LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 65

1 febrero 2015 at 9:47 14 comentarios

Hablemos de la contracara de BHL, me refiero a Houllebecq. Leí hace años “Particules elémentaires”, y me llamó la atención algún detalle sobre el que hice un comentario hoy perdido y olvidado que me hacía acordar imágenes de una novela de Sartre. Ahora leo un libro que descansaba en mi biblioteca “la posibilité d´une île”, voy por la página 306, y sigo mirando el reloj para ver si aguanto hasta el final. Me interesa el autor, es un hombre inteligente, lúcido, tiene sentido del humor, pero no sé por qué debe llenar 485 páginas, no veo la obligación de escribir tan largo, y menos cuando no me parece necesario hacerlo por lo poco que agrega en el cúmulo de páginas. Escribir largo debe ser una demostración de fuerza.
No nos enamoramos de sus personajes, no nos capturan, no es que no existan, o que sean mera marionetas del autor, su deus ex machina, ni excusas para un autor de tesis, los personajes tienen vida, pero la vida de una espuma, cuando se trata de aferrarlos desaparecen, se pinchan, a pesar de fornicar y masturbarse, tienen la vida de una imagen en 2D, ni siquiera 3.
En realidad, su consistencia se solidifica, se hace más patente, cuando fornican y se masturban. Houllebecq tiene cultura porno, en eso se parece a BHL, aunque el porno de Michel H (lo llamaré así o sólo “H” porque su apellido me lleva demasiado tiempo de tecleo) es explícito, no es simbólico sino carnal.
La moda H y la moda BHL, tiene años. No será la primera vez que llego a la fiesta cuando sólo quedan servilletas sucias sobre las mesas y sillas vacías y desparramadas en un salón sin luces. No soy francés, no viajo seguido, me ocupan demasiadas cosas en mi ciudad periférica, soy un filósofo local, y como además me eduqué filosóficamente en París, leo francés, y mi curiosidad está intacta, no estoy deprimido ni pienso que todo es lo mismo y nada nuevo acontece bajo el sol, para dedicarme a la relectura; hay algo más que encontrarle nuevos sabores a lo ya digerido. No estoy dispuesto a asumir que lo nuevo no vale nada, en suma, no me siento viejo. Visito a estos compañeros – MH y BHL – que no han renunciado al placer de la escritura, y que se mueven en ámbitos divertidos, eróticos, y, lo que más me llama la atención, sin los prejuicios habituales que caracterizan a mi cultura gallega, napolitana, hebraica, jesuítica, y vienesa.
Estos son libertinos, como en el siglo XVIII, sin peluca, sin talco, sin lunares artificiales, sino con otros artificios. BHL es lindo, H es feo, uno parece atractivo, el otro repulsivo, y el epistolario que han publicado en el 2011, será mi próxima lectura.
No soy un buen lector de novelas. Hay sólo dos cosas que retienen mi atención cuando leo ficción. Una son las escenas calientes, la otra son los pensamientos, fríos y calientes. Y H…mejor lo llamo MH (por Michel y su apellido), ofrece en su bazar estos dos productos. Pero a veces las novelas tienen un proyecto amplio, una pretensión pensante, una concepción del mundo, o una idea de las grandes, y ésas me las pierdo, se ve que no me interesan. Para ideas grandes lo tengo a Leibniz, no necesito que un encame con una piba de veinte que juega a todo lo que pide un viejo agitado, se explique por una visión totalizadora del futuro. Descarto la visión, me quedo con el encame y sigo de largo. Doy vuelta la página.
Hay en MH una pretensión de hablarnos del mundo que se viene, no como Julio Verne, no habla de lo que puede suceder en ciento veinte años, sino en veinte. Lo que no deja de ser sensato, tomando en cuenta la aceleración del tiempo por las mutaciones tecnológicas.
Le interesa la informática, sigue los anuncios de la genética, el mundo de los cyborg, y es misógino. Así dicen los críticos, odia a las mujeres y a los islamistas que también odian a las mujeres. Por eso lo odian las mujeres y los islamistas. Además del odio que le profesan los progresistas que no se permiten odiar islamistas y menos a las mujeres. Por lo que debería amarlo la derecha reaccionaria que odia islamistas, progresistas y ama a Marie Le Pen, mujer. Pero para la derecha no es más que un caradura y un cazafortunas.
El álgebra de conjuntos aplicada a los afectos políticos es una disciplina que requiere un grado de formalización complejo.
Houllebecq es más simple. En la página 22 de la novela, se le ha ocurrido una chanza que ha tenido mucho éxito:
-“¿Sabés como se lo llama al tejido adiposo que rodea a la vagina?”
-“No”
-“Mujer”
Es una de esas bromas que se le debe ocurrir contar a MH durante la sobremesa de una cena en la que hay una pareja de lesbianas invitadas por el dueño de casa, un dirigente socialdemócrata y su esposa, presidenta de una fundación filantrópica.

Anuncios

Entry filed under: General.

sin título LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 66

14 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  1 febrero 2015 en 11:39

    No lo tome a mal Tomas, lo digo “sin ofender y con todo respeto” (como dicen o decian muchos chantas en la radio), pero sus ultimas clases son lamentables.

  • 2. marlaw  |  1 febrero 2015 en 12:08

    “La conexión entre la errada inspiración ideológica de la generación unitaria y su desastrosa inclinación por la controversia de ideas, es subrayada ahora con energía aún mayor que en la Creencia de 1838. La noción de unidad de creencia -herencia sansimoniana que no había desde luego estado ausente entonces- ocupa aún un lugar mas central en la Ojeada Retrospectiva. Esa exigencia de unidad se traduce en la postulación de un coherente sistema de principios básicos en torno a los cuales la unidad ha de forjarse, y que deben servir de soporte no solo para la elaboración de propuestas precisas para la transformación nacional, sino para otorgar la necesaria firmeza a los lazos sociales: es sistema de principios es, en efecto, algo mas que un conjunto de verdades trasparentes a la razón o deducidas de la experiencia; es –en sentido saintsimoniano– un dogma destinado a ocupar, como inspiración y guía de la conducta individual y colectiva, el lugar que en la Edad Media alcanzó el cristianismo. “

    Este pàrrafo que cito, que bien podría ser atribuido a: Michel de Certau cuando en su libro: “La invención de lo cotidiano” trata el tema de la Creencia, en realidad corresponde a Tulio Halperin Donghi, analizando un aspecto de la generación de 1838, en su obra: Proyecto y Construcción de una Nación (Argentina 1846-1880)
    Lo que trato de decir, aunque resulte una obviedad, es como desde distintos lugares, se puede llegar a abordar la misma temática, en este caso la creencia.

  • 3. roberto nadaud  |  1 febrero 2015 en 12:29

    “hablarnos del mundo que se viene”
    sucede hallar en los mercados de Pulgas libros de los años 50, 60, que anticipaban el mundo que vendría.
    ajados del viento, el sol, expósitos en mesones, olvidados en cajas de cartón, vendidos al fin por kg.
    tambien hallas novelistas arrumbados en el olvido, geografías de fronteras borradas, biografías de nombres imprecisos.
    interesante que algunos escriban para el olvido.

  • 4. marlaw  |  2 febrero 2015 en 10:34

    . El canon conlleva sistematización y permanencia y se contrapone así a la efimeridad y fugacidad de los innumerables objetos e invenciones banales de la época actual, que Gilles Lipovetsky denomina «hipermodernidad», y que promueve la proliferación de unas formas artísticas vacuas y dispensables. El canon sirve como
    una protección firme contra la vulgaridad que es propia del
    último segmento de la periodización histórica que Bloom
    denomina la «edad caótica».
    Desde luego que se trata de una cita, que hago mía.

  • 5. marlaw  |  2 febrero 2015 en 10:40

    Lo siento. El nombre de la generación a la que me refiero en mi comentario anterior es “Generación del 1837”, pero el Credo político compuesto por la pluma de Esteban Echeverria aparece en 1838. de ahí el lapsus.

  • 6. roberto nadaud  |  2 febrero 2015 en 22:45

    “para ideas grandes” : puedes leer en The Huffington Post, Crime : Texas executes man with an IQ of 67.
    y puedes leer los otros artículos : como pensar estas cosas?

  • 7. Marcelo Grynberg  |  3 febrero 2015 en 0:15

    Roberto: estimo que las notas de Tomas son generalmente valiosas. De vez en cuando se caen en un pozo, pero eso es humano. En cuanto a IQ’s, supongo que el mio debe ser menor que el del ejecutado de Texas. Saludos.

  • 8. marlaw  |  3 febrero 2015 en 5:14

    Debo reconocer, que uno ( yo en mi caso ) padezco de ciertas deformaciones profesionales, para llamarlas de algún modo. En algún momento El Profesor algo expresó en este Foro a cerca de la “confrontación” o del estilo que se ubica en esta posición. No obstante tanto la política, como el Derecho son actividades de naturaleza esencialmente agonal. También en este caso, cabría preguntarse ¿ Sí es primero el huevo o la gallina? Es decir sí en el origen se eligió desplegar estas actividades porque las mismas obedecen a la naturaleza, al carácter de quién las ejerce, pero no tengo una respuesta certera en este sentido. Lo cierto del caso, es que han sido muchos años librando batallas , y casi diría que terminan siendo un “modo reflejo” o estereotipado de la manera de pensar. No obstante, también me viene a la memoria, una ocasión en que siendo yo aún adolescente un profesor de historia del Colegio Nacional, quién luego cuando fué Rector de esa escuela, trató de hacerme la vida imposible, en todo en cuanto estuvo a su alcance, solía calificar mis intervenciones en clase de este modo: ” Fulano usted es inoportuno, caústico, y terminante…” Pero la historia no concluye alli., dado que luego la profesora que lo sustituyó, cuando este asumió el rectorado, no solo que levantó todos mis aplazos, y me eximió en dicha asignatura, -para fastidio del susodicho- sino que también, sorprendentementeí, solía elogiar todas mis intervenciones, frente al resto de mis compañeros. En fin, viejos recuerdos que aún permanecen en el arcón de la memoria.

    En otro órden de cosas, me pregunto, como discernir, como saber, sí solo se trata de una cuestión de caràcter generacional, -me gusta mas esta palabra, que el neologísmo;”etario”- sí en el caso de Harold Bloom su defensa a ultranza del canon literario, y no solo de este, porque su crítica demoledora, con epítetos como, “crìtica del resentimiento” o “edad caótica” van mucho mas allà de la mera crítica literaria, y resulta abarcativa, para todas las manifestaciones culturales post-modernas, es una expresión de alguién, que “se siente viejo” o mas bien esta se trata de la defensa de una posición, de un modo de entender o juzgar una “realidad” que se percibe como desdeñable, aquello que desde una optica tan opuesta Sebrelli también refiere, en su libro: “Asalto a la Modernidad”

  • 9. marlaw  |  3 febrero 2015 en 6:10

    Hablando de computación, estamos en verano, y hace calor. Este consejo es para aquellos que aún cuentan con una Pc y no disponen de un ambiente refrigerado. o inclusive si lo tienen. La parte mas importante de una computadora es su microprocesador.
    La vida de este es muy sensible al calor. Mas allá de los 80 Grados Centígrados, este se destruye irremediablemente, pero ya màs de 60 grados este valor afecta su rendimiento y limita su vida útil.Habitualmente las últimas màquinas poseen un mecanismo, que apaga la PC cuando el procesador excede este valor. Asimismo para tratar que los valores de temperatura, no excedan los 50 grados que es el máximo aconsejable, para una extensa gama de procesadores, el procesador dispone de dos accesorios.Uno de ellos es el disipador de calor. Este se trata de una superficie aleteada de metal, similar al del motor de una motocicleta por donde circula el aire.El otro elemento es un “cooler” (un ventilador) que manda una corriente de aire y que se encuentra sobre ell disipador.El disipador a su vez se encuentra apoyado sobre el procesador para “robarle” el calor al microprocesador.Entre ambos se encuentra a su vez una fina capa de una “pasta” que se llama pasta disipadora, para que el contacto entre la superficie del procesador y la del disipador de temperatura sea perfecta.
    Los problemas se presentan debido a lo siguiente: Los días tórridos arrancamos con temperaturas de 30 grados, así que ya tenemos este valor, como base, hecho que provoca que la temperatura ascienda ràpidamente a valores próximos a los límites en el procesador. La segunda cuestión es el polvo y la pelusa, que se deposita entre los intersticios del disipador impidiendo que penetre el chorro de aire, que le envia el cooler. La solución es la limpieza anual antes que comience el verano y en su caso el reemplazo del conjunto: cooler + disipador.
    No se trata de filosofía, pero sin una máquina, tampoco la podemos escribir.

  • 10. MaCristina  |  3 febrero 2015 en 8:00

    Gracias por recordar estos detalles, Marlaw, en casa lo hacemos con aspiradora en mano, claro que si se presentan alteraciones debemos recurrir al técnico.

  • 11. roberto nadaud  |  3 febrero 2015 en 9:39

    otra posibilité es pasar las vacances en Islandia.

  • 12. marlaw  |  3 febrero 2015 en 13:34

    No era ·”asalto”, sino “Asedio a la modernidad”, el título del libro de Juanjo. ¿Que diferencia puede haber entre un olvido de la memoria, y “un acto fallido” ? Chi lo sa.
    De todos modos yo nunca podría haber citado a Harold Bloom, a Michel de Certau, u a algunos otros, ni balbucear algunos párrafos, sí antes no hubiera acertado a incursionar en este foro. En este sentido, gracias nuevamente Profesor por todo lo que nos brinda.

  • 13. Elías  |  3 febrero 2015 en 20:30

    Disculpen que me escape del texto sobre BHL Y ML (no seré el primero ni el último que lo haga) pero, ya que este es un lugar de pensamiento, quisiera dejar para la posteridad la siguiente reflexión. A menudo leemos que las mujeres de letras y los hombres de letras que participan en el blog padecen de “ciertas deformaciones profesionales”. Este hecho parecería ser exclusivo de los abogados, pues nunca he escuchado que los médicos,sicólogos, químicos, físicos, filósofos o ingenieros que participan del blog invocaran o invoquen a este mal.
    Ahora bien, teniendo en cuenta que desde el 83′ a la fecha la gran mayoría de nuestros gobernantes han sido y son abogados y abogadas exitosas, pregunto: ¿nuestro país no será la consecuencia nefasta de una deformación profesional? ¿no será hora de elegir a gobernantes que tengan otras profesiones menos deformables?

  • 14. marlaw  |  4 febrero 2015 en 17:23

    Elias las deformaciones profesionales existen en todas las áreas, y en muchos casos, para aludirlas, se habla de reduccionismos. De todos modos, no todo el mundo se encuentra dispuesto a pasar varios años de su vida en el divan de psicoanalista, para poder mirarse en un espejo tal cual es, asumiendo todas sus deformidades. Mas vale cerrar los ojos, y creernos perfectos, o mejor aún solo ver la paja en en ojo ajeno.


Categorías

Calendario

febrero 2015
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

A %d blogueros les gusta esto: