LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 61

23 enero 2015 at 7:55 1 comentario

No es mi culpa que las disgresiones se esparzan un poco.. Mi propósito es el de escribir una reflexión didáctica sobre la enseñanza de la filosofía, y el virus de esa gallina desplumada que es Houllebecq – hoy custodiado una vez más por las fuerzas de seguridad – se ha infiltrado en este sitio vía el mentado BHL, con el que continuaremos.

No nos debe importar, sigue mi amigo filosófico, a quien le hacemos el juego, sino a quien dañamos. No importa quienes son nuestros aliados sino nuestros adversarios.

Bernard Henri Lévy dice que hace filosofía para quienes quieren impedirle escribir, contra los imbéciles y los soretes (es la mejor traducción posible de “salaud”) que se pavonean como Badiou y Zizek.

Hace el elogio del pensamiento vampiro. En este punto me siento aludido ya que el famoso conde transilvano es un héroe de mi nacionalidad origen. Distingue dos tipos de lectura. Una es la que procede por empatía, la rumiante, la de Heidegger, quien emplea la palabra “sinousia” (ser con, reunión).

El otro tipo de lectura es la del corsario, la del pirata, que se preocupa menos de escuchar que de abordar y capturar. Se debe interpretar un texto, señala,  del modo en que se interpreta una pieza musical, con libertad, ligereza, desenvoltura, iconoclasia,  de un modo escandaloso.

Como Glenn Gould.

No le teme al desvío de géneros, a su cruce, al parasitismo. No sólo hay en lo biológico transformismo, travestismo, degeneracionismo, en la escritura también. Y esto sucede hace tiempo a pesar de que los críticos de vanguardia y los profesores y auxiliares de letras aún hablan de ficción y no ficción, de ensayo y literatura, como si fueran carmelitas con borceguíes.

BHL sabe que lo tildarán de frívolo, irresponsable, narcisista, pero se sostiene con un “poco importa”.

Está convencido de que el oficio del filósofo tiene sentido si atrae fragmentos discursivos ajenos a la filosofía. Aboga por la extensión del dominio en donde hay que buscar los materiales para filosofar.

La filosofía, agrega, se da un objeto vano si cree que debe pensar el Todo, la totalidad. El todo deja afuera  un exceso de mundo.

BHL menciona a los siguientes filósofos, uno de ellos es Levinas. Conocemos el auge que ha tenido Levinas entre filósofos del viejo gauchisme, o maoismo, convertidos al talmudismo. El principal es Benny Levi, alias Pierre Victor, quien fundó el instituto de estudios levinasianos en Jerusalem, en la cual habló nuestro filósofo. Lo que he leído de Levinas hasta el momento, me ha parecido una especie de lirismo metafísico poco interesante. Es un modo de hacer filosofía por debajo de la teología. Pretende tener la sacralidad de la teología y la libertad de pensamiento de la filosofía, y queda entre dos aguas. Sólo alcanza solemnidad, es decir mortal aburrimiento.

Sin embargo, Bernard,  nos habla de la generosidad de Levinas, de una filosofía de la gratitud y de la amistad. La describe como un pensamiento del “après vous”, del pase usted primero.

Es posible que de una nueva vuelta por los escritos del autor de “Difficile liberté” y “Totalité et infini”, pero su concepción del pensamiento de Spinoza, y de su actitud ante la vida, me sorprende hasta el punto del pasmo. Me cuesta creer que, si es cierto lo que sostiene Jean Claude Milner, que Levinas piense que Baruch Spinoza ha sido un traidor al judaísmo, y que se siente perteneciente junto a quienes lo denuncian por traición a la palabra santa.

He leído un texto de Levinas de condena a Spinoza, que ahora no tengo en mente, simplemente recuerdo que confirmaba mi rechazo a su pensamiento sacralizador de la palabra Divina y de la presencia del Otro y de todas sus mayúsculas, pero la denuncia por traición o no la leí o no la comprendí.

De ser cierto, Levinas y sus discípulos son reencarnaciones de los miembros del rabinato de Amsterdam que sentenció al filósofo holando-sefaradí por medio del “jerem” al ostracismo, y que considera que el “Tratado teológico político” es una blasfemia que merece castigo. No se puede acusar de traición…además ¿qué quiere decir “traición” en filosofía”?, y seguir de lado ignorando que promueve el castigo, como el que le fue aplicado a Spinoza hasta con piedradas y una puñalada.

Raro que se hable así entre filósofos, no porque sea un gremio de santidades, sino que por lo general, la discusión no tiene parámetros de sacralidad, salvo en el fanatismo marxista.

¿Será ésa la sustancia que se llevan los “maoccidentales” del librito rojo a la Torah?

De Foucault, BHL dice que inventó un nuevo género: “l`enquête”. Nunca ha sido fácil traducir este término al castellano. Es y no es encuesta, investigación, trabajo de campo, pesquisa. Tiene que ver con el archivo, con los expedientes, con la empiria, con las estadísticas, con lo cuantitativo, con lo gestionario.

Foucault en “La verdad y las formas jurídicas” distingue “l`enquête” medieval del “examen” moderno. El primero tiene que ver con los modos inquisitoriales de conocimiento y de juzgamiento: la Inquisición también fue una epistemología, diferente de los procedimientos escolásticos. El segundo con las ciencias sociales.

BHL habla de la venganza de Schelling en unos pocos renglones sugestivos que invitan a leer al filósofo del arte que según Lévy lleva a cabo un contraataque que apunta a Hegel.

De Heidegger dice que es un filósofo genial, menciona la importancia de su curso impartido desde 1936 a 1940 sobre Nietzsche, para subrayar que está mechado por páginas dedicadas a homenajear la victoria de Alemania sobre Francia. No me ha quedado claro a qué victoria se refiere. Si se refiriera a que el curso se extendió hasta 1946, se entendería lo que sucedió en la segunda guerra mundial, de acotarlo a seis años antes, no hay otra victoria que la de 1870.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 60 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 62

1 comentario

  • 1. roberto nadaud  |  23 enero 2015 en 9:24

    el 10 de mayo, 1940 empieza la Batalla de Francia,
    el 14 de junio París ocupada,
    el 22 de junio firma del armisticio en Rethondes.

    Sartre, Los Caminos.

    ver: Vagon del Armisticio.

    o sea, los filósofos pueden dejar en paz a Clío.


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

enero 2015
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: