LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 92

14 abril 2015 at 10:07 14 comentarios

No puede haber designación posible, no se puede decir: esta pared es blanca, si no presuponemos que entre las palabras y las cosas existe una correspondencia. Si no fuera así, de acuerdo a Gorgias, “un carro pasaría por mi boca cada vez que digo que un carro pasa por mi boca”. Lewis Caroll se pregunta cómo es que los nombres tienen un contestador, alguien que les responde. ¿Qué significa que una cosa responda a su nombre? ¿Y si una cosa no responde a su nombre, puede llegar a perderlo?
Toda designación, todo indicador formal que dice `esto´, `eso´, supone el sentido, debemos estar instalados de una sola vez, y de a poco, en el sentido.
Deleuze se pregunta ahora, en la página 29 de “La logique du sens”, por la relación entre el sentido y la manifestación, y sostiene una vez más que la inmediatez del yo que habla supone un sistema de significaciones acerca del mundo y de Dios – para remitirse a la tradición clásica que divide el orden cartesiano entre sujeto, mundo y Dios – y de no tener una designación irreductible, discurre por un camino progresivo-regresivo sin fin.
Parece que no hemos distinguido la significación del sentido. Deleuze, entonces, se propone distinguirlos. Por un lado el orden de la significación es el de la condiciones para que una proposición sea verdadera. Pero el hecho de que una proposición sea verdadera no es sólo una condición de verdad sino de la mera existencia de un orden proposicional.
Es la forma de posibilidad de toda proposición. Entre la aserción que enuncia una proposición y su condición de posibilidad, no hay mediación; entre lo condicionado y lo condicionante, no hay relación; lo fundamentado se mantiene tal cual es independientemente de la operación de fundamentación.
Deleuze dice que para escapar del círculo entre lo condicionante y lo condicionado, y del círculo entre los tres ordenes de la proposición, y de sus inevitables paradojas, se debe encontrar un elemento incondicional, no condicionado, que garantice la génesis de las dimensiones de la proposición. En este caso, la condición de verdad no sólo estaría definida como una forma de posibilidad conceptual sino como materia o basamento `ideal ´, ya no como significación, sino como sentido.
Este es un momento en que debemos detenernos para un respiro. Con dificultad, hemos seguido cada paso, del dibujo que hace nuestro filósofo para guiarnos por esta cacería del tesoro. Queremos saber qué es el sentido, este cuarto aspecto de la proposición, que nos develará el secreto de las relaciones entre las palabras y las cosas. Una relación que no se explica ni por los conceptos, ni por las designaciones, ni por creencias o deseos.
Este es el momento en que la cueva de Alí Babá se abre, y a pesar de nuestras ansias por encontrar el cofre con las joyas, lo que vemos es una serie de indicaciones escritas sobre cómo seguir la búsqueda. Lo que no quiere decir que nada encontraremos, sino que lo que hallamos es un eco, un vapor, una evanescencia.
No es otra cosa la que Deleuze llama sentido. Un papelito arrojado en el piso de esta caverna diseñada por James Ivory dice: estoicos. Otro dice: Gregorio de Rimini y Nicolás d´Autrecourt, un tercero dice Meinong, y un cuarto dice: Husserl.
Si queremos entender qué es lo que Deleuze llama sentido debemos instruirnos en la lógica y en la física estoica; en la escolástica nominalista; en la lógica de Meinong basada en el pensamiento del filósofo Brentano, y estar al tanto de arduas cuestiones fenomenológicas.
De todo esto sabemos poco y nada. Sin embargo, nos aventuramos por el sendero y desbrozando la maleza a guadañazos, avanzaremos a los revolcones y nos llevaremos lo que podamos.
Para comenzar, fijémonos en el objetivo de nuestro guía. El señor Deleuze lleva a cabo una misión filosófica explícita y compartida por sus colegas. Hay que aniquilar a Platón y a Hegel, mejor dicho, al platonismo y al hegelianismo.
Uno por haber sentado las bases del pensamiento binario, el otro por proseguir el mismo camino y laurearlo con una totalidad redimida por la razón.
Dejemos por un momento el juicio suspendido y no adhiramos a tamaña cruzada, ni pretendamos saber todo lo que hay que saber para tener una idea sobre la relación entre las palabras y las cosas, porque de eso, aparentemente, se trata.
El interrogante, dice Deleuze, es el siguiente: ¿hay algo que no sea una proposición, ni que designe un objeto o estado de cosas, que no sea una vivencia, ni la representación generada por una actividad mental de quien se expresa, ni que tenga que ver con conceptos?
Sí, el sentido.
Para los estoicos el sentido no es una palabra, ni un cuerpo, ni una representación sensible o racional. Husserl lo llama `expresión´. Pero los antiguos lo llaman `incorpóreo´.
Vayamos al grano. Hay un ejemplo que resulta más fácil de entender que otros. Un cuchillo corta un pedazo de pastel. Hay dos cuerpos: cuchillo y pastel, y un corte. ¿Qué es el corte? Un incorpóreo. Resulta de la acción y pasión de dos cuerpos. No es un atributo de la torta ni un predicado de la proposición. Ni es la torta cortada, que es un cuerpo. No es la mezcla de cuerpos, es decir harina y azúcar, es el acontecimiento que se produce por un acto que es el de cortar y que sólo puede ser expresado por un verbo esta vez en infinitivo.
Ahora voy a dar otro ejemplo, uno que me desvela hace décadas, y que creo que nunca difundí. Un pasajero llamado Juan se sube a un avión. Durante el vuelo un grupo comando se adueña del aparato y lo desvía de su curso. Juan ha pasado de ser pasajero a rehén. Es el mismo Juan, su nombre no cambia, es el mismo individuo, pero ha habido algo nuevo, un acontecimiento.
Es el resultado de una acción entre cuerpos que ha ocasionado un cambio de nombres en el mismo cuerpo. Nada en Juan lo hace rehén, se trata de un nuevo vocablo que designa un hecho que hace a la situación corporal del sujeto.
En el ejemplo que cita Deleuze, tomado de Husserl, que a su vez se encuentra en Frege: la estrella de noche- la estrella diurna, las dos son noemas, que hablan de un único objeto: Venus; Frege agrega que en semántica no nos podemos guiar sólo por el referente sino que debemos remitirnos al `sentido´ de la oración.
Deleuze, entonces, para hablar de sentido, y romper con el círculo establecido por las tres dimensiones de la proposición, nos dice que el sentido es un acontecimiento. Ni cosa ni palabra: incorpóreo.
Su forma gramatical más adecuada es el verbo. Por eso una cosa es decir que el árbol es verde, y otra que `verdea´, o `reverdece´. Una cosa es decir que un árbol es una cosa finita, y otra que en sentido global el árbol `arborifica´.
El árbol-acontecimiento expresado por un verbo nos remite a un aspecto de lo real muy caro a Deleuze: el devenir, entre el ser y el no ser, lo que ya no es ni deja de ser sin ser aún.
Metamorfosis.
Michel Foucault cuando escribe su “Historia de la locura”, dice que a pesar de que la locura no es una cosa, no deja de ser algo, y lo llama `referencial´. Se diferencia del referente al no designar un estado de cosas, no resulta de una operación denotativa, sino de un proceso de nominación: insensato, idiota, alienado, psicótico, etc, que tienen que ver con un sistema de modificaciones de capas históricas en las que los cuerpos que se cruzan y nombres que se alteran hacen sistema.
Meinong es quien da el ejemplo que Deleuze también usa, el de la montaña de oro en California, para mostrar que esa montaña no es una cosa física sino un referente de un espacio ficcional como el de la literatura que es el que le da su connotación.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 91 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 93

14 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  14 abril 2015 en 22:57

    No lo sigo bien. Debemos entender que el “sentido” esta dado por el acontecimiento ? (el “verbo” ? ). No es algo tautologico todo esto ? (por no decir mistificador). Lo leere de vuelta a ver si lo entiendo mejor.

  • 2. santiago  |  15 abril 2015 en 0:40

    “Juan rey”, “Juan en colono” también puede ser, todo depende del sentido con el que interpretamos. ( ¿a quien se le reveló el brazo del Señor? Isaias 53, 1)

  • 3. santiago  |  15 abril 2015 en 2:01

    en el principio era el verbo: el hombre creyendo manejar las significaciones del lenguaje es peor que mono con navaja: de ahí Edipo como ejemplar typo del a-nomós. No más.

  • 4. marlaw  |  15 abril 2015 en 3:48

    Profesor puede suceder (pregunto) que desde distintos lugares y con distintas palabras se este tratando de decir la la même chose

  • 5. Tomás Abraham  |  15 abril 2015 en 8:00

    marlaw
    en estos post se trata de pensar la insuficiencia de la proposición designativa, que no basta el referente para dar un significado. por lo que la même chose, tiene tanto alcance como la cosa en sí de kant.

  • 6. R. Nadaud  |  15 abril 2015 en 9:34

    fue el brazo del señor u otro apéndice?
    veamos dijo Edipo, total, vocatio de Lazarillo tiene mi dilecta hija, y gracias a los Dioses por este camino a los destierros y el ruido de las confundidas voces.
    y si no entendéis el escriba menos

  • 7. Marcelo Grynberg  |  15 abril 2015 en 11:21

    Mi, no entender. Sentido no tener sentido. Alguna vez escuche que hay cuatro clases de disertaciones o seminarios.

    1- La mayoria entiende al seminarista.
    2- Solo una minoria lo entiende.
    3- Excepto el expositor, nadie entiende.
    4- Nadie entiende y el seminarista tampoco.

    Me parece que algunas disertaciones de Deleuze pertenecen a esa 4ta. clase.

  • 8. R. Nadaud  |  15 abril 2015 en 12:52

    cambias de versión cada x tiempo :nuevos títulos publicados, ciclos de conferences, una beca por aquí, una cátedra aculla, y si tu donna non é mobile la ahorcas y ya.

  • 9. Aldo  |  15 abril 2015 en 13:45

    En que andan los franceses hoy en día ?
    En auto …..jajajaja
    El siglo 21 esta raro , no se si sera el siglo de Deleuze , ojo que recién lo empezamos , pero parece que no , lo tengo que leer mas a Deleuze , el abecedario de youtube no lo veo , es un sufrimiento ver a ese hombre respirando como puede con una tos que busca muerte ,,,, se que es un video muy visto , pero prefiero la lectura aunuqe por ahora no , ya veremos ,,, los libros nos buscan

  • 10. magu  |  15 abril 2015 en 14:27

    DON ABRAHAM: Es decir que VERBO, INCORPOREO, SENTIDO marcaría ocasional o en forma mutable LA FUNCIONALIDAD (Sentido o intención) de LAS COSAS, los SERES por sus RELACIONES (en la que dice: pasajero a rehén ejemplo juan en el avión), Si hay algo que nos grabaron en machete (de machacar) como los jesuitas de LA LETRA CON SANGRE ENTRA, en la facu es esta frase: LA INTENCIONALIDAD DE LA CONCIENCIA de la fenomenología de HUSSERL, que ?sería la intención que ponemos al ver, al fotografiar, al relacionarnos, al conocer ? un ejemplo bobo sería: debo encontrarme con una señora para devolverle su perro perdido, o debo encontrarme con ella para venderle una rifa, o darle un premio que ganó, o para pedirle trabajo o para que me corte el pelo. Cambia el modo de conocerla, de verla, la función. //////////// DELEUZE por lo que le puedo entender a ud parcialmente, trataría de que hubiera una CONCORDANCIA entre LA RELACIÓN PROPOSICIONAL que hace que una PROPOSICIÓN o ENUNCIADO sea VERDADERO con que sea también VERDAD. Claro, porque sino queda como algo textual ridículo: como cuando los médicos dicen ESTO NO DUELE, pero duele // fuera del contexto de la LÓGICA, algunos enunciados científicos inmutables son desafiados y caen como disparates, (por ejemplo, ese). Las lecciones de lógica me despiertan algo psicótico (pero por suerte DELEUZE se ocupó). ¡PUedo dejar estos enunciados para que se armen proposiciones lógicas: LA BEBA SE QUEMÓ UN POCO CON EL CALOVENTOR., PERO NO SALIÓ LLORANDO DEL HOSPITAL…….SE LE DEBE AMPUTAR UNA PIERNITA. (son proposiciones verdaderas, no sé como armarlas con que universalidad LOS BEBÉS SE QUEMAN CON CALOVENTORES CERCA). Verdaderas y además verdad.

  • 11. R. Nadaud  |  15 abril 2015 en 18:09

    el siglo: de Gaulle prohibió que arrestaran a Sartre : “no se encarcela a Voltaire” sentenció: el general sabia con quien compartir la luz de Fr.
    ahora somos demasiados para un solo Ídolo.
    y los paperback de los nouveau, no son materia util de salvavidas : con esto de Isis mejor chalecos antibalas.
    danza con lobos : Costner: “quiero ir hasta la frontera mientras haya una”
    el nuevo mundo: el jefe indio desorientado en los simétricos jardines de Albión.
    Weisman: El mundo sin nosotros, ed Debate. pag. 21. = es el último bosque Profesor, no más anillos para nuestros días.
    Ivan Illich : los niños sueñan navegar módulos espaciales lejos de la crepuscular tierra…

    será el siglo de los Simpson?

  • 12. magu  |  16 abril 2015 en 9:14

    RIMA: UN SENTIDO DELEUZEANO

    JUEVES, 16 DE ABRIL DE 2015

    RIMA: UN SENTIDO DELEUZEANO
    RIMA: UN SENTIDO DELEUZIANO

    Soñé a lo CORTAZARIANO
    UN sentido DELEUZIANO
    A lo MARTA MINUJÍN
    Que ayer hizo un “japenín”
    O en criollo “un buen festín”
    Comestible en LA RURAL
    Donde el plato principal
    Fue un “bizcocho de cuchillo”
    Cortado con un martillo
    Hecho de torta galesa
    Y en el medio de la mesa
    se inauguró un viejo tren
    Con un libro de rehén
    Del filósofo FATTONE
    Que un tractor aún se come
    Para ataque TERRORISTA
    Diseñó la gran artista
    Bombitas de diccionarios
    Pues narcos mercenarios
    No toleran su espesor
    LOGICA con esplendor
    Si el cortante de la masa
    No se mancha ni se engrasa
    La espada de un samurái
    Es mejor que echarle raid
    A un novato ladronzuelo
    Que al robar muerde un anzuelo
    de algún logista gourmet
    ¿es el rizoma una red
    de cabello con spray
    LIBERO de LEY DE SAY ¿

    Magú
    ….la naranja se pasea, de la sala al comedor, no me tires con cuchillo, tirame con tenedor………

    Ejercicio de premisas con sentido de Deleuze

    A : las tortas son comestibles
    B los cuchillos cortan

    Nexo de sentido para las premisas A Y B: Todos los cuchillos pueden cortar tortas, o todas las tortas pueden ser cortadas con cuchillos, ……….una sierra corta una torta (…) un cuchillo corta un budín (…) las sierras no son cuchillos (…) los budines no son tortas (bueno, es un puzle lógico para armar, faltan piezas).

  • 13. R. Nadaud  |  16 abril 2015 en 18:50

    las aguas de la Filosofía se están replegando
    y dejan pantanos y charcos de tinta…

  • 14. R. Nadaud  |  17 abril 2015 en 16:07

    le pas si lent de l’ amour : el profe sor no tiene quien le escriba?


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

abril 2015
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: