LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 68

6 febrero 2015 at 7:22 11 comentarios

Me temo que el lector se aburre. Si le digo que nuestro héroe cree necesario terminar con el ridículo tabú del incesto ya que con el progreso del conocimiento científico, la degeneración genética es perfectamente localizable, si me sigue el hilo con estos escandaletes retóricos, justifico su cansancio. Se lo concedo, pero me gusta MH cuando marca la diferencia entre un sentimiento fuerte como el amor en relación a otro débil como la amistad. Cuando le da a la caricia una enorme importancia, como si fuera un protector de la palabra, que sin esta cobertura se vuelve hostil en la proximidad de cuerpos que no se tocan para sólo escucharse, como en la amistad.
No tiene sentido mantener un cuerpo en movimiento, agrega, si nadie lo toca. Se seca, se convierte en un aparato relleno de paja y manías.
Tengo afinidad con su pensamiento cuando escribe que el deseo sexual no alcanza para sostener una relación amorosa, que es necesaria la compasión. La mujer debe ser víctima de algo, cobijar un dolor en el silencio, incitar a protegerla. Hablo desde la posición de un varón heterosexual, lo aclaro, para que todas las minorías y géneros, sepan que quien habla lo hace desde una parcialidad, en fin, la retórica desculpabilizadora ha ocupado su espacio de legitimación.
Esta compasión es recíproca, se entiende, no desmerece al bello sexo ni a su dignidad. Hay algo peor que la misoginia y el machismo de HB: el feminismo.
Dice que hay que estimar para amar.
Es interesante cuando homologa la valoración que hacemos de la belleza física con el encumbramiento que se hacía de la nobleza de sangre en el Antiguo Régimen. Y cuando dice que a partir de cierta edad, la vida se convierte en una tarea administrativa.
Dice muchas cosas interesantes que a un aficionado a la filosofía le ofrecen materiales para pensar, salvo que sea un muñeco metafísico o un empleado de un centro epistemológico.
Lo que a este lector le resulta más previsible y monótono, es la aventura del personaje en los centros de iniciación místico-religiosa, peripecia que se lleva casi toda la novela.
La secta de los Elohim que el personaje, tanto como su autor, han frecuentado, es una aventura instructiva respecto del delirio fascista al que se puede llegar con la devoción al más allá, pero al mismo tiempo es un déjà vu de la new age. El agrupamiento religioso sostiene que en el origen los dioses llamados Elohim, nombre de una divinidad plural mencionada en el Génesis, fabricaron al hombre con procedimientos de la más avanzada tecnología para luego retirarse, y a partir de esta leyenda, pretenden demostrar que somos seres artificiales, algo gastados, amortizados y limitados por nuestra coraza orgánica. Dicho así, es una hipótesis dudosa. Aportan, además, nuevos elementos para que estemos preparados para el regreso de nuestros creadores, ya que se ha anunciado su retorno, acontecimiento que dará lugar a una nueva creación en la que se fabricará al neohumano, un nuevo hombre inmortal, que no suda ni muere. Toda esta disquisición del imaginario mítico-científico, desde mi punto de vista, aburre. Ni siquiera vale la pena calificarla de desvarío. El tedio aún persiste con los encuentros sexuales, partuzas y demás recreaciones que en ese tipo de centros religiosos entretienen a gurúes, profetas, vestales y doncellas.
Lo que sí vale la pena es ver la película “Extension du domaine de la lutte”, basada en una novela de MH con la dirección de Philippe Harel. Se estrenó en el año 1998. El director hace, además, el papel protagónico, que es el de encarnar a MH con sus ideas, su cara impávida, un modo de fumar en el que abre la mano y sostiene el cigarrillo sobre un columpio formado entre dos dedos amarillos teñidos en la pasta de nicotina y alquitrán, el anular y el mayor, lo que produce un gesto de vieja constipada – a distancia sideral de Sartre y Camus con su faso a un costado de la boca de acuerdo al modelo Humphrey Bogart de la década del cuarenta – , encarnado en un empleado de una firma que vende novedades informáticas.
El hombre vive solo, no tiene familia, lo harta su trabajo; los domingos, las navidades, los fines de año, son iguales a los martes a la tarde, el día de la nada; no cree en el amor, ve películas porno, mira a la gente que lo repugna pero sin llegar a ninguna reacción, todo le da lo mismo; a veces se quiere suicidar pero ni siquiera puede vivir la intensidad y el beneficio del drama final; tiene un amigo baboso que no hace más que mirar a todas las mujeres que jamás se cogerá, la película está muy bien.
Está logrado el parecido físico del director y actor con el escritor, con quien compuso el guion. Quizás la diferencia se pueda percibir en la mirada que a veces tiene MH, la de un tipo jodido, en quien detrás de la máscara de lo inofensivo hay un perverso, un jugador que hace trampa.
La película nos muestra a la clase media francesa, esa que rodea a MH, y si bien es cierto que las clases medias de todo el mundo pueden resultar sumamente desagradables a quienes sin dejar de pertenecer a ellas no comparten su escala de valores, la francesa tiene sus particularidades.
Los franceses, hablo en general, sin regionalizar ni marcar diferencias entre bretones y alsacianos, los galos, repito, no son italianos ni alemanes. Están en el medio. Hablan un idioma derivado del latin y tiene un corazón báltico. Son cortos e impermeables, como una campera. No les gusta que los toquen, pero este disgusto no se asemeja a una tradición como la china, por ejemplo, que pertenece a un ceremonial de milenios, no les gusta que los toquen por si se les llega a pedir algo. Desconfían hasta de su sombra.
No expresan sus sentimientos, porque les aterra parecerse a los italianos, a quienes ven como groseros, patéticos y afectados, pero no renuncian a la sensualidad para no parecerse a los alemanes, con su gracia de leñadores.
Les gusta marcar su diferencia hablando de cocina, de conejos y gallos al vino, y de mostazas a la crema, pero comen hamburguesas. Antes publicitaban su desprejuicio en temas amorosos, hoy el mundo entero es un encame.
MH nos muestra en la película lo que come un francés en su departamento de soltero. Tallarines acompañados por un sándwich de pan lactal con queso. Eso un día, el otro, un tenedor metido en una lata pincha sardinas que se le desmenuzan y caen antes de llegar a la boca, acompañadas por más pan lactal sin queso.
Respecto del sexo y sus encantos, lo vemos masturbarse en el baño de una discoteca al ritmo de la música electrónica. París es una fiesta, de mierda.
¿Qué es ser efusivo? No ser francés. Sin embargo, nada ni nadie deja de trasmitir sus propios encantos. Hay individuos ejemplares en todas las razas y especies. Las generalizaciones sobre pueblos, etnias, hasta sobre la condición humana, manifiestan la miseria del pensamiento. Pero es lo que hace MH, que es más francés que la baguette, tiene el olor del camembert, y una piel de foie gras. Houllebecq habla de los franceses, no de los musulmanes, ni de los niñitos, de las mujeres, aunque en apariencia sí lo haga, sino del hombre de la calle que toma el métro, que paga la sécurité sociale y cuyo abuelo jugaba a la “petanque” (a las bochas). Es un observador de microfascismos franceses. Lo hace con el odio hacia lo austríaco a la manera de Thomas Bernhard, de acuerdo a la tradición inigualable que inauguró Céline, y con el apego al erotismo y al sexo, digno del querido Henry Miller.
Me entero de que muchas de las ideas que tiene MH, provienen de sus lecturas de la obra de un filósofo que jamás escuché nombrar: Michel Cloussard.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 67 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 69

11 comentarios

  • 1. marlaw  |  6 febrero 2015 en 10:47

    No sé Profesor si la amistad es realmente un sentimiento débil en relación con el amor. Para hacer esa aseveración habría que omitir y dejar de lado aquello que Freud llamó “sublimación”
    Partiendo de la base que lo que llamamos amistad es la relación afectiva entre miembros de un mismo género entre personas hetero, esta tiene lugar por la “sublimación” de la componente homosexual, que se encuentra presente en la estructura heterosexual. Sublimación que transforma a esta componente precisamente en amistad. Cuando el proceso de sublimación fracasa, ya estamos hablando de otra historia. Para aquellos que no somos médicos cirujanos, habría que llegar a imaginar, lo que puede llegar a ser el transcurso de toda una vida cimentada en la actividad de hendir un bisturí, dia tras día, con borbotones de roja sangre salpicando en derredor, en distintos cuerpos humanos.. Algunos creen que se necesita una dosis mayúscula de sadismo, y de agresión para perseverar en esta actividad. En este caso siguiendo con la Teoría Freudiana, también se hace presente la “sublimación” que torna esos sentimientos sádicos y agresivos (sentimientos inconscientes) en una taréa útil, al servicio de la vida.

    En cuanto a las fantasias incestuosas, desde Edipo para aquí, estas han estado presentes al menos en toda la literatura occidental. No se sí ahora mi memoria me está jugando una mala pasada, pero creo recordar que fue Stendhal, quién narra haber tenido escarceos amorosos con su hermana. (La de él jahh)

  • 2. Carlos  |  7 febrero 2015 en 12:15

    tomás, hablando de m.h., le recomiendo la película “el secuestro de michel houellebecq”, si es que aún no la vio. es desopilante, se va a sorprender. nuestro lánguido francés le hará recordar los mejores momentos de rowan atkinson (mr. bean). saludos cordiales.

  • 3. Aldo  |  7 febrero 2015 en 17:42

    Yo creo que el incesto es al revés de como lo contó Freud , no es el hijo quien se enamora de la madre , sino esta aquí quien se enamora del hijo , y lo pone en aprietos ante la figura del padre ,es el que va a venir a castrarlo por que el amor de la madre ya no es para el padre y si para el hijo
    Todos los grandes filósofos han tenido problemas con sus madres , desde Shopenauer hasta Sartre y otros mas que seguramente no lo comentaran , una madre ultra coatolica puede ser un martirio como tambien las ultraliberles como la madre de Shopenahuer , ambas catolicas y ultra liberales no reflexionan mucho que digamos

  • 4. Tomás Abraham  |  7 febrero 2015 en 18:45

    carlos
    y cómo la consigo?

  • 5. Carlos  |  7 febrero 2015 en 19:30

    tomás, este es el link: http://www.peliculas4.net/ver-el-secuestro-de-michel-houellebecq-2014-online-10-9509.html

    seleccione entre las barras grises la opción “SUBTITULADA – DVDRIP – MODO VIDEO”

    voilà

  • 6. frank1428  |  8 febrero 2015 en 12:28

    Michel Cloussard debe ser Clouscard

    http://en.wikipedia.org/wiki/Michel_Clouscard

  • 7. Tomás Abraham  |  8 febrero 2015 en 13:04

    tal cual ,gracias

  • 8. marlaw  |  8 febrero 2015 en 15:11

    Profesor para ver una película en la Pc existe un programa que se llama gomplayer que es muy bueno, pero vamos por partes.
    Existen una gran variedad de formatos dentro de internet tanto para ver videos, como para escuchar, música. En general estos formatos como el DVDRIP que menciona Carlos no vienen instalados dentro de Window. Estos formatos como el citado, llamados genéricamente codex de audio y video obedecen a la necesidad de comprimir los archivos de audio y de video, para hacerlos mas manejables, es decir mas livianos, para que puedan ser subidos o bajados de la Web mas rápidamente y además para que ocupen menos espacio en el disco rígido.Pero hay una gran anarquía y una gran variedad de codex de audio y video cuyos formatos compiten entre sí En general la regla es, que a mayor compresión, menor fidelidad en la imagen o en el sonido. Sí usted no tiene los codex de audio o de video, primero los debe bajar de la web y luego instalar También en la web se pueden bajar los subtítulos para una infinidad de películas en distintos formatos e idiomas gugleando el título de la película en inglés + la frase download subtitles. A su vez existen una variedad de subtítulos para la misma película según el formato de esta, para que estos se acoplen al formato que tiene la película.
    A su vez los subtítulos sí son los correctos, es decir sí coinciden con el formato de la película, se pueden “pegar” a esta, pero es un proceso bastante tedioso, porque insume casi el mismo tiempo que la duración del film. Por esa razón yo recomendaba el Gomplayer porque con este programa instalando en la misma carpeta de windows la película y el archivo de los subtítulos, que generalmente vienen en archivos subrip. luego con el botón derecho del mouse, se puede abrir un menú de opciones para configurar, la película entre ellas la elegir los subtítulos y abrir el archivo para que el Gomplayer los lea.En la misma carpeta se pueden colocar además varios subtítulos, en diferentes idiomas , ya que el gomplayer se los puede leer con el procedimiento señalado. Por último para el caso que el subtítulo no se adecue a la velocidad del film hay también otro programa bastante sencillo para configurar el subtítulo con la velocidad que tienen los frames (cuadros) de la película El programa de llama SubtitleWorkshop251 y obviamente es en inglés (Todo lo que funciona bién, en la Web viene en Inglés)
    Recomendaciones finales.Hasta comienzos de los 2000, no existian mayores problemas para bajar codex de audio y video, como asimismo para bajar subtítulos, y en general prevalecía la buena fé, pero últimamente las cosas se han comenzado a complicar un poco.
    Al margen de los virus informáticos, dificultad que se sortea, escaneando con un antivirus actualizado, cualquier archivo que se baja de la web antes de ejecutarlo, precaución que no puede ser olvidada, aparecierón nuevos “problemas” y estos se sintetizan en lo siguiente: Cuando se está a punto de bajar un archivo, el lugar le puede solicitar que primero baje un programa para “descargar” el archivo que usted solicita, o bien le pide el número de celular. En ambos casos hay que rajar y buscar otro lugar que le permita la descarga directa. La segunda cuestión a la que hay que estar muy atento es que mientras comienza la descarga, el programa le và a tratar de agregar la instalación de un segundo programa, y generalmente se lo va a instalar si usted no toma la precaución de des-tildar la opción de que se lo instale. Sí por casualidad usted no lo advierte, este segundo programa que usted cargó, sin su consentimiento, le va a modificar la configuración de la barra del navegador de internet, y le và a complicar la vida. Como también se instala en el registro de windows, la única opción valedera es reinstalar windows junto a todos los demás programas que usted utiliza ( una gran pérdida de tiempo)
    Por último y no los aburro mas, para mantener todos sus datos a salvo dentro de su PC la única opción válida es particionar el disco rígido en varias particiones: C, D, E, F, G, H, I, etc En C: solo se cargan el sistema operativo Windows y los programa que utiliza Los demás datos incluyendo los libros de T. A. los mantienen en las restantes particiones. En caso de algún kilombete, lo único que tienen que hacer es formatear C: para limpiar todo y reinstalar windows y los demás programas . Tengan en en cuenta que los ataques informáticos siempre serán sobre C: y sus datos continuan a salvo dentro de las restantes particiones del disco rígido
    Claro que sí Windows se descompone, este ya no se puede volver a abrir y ustedes se quedan colgados afuera, pero para eso tambien hay una solución. Existen varios CD de rescate, es decir programas de rescate que se cargan en un CD y que operan bajo Linux. Con cualuiera de estos programas ustedes pueden formatear la partición C, y en pocos segundos dejarla limpia de virus para volver a instalar Windows. Yo todavía mantengo el viejo Windows XP y no pienso cambiarlo, pero para navegar en la web, tipear, cargar y descargar y tutti le fiochi utilizo el Knoppix 7.0 que es un programa que opera bajo Linux y se puede instalar en un pen-drive. Con el inclusive puedo ver y leer y descargar cualquier cosa en los archivos que operan bajo Windows. Es decir que cuando enciendo mi máquina tengo la opción de entrar en windows o entrar en el Knoppix 7.0 pulsando una tecla. Sí tengo un problema en Windows puedo inclusive formatear el rígido desde Knoppix. Este es un programa muy facil y muy liviano. Se carga en la memoria Ram y trabaja en entorno gráfico como sí se tratara de windows ( es decir que utilizo el mouse) y cuenta con un monton de programas accesorios para videos y audio, descomprimir archivos, leer pdf, Lo único que no pude hacer con él fue instalarle un corrector de idioma en español. Todo lo demás es posible. Saludos a todos y disculpen la extensión.

  • 9. marlaw  |  8 febrero 2015 en 17:19

    La película se puede descargar con torrent :[kickass.so]l.enlevement.de.michel.houellebecq.2014.dvdrip.xvid.english.subs

  • 10. Tomás Abraham  |  8 febrero 2015 en 19:43

    gracias marlaw por tus indicaciones…un técnico por favor.

  • 11. David  |  8 febrero 2015 en 20:09


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

febrero 2015
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

A %d blogueros les gusta esto: