 en 21:24

    Perdon la acotacion, pero, Kafka no habia pedido que se destruyera todo su material inedito? quizas el no nos dejo nada.

  • 2. robero nadaud  |  15 mayo 2015 en 9:29

    Cristina dit K : “puedo mirar-le a la cara a todos los argentinos”.
    peregrinos del sur hasta la Quiaca hacia la Rosada, que mirarnos la presiden-ta no teme.
    debemos pasar ante ella pero no decir nuestros nombre y aldea : lleva 15 segundos : 47 millones tomarían un valioso tiempo de la In-signe :
    luego de meses esperando en rutas y accesos nos dicen que debemos volver : traen camiones atestados de sillas: nos debemos sentar a la vera de la ruta y sacar una foto grupal de 33 caminantes : l la Primera Viuda anhela ese número lleno de implicancias mistéricas.
    regresamos : cientos de vehiculos detenidos en las rutas, grupos de 33 argentinos parados al sol lluvia vientos:
    a la pregunta de que esperan : por las sillas, otros : esperamos al Fotógrafo.

  • 3. robero nadaud  |  15 mayo 2015 en 9:42

    Postales desde un país K.
    2 movimiento:
    “Diario de la guerra del Cerdo” : Honorable de lo opositor pide el juicio político al Roedor de los llanos anillaquenses por “senilité”.

  • 4. magu  |  15 mayo 2015 en 12:56

    DON ABRAHAM
    Para censurar o no, de ese desdoblamiento de personalidad se hace referencia a muchos autores: se ha dicho de AGATHA CHISTRIE ¡cómo esta señora tan cándida escribe sobre crímenes?, también de actores como NINI MArshall que era cómica como actriz pero muy tímida como persona, o actores que encarnas personajes diabólicos y son buenísimos y vegetarianos. Por el librito que leí, en el prefacio dice que quien preservó los escritos de FRANZ fue MAX BROD como ud dijo. Hay DESDOBLAMIENTO DE LECTORES también. Señoras buenísimas, abuelas que tejen a crochet y leen cada policial que da calambre.

  • 5. robero nadaud  |  16 mayo 2015 en 7:08

    des-doblar :en abril de 1940 fue condenado:
    dejar Lublín, destierro a un país del sur américa :
    ni una sola palabra, ni el tetragrama, ni el decálogo en las piedras del Exílio podrá volver a pronunciar :
    aprender la lengua de los ladinos, de los jodíos :
    expósito en los llanos de la Rioja será adoptado por los jirones de la tribu de Yatrib :
    deberá ser del foro cuando su corazón lo lleva a los espacios sagrados, corrupto cuando anhela la pobreza, cínico desolado por la santidad perdida.
    rodeado por los trofeos de su miseria se pregunta cual fue la impiedad que lo arrastró al sumidero de la política argentina,

  • 6. rodolfo lópez  |  16 mayo 2015 en 12:57

    Muy interesante -y osada- la idea del Profesor: no ver a Franz Kafka como “el bueno”, el que sólo padecía los males en el alma y en el cuerpo, sino que pudo ser un “diablo inteligente”, como Milena.

    Estimado Nadaud, su comentario 5 me gustó mucho, en pocas palabras dice tanto, y abre espacios para pensar. Luego de leerlo se me ocurrió que quizá aún haya muchas cosas del mundo árabe en argentina no dichas, y con la poesía que merecen.
    Amable comunidad de mi infancia la “colonia turca”, de dos manzanas, cruzando el Reconquista y frente al viejo Tigre Club.
    En la que abundaban los Kairuz y Sfeir pero había también Tavelli, porque doña Laia no tuvo mejor idea que casarse con un hijo de italiano. A ella mi recuerdo agradecido, por aquellas meriendas generosas! y su permanente hospitalidad. Y por el “quepe crudo” que regalaba a veces a mi mamá, que todavía saboreo.

  • 7. roberto nadaud  |  16 mayo 2015 en 21:40

    López : ser políticamente incorrecto puede traer algo, en todo caso
    se hace con cuidado y respeto, pues el dolor no cesa y como dice por ahí Virgilio, “no quieras recordarme”.
    en un libro reportaje a Seineldín el coronel recuerda su niñez, cuando llegaban de visita los viejos, los cercanos a la familia : evoca su emoción, el cariño, por esos patriarcas, ese que solo los niños aún tienen.
    al libro se lo llevo el viento, como debe ser, pero no estaría mal volver a leer ese pasaje.
    como que los malos de la historia son complejos, parecería.
    no tengo modo, pero sería interesante preguntarle a la periodista como recuerda al militar, ahora que las brumas del tiempo tienden a igualar las nostalgias y el corazón puede soltar las palabras que muchos juzgarán incorrectas.

  • 8. philo  |  20 mayo 2015 en 9:27

    Franz Kafka….solo un hombre.

    Más intrincado o mas sencillo todo hombre es un laberinto.

    Algunos afortunados encuentran la salida.

  • 9. roberto nadaud  |  20 mayo 2015 en 12:46

    algunos hallan la salida pero presienten que el afuera
    puede ser un tanto ennui : muchos han vuelto : atentos a esto no apresurarse : en todo caso qué podríamos escribir? :
    house orgasm, actualidad agraria, destinos turísticos : si, turísticos : o acaso todo destino debe obedecer a una lógica de lo peor?: bueno Eneas, Jasón y Cía fueron destácados turistas :
    ahora pondrían a Diana de azafata :
    y en vez de la pobre Itaca pondremos nuestras bikes de trekking rumbo a las riveras de Pto Madero.
    menudos Héroes somos.

  • 10. philo  |  20 mayo 2015 en 13:02

    Roberto usted y yo somos conjuntos disjuntos.

    Toda pretensión de intercambio se reduce al conjunto vacío.

    Hay parejas que son incompatible, vio

    De todos modos le deseo la mejor de la suerte

  • 11. roberto nadaud  |  20 mayo 2015 en 18:48

    lejos de él la pre-tensión del intermambo y menos la con patibilidad
    de ser escuchado.
    el otro va por el silencio, pago peaje y aguanta la ventanilla rota
    que le lleva al sirocco y las viejas riberas.
    no ha tenido eso que llaman suerte y ni falta que le hace.


Categorías

Calendario

mayo 2015
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: