LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 98

1 mayo 2015 at 19:31 18 comentarios

Nos vamos de la Villa Gilles, a la que volveremos siempre. Es como Lourdes, nos espera el agua bendita para todos los peregrinos que aprendimos con las enseñanzas del maestro Deleuze, el músico de los filósofos del siglo XX.

Se interesa por pensar lo nuevo; sostiene que lo posible se inscribe en lo real como su futura transformación. Lo virtual resulta de la acción inmanente de lo actual. Por eso entusiasma, porque colabora con lo que pedía Artaud: terminar con el juicio de Dios y volar como mariposas sin olvidar que fuimos gusanos (el ultimo amigo del hombre).

Sin embargo, no hemos progresado en nuestra inquietud respecto del tiempo. El tiempo no es pensable. Es nuestro invento metafísico. Tengo en mis manos un libro de Stephen Hawkins: “La historia del tiempo”, es el libro de un eminente físico. Nos habla de la expansión y de la contracción del universo. Del origen y de la masa hipercondensada. De la explosión inicial. Habla en términos de millones de años, de miles de millones de años.

Como dice Deleuze hablando de Proust, la inteligencia siempre viene después, pero los signos que nos enseñan, que colaboran con nuestro aprendizaje se manifiestan por impresiones. Dice: la impresión es para el escritor lo que la experimentación para el científico. No tenemos impresiones del universo, pero sí de una cúpula negra con alfileres luminosos, una ilusión.

El tiempo es una ilusión, no sé si lo dijo Borges, quizás no lo hizo, pero vale la hipótesis.  Revisando estantes en busca de un libro soñado, o perdido, o a la espera de ser recuperado – en este caso el “Bartleby” de Melville, con traducción de Borges – encuentro  un pequeño libro, “Borges Oral”, la edición de una serie de conferencias en la Universidad de Belgrano a mediados de 1978, una de ellas está dedicada el tiempo.

Lo abro. Dice que el tiempo se define por la sucesión. Cita a Zenón, Bergson, a Platón, a William Blake, a un filósofo que desconozco: James Bradley,  a San Agustín, Plotino, Newton, Bertrand Russell. Se inspira en estas lecturas para decir que el presente no existe, es una especie de fantasma, tiene su misma vaporosidad; habla de la posibilidad de series temporales distintas – dando una alternativa a la teoría newtoniana con su concepción absoluta del tiempo – , menciona la teoría de los números transfinitos por la que las partes no son menores que el todo; no se salva Heráclito que nos llega con la sagrada cita esta vez modificada: nadie baja dos veces al mismo río, no dice `nada´ o se baña, sino baja, es decir que el testigo del devenir no se moja, permanece seco; y cita a Platón que argumenta que el tiempo es la imagen móvil de la eternidad. El ser eterno se proyecta en otros seres, y sólo puede hacerlo en porciones, o sea, en un orden de sucesión.

Así es el tiempo, una idea humana, como Dios, hecha a nuestra imagen y semejanza. El espacio es más amigo del hombre, se deja limitar con más facilidad, está hecho a nuestra medida. No siembran dudas los cambios de tamaño, los vemos de inmediato. El espacio favorece nuestra percepción porque es discontinuo. Se separa en porciones. El tiempo es continuo. Si lo dividimos en horas, es porque lo espacializamos. Seguimos el desplazamiento de los astros. Nuestra dificultad es pensar lo continuo. Y más difícil aún es pensar un continuo que no sea homogéneo. Una continuidad que produzca diferenciaciones, una variación continua. Ésa es la imagen de pensamiento que quiere darnos Deleuze cuando habla de rizoma.

Ahora sí, nos vamos. Volvemos a la autopista. Es bueno salir, cambiar de lugar, refrescar la mente, ver nuevas caras, sentir otros aires. Nos oxigena.

Se me ocurrió algo. Tengo una idea. El otro día, en el Seminario de los Jueves, este grupo que se modifica a sí mismo – otra variación continua – con el que me reúno hace décadas para estudiar juntos un sinnúmero de temas, ahora Kafka, Claudia Fagaburu, una ex estudiante de la carrera de letras, hoy guionista de telenovelas exitosas, intervino para decir que a ella no le gustaba la literatura de Kafka, que sus cuentos no “cerraban”. Nos comunicó que su futura disertación giraría alrededor del Bartleby de Melville. Una lectura comparativa.

Que alguien dijera que Kafka no le gusta, me dio una sensación de alivio. No es necesario ser un devoto de autores consagrados, y menos emprender la retirada con la excusa de que no se lo entiende o que no es para uno o que es demasiado complejo que es lo mismo que decir que bastante mala sangre ya nos hacemos como para tener pesadillas literarias. Ella decía que no le gustaba, después de confesar que la lectura de los textos del checo la oprimía.

Nunca entendí a quienes se toman tan a pecho la literatura. Eso de no dormir después de leer un cuento. Creo que hay un defasaje temporal que no se toma en cuenta. Por un lado ya no somos niños. Por el otro, el campo visual, todo el universo perceptivo, tuvo cambios revolucionarios en las últimas décadas. Lo que no deja dormir ha cambiado de  rubro y de género.

En mi juventud, en la década del sesenta del siglo pasado, se decía que algunos libros   podían cambiar el mundo, pero que, además, sin duda, con más frecuencia, podían cambiar una vida. Y sin andar con tantos aspavientos, es cierto que un autor, una novela, creaban un imaginario individual y colectivo que podían servir de modelos de conducta. Forjaban ideales. Los escritores eran maestros de juventudes.

Pero el cine, la televisión, el rock, la web, el universo digital, las nuevas tecnologías y las innovaciones en la comunicación, cambiaron nuestra percepción. Cuando cambia el “soporte”, como dice el filósofo Michel Serres, cambia la mente. Pasó en el paleolítico con el desplazamiento de nuestros órganos de captura de la boca a la mano, pasó con la escritura que modificó la facultad de la memoria, pasó con la imprenta, pasa siempre con la aparición de un nuevo soporte material que modifica nuestra relación con el mundo.

Por eso no creo que leer hoy sea lo mismo que leer ayer, independientemente de la carga afectiva que un individuo en particular pueda invertir en su lectura.

Me gustó que Claudia dijera que Kafka no le gustaba, pero agregó que el checo “cerraba” mal sus relatos; me parecía un juicio de guionista de televisión, ya que Kafka es Kafka porque no cerró sus novelas, y dejó inconclusa su producción que flotaba en diarios, cartas, papeles inéditos, y fragmentos de fragmentos. De ahí su carácter extraño. Oscuro. Abierto. Por otra parte, la “opresión”, al menos desde mi punto de vista, proviene del cansancio de su interminable epistolario con Felice, monótono, quejoso; de sus diarios en el que no puede salir de sí mismo, y ese sí mismo no tiene ventanas como las mónadas; de sus aforismos que son como nudos apretados imposibles de desatar; de sus novelas en las que el personaje nunca sale de la trampa, sino que repite una y otra vez su fracaso; de eso, no de una angustia existencial, sino de un enclaustramiento sin fuga, sin aire, sin salida…claro, salvo la literatura, su escape, pero no necesariamente el nuestro al leerlo.

Y, sin embargo, a pesar de mi juicio adverso a su comentario, me inoculó un virus de curiosidad. Pensé en su referencia a Bartleby, y recordaba que en algún libro, Deleuze analizaba el texto. Me puse a buscarlo, y encontré lo que no buscaba, el de Borges, del que ya hablé. Pero seguí y encontré lo que sí buscaba, “Critique et Clinique”, allí está el análisis deleuziano de Bartleby. Tenía la imagen del librito de Melville en mi biblioteca, con una traducción de Borges, y no lo encontré. Busqué un pdf en Google, y lo imprimí.

Anuncios

Entry filed under: General.

La dificultad LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 99

18 comentarios

  • 1. maria  |  1 mayo 2015 en 20:02

    Bartleby o la formula————-peg 98——Critica y Clinica
    Gilles Deleuze………
    gracias

  • 2. maria  |  1 mayo 2015 en 20:11

    ………quería decirle que ;tengo el libro y lo voy a releer ,que atrapa……Bartleby no es una metáfora del escritor,ni un símbolo de nada…….(cont)………
    gracias a usted ,profesor.

  • 3. philo  |  1 mayo 2015 en 22:32

    Me gusto es de lectura ágil.

    Esto es de una novela que termine de leer hace poco. Habla del tiempo.( lo abrevio un poco)

    “Porque el tiempo no es como el espacio. Cuando dejas algo en un sitio puedes tener un mapa en la cabeza para decirte donde lo has dejado, porque un mapa es una representación de cosas que existen.
    Un horario es un mapa del tiempo, pero el tiempo no esta allí, porque el tiempo no es más que la relación entre la forma que cambian cosas distintas.
    Y no es una relación fija, como la relación entre nuestra casa y la del vecino. Y si te vas en una nave espacial y viajas cerca de la velocidad de la luz, al volver tu familiares tal vez sean ancianos o estén muertos y tu seguirás siendo joven y tu reloj solo marcará unos días.
    Y como nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz, eso significa que solo podemos conocer una fracción de las cosas que pasan en el universo.
    El tiempo es un misterio y nadie ha resuelto jamás de que es el tiempo exactamente. Por eso perderse en el tiempo es como perderse en el desierto, solo que no puedes ver el desierto porque no es una cosa.
    Por eso me gustan los horarios, porque son garantía de que no me voy a perder en el tiempo.”

    Me gusto Kafka. Leí sus obras completas (hace años, en ese momento comía, me bañaba, trabajaba y dormía junto al checoslovaco?) hace años

    Profe uno nunca debe dejar de ser niño, pues si deja de serlo deja de hacerse preguntas (usted es un niño aunque no lo admita)

    Luego de estar todo el día entre libros técnicos trabajando (un 1º de mayo) fue un placer entrar al blog.

  • 4. philo  |  1 mayo 2015 en 23:02

    Lo que es la memoria, me estaba lavando los dientes y me vino a la memoria este versito que me dijo mi tía cuando era niña

    “El tiempo le dijo al tiempo, lo que el tiempo no sabía, que lo que el tiempo escondía el tiempo lo descubría”

    fui L´enfant terrible (y creo sigo siendolo)

  • 5. robero nadaud  |  2 mayo 2015 en 7:18

    forza Professore gli iruditi siamo sposti a queste incubi.

    desbarranco del norte teutón el sur sensual nos llega a l’ opera bufa.

    agravado al Dr Marx, el blog comienza en una invitación a navegar el oro del Rhein, surcar la selva negra hacia el santo Grial y terminamos en lo del babero de Sevilla en attendant por lavado y peinado.

  • 6. robero nadaud  |  2 mayo 2015 en 9:04

    “tan a pecho la literarura” : Benjamín ha llegado a su frontera en Portbou . lee a Kafka, le parece que no cierra, monótono : cómo perder el sueño con “esto”, vivir es tan bello.

  • 7. maria  |  2 mayo 2015 en 14:50

    Del libro Critica y Clínica(pag14)
    ……….No se escribe con las propias neurosis.Las neurosis,las psicosis no son fragmentos de mi vida,sino estados en los que se cae cuando el proceso esta interrumpido,impedido,cerrado.
    ———L enfermedad no es proceso,sino detención del proceso,como en el caso de Nitzsche. Igualmente el escritor no esta enfermo,sino que mas bien es medico,medico de si mismo y del mundo.El mundo es el conjunto de síntomas con los que la enfermedad se confunde con el hombre.
    ———L literatura se presenta entonces como una iniciativa de salud.De lo que ha visto y oído ,el escritor regresa con los ojos llorosos y los tímpanos perforados .¿Que salud bastaría para liberar la vida allá donde este encarcelada por y en el hombre,por y en los organismos y los géneros?
    ———-Pues la salud pequeñita de Spinoza,hasta donde llegara,dando fe hasta el final de una nueva visión de la cual se va abriendo al pasar……

  • 8. Aldo  |  2 mayo 2015 en 16:34

    si pero estas nuevas tecnologias son un poco compulsivas , en todo caso nos ayudan a pasar el tiempo , se lee tanto que como ya sabemos no quedamos en nada ,,, pero por que hay que quedarse en algo’? Sartre decia ” media hora de literatura y el resto a los problemas públicos ” ….Quedar en un texto asombrado nos pasa pocas veces , asi que ,hacer lio como dice el papa Francisco ,

  • 9. robero nadaud  |  2 mayo 2015 en 18:18

    Qiryat Sepher, la “Ciudad de las Letras en Palestina, y la Biblios siria, el Pueblo del Libro : el mediterraneo ático, proteo de palabras y juegos retóricos.
    y ahora, el este presente, aunque el tiempo no exista : el discurso cotidiano de los jóvenes, el parloteo ensordecedor de los medios = jerga minimalista.
    el llamamiento de Celán a un ” lenguaje al norte del futuro” = quizas percibió que ya era tarde : el logos, decaído hasta ser prosa, a su vez podrido, conviertiéndose en gerende, estupideces. G.S.

  • 10. robero nadaud  |  2 mayo 2015 en 18:53

    ich bin ein psicótico : es bueno saber que es un estado, pero como llevo desde los 15 años entre farmacopea y delusiones sospecho que el fragmento soy yo y no mi detención, que tiene una manera Kafka de estar detenida pues me ha llevado de las calles con perros vagabundos (si vieran una madrugada de invierno con el mirar de un alienado) a los nosocomios rodeado de auras, halos y gemidos flotando en olor de la santidad de un dios menor.
    de amistades transparentes al silencio, de familias de manos generosas al abandono, la traición.
    menudo médico soy, pues quiero estar enfermo, y no quiero ser el mundo sino su destrucción.
    dime, si el vacio se agita en la caida, digamos, de un sexto piso, estaré curado?
    y si tomas de la mano al autor de la página catorce : ven conmigo al subsuelo de la terapia,solo hay que cruzar el cemento?
    menuda cura fue para Celán la literatura.
    que salud bastaría para que los chantas dejen de escribir cualquier cosa y terminen en una sala abarrotada de locura, a ver mon petit, no te aflijas, si sales de esta escribes otro libro, ganas otra beca y un ciclo de conferences.
    París bien vale otra teoría.
    la próxima temporada, l’ automne, esta cerca, tú sabes, algo hay que decir.

  • 11. robero nadaud  |  3 mayo 2015 en 7:32

    Joyce: escribía en italiano la correspondencia a sus hijos : “aquí concluyo. Mis ojos están cansados. por más de medio siglo han mirado la nulidad donde han encontrado una amorosa nada.”
    Joyce : James decía que era y D.H. Lawrence lo llamaba explícitamente “el libro de la vida”
    T.S. Eliot a V.Woolf : este libro ha “destruido todo el siglo XIX” y ha mostrado la futilidad de los estilos en la lengua inglesa llevando a su fin el género novela.
    y en el camino, destruído su futuro , pues ya no le queda más nada que escribir.
    cómo podrían estos sajones quitarnos el sueño?

  • 12. robero nadaud  |  3 mayo 2015 en 7:42

    “no tenemos impresiones del universo… una ilusión”
    prende soin : no vaya a ser que caiga por Montmartre el artefacto espacial ruso, que haciendo justicia a su condición eslava, oriental para colmo, no sabe pa’donde agarrar.

  • 13. philo  |  4 mayo 2015 en 12:15

    Disculpe la disgresión, pero es que los dichos de Deleuze hoy se colaron en mi vida

    De Deleuze me resultó encantadora su idea de ir en busca de encuentros . A veces uno va en su búsqueda y no los tiene, otras no los busca y solos se presentan.

    Hoy tuve un encuentro.
    7 am caminando hacia el subte para ir a trabajar enfrascada en mis pensamientos.

    De pronto un hombre de unos 40 años que caminaba a la par me dice: que hermosos sus anteojos,( me resulto gracioso ya que no son anteojos sino antiparras industriales que debo usar porque uno de mis ojos aún no se ha recuperado. Con antiparras y botines lejos de parecer una profesora que va a dar clase a un secundario religioso pareciera que estoy por entrar a la fábrica con el puesto de soldadora) y agrega: se destacan sus hermosos ojos ( bueno un piropo a las 7 de la mañana y referido a mis ojos que casi no se ven mas gracia me causo) lo observé, mire alrededor y descartando todo peligro decidí responderle.

    Muy verborrágico el caballero me cuenta que vive en la calle porque los alquileres son muy caros, me llama la atención ya que salvo sus zapatillas que se veían muy fatigadas estaba muy prolijamente vestido, cosa que le digo. Se para, me pide que me detenga se abre la campera y me dice: todas las mañanas corro y hago gimnasia, y bajando sus manos desde la altura de los hombros a la cadera me dice : es que quiero cuando estoy con las chicas que no solo disfruten lo que tengo allá abajo sino todo mi cuerpo, a esta altura ya empecé a reír ( por otro lado me vino a la mente las quejas de mis amigas que ven pasear las panzas de sus maridos en calzoncillos haciéndolos indeseables, tan equivocado no estaba el muchacho)

    A la pregunta donde dormís? me responde que tiene guardias amigos en distintos bancos que lo dejan dormir donde están los cajeros y que allí esta calentito, que debe vivir en la calle porque su madre lo echo porque no le gustaba que fume marihuana , pero el no la puede dejar

    Mientras cruzamos la calle me muestra un diario que llevaba entre sus escasas pertenencias y me dice: me gusta leer, esto, esto(agitando el diario) te abre la cabeza. Le recomiendo ir a la biblioteca a lo cual me responde que si la frecuenta porque allí le resulta fácil chamuyarse a una mina, A estas les encantan los hombres que leen, afirma Cada cosa que decía con su vos carrasposa me causaba gracia, el parecía estar a gusto con mi risa

    Empezamos a hablar de la amistad y el sexo , yo le dije la amistad es para toda la vida y que el sexo suele complicar las cosas a pesar de ser la forma más completa de vincularse con el otro. El afirma : si la amistad dura para toda la vida porque vos a una amiga la deseas siempre y como nunca la tenes seguís siendo su amigo, lo que vendría a afirmar la tesis “ no existe la amistad entre el hombre y la mujer”

    Allí se pone filosófico y me dice que en la biblia leyó que la mujer siempre se ata a alguien, al marido, a un hijo, etc etc. Y me pregunta porque, como si yo tuviera esa respuesta , ensayo algo y basandome en conversaciones y lectura le digo: es que la mujer siempre busca hacer nido, me contesta : en cambio los hombres lo único que queremos es complacerlas (yo ya no podía contener mi risa) Pero¡ ojo! yo tengo códigos, yo le hago el amor a todas esas empleadas kirchneristas y no lo ando diciendo por allí. A esta altura lo mío era una carcajada

    Volvimos no se porque al nido y a los hijos y me dice ¡ojo! ( ese “ojo” quería demostrarme su entereza) que yo no ando haciendo hijos con cualquiera , tuve tres hijas con una mujer evangélica muy religiosa ( recordé una conversación que tuve con mi hijo en la cual me explicaba que siempre buscamos para reproducirnos la mejor pareja que podemos encontrar, en ese momento nos da un subidón de dopamina y nos enamoramos) (tesis que este hombre acababa de confirmarme)

    Ya estaba casi en la boca de subte y me estoy despidiendo, alza su mano y choca los cinco. Nos deseamos suerte.
    Me reí todo el viaje.

    Fue un encuentro que no resistía más que las tres cuadras que caminamos juntos, sin embargo a pesar de las distancias que nos separaban fue peculiar y tuvo su encanto

    Tal vez lo mismo sintió Deleuze cuando tuvo un encuentro con los que hacian papiroflexia a consecuencia de su concepto de pliegue.
    Pequeños puntos en el cual dos vidas creen tocarse.

  • 14. robero nadaud  |  4 mayo 2015 en 12:18

    “qué es exactamente el tiempo” . : Hofmannsthal figura Adorno : denuncia “la indecencia de la elocuencia” luego de las matanzas y la guerra : entonces volver al filo del silencio, pues (George) “no puede haber nada donde falle la palabra”

    contra las tinieblas entonces : “Oh palabra, oh palabra que me falta!”(Schömberg).
    quedamos nosotros.
    Y nuestras voces las arenas del reloj llamado tiempo : hemos pronunciado los nombres de los amados y agradecido sus dones, somos la música “entre nuestra carne y la del mundo” clamando por la tierra prometida de nuestra infancia.
    sensible a las vibraciones más finas del alma descansa tus preguntas y deja que la música de los horizontes y abismos vuelva,

  • 15. maria  |  4 mayo 2015 en 12:51

    El filósofo contemporáneo francés Gilles Deleuze ha propuesto exactamente el tipo de continuidad ininterrumpida con su idea del pliegue. Para Deleuze, el espacio plegado articula una nueva relación entre vertical y horizontal, figura y fondo, dentro y afuera – todas las estructuras articuladas por la visión tradicional.

    De modo distinto al espacio de la visión clásica, la idea del espacio plegado niega el encuadre en favor de una modulación temporal. El pliegue ya no privilegia la proyección simétricamente En su lugar, hay una curvatura variable, teorizó el experto.

    Esta teoría viene a avalar la idea de nuevos soportes para las estructuras básicas de la construcción ya sea de edificios como de trajes, piezas de joyería, mobiliario y utensilios, entre otras. La teoría del pliegue que tiene su origen en el origami japonés, arte en el que no se usan ni tijeras ni pegamentos, sólo hojas de papel las cuales con los pliegues formas figuras geométricas y figuras de gran similitud a la realidad………….

  • 16. maria  |  4 mayo 2015 en 12:53

    Tal vez lo mismo sintió Deleuze cuando tuvo un encuentro con los que hacian papiroflexia a consecuencia de su concepto de pliegue.
    Pequeños puntos en el cual dos vidas creen tocarse………….
    Tienes razon:pequeños puntos en el cual dos vidas creen…..

  • 17. rodolfo lópez  |  5 mayo 2015 en 11:30

    Sueño Kafkiano. He invertido mis ahorros -$100.000- en la bolsa, en acciones telefónicas que pertenecen al gobierno, 3 tipos de inversión que al cabo de un mes me han reportado ganancia de casi $20.000. Un amigo dice: retirate ya del juego bursátil; mi agente de bolsa no cumple mi orden sino que me invita a reflexionar, mi decisión es apresurada. Digo que otros ponen su dinero un día y al otro se van ¿por no yo?. Mi agente me dice que es porque podría molestar a ciertas personas. Con el respaldo de mi amigo insisto en vender, y entonces el agente me dice que tendré una reunión con el mismo presidente de la bolsa. Así pues me encuentro cara a cara con el tipo -gordo y trajeado- en pleno recinto y ante 500 miembros que nos miran y escuchan. Digo que quiero vender y el presidente me mira serio, me dice que esto no funciona así, que si todos vendieran no habría bolsa ninguna, que se está observando mi proceder, que debo pensar lo que hago, que ya habrá tiempo. Su tono pretende intimidarme pero me revelo, con el respaldo de mi amigo digo en voz alta que voy a vender, y entonces -en el sueño- el recinto tiembla. Jugado sigo adelante, ahora todo tiende a desvanecerse, personas, bolsa y demás; y desde afuera del sueño siento culpa que por haber retirado mis ahorros el país entero haya implosionado, explotado, algo así.

  • 18. marlaw  |  7 mayo 2015 en 2:38

    “On n’écrit pas avec ses névroses. La névrose, la psychose ne
    sont pas des passages de vie, mais des états dans lesquels on
    tombe quand le processus est interrompu, empêché, colmaté.”


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

mayo 2015
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: