LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 94

20 abril 2015 at 9:47 30 comentarios

No recordaba nada de esa lectura. Debe ser porque Proust es otro de los autores que debo leer. Hace muchos años, hice una lectura de “Du côté de chez Swan” – no sé por qué escribo `hice una lectura´, en lugar de `leí´ – , y sé que fue toda una impresión. No me dio ideas, pero sí impresiones. La prosa navega, y navegamos con ella. Derivamos. Nada es difícil, ni complicado, no tenemos que lentificar la lectura, y menos frenarla. Es placentera. Vamos. Por analogía de lego, la incorporo como fragmento de la música de Debussy, de “La mer”. No sé si Proust tuvo que ver con esta composición, pero al googlear Debussy- Proust, aparece en you tube, un concierto en el que interpretan la pieza después de la lectura de un texto del escritor sobre el mar. También me impresionó la capacidad crítica de Proust, que comprobé en su “Contre Saint Beuve”. Y ahora evoco un olor, el perfume que destila Proust cuando habla de los perfumes que motivan los recuerdos. No sé si Proust se puede oler, pero sus aromas pueden tener que ver con el tiempo. Pero aquí no se trata de Proust, autor que evoco sin conocerlo, que he leído poco y olvidado mucho, sino de Gilles Deleuze, quien lee a Kafka desde el espacio, que ha dedicado un ensayo a Proust, y despertó mi curiosidad por el modo en que puede analizar el tiempo. El tiempo es un silencio. No sé que diría Wittgenstein, especialista en detectar insensateces. Pero desde Agustín el tiempo da vueltas por la filosofía. Hay un modo simple y directo de pensarlo. Pasado, presente y futuro. Lo comprendemos fácil. Lo que fue, lo que es, y lo que será. Es una línea recta. Escribimos de izquierda a derecha, primero y después. Hoy y mañana. Nuestras facultades nos ayudan a concebirlo. La memoria recuerda el pasado. La imaginación bordea el futuro. El presente es la instancia más misteriosa, porque es fugitiva, no es. La llaman instante. No podemos imaginar el eterno retorno, sí podemos conceptualizarlo, producir una idea manipulable de la imagen imposible. Pero un tiempo sin imagen es la muerte. Para hablar del tiempo se necesita vida, aire, pneuma, diferencia, multiplicidad, acontecimientos. Para pensar el tiempo son necesarias las cosas. No hay tiempo del vacío. Debo interrumpir por un momento la escritura. Voy  a caminar alrededor de la plaza como hago todos los días para cumplir con la rutina sanitaria. Con los auriculares de la radio escuché “La mer” de Charles Trenet en un programa de AM de radio Rivadavia. Y pienso en las casualidades, en no mucho más que eso. No es que haya soñado con el 74 de la quiniela y haya salido sorteado, sino en estas coincidencias dulces, como Debussy y Charles Trenet que también – sin que lo haya previsto – confluyen en Proust. El libro de Deleuze sobre Proust es de 1964. Corresponde al momento en que está abocado al estudio de la obra de Henri Bergson. El filósofo como el escritor son quienes ofician de referentes para el pensamiento de Deleuze sobre el tiempo. Deleuze relaciona el tiempo con los signos. Por lo que hay una marca visible que lo delimita. Si la temporalidad sólo se definiera por la evanescencia, poco podríamos decir sobre el tema. El régimen de signos remite a cuatro instancias. La mundanidad, el amor, lo sensible y el arte. Los signos son fundamentales porque Deleuze concibe a la obra de Proust como un `bildungsroman´, una novela de iniciación o de aprendizaje. Hay una tradición del género desde la novela picaresca al Wilhem Meister de Goethe. Aprender concierne a los signos. ¿Qué es lo que hay que aprender? Adónde ir y qué hacer para llegar a la verdad. Está búsqueda se relaciona con el tiempo, y en este caso, con el modo en que se pierde el tiempo. Habrá una confrontación entre la vía filosófica de buscar la verdad y la elegida por Proust. Lo mundano es el dominio de los estereotipos, el de la moda, los lugares comunes y los clichés. En otros idiomas es la `langue de bois´ o el `small talk´, cuyo ámbito de preferencia son las recepciones. La banalidad es un arte. La frivolidad también. El mismo Kant en su antropología pragmática recomienda el uso que hay que darle a las conversaciones de mesa para aligerar la digestión y complacer a los invitados. Resabio de la preceptiva cortesana, en el mundo burgués será necesario reacomodarlo a los tiempos. Los protocolos evolucionan. Despreciar el mundo de los salones, de los cocktails, de los té canasta o del bridge, el de los vernissages, de los eventos diplomáticos, es un mal consejo para quien aprecia la práctica de la observación. Dejo para los entendidos si el casino con su ruleta, el tragamonedas, son útiles para el estudio de la sociabilidad. Quizás no lo sea, como el poker tampoco. Cuando la verdad se muestra desnuda, y eso ocurre cuando la mediación que nos aparta del dinero es mínima, predominan las funciones psicológicas personales en desmedro de las convenciones compartidas. En el mundo de la hipocresía, no hay condena ninguna por compartir un espacio de engaño. La mentira es necesaria, es un signo de cortesía, una ética social. Cuando se trata de dinero contante y sonante, al contado y a la vista, las funciones de la trampa son otras. No hay complicidad con el otro, se ha convertido en un enemigo. En este caso, la intriga – propia de los salones, como también lo es el chisme –  ha sido sustituida por la trampa. Observar requiere una escena. Y en el modo en que las gentes inventan sus artes del disimulo es donde mejor se muestran, dejando de lado las situaciones límite en las que todo individuo se despoja de sus máscaras por necesidad y urgencia. Pero situaciones así no se dan con frecuencia, por esas profundidades se circula pocas veces. Mientras que el snobismo y el diletantismo son pasajes de formación cotidiana de acuerdo a una escala de placeres. De ahí la importancia de la superficialidad. El amor es un espacio de signos de vital importancia. Decimos vital cuando en realidad tiene que ver con la muerte, con el fin, con los celos. Respecto del amor, Deleuze selecciona dos aspectos que volverá a mencionar en otros textos. Uno es el de que el ser amado es un mundo en sí, y que al ser propietario de un mundo que no es el nuestro, se nos presenta como un mundo posible. Amar a alguien es una posibilidad de otro mundo, al menos una posibilidad de salir del nuestro. Dejemos de lado por un momento una idea democrática y evangelizadora de pensar el amor. Me refiero a un ideal comunitario, que cree que en el amor se trata de compartir. Parece, por el contrario, que en el amor se trata de capturar, y luego devorar. Decir que esta imagen hace del amor un caso particular de canibalismo o de vampirismo, es exagerado. Se trata de mordiscones eróticos. No olvidemos que el amor tiene que ver con   Eros. Por eso el amor no es la amistad, y al hablar de Proust, Deleuze marcará la diferencia entre los dos, y mostrará que en términos de búsqueda de la verdad, las vías que conducen hacia ella, son diametralmente opuestas.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 93 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 95

30 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  20 abril 2015 en 10:12

    Claude Debussy. Otro mar (mas bello que las catedrales).

  • 2. marlaw  |  20 abril 2015 en 11:43

    Yo tambien tuve en mis manos: “Por los caminos de Swann”. Me sedujo eso de “en la búsqueda del tiempo perdido” Pero todavía era muy joven, es decir impaciente. Tenía hormigas en mi trasero, y no toleraba, largas horas de lectura, perderme en un mar de palabras. Requería que elguién me dijera que: 2 + 2 = 4 y que 4 x 4 = 16 La ebullición hormonal es refractaria a todo aquello que requiera paciente atención. Hay que esperar que cese la tormenta y que los vientos se aplaquen, para poder alimentar el intelecto.

  • 3. rodolfo lópez  |  20 abril 2015 en 13:42

    Respecto de “dinero en efectivo”, “contante y sonante”, hace poco un veterano de muchas batallas, que ahora maneja dinero a diario, pero que otras tantas veces le fue esquivo, me contaba su manera de cobrar: supongamos que le pagan $900, cuenta los billetes -doblados por él previamente- abriéndolos a la vista del pagador, lo hace hasta el octavo Gral Roca, y con el noveno a la vista -sin desenrollar- da por cancelada la operación y guarda el fajo.
    Si había un Roca demás no se entera, el otro tampoco. Una particular “ética comercial” le impide verificar después cuántos Rocas en realidad había, y gasta el dinero en desorden.
    Pero intuye que al final del día algún cien de propina le regalan….
    .

  • 4. magu  |  20 abril 2015 en 18:46

    DON ABRAHAM perdón que por sus recomendaciones sume otras. mis favoritas SUITE BERBAMASQUE, PRELUDIO A LA SIESTA DEL FAUNO, SUITE LA IBERIA Y sobre todo y esa hay que oir bailándola o haciendo el ritmo: -mi favorita el paso o el baile del pastel o CAKEWALK (la mejor) y ya que estamos, por supuesto Para RAVEL: MI MADRE LA OCA y GASPAR DE LA NUIT. Pero DON ABRAHAM, le suplico (no creo que me lo conceda,supongo que ejercerá su sensata censura) me deje publicar a un ídolo post prousiano (no vive en la nostalgia, sino en el presente continuo y renovado de público y de canciones), no sé, a mi me divierte muchísimo desde que era chica, sus caras sus gestos, su flexibilidad y su buena voz (un tom jones español) EL NIÑO: https://www.youtube.com/watch?v=NxW0B3AIYG0

  • 5. R. Nadaud  |  20 abril 2015 en 19:10

    time present and time past… T.S. Eliot.

  • 6. CLAUDIA GARCIA ASTORGA  |  20 abril 2015 en 22:19

    Que escritor de excelencia el maestro Abrahan…

  • 7. R. Nadaud  |  20 abril 2015 en 22:53

    le temps : tic tac, aquí y allá : reloj no marques las horas : vivir es cambiar, en cualquier foto vieja lo verás : bolero, tango, y cuando la música se aleja : los últimos meses de vida de Proust, de Kafka, la voz queda de Heidegger, sus palabras, en les adieux, a un colega, a su vida.

  • 8. R. Nadaud  |  21 abril 2015 en 8:32

    Clarín : campaña sucia Larreta-Michetti.

    R. Bolaño : Estrella Distante : esta es mi última transmisión desde el planeta de los monstruos.

    parafraseo: no sumergir-se más en el mar de m. de la política

    vaya, apareció un sudaca.

  • 9. David  |  21 abril 2015 en 9:19

    Es gracioso que se la pasen hablando de autores que confiesan no haber leido

  • 10. Aldo  |  21 abril 2015 en 13:37

    Faltarían 6 textos mas para llegar a la 100 y de ahi en adelante Pensmaiento Argentino que tanto le gusta a usted y a sus colegas filosofos -mediaticos -catedraticos ,,, saluddd !!!!, por otros 100 programas mas

  • 11. R. Nadaud  |  21 abril 2015 en 18:48

    “que confiesan no haber leído”
    qué seria de los reactiv sino, cómo tendrían sus cinco líneas de Fama.

  • 12. R. Nadaud  |  21 abril 2015 en 19:49

    o sea de gente como David, digo.

  • 13. David  |  21 abril 2015 en 20:53

    Yo si lei a En busca del tiempo perdido, entero y soy reactivo, bueno sera una de las paradojas del sentido: Mientras ustedes no leen sino reseñas se vuelven cultos, mientras yo leo a los autores me vuelvo un energumeno resentido…
    who cares..

  • 14. R. Nadaud  |  22 abril 2015 en 7:24

    las des-hojadas margaritas del sin-sentido deberían ser para temas
    menos complejos.

  • 15. Gustavo Romero  |  22 abril 2015 en 16:41

    Viendo tus textos en el blog, recordé cuatro clases que dio Deleuze sobre Kant entre el 14 de marzo y el 4 de abril de 1978. Tema: el tiempo. Allí expone lo que llama una extraordinaria concepción del tiempo, bisagra entre la modernidad y lo contemporáneo. Va desde lo más simple, como los a priori, el fenómeno y el juicio sintético, hasta el esquema y el simbolismo, pasando por la síntesis de la percepción y lo sublime. Muy claras la exposiciones, además. Sirve para complementar lo que propone en La filosofía crítica de Kant, de 1967.

  • 16. Alejandro A  |  23 abril 2015 en 11:11

    ¡Un señor culto! Bellísima idea! combina con blazer azul, mocasines bien lustrados y cinturón de tela y cuero con vivos rojos y azules. El supeyo pulido por veinte siglos de civilización le impíde lanzarse sobre el escote de una dama sin los debídos permisos. Puede ser un Católico posconciliar o un comunista de los que suelen fotografiarse con el trasfondo de su biblioteca. En cierto funcionariado culto, se percíben aún los temores que dejó la transformación de la matería inerte en orgánica. Repartír placeres y dolores tiene sus costos, y la garantía de una buena jubilación.

  • 17. David  |  23 abril 2015 en 16:48

    Ciertamente se vuelven cultos, no filosofos.
    Una especie de slang Poustkantpim pum paf

  • 18. R. Nadaud  |  23 abril 2015 en 20:26

    este blog es de filosofía : pero cada tanto irrumpe el narcisismo berreta, lo reactiv plebeyo ( o sea ni Jünger o Spengler por citar algunos aristoi ), lo no solicitado por la mayoría de la parcialidad.
    al principio dan lástima, luego indiferencia.

  • 19. David  |  24 abril 2015 en 14:54

    Por ejemplo, se supone que hablamos de Deleuze, tiene su “gancho”, lineas de fuga, fugarse, ser creativos animarse a un “afuera”, impulsarse como una maquina deseante, bla bla,
    pero deliberadamente se hace oidos sordos a que Deleuze oponia eso a lo que el sentia como una “maquina” que se apoderaba de nuestra libertad o la pervertia que el identificaba con el capitalismo,.
    Que contenido tiene usar las ideas de Deleuze si se piensa que el capitalismo es el estado natural de las cosas, peor si se es un defensor del mercado,
    sean creativos e innovadores no es lo mismo que sean creativos para fugarse de una maquina social que recodifica tus pensamientos para que pienses que toda cosa o persona es un producto con un precio y se maneja segun las no eticas leyes del mercado y la codicia individual.
    Tomar por detras a Deleuze como el mismo decia es de mal gusto porque es literal.

  • 20. David  |  24 abril 2015 en 14:57

    deberia decir: tomar asi por detras… etc

  • 21. David  |  24 abril 2015 en 15:22

    Narcicismo berreta, esta hablando de gente como Nadau, de quien cada palabra es una cita que demuestra su “erudicion”?

  • 22. R. Nadaud  |  25 abril 2015 en 12:20

    aristócrata es una cuestión de cuna, lo berreta es producto del devenir : como sea, la hilacha aparece, paciencia.
    algunos corren, simplemente, como en el film Carrozas de fuego, otros corren la liebre y etc etc.

  • 23. David  |  25 abril 2015 en 14:27

    Le comento que aqui vivimos en una republica y que la estupidez megalomana si se hereda, no por los genes ciertamente.

  • 24. R. Nadaud  |  25 abril 2015 en 18:59

    La república de Roma legó el choripán, Firenze el dulce de leche, Venezia alpargatas sí : republiquetas.
    es alivio saber que vivímos en una verdadera república.

  • 25. R. Nadaud  |  25 abril 2015 en 20:24

    “wittgenstein experto en detectar ” = leyó “la decadencia” y quedó pasmado, es posible que el libro de Spengler haya contribuido a apartarlo del positivismo lógico para sugerirle un nuevo enfoque de la fil. : R. Monk, L.W 1990.

  • 26. David  |  25 abril 2015 en 21:11

    Si le desagrada tanto vaya a algun pais donde le reconozcan sus titulos nobiliarios. Señores: el Duque de La Matanza nos honra con su presencia.
    Es facil desarrollar delirios de grandeza cuando se tienen privilegios de dudosa procedencia, una especie de mecanismo de defensa, si no me cree consultelo en algun manicomio que tenga cerca, a mi ya casi me convencieron de que llamarme David no me hace rey de nada.
    Y deje de pervertir a Nietzsche, el no hablaba de usted y sus amigos, hablaba de si mismo

  • 27. David  |  25 abril 2015 en 21:40

    Al final usted quiere callar a los demas aduciendo temas de sangre, luego de raza, de cuna, de superioridad de algun tipo que nuca se termina de aclarar, le ahorro cualquier comparacion historica

  • 28. R. Nadaud  |  25 abril 2015 en 21:49

    coincidencias . síncronia diría Jung.
    sensibilidad de la época .A.G Baumgarten.
    el tiempo es un silencio, pero si el olvido está lleno de memoria somo entonces la curva de la esfera de Pascal, los discípulos del Rabino de Praga y nuestras voces la sombra del vuelo de las aves del Edén.
    the silence will not prevail, nuestras Salmodias: Mamá! Papá! tu nombre, libertad, amada, hijo mío… cruzan el eter : nuestra profesión de Fé, mensajes de amor antes del crepúsculo.

  • 29. R. Nadaud  |  26 abril 2015 en 12:42

    “hacer una lectura” será ir como el puercoespín, arremetiendo?

    que nos pide el leer?
    estar semanas con una obra, nada más.
    si es Omeros, viajar a la isla de Pylos en abril.
    leña del lugar, dátiles, voces del Puerto, rumores del mar, de las músicas de algún festejo.
    una “celebración de la Existencia” del leer.
    de “vuelta en el mundo” del Aedo errante.

    podemos andar a los saltos como un gato en el tejado caliente de la vieja Ilustración, a la larga lecturas para el olvido.
    o volver a los 17 despues de leer un siglo.

    y si no tenemos pasaporte para algo puede servir la imaginación.

  • 30. David  |  30 abril 2015 en 19:50

    Le voy a decir que usted mira el choripan con cariño tambien. Me parece un punto sobresaliente de la actividad intelectual argentina el hecho que, contra un gobierno que programaticamente propuso una polarizacion, nuestros intelectuales opositores hayan elegido como estrategia justamentente la polarización, lo que lleva, atraves de una dinamica dificil de explicar a que cualquier argumento esgrimido sobre cualquier tema en cualquier ambito, pueda refutarse con un : vos sos un choripanero! o, vos sos un cacerolo!
    Un 10 para nuestras mentes.
    Zizek, Chomsky, choripaneros, Sloterdijk, medio cacerolo, Bunge seguro es cacerolo pero quizas habria que leerlo antes de opinar.

    La nueva Atenas


Categorías

Comentarios recientes

almacarolina en Bitácora 79
Laura en Bitácora 79
philo en Bitácora 79
Alejandro A en Bitácora 79
philo en Bitácora 79

Calendario

abril 2015
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: