LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 95

22 abril 2015 at 8:10 19 comentarios

La búsqueda de la verdad tiene que ver con el desciframiento de los signos. No hay un ser más devoto en auscultar señales, buscar rastros, mejor detective de lo que se juega en las relaciones amorosas, que el celoso.
En los celos está la verdad del amor, y, quizás, el modelo del amor a la verdad. No olvidemos el celo con que Jehová cuida su secreto y su mandato de exclusividad.
Deleuze dice que hay una paradoja en el hecho de que los celos puedan ser más profundos que el amor. Esta carácter contradictorio se debe que con los celos lo que se mima es el fin del amor. Se anticipa el dolor de la separación, se juega con al muerte del sentimiento del otro y se pone en escena la herida provocada por una traición.
Hay un tercer tipo de signos, son los signos sensibles. En la novela de Proust algunos son emblemáticos. No hay lector ni intérprete del novelista que no cite la serie de imágenes que se desprenden en la mente del protagonista al comer una magdalena. Es una lámpara de Aladino. El llamado `pequeño bollo tradicional de la región de Lorena´, al ser saboreado da inicio a un viaje por la memoria.
Hablamos del modo en que se construyen los recuerdos. Porque, en un principio, los recuerdos no están almacenados en un depósito llamado inconsciencia, para ser activados por un hecho actual. De acuerdo a esta idea, hay una proyección recurrente que resignifica el pasado. Al menos el sentido común aplicado al modo en que funciona la memoria, sostiene que el pasado varía con el sujeto que rememora. Por lo que es un espacio variable.
Freud nos dio una definición audaz al hablar de novela familiar para describir la inventiva del sujeto cuando se presenta como relator de la veracidad fáctica de su historial. El deseo nos vuelve muy creativos. Pero si algo debemos reconocerle a Gilles Deleuze, es que es un demoledor de los sentidos comunes. El modo en que funciona el pasado se convierte en un problema filosófico, que a partir de la lectura que hace de Henri Bergson, tiene la complejidad de la teoría de la relatividad.
Por el momento, hasta que una vez más intente comprender no sólo lo que quiso decir Bergson, sino lo que quiere trasmitirnos Deleuze en su exótica interpretación del filósofo, empresa que no difiere de hallar una idea precisa de lo que aquí nos concierne: el problema del tiempo analizado por un filósofo que piensa en términos de espacio, por el momento, decía, nos detenemos en que Deleuze afirma que los signos sensibles que impulsan los recuerdos, son verídicos, y que nos proporcionan una gran alegría.
Es dulce rememorar.
De este modo, hemos alineado los signos vacíos de la mundanidad, los signos engañosos del amor, y los signos felices de la materialidad.
Faltan los signos esenciales del arte. Seguirán ausentes porque son los que subsumen a los otros en un sentido que se acerca a la verdad, y que tiene que ver con el tiempo. Y esta relación arte-verdad-tiempo, es otro de los regalos que nos envía Deleuze envuelto en una caja lacrada con sellos de la más variada especie.
Pasemos a otro aspecto esencial de la lectura que hace de la obra de Proust, cuya esencialidad tiene que ver con la práctica filosófica.
Para Proust, nos dice, no hay una búsqueda natural de la verdad. El hombre no se caracteriza por la noble tarea de desear la verdad. Esta idea proviene de los tiempos del nacimiento mismo de la filosofía. La disciplina siempre se definió como la de la búsqueda de la verdad. ¿Por qué se arroga una misión de tal especie? ¿Qué necesidad tenían los filósofos atenienses – y el macedonio – de proclamar semejante labor?
Hay una razón sencilla: porque vive engañado. Es necesaria una concepción del mundo que diagrame una trampa cósmica para que el protagonista principal quiera salir de la misma.
Para Platón la realidad está conformada por una doble capa que envuelve a todo lo existente. La frase hecha “las apariencias engañan” es precisa. No es el hombre quien falla al confundir las cosas, sino es el mundo en su constitución que está hecho para confundirnos. Es la diferencia entre el ego cartesiano y la Idea platónica.
Si el mundo es una trampa, si lo que gobierna los acontecimientos está escrito en el Destino, y la irrupción de la cifra secreta del devenir está en manos del azar, no sorprende que la búsqueda de la verdad no sea un asunto banal, sino de vital importancia. Es una cuestión de supervivencia.
Buscar la verdad no es una afición desinteresada que nos permite una sabiduría incolora. La aspiración no es llegar a ser una autoridad prestigiosa. El modelo a alcanzar no es el del sabio cuya presencia sacerdotal es admirada por nuestros semejantes. El sabio no reemplaza al héroe homérico que con su muerte es inmortalizado por la memoria.
Nietzsche supo destacar el aspecto bélico del conocimiento. Conocer es un desafío, está en juego una batalla. Descifrar signos, responder al enigma de la pitonisa, pone en juego la vida de poblaciones. Fue la tragedia de Edipo. Confundir signos va mucho más allá del lenguaje. Para los griegos no era una necesidad terapéutica derivada de una práctica higienizante de la filosofía. Iban mucho más allá del giro lingüístico.
Los falsos problemas y las respuestas equivocadas, provocaban epidemias, parricidios, guerras civiles.
Por esa senda evocada por Nietzsche, también va Proust. Tanto Deleuze como Foucault, van a contracorriente del paradigma del conocimiento que en Platón deriva de la reminiscencia, y en Aristóteles se genera en los sentidos, entre los cuales, es la vista el predominante. Ver es un placer porque nos entrega más información que los otros sentidos, y es a partir de este placer original, que surge el deseo de conocer, la filosofía, el amor al saber.
El libro A de la “Metafísica” comienza así: “Todos los hombres desean naturalmente saber, aquello que lo muestra es el placer causado por las sensaciones, pues, más allá de su utilidad, nos dan placer por sí mismas, y entre ellas, en especial las sensaciones visuales. (…) La causa reside en que la vista, es entre todos los sentidos, el que nos permite adquirir la mayor cantidad de conocimientos, y nos hace descubrir un cúmulo de diferencias”.

El celoso es un voyeur. Imaginar escenas de su amada con un amante, lo desespera pero lo mantiene en la butaca. Pero los celos no son contemplativos, impulsan a una búsqueda. Estamos atentos a rastros y señales. Interpretamos pequeñeces. Atamos hilos y elaboramos sistemas cuya coherencia no parece tener desmentidos. Denunciamos al culpable. Exigimos una confesión pero no queremos oírla. Aceptamos coartadas dudosas. Desconfiamos. Nos obligamos a confiar. Deseamos.
En resumen: para buscar la verdad se necesita la irrupción de un elemento no sólo inesperado sino disruptivo. No se busca la verdad en general ni por un impulso natural, sino en situaciones concretas cuando nos someten a una forma de violencia. La busca el celoso ante las mentiras del amado. La violencia de un signo que nos perturba, que no nos deja en paz.
Por eso no hay buena voluntad del pensamiento sino violencia en el pensamiento. Deleuze agrega que a la idea de método en filosofía, Proust le opone la intervención del azar y la presión, el peso agobiante de una premura, de la ansiedad y la sensación de peligro.
La verdad, entonces, resulta no de una búsqueda, sino de un encuentro, que nos fuerza a pensar.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 94 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 96

19 comentarios

  • 1. marlaw  |  22 abril 2015 en 11:21

    “La búsqueda de la verdad tiene que ver con el desciframiento de los signos.” Detengàmonos por un instante, para imaginar que en lugar de comunicarnos por medio del lenguaje y la gramática, que todos conocemos, todavía empleàramos signos cuneiformes para hacerlo. De esos que los antropólogos suelen hallar tallados en alguna roca, de tiempo en tiempo. En este supuesto, nuestros medios de prensa, diarios, revistas de actualidad, semanarios, etc. también aparecerían escritos, con esos símbolos. Supongamos también de paso, que un grupo de investigadores del futuro, dentro de loa próximos dos mil años, se propone develar el sugnificado de esos símbolos.Podría ocurrir que esos investigadores lograràn descifrar el significado de esos signos.En este caso, aquello que se alcanzara traducir de ese oscuro lenguaje, sería verdadero, pero verdadero tan solo en el correlato entre significantes y significados. Y ahora bien: ¿También sería verdadera la enunciación (el contenido) que revelaran esos signos, confrontrada con la realidad que la envolvía y circundaba en ese momento?

  • 2. Berti Alicia Gustavo  |  22 abril 2015 en 13:08

    “En resumen: para buscar la verdad se necesita la irrupción de un elemento no sólo inesperado sino disruptivo. No se busca la verdad en general ni por un impulso natural, sino en situaciones concretas cuando nos someten a una forma de violencia” Tiene razón Tomás, así, por ejemplo,la muerte de un hijo es una situación concreta que nos impulsa a buscar la verdad. Excelente comentario que nos permite enriquecer el aspecto fenomenológico de nuestra tarea.
    Slds

  • 3. R. Nadaud  |  22 abril 2015 en 13:11

    las guerras civiles griegas fruto de mal-entendidos :más de un oxoniense debe estar perplejo, con una de esas expresiones que solo un fellow merece tener.

    ver : Discurso de los Melios en “Guerras justas e injustas” ed. Paidós. en todo caso no creo que se haya llegado a la batalla de
    Queronea, entre otras por causa de ruidos en el canal de comunicación: no será el que remite quien le diga a Demóstenes que lea a U.Eco.

    en centroamérica o algo así hubo, al parecer una guerra del futbol : la mezcla de realismo mágico y Ron tiene misteriosas vertientes : pero no todos en la misma bolsa es sensato.

  • 4. R. Nadaud  |  22 abril 2015 en 13:16

    parece que no hay verdad en la alegría, a sufrir entonces : los felices están condenados a etc etc.
    vamos todavía Romanticos.

  • 5. marlaw  |  22 abril 2015 en 15:32

    ¿Porqué me habrán (que no es Abraham) bochado mi comentario, digo?

  • 6. marlaw  |  22 abril 2015 en 15:35

    Querida, aunque la vida no nos una nunca, y estemos porque es preciso siempre separados….(Cantaba Mario Clavel)

  • 7. rodolfo lópez  |  22 abril 2015 en 16:54

    Me produjo mucho placer la lectura de esta Enseñanza. Gracias.

  • 8. Alma Carolina  |  22 abril 2015 en 18:08

    Sufrir es el motor màs estimulante para crear y vivir, despuès
    la calma se disfruta. Los celos amorosos gran tortura tanto
    si los sentìs o los desencadenan sobre vos.
    Me encantò el articulo escrito por Abraham.
    Proust un genio escribiendo la locura del amor y celos.
    Shakespeare los utilizò en toda sus obras para armar las
    mejores historias de la literatura amorosa.

  • 9. R. Nadaud  |  22 abril 2015 en 21:38

    la guerra del peloponeso a causa de malentendidos.
    guerras sagradas, Epaminondas, Filipo de macedonia, etc.

  • 10. Juan Martin Masciardi  |  24 abril 2015 en 20:25

    profesor, le paso una entrevista a michel houellebecq. estoy seguro que le puede interesar a ud. como a sus lectores del blog. http://www.lanacion.com.ar/1786998-es-absurdo-pensar-que-el-patriotismo-pueda-reemplazar-la-religion

  • 11. magu  |  24 abril 2015 en 22:21

    DON ABRAHAM
    ME conmovió el comentario del Dr BERTI, ALICIA Y GUSTAVO, y los demás también. Pero en cuanto al celoso, a veces quiere descubrir una verdad que no existe, que es fomentada por sus propios celos a priori, mientras el amado es inocente. Ahora, es cierto, si estamos cómodos, bien, seguros, todo es luminoso, bueno, apacible y nada es injusto, no es necesario buscarla. ¡Quién dijo: los pueblos felices no tienen literatura ? Por qué DON ABRAHAM y amigos…..el género literario policial o detectivesco nació en INGLATERRA y no en BRASIL (jajaja) y por qué para hacer una película de suspenso y de terror se elige un escenario rupestre y alejado del gentío ? (para que tenga más gracia supongo) /// Esta clase, me recuerda a un libro que terminé recientemente. MI CUERPO Y YO, de SUSANA RIVARA DE MILDERMAN, a esta señora que se pagaba sus clases de declamación y actuación con MILAGROS DE LA VEGA, mientras trabajaba en casas de familia para ayudar a su madre viuda y a sus hermanitos. Todos los profesores de canto, de teatro y de danza le decían: usted es demasiado alta, demasiado, grandota, desgarbada, sin gracia, nunca va a llegar a nada con estas artes, nunca será PRIMA DONA, o damita joven. Ella (textualmente escribe: yo buscaba mi verdad, no me conformaba lo que me decían) finalmente, desoyendo a los demás, siguió buscando su verdad, y llegó a ser una profesora de expresión corporal que creo su propio método, preparó a más de cincuenta actores argentinos, y además se curó de problemas de columna (rigidéz, dolores, etc) y ayudó a aliviar el dolor corporal de muchas personas.// LA VERDAD se puede buscar con otros modos que no sean los racionales, …con las experiencias emocionales, y ESPIRITUALES (además del arte: la religión, el rezo, la meditación, LA FE , EL AMOR, que da verdadero consuelo para la partida de un ser querido, para el dolor más hondo de un ser humano

  • 12. Elías  |  25 abril 2015 en 17:46

    “Enceguecido por los celos mata a su esposa de 248 puñaladas”. Vaya clase de amor y búsqueda de la verdad que manifiestan algunos celosos.
    Discúlpenme, pero, la búsqueda de la verdad está reservada a las personas inteligentes y en este mundo no debe haber personas más imbéciles y patéticas que las personas con celos.

  • 13. R. Nadaud  |  25 abril 2015 en 18:38

    Y los Dioses celantes?

    detrás del celo de yahvé el deseo de ser traicionado, el anhelo de castigar la falta, de arrancar el desvelo de la pasión, la agonía de la separación : hacerse carne y morir en el monte calvo, morir del Otro
    y descansar del dolor por la Creación.
    Moises escucha tras el crepidar de la Zarza los gemidos del señor por sus hijos y le habla “espera, escucha…” : la voz del hijo, que será polvo a la vera del camino, Hermes sin nombre, le calma : se alejará, Deus Otiosus, y la tribu poblará el tiempo al este del Edén.

  • 14. Elías  |  25 abril 2015 en 19:48

    Nadaud, su comentario no hace sino confirmar el mío. Por suerte nosotros no somos dioses. Somos simple mortales. Vivimos algunos años disfrutando del vermouth, las papafritas y el good show y después andá a cantarle a Gardel.

    PD: encima a mí me prohibieron lo salado y el alcohol. Lo mío ya no es vida…

  • 15. R. Nadaud  |  25 abril 2015 en 20:14

    y a mí otro yo el azucar, y las delusiones.

    carne de famacopea somos, ojalá polvo enamorado lleguemos a ser…

  • 16. R. Nadaud  |  26 abril 2015 en 9:25

    Elías, de Galaad, presumo : hacer clic en Librújula. es : un divertimento dominical.
    y respecto del avión estrellado : marías blog : ‘Intolerancia a la tristeza’
    y respecto a algunos plebeyos que polulan : Guerriero : Odiadores.
    feliz Txomin.

  • 17. Gustavo  |  26 abril 2015 en 10:41

    Bueno yo también no soy demasiado apegado a las historias o sabidurías. Solo se lo que se, vi con mis ojos, me toco vivir o lei sobre hechos que están demostrados que son ciertos. Como el genocidio armenio, holocausto, de los pueblos originarios. Descubrimiento de la penicilina, el bypass etc. Lo demás esta en duda. Quien escribió los libros religiosos o por que razones. O por que las cosas deben ser porque a tal persona un dia se le ocurrio escribir esos libros y los siguen millones de fieles en el mundo. Por que unos dicen que el hombre llego a la luna y otros los desmienten. Y si llego el hombre a la Luna. Por que nunca mas volvió. Por que algunos dicen que el hombre deriva del mono y con los años se fue adaptando a ser como es actualmente. Y otros dicen que había otros seres en la Tierra antes. Y mezclado con los minerales se encargaron que nazca la vida en el planeta. Vegetales, animales, dinosaurios, luego la humanidad. Mas alla de las religiones que dicen que hay un Dios creo el mundo. Quien construyo las pirámides de Egipto en esa época donde no había luz, maquinaria, caminos etc. Por que será que nos toco nacer de manera humana y no como peces, plantas, vacas que se la pasan pastando hasta que las lleven al matadero, gaviotas. El dia que dejemos de existir donde iremos. A algún sitio invisible a nuestros ojos. Quedaremos enterrados para siempre hasta que los gusanos consuman nuestros huesos. Naceremos algún otro tiempo en otro ser que nada tendrá que ver con el actual. Lo haremos como forma de vegetales o animales. Y los animales o vegetales que hay actualmente el dia que no existan mas lo harán como humanos. El sol seguirá siempre alumbrando o habrá un dia en que se agote su vida útil y se apagara. La tierra hasta cuando podrá aguantar donde cada año somos mas seres humanos. Que consuminos y contaminamos. Son todas incognitas jja

  • 18. R. Nadaud  |  26 abril 2015 en 12:51

    por suerte no somos dioses . podemos como Kant elegir olvidar ciertos personajes.
    per essempio : hecho, dicho, ocurrencias y andanzas de los politicástros de la Reina del Plata.
    pero temo que lo reprimido vuelva bajo la especie pesadilla o en un artículo de nuestro venerado Professore.
    quien pude huir de las temibles leyes de Sigmund?

  • 19. magu  |  27 abril 2015 en 18:40

    DON ABRAHAM: perdón que vuelva por lo de LOS CELOS, y LA FILOSOFÍA, Y LA SABIDURÍA: pero es que al leer varios de los libros de EMMET FOX, él (de la misma época que BERGSON, pero era irlandés y se fue a vivir a N YORK) trata de “traducir” de algún modo, algunos términos del ANTIGUO y del NUEVO TESTAMENTO, giros linguísticos, expresiones coloquiales que al volcarse en la BIBLIA mucha gente no sabe como tomarlas. En no recuerdo que parte del ANTIGUO TESTAMENTO, dice: EL TEMOR A DIOS ES EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA. Bueno, EMMET FOX trata de calmar a sus lectores, diciendo que TEMOR: es RESPETO, no miedo. Por ejemplo: ciencia: busca la verdad, pero con respeto a la naturaleza y al cosmos, y al ser humano. LA FILOSOFÍA, creo que también vería al TEMOR como RESPETO, CAUTELA., PRUDENCIA, me parece. En cuanto a lo tecnológico dicen que grandes potencias guardan enormes secretos mundiales para no causar PANICO EN LA POBLACIÓN (que tienen extraterrestres vivos encerrados y que otros andan entre nosotros, que existen adolescentes ya clonados, que se ponen microchips indiscriminadamente en las muelas, en las prótesis, etc, para luego seguir a la gente cualquiera y experimentar a distnacia, , que saben de bacterias, de catástrofes futuras, etc, etc, etc), muchos delirios…


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

abril 2015
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: