VIDAS DE RADIO (epistolario) por tomás abraham y ana maría

30 enero 2015 at 15:27 13 comentarios

VIDAS DE RADIO 1
28 de enero
Ana María
Ayer escuché por segunda vez rh23. Es demasiado tarde para mí, más tomando en cuenta que en Uruguay tenemos una hora demás y debo esperar hasta medianoche. El programa no es malo, ni bueno, es pobre. Una sensación que no había tenido con Hanglin. La producción está hecha con dos centavos. Es cierto que a la medianoche a nadie le interesan los resultados de futbol o lo que pasa con Nisman, pero bien decís que a una hora parecida Teté se las arregla bien.
Respecto a que para vos es un alivio no escuchar las palabras Neymar e Irán, entiendo, pero sólo un ambiente de cumbia, grosería y carnaval como puede crearlo el Negro Oro, llega a superar la coyuntura, pero dos susurradores como Lany y Mario, no me parece.
Hasta el Gato y el Zorro discurren sin ton ni son. No sólo por escasez de guion, hace mucho que se las arreglan más o menos con lo que ya tienen, sino que ahora sin gracia, sin energía.
El optimismo que quiere ponerle a su voz Lany, me suena forzado. No me va a convencer tan fácil que le gusta más el horario, que se siente mejor a la noche, etc. Es otra víctima más de la destrucción de radio 10 por Cristóbal López.
La radio en general ha caído en un pozo del que difícilmente salga. Hay un proceso de entropía que la chupa y la deja triste y arrugada como una vieja…e incontinente como un viejo.
A propósito: si no se puede decir “hombre” como genérico de la especie, ¿por qué se permite decir “persona” sin “personos”, cuando nos referimos a los individuos… e individuas.
El otro día, en una de mis caminatas radiales, me pasó algo increíble. Al no poder soportar el lenguaje articulado que me trasmite el dial, puse música regaeton, marché al ritmo de esa especie de cumbia. Sé que no podré repetir la experiencia con frecuencia, pero el habla basura de los nuevos integrantes de esta radio, no tiene filtro.
Beto, Chiche, Baby, Rial, más los voceros del gobierno y de Magneto, han hecho de la radio una especie de megáfono puesto sobre una bici que recorre la calles de un pueblo anunciando una casa de muebles-cama. La imagen no es buena, pero no se me ocurre otra cosa.
Si te digo que el control gramatical de María O´Donnell – a pesar de sus “Gus” y sus “Santi” – y de Novaresio, es lo único que rescato por ahora, sin que me sangre el tímpano, verás que a la naranja le encuentro poco jugo. Sé que los dos te aburren, a mí no me divierten, pero la radio basura a la que siempre se le podía sacar algo útil – como lo hace todo escucha cartonero – lo único que deja en el éter es fruta podrida.
Es una pena.

29 de enero
Tomás,
Siento la misma pena que vos y hasta te diría que estoy preocupada por mi futuro, hay muchas momentos del día que no puedo estar sin la compañía de la AM.
Hay que decir que llevamos un par de años escuchando agonizar a la radio, oyentes como protagonistas, consignas adolescentes, discusiones previsibles, el listón está muy bajo, bajísimo. Tengo el juicio nublado por años de acostumbramiento a negros oros, rolos villares y tenembauns. Me suena normal una puteada a las 7 de la mañana y casi que no espero buena ni dicción ni verbos bien conjugados. No es confiable lo que yo pueda decirte de Hanglin porque con tres palabras coherentes seguidas o un argumento que no sea sacado de Facebook ya me conmuevo.
RH23 es muy tarde, el mismo esfuerzo que hace Hanglin por mostrar su entusiasmo con el nuevo programa lo hago yo para llegar despierta y, sobre todo, para ver eso del vaso medio lleno. Parece que no hubiera producción, si hasta lo imagino a Lanny escribiendo las cartas de amor prohibido, las de los divorcios y sobre todo los mails de los oyentes que presentan el tema del día. No me importa que la realidad venga ficcionada por él, el oyente de radio 10 no esta capacitado para escribir nada y me divierte adivinar la pluma del conductor haciendo un gran trabajo de simplificación para que las Mónicas de Morón y los Osvaldos de Vicente López participen y se animen a responder: no vale la ironía ni las sutilezas. La carta de hace un par de noches era escrita por un marido que se describía casi como galán maduro con una esposa a su altura de clase y belleza, con una activa vida sexual y sobretodo abiertos a los placeres de la vida. En un crucero habían conocido a un camarero negro, bien torneado y simpático que además de servir tragos con gran diligencia le había propuesto a su señora hacer un trío, sin escandalizarse el marido que contaba el cuento había pensado que no era momento adecuando. Hoy arrepentido quería saber la opinión de los oyentes. Hanglin intenta mostrarnos que estas cosas le pasan a todos así opinamos como adultos y sin prejuicios, pero no faltan los llamados tipo: Jorge si decís que sí sos puto o ¡tu mujer te cago con el negro Jorge, no esas boludo!. La llamada de señores contando su experiencia con su señora y una universitaria pelirroja no llegó nunca, ni los llamados de jóvenes brasileros para ofrecerle a este matrimonio una segunda chance, tampoco.
Yo lo intentó, Rolando Hanglin también, Mactas no tanto, la locutora nunca entendió ni entenderá los chistes, los oyentes llevan años en ese horario esperando el maltrato de Baby Etchecopar noche a noche. Creo que así no vamos a poder hacer nada por más empeño que pongamos. El gato y el zorro con Mario aburrido y la locutora que se cree actriz no funciona, y eso si es otra pena grande.
Hace unos meses escuche en un bar el siguiente dialogo
Viste Susana que murió Yabrán?
Quién?
Yabrán, el que tiro los petardos en Cromañon!
Aah, si si, lo escuche en la radio, estaba enfermo hace tiempo pobre.
Este es un claro ejemplo del proceso de entropía del que me hablás: del caos y griterío entre locutoras que levantan información de Facebook, oyentes dueños de verdades absolutas y conductores ignorantes sale un único mensaje que es el que cada uno quiere escuchar. Y en esta misma bolsa está Longobardi, Leuco o Basalo, da igual la emisora y el perfil político que tenga.
En cuanto a tu inquietud semántica sobre la moda de usar hombre como genérico creo que hasta que no puedas considerar que también hay viejos arrugados y viejas incontinentes no podemos discutir el tema.
El regeton para salir a caminar es muy buena opción, no dudaría nunca en elegir entre Magdalena Ruiz Guiñazu o Dady Yankee para dar ritmo a una actividad física, por ahí hay que probarlo para el resto de momentos en los que la radio era buena compañía. Ayer en un supermercado escuche una canción de este genero que decía:
y todas las wachas moviendo el toto
y todas las wachas moviendo el toto
moviendo el toto, moviendo el toto
Tengo todo lo que quieren las wachas, fuman, toman, y se arrebatan, tengo todo los que las ponen locas, bailan, gozan y se alborotan
que están locas, y mueven el toto
mueven el toto, mueven el to to to to to to
mueven el toto, mueven el toto, mueven el to to to to to to
yo se que te gusta, yo se que te encanta
dale mami mueve no te hagas la santa
sube y baja que te encanta, sube y baja no eres santa
mueve el toto, mueve el toto, mueve el toto
mueve el toto, mueve el toto
mueve el toto, mueve el toto, mueve el toto
mueve el toto, mueve el toto
Se me pego muy rápido, tenía buen ritmo, teniendo en cuenta que me estoy despertando a las 7.30 con Beto Casella donde un oyente hoy llamó para decir al aire a una de las integrantes de la mesa “dame la cotorra y vas a ver como te la hago hablar”, la letra de la canción me pareció hasta fina.
Igual no se si podría despertarme con una FM de cumbia. A la mañana qué escucha uno?

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 64 sin título

13 comentarios

  • 1. marlaw  |  30 enero 2015 en 20:01

    Roberto Goyeneche, como cantor de tangos, alcanzó la fama, cuando la demàs cantores salierón de la escena, y casí ya sin voz siguió cantando como una pila que fue perdiendo su fuerza hasta agotarse. El problema no era Goyeneche, el problema era que ya no nacian mas cantores de tangos. Duró lo que duró porque no había quién lo pudiera hacer mejor que èl. Creo que en la radio y los medios en general sucede algo similar. Los viejos aunque se reciclen ya no dan para mas, pero a los nuevos muchachos no les dá el piné para estar frente a un micrófono de radio, en cualquier género que sea incluído el fútbol.Los últimos como Nestor Ibarra, Carlos Rodari, (El jovén) Pepe Eliaschev, Hanglin y Mactas de los 90s en Continental, ya no estan.Me he visto compelido de escuchar a Chiche Gelblum , no tanto por sus opiniones, aunque sí por su inteligencia, para tratar de escuchar a alguién que hable, al menos, el mismo idioma que yo hablo.Pero quizá lo alarmante no sea la radio, lo alarmante es que esto se há hecho extensivo a todos los oficios y actividades que requerián y aún requierén cierto grado de destreza y conocimientos, desde armar un zapato, cortar un traje, armar un cuello de camisa, un soldador, un matricero, un tornero, un mecánico, un chapista, un pintor, hasta un enfermero y médico de guardia en un hospital. A medida que se estandariza la producción de bienes, el nivel de calidad decrece de manera alarmante en todos los órdenes, pero los que podemos dar algún testimonio de que hubo un mundo mas confortable y mas seguro, por una cuestión de carácter etario, estamos a punto de pasar a mejor vida.

  • 2. Sergio R.  |  31 enero 2015 en 15:09

    Ja, ja, como me gusta Ana María…¿A la mañana? De 6 a 9 en Vorterix FM 103.1 esta Reynaldo Sietecase. Ahora esta de vacaciones y los laderos que lo reemplazan se dedican a leer los diarios y hablar huevadas, pero cuando esta él esta bueno.

  • 3. R. Nadaud  |  31 enero 2015 en 19:52

    los días de Radio fueron nuestra niñez, palabras del mundo, palabras nuevas, aportes al diccionario personal que íbamos construyendo.
    quizas una de las cosas positivas de ser viejo es que uno deja las cosas que no le gustan atrás, o al lado.
    el día huye, el tiempo ahora nos desgrana, y eso que teníamos en nuestros ojos el sol.
    así nuestra indignación para las grandes ofensas a la vida.
    y las miguitas del banquete del Poder, locutores y periodistas, el fondo de las ratas le llamaba Bismarck, las dejamos atrás en lo que Naipaul llama Un camino.en el mundo.

    Pd Professore ya que el mar insiste podeís leer Omeros de Walcott, en lo posible lejos de sombrillas y bronceadores

  • 4. MaCristina  |  31 enero 2015 en 20:52

    Para mí la radio fue El Glostora tango club, los Pérez García, el teatro Palmolive del aire, el trasmitido desde el escenario los domingos con Paulina Singerman, Leonor Rinaldi, las novelas de los sábados por la noche, Claudio Rodríguez Leiva, Claudio Martínez Paiva y elenco estelar. Más tarde y más acá, la diez cuando empezó un febrero, entretenida todo el día. Ahora todo cambió, cuesta encontrar una radio que sea así, en la que uno clave el dial.

  • 5. marlaw  |  1 febrero 2015 en 10:59

    ¡Te acordás MaCristina del Glostora Tango Club cita de la juventud triunfadora! con Alfredo De Angelis y su orquesta. De los Perez García recuerdo el nombre de algunos personajes: Clara (la mama)
    el tio Castilla (con sus castillos en el aire y sus negocios vidriosos) y el nombre de una de las intérpretes: Nina Nino. Faltaria agregar “Que Pareja Rinsoberbia” con Blanquita Santos y Hector Mazzitelli

  • 6. roberto nadaud  |  1 febrero 2015 en 12:32

    parece que no soy el único que llegó con Bernal Díaz del Castillo.

  • 7. MaCristina  |  2 febrero 2015 en 7:27

    Marlaw, lindos recuerdos, pero me parece que tenemos que dejar paso a la juventud, como dice nadaud, llegamos con los colonizadores!

  • 8. María  |  2 febrero 2015 en 10:36

    Bueno, me siento algo aliviada ahora que veo que no soy yo sola la que siente que algo- malo- le está pasando a la radio.
    Antes que nada, yo jamás entendí cómo González Oro podía tener el programa más escuchado, ya que ni lo veía como un entrevistador brillante o lo que hacía como animador- Cantar, tirarle chistes de doble sentido a las oyentes, hablar de los amigos “influyentes” que tenía- y peor aún, me parecía una falta de respeto al oyente que se tomara un mes de vacaciones en enero, después diez días en marzo por que estaba exhausto, una semana en mayo, y así hasta completar el año.
    Hoy, tampoco puedo entender el éxito de Beto Casella, lo que hace me parece extremadamente común.
    Siendo una persona que prefiere la radio “hablada” más que sólo escuchar música, últimamente no encuentro un espacio que me interese.
    Por razones de edad, no puedo remontarme muy atrás en el tiempo, pero me acuerdo de prepararme para ir al colegio con Rapidísmo, y escuchar cuentos a la nochecita. Y cuando mis padres perdieron el monopolio de la radio, una mañana encontré un programa en el cual varias criaturas hablaban, se interrumpían, parecía la anti-radio, pero de alguna forma misteriosa, me enganché. Cuando Fernando Peña murió, me quedé definitivamente sin norte radial.
    Un tiempo lo escuché a Dolina, hasta que pasó una semana entera pegádole a Beatriz Sarlo. Me pareció una falta de respeto al oyente, ya que no tenía nada que ver con el espíritu del programa.
    De tanto en tanto escucho Mitre, pero el tono en general es muy pesimista, y yo con 29 años y mucho por hacer no tengo predisposición para que me digan que está todo perdido. Tampoco tengo ganas de escucharlo a V.H. Morales pontificando sobre las maravillas de vivir en una villa de emergencia- Ya pasé por ahí, y ni la promesa de ir al cine por dos pesos me tienta para volver-.
    De Hanglin, la única referencia que tenía era que se trataba de un señor mayorcito que se dedicaba a pasear desnudo por la televisión acompañado de su novia. Hasta que lo pesqué entrevistando a alguien, no acuerdo quién, pero me pareció que sin tener un estilo agresivo, sabía preguntar y sobre todo, sabía presentar ciertos temas con una luz distinta al resto. Me acuerdo que hablaba sobre el caso de unas gemelas, y donde todo el resto iba para el lado del chiste fácil, de la fanasía o la moralina, él lo presentó de la siguiente manera: “Habrá quien no lo pueda entender, pero los gemelos se manejan con reglas distintas que el resto de de nosotros que vinimos solos al Mundo: Ellos vienen de a pares.”
    El juego de la carta del día estaba bien planteado, algunas puede ser que hayan sido guionadas por la producción. Tenía esa sensación cuando leían alguna de la empleada que fantaseaba con que el jefe la lleve en el auto importado, o con cualquiera con pinceladas de culebrones, pero cuando presentaban alguna de temas más sencillos, como por ejemplo las elecciones de carreras de los hijos, me parecían más creíbles y redactadas por un oyente. Además, cada integrante del eqipo jugaba dignamente su juego.
    Ahora a la noche me aburre, me parece que la idea del programa no tiene tiempo de desarrollarse, picotean un poco de todos lados pero ningún eje se consolida. Y lo que hace en la segunda hora es más denso que lo de la primera: no hay nada peor que señoras presentándose para encontrar pareja.
    Lo que le están haciendo a Radio 10 en general, sólo se entiende si lo que los nuevos directivos quieren es hacer desaparecer la radio.

  • 9. MaCristina  |  3 febrero 2015 en 8:52

    María, coincido con tu última frase, creo que esa es la intención, muchos compran empresas para fundirlas. Pero no creas que no tenemos esperanzas, justamente es lo que no debemos perder para que nuestro país tenga un mejor futuro.

  • 10. marlaw  |  3 febrero 2015 en 14:10

    María coincido totalmente con su comentario. Respecto a Gonzalez Oro yo tampoco nunca lo entendí. Ahora que se escriben líbros por encargo, tambien se ha dado el lujo de publicar un libro con su nombre, cuyo título casi plagia al de Ezequiel Martinez Estrada: Radiografía de la Pampa. (Siempre tan original el negro). Pero lo mas siniestro de este personaje, fue la movida que con la anuencia de los nuevos dueños, le hizo a Carlos Rodari para tratar de expulsarlo a este de Radio del Plata. Esta historia la conoce muy bien Julia Gowland

  • 11. marlaw  |  3 febrero 2015 en 14:22

    Sí el tono de Mitre es demasiado pesimista la voz de Marcelo Longobardi y su discurso, por ejemplo, se asemeja demasiado al de un gerente de relaciones públicas, de una casa de sepelios.

  • 12. María  |  3 febrero 2015 en 23:44

    Muchas gracias por publicar mi comentario, de verdad prestando atención a lo que le vienen haciendo a R10, yo pesaba dos cosas: quien esté a cargo no tiene ni idea de dónde está parado, o quieren que desaparezca. Porque a pesar de las cosas que se pueden criticar a la radio; hay que poner empeño para hacerle perder tanta audiencia a una radio que era líder. Hay cosas que no comprendo ni poniendo toda mi empatía al servicio de tener una opinión más amable.
    Creo que seguiré leyendo los artículos del blog, dudo que participe mucho de las conversaciones porque a pesar de que muchos de los artículos me resultaron interesantes, no sé si estaré a la altura. De hecho, lea las definiciones que lea, sigo sin entender qué es la filosofía como disciplina. Y ya no les pregunto a mis amigos estudiantes de filosofía de qué se trata la carrera por que me cansé de que suelten una pequeña explicación que no aclara nada, después de haber revoleado los ojos en señal de fastidio por mi desconocimiento.
    Marlaw, sobre el libro de G. Oro, lo que me inquieta es que hoy cualquiera saca un libro instantáneo y ya es escritor. Muchas veces son libros superfluos, como el mismísimo libro de G. Oro. Yo me acuerdo que me lo prestaron como si fuera una verdad revelada- Cada tanto aparece un libro que arma un pequeño revuelo para luego desaparecer-, y me pareció puro autobombo.

  • 13. MaCristina  |  4 febrero 2015 en 8:08

    No sos la única que no entiende la filosofía, María, pero el dueño del blog nos permite participar y hacer nuestros comentarios con gran generosidad.


Categorías

Calendario

enero 2015
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: