LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 76

26 febrero 2015 at 9:57 3 comentarios

Elecciones presidenciales, ballotage. El Frente Nacional supera el 30%. Los socialistas tienen el 21,9% de los votos, y la Fraternidad Musulmana el 22,3%!
La derecha contra la Fraternidad dirimirán las elecciones. El islamismo moderado y el socialismo inician las conversaciones para presentarse con una alianza política liderada por Ben Abbes. El candidato musulmán tiene una buena imagen en la sociedad. Mantiene cordiales relaciones con las autoridades de la comunidad judía. Declara un apoyo tibio a la causa palestina. Por su accionar se asemeja al viejo partido comunista que centraba su labor en las organizaciones juveniles, en los centros culturales, y siempre estaba atento a la ayuda social, a los centros de beneficiencia, y a los más carenciados.
Los franceses están divididos entre quienes adhieren y quienes rechazan a los “identitarios” que amenazan que jamás se dejarán gobernar por la colonización musulmana; proclaman que defenderán hasta las últimas consecuencias su identidad, y resistirán por ser el pueblo originario de Europa.
Ellos, blancos, católicos, republicanos, occidentales, son el auténtico pueblo originario del Hexágono. Frente a esta avanzada de la derecha, el periodismo y los intelectuales de centro izquierda – nos dice la Voz que sale del megáfono en la mano de MH – parecen tener la misma ceguera que sus colegas de la década del treinta. Creían que Hitler entraría en razones, como en ese momento, ante un probable triunfo de Ben Abbes, se convierten en estrategas de cámara, y encuentran gradualmente, aspectos positivos en un eventual triunfo de una fórmula con mayoría de la Fraternidad Musulmana y una minoría socialista. Ben Abbes de presidente, y un primer ministro figurón, un don nadie del republicanismo como François Bayrou, el eterno derrotado en todas las últimas votaciones.
El mismo protagonista de la novela, el profesor de literatura, dice en la página 109: “ estoy en el punto al que el candidato musulmán quería conducirme: una especie de duda generalizada, la sensación de que no hay nada de qué alarmarse, ni nada verdaderamente nuevo”.
Lo primero es la desorientación, luego la resignación, y finalmente, la aceptación. No faltará mucho para la adhesión.
Ben Abbes es presidente. Vence a Marine Le Pen. No hay conmoción, nada particular acontece. Francia tiene un mandatario musulmán, europeísta, pero de un continente que debe extenderse al sur y al oriente turco. Una nueva figura imperial a la romana. De todos modos ese sueño es para un futuro aún lejano, aunque, quizás, no tanto.
El periodismo está interesado en la formación intelectual del nuevo presidente. Se sabe que es un admirador de la escuela distribucionista en economía, en realidad, no es una escuela sino ideas dispersas difundidas en su momento por G.K. Chesterton y otros simpatizantes del cristianismo social que combina caridad con respeto por las jerarquías.
Se sabe que la Fraternidad Musulmana no discute la vigencia de la empresa privada, ni la dinámica del régimen capitalista. Acepta que en el debate de ideas sobre la economía ha ganado la derecha liberal. Su foco está centrado en dos problemas que considera de primordial importancia: la educación y el crecimiento poblacional.
En su programa educativo, la escolaridad obligatoria se reduce hasta el límite de los doce años. La educación es concebida como una formación espiritual y no sólo como la trasmisión de un compendio de conocimientos. El Islam es un humanismo para el que priman valores que en el Occidente secular han caído en desuso, como el de la integración familiar y el patriarcado. La figura del padre no evoca sólo una función de autoridad, sino el de la herencia de un patrimonio y el reaseguro de una continuidad. Será necesario repensar la manía por la novedad y el desprecio por el legado de nuestros antepasados.
La mujer que se valora así misma en la medida de sus éxitos profesionales, ha impuesto un modelo individualista que deja de lado un aspecto primordial de la convivencia como lo es el deseo maternal y el alimento del fuego hogareño. Esto no sólo ha tenido consecuencias de empobrecimiento afectivo sino ha redundado en el envejecimiento de la especie, en su estancamiento demográfico, y en un debilitamiento de la pulsión de vida.
El profesor de literatura siente que se mimetiza con su admirado Huymans. Como él, duda sobre sus valores laicos, comienza a interesarse por lo que se llama una vuelta a los valores religiosos, y a sí como el autor de “Au rebours” se convierte al catolicismo, él ve que se aproxima la posibilidad de una nueva vida con el islamismo.
¿Por qué no? No sólo por sus valores espirituales, sino por sus placeres. Ve a sus colegas llevar una vida gozosa con dos esposas, una habitualmente considerada como la “esposa de los guisos”, “ la femme au pôt au feu”, de unos cuarenta años, amable, bien dispuesta y orgullosa de su lugar en la casa, y una adolescente de poco más de quince años, carnal y grácil.
Ya en la facultad ve como casi imperceptiblemente hay un cambio de costumbres desde la asunción de Ben Abbes. Por los pasillos las estudiantes musulmanas ya no caminan pegadas a los rincones de los pasillos sino que ocupan la zona central, y con sus pantalones hacen desaparecer de a poco las polleras y las minifaldas. Además, en las reuniones académicas, cada vez se ven menos profesoras. Hay un cambio de clima, otro paisaje, una nueva armonía.
El libro termina así: “Un poco como hace algunos años, como sucedió con mi padre, una nueva oportunidad se me ofrecía; la oportunidad de una nueva vida, sin relación con la precedente. De la que no me arrepentiría”.
Pregunto si al lector argentino, lo que acabo de resumir, le parece un relato escandaloso, o peligroso, o tendencioso, o provocador. ¿Merece que al autor se oculte por miedo a atentados, que huya porque lo amenazan? ¿Sostendremos de acuerdo a la liturgia nacional, que todo este asunto de MH y sus fobias o miedos, no es más que una estrategia de marketing y que no va más allá de un plan de ventas?
Propongo dejar por un momento nuestras evidencias locales e imaginar algo más que un mundo mercenario en el que nada de lo que sucede se lleva a cabo sin dinero. Desplacémonos por un momento a lo que aconteció hace poco en París. Barren con fuego toda una redacción por haber publicado caricaturas de Mahoma. Durante el mes de la masacre, MH con sus editores, recorren programas de televisión, dan entrevistas a medios gráficos, se publican anticipos de su nueva novela, los críticos opinan sobre su contenido, algunos ejemplares se distribuyen para que se hable de la nueva entrega del best seller francés.
Todo el mundo habla de un nuevo escándalo editorial: un presidente musulmán en Francia. Se dice que Houllebecq se suma a la avanzada islamofóbica, con una novela que habla de un país colonizado por el Islam. MH se defiende y aclara que una cosa es un documento o un ensayo, y otra cosa una obra de ficción. Recuerda que lo que dicen sus personajes no es lo que él piensa, que tienen vida propia y no representan su visión de las cosas. Su amigo, Bernard Henri Lévy, lo protege y también señala que no hay que atribuirle al escritor, los pensamientos y las acciones de sus personajes.
Todo es en vano. El rumor sigue. Se tilda a MH de racista, de identificarse con la prédica del Frente Nacional de Marine le Pen, de odiar a los inmigrantes norafricanos, de degradar a la mujer. Pero “Soumission” es otra cosa, ya lo dijimos, es una prospectiva novelada, una curva temporal que se basa en datos del presente. Imagina una situación política de corto plazo, con los actores de hoy en día. Están Vals, Hollande, le Pen, Sarkozy, y la novedad que introduce es la presencia de un islamista moderado que gracias a una alianza con el progresismo y el centroizquierda, llega al poder.
Nuevamente: ¿por qué no? ¿Qué hubiéramos dicho si en la década del noventa del siglo pasado – hace poco entonces – un novelista famoso hubiera escrito un libro en el que asume la presidencia de los EE.UU un negro con ascendencia en Kenya, con el nombre de Barack Hussein?

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 75 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 77

3 comentarios

  • 1. rodolfo lópez  |  26 febrero 2015 en 19:25

    Recién caigo que el MH de las enseñanzas es el mismo del que semanas atrás comentaban un libro en adn cultura, y que el libro entonces supo despertar mi interés.
    Los dos territorios se juntan en mi compartimentado asombro. Las enseñanzas adquirieren inusitada actualidad, no es Platón es hoy.
    David Rieff (analista político, crítico cultural, hijo de Susan Sontag – de la que nada leí-) dijo en una nota hablando de Francia que los grandes perdedores con la inmigración, musulmana o no, son los obreros de los suburbios parisinos, los inmigrantes dispuestos están a trabajar por menos dinero. Existe curioso pacto entre la izquierda francesa y los empresarios, ambos por distintos motivos toleran o auspician esa oleada migratoria dentro de un cambio global.
    Esto explica que el Frente Nacional sea la fuerza dominante.
    Dice además que Europa está mal preparada para este tipo de problema. Las élites se han convencido a sí mismas de que el mundo es un lugar racional cuando es irracional. Y la vuelta a la barbarie -luego de un período de bonanza entre ´45 y los noventa- es sólo la vuelta a la normalidad.
    Habla de crisis en la fe islámica, de fractura, y de una guerra entre Quatar y Arabia saudita por un lado, contra Irán por el otro.
    La propuesta de Houllebecq no parece descabellada.
    .

    .

    .
    .

  • 2. marlaw  |  27 febrero 2015 en 13:00

    En tren de pensar utopías, lo mio es a mas largo plazo.Creo en la tesis que esbozara Richard Dowkins, en su mejor libro: El gen Egoista, un libro escrito hace ya cerca de 30 años, pero que aún mantiene su vigencia. En términos super-sintéticos Dowkins sostiene que “todos” los seres vivos, y no solamente la especie humana, somos una suerte de “portacontenedores” de genes. Según el autor los genes “utilizan” a los seres vivos para procurar sus propios fines, fundamentalmente esto son: preservar y prolongar la vida. La sobrevivencia de los mas aptos, resulta una simple consecuencia de esta taréa. Sí lo pudierón lograr a traves de unos cuantos millones de años, cuando aún el planeta soportaba intensos cataclismos, no veo la razón, que impida que puedan continuar haciendo su taréa. Esencialmente creo en la vida.

  • 3. ezequiel  |  3 marzo 2015 en 11:20

    alguien sabe los twitters de los autores de Grecia en disputa?


Categorías

Calendario

febrero 2015
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

A %d blogueros les gusta esto: