LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 41

23 diciembre 2014 at 10:23 17 comentarios

Foucault se dispone para otro tipo de interlocución. En sus clases en la misma institución y en la misma época en que Barthes lleva a cabo el suyo, lee un escrito en el que muestra un trabajo de interpretación de un escrito tratado como un documento. Interroga el material, y selecciona un aspecto que le permite analizar con cierta exhaustividad un problema. Ya sea la Confesión, la Parrhesía, el Panóptico, la Hermenéutica del Sujeto, en este caso el profesor no deja en ascuas a su público, no los encanta con la inspiración ni con su lirismo dedicado al Significante, sino que hace una tarea de topo.

Aquí la erudición está al servicio de un objetivo y a pesar de las precisiones filológicas, de las referencias a autores medievales, a escritos de filósofos y comentaristas griegos y romanos, a una cultura de especialista, este poder que da el conocimiento se ofrece como instrumento, no pierde un carácter utilitario.

Creo que Gustavo Santiago se refería a este modo de relacionarse con la filosofía que Foucault adoptó para presentarse en la sociedad científica y filosófica de los años sesenta. No hay en él una pose estética ni un juego literario en el que la palabra “ser escritor” oficia de trampolín para un parnasso.

“Hago cosas”, dijo en una entrevista, y esta afirmación que no es de humildad cristiana sino humildad de artesano, es de quien se presenta como poseedor de un oficio.

Vuelvo a la primera inquietud: ¿cuál es el papel de la erudición en el trabajo filosófico? Anuncié que por primera vez intentaría leer a Cioran. Abrí el libro “Précis de décomposition”, obra inaugural en francés publicada en 1949 por Gallimard, que se tradujo como “Breviario de la pudredumbre”, como si hubiera sido necesario agregarle una cualidad nauseabunda al original.

Me gustó la idea de arremeter contra las creencias, contra los dioses, contra los ídolos, contra la esperanza, contra las utopías. Me informo que sus posiciones nazis de la juventud o su apoyo a los asesinos de la Guardia de Hierro rumana, los consideró tiempo después, mucho después, como parte de una demencia colectiva. En fin, no tenía nada de demente, por eso fue asesina. Pero uno de los deportes predilectos de los cazadores de brujas es la averiguación de antecedentes, y detesto esa categoría de personas.

Así que dejaremos el tema de las posiciones políticas de la entreguerra y del odio colectivo que terminó en la mayor carnicería de inocentes que recuerda la historia de la humanidad. La ciencia aplicada al exterminio absoluto de pueblos que se llamó genocidio; y de la filosofía aplicada al mismo fin en nombre…de qué?

Cioran junto a Mircea Eliade y Eugene Ionesco, han sido la tríada rumana mimada de la cultura francesa, y en el caso del historiador de la religiones, de quienes buscan el simbolismo universal para que todo encaje en un sentido redondo, circular, holístico. Dicen que eran amigos. Eliade también puso su corazón al servicio del fascismo, de Ionesco no sé. Pero así como el mitólogo busca desentrañar el misterio de los origenes del que hablan las religiones, Ionesco es parte de lo se llamó el teatro del absurdo, y Cioran es un nihilista crudo.

Bueno, no tan crudo, más bien azucarado. El problema que suscita la lectura de los filósofos no eruditos, es que se vuelven monótonos. El Yo que habla se repite en sus intenciones. Al no hablar del mundo, que por lo general está poblado de cosas, al no observar ni describir situaciones, personas, e insistir en el juicio final, ese moralismo  negativo cansa.

Es lo que Gombrovicz encontraba en la poesía, ese costado almibarado que no tiene mezcla, que carece de variaciones, que no alcanza lo prosaico. Se vuelve una escritura pura, por eso Cioran se me vuelve azucarado, un rumiante malhumorado que tiene dispepsia.

Lo veo, más bien lo huelo, como un heredero de Schopenhauer, quien en medio de lucideces y sarcasmos logrados, no puede evitar arruinar el almuerzo de los otros, el suyo no deja de comerlo. Es como el llamado de Cioran a suicidarse por la insoportabilidad del ser de mierda que somos y es, clamor que no cejó en proclamar hasta los ochenta y cuatro años. Pero no les critico inconsecuencias, sería ejercer el mismo oficio que se critica, el de juez supremo examinador de conductas, un sermoneador.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 40 ENTREVISTA DE MAXI MONTENEGRO A TOMÁS ABRAHAM (22/12/2014)

17 comentarios

  • 1. Edson  |  23 diciembre 2014 en 11:43

    Una filosofía que no se condice con una vida, ¿qué valor podría tener?
    Un filósofo antiguo se preguntaría cuál sería el objeto de esa filosofía si no conlleva una “vida filosófica”.

    Un cachito de erudición: ¿era Hadot quien sostenía esto de arriba? Si es así, no está mal.

    Buenos augurios para todos, buen fin y mejor principio.

  • 2. Gustavo Romero  |  23 diciembre 2014 en 11:47

    ¿Cioran moralista?
    No coincido para nada. El moralista es Sartre, al que Cioran califica de “empresario de ideas”.

  • 3. roberto nadaud  |  23 diciembre 2014 en 12:20

    “pero no les critico” no, los hago pelota nomas.

    que tal Leopoldo María Panero : ingresaba al psiquiatrico como pedro por su casa : cuando sentía llegar las ráfagas golpeaba la puerta de la Institución y a modo de saludo al cancerbero :´ hola, ponme el chaleco´.
    cual será el óptimo: saber cosas por el camino de la erudición : cuando la tenes facil, familia, amigos, dinero , irla de socratique es coser y cantar.
    o imposibilitado de ser turista arrastrar el camino y ser ninguno en el bosque giado por los gritos del sonido y la furia.

    quien conoce las calles como los perros de Coeetze en Disgrace?
    y asi y todo escriben.

    como hacer Fil sin establecer verdades que tarde o temprano, ellas solitas, inspirando diadocos y epigonos se vuelven Canón..
    y establecer, esto sí, esto no, este aquí aquel allá.

    con razón Wtt quería ser maestro o jardinero,colchonero, rey de basto…

  • 4. Gustavo Romero  |  23 diciembre 2014 en 13:04

    Cito el apartado que Cioran escribe contra Sartre:

    Sobre un empresario de ideas

    Lo abarca todo, y en todo tiene éxito; no hay nada de lo que no sea contemporáneo. Tanto vigor en los artificios del intelecto, tanta facilidad en abordar todos los sectores del espíritu y de la moda- desde la metafísica hasta el cine- deslumbra, debe deslumbrar. Ningún problema se le resiste, no hay fenómeno que le sea extraño, ninguna tentación le deja indiferente. Es un conquistador, que sólo tiene un secreto: su falta de emoción; nada le cuesta afrontar lo que sea, puesto que no pone en ello ningún acento. Sus construcciones son magníficas, pero sin sal: categorías encorsetando experiencias íntimas, clasificadas como en un fichero de desastres o en un catálogo de inquietudes. Allí están clasificadas las tribulaciones del hombre, lo mismo que la poesía de su desgarramiento. Lo Irremediable puesto en sistema, o en estado de revista, expuesto como un artículo de circulación corriente, verdadera manufactura de la angustia. El público se reclama de ella; el nihilismo de bulevar y la amargura de los mirones se sacian con ella.
    Pensador sin destino, infinitamente vacío y maravillosamente amplio, explota su pensamiento, lo quiere en todos los labios. No hay fatalidad que le persiga: nacido en la época del materialismo, hubiera seguido su simplismo y le hubiera dado una extensión insospechable; en el romanticismo, hubiera constituido una Summa de sueños; si surgido en plena teología, hubiera manejado a Dios como a cualquier otro concepto. Su habilidad para entrarles de frente a los grandes problemas desconcierta: todo es notable en ella, salvo la autenticidad. Profundamente apoético, si habla de la nada, carece de su estremecimiento; sus ascos son reflexivos; sus exasperaciones, dominadas y como inventadas a posteriori; pero su voluntad, sobrenaturalmente eficaz, es al mismo tiempo tan lúcida, que podría ser poeta si lo quisiera, y, añadiría yo, santo, si se empeñase… Al no tener ni preferencias ni prevenciones, sus opiniones son accidentes; uno lamenta que él crea en ellas: sólo interesa el decurso de su pensamiento. Si le oyese predicar en un púlpito, no me sorprendería, hasta tal punto es cierto que se pone por encima de todas las verdades, que las domina y que ninguna le es necesaria ni orgánica.
    Avanzando como un explorador, conquista dominio tras dominio; sus pasos son empresas no menos que sus pensamientos; su cerebro no es enemigo de sus instintos; se eleva por encima de los otros, al no haber experimentado ni cansancio, ni esa mortificación odiosa que paraliza los deseos. Hijo de una época, expresa sus contradicciones, su inútil hormigueo; y cuando se lanza a conquistarla, pone en ello tanta consecuencia y tanta obstinación que su éxito y su fama igualan a los de la espada y rehabilitan el espíritu por medios que, hasta ahora, eran odiosos o desconocidos.

    E. Cioran, “Précis de décomposition”.

  • 5. Juan Martin Masciardi  |  23 diciembre 2014 en 13:24

    el único libro de cioran que leí y tengo en mi biblioteca es¨en las cimas de la desesperación¨. en lo particular, la obra en gral, me resulta falso, cito algunas cosas que marqué: ¨por qué yo no me suicido? porque le muerte me repugna tanto como la vida. no tengo la mínima idea de por qué me encuentro en este mundo¨ el tono del libro es el mismo de principio a fin. me recuerda a mí en mis 14 años diciendo a mis viejos: yo no pedí nacer. es decir, al menos este libro, me resulta una pose de rebeldía infantil. coquetea con la muerte desde las palabras, en síntesis: no le creo.

  • 6. Tomás Abraham  |  23 diciembre 2014 en 14:21

    le doy la derecha a masciardi, pero romero quiere polemizar. Sartre, empresario de ideas…hay que ser b…(lo digo por Cioran, que no me hace fácil tenerle simpatía). la cita que nos entrega romero es un plomazo. más modismos adjetivados y adverbiales no se pueden fabricar. prefiero a bukowski, que al menos se ponía en pedo, o becket, que creo que tiene talento.
    por otra parte, sartre me resulta cada día más grande, cada día más empresario, cada día con mejores ideas.
    Intentaré seguir con cioran, si me deja, si no se pone todo el tiempo a quejarse a lo sábato.

  • 7. Tomás Abraham  |  23 diciembre 2014 en 14:35

    recomiendo un texto maravilloso de cioran sobre borges, se llama El último delicado
    un pensador ofrece vituallas deliciosas, y otras algo pasadas. son parte de su obra perdurable.

  • 8. roberto nadaud  |  23 diciembre 2014 en 14:53

    Sabato : recuerda Bioy no recuerdo dónde : con Borges sonreir de un tal Sabado que se acercaba con un tunel y comentar lo mal topo que era.
    el Cartero confesó que la única razón para ponerse en p. era qué en ese etílico etat manejaba mejor sus finanzas : ser el Céline tipo hollywood factura,solía decir.
    y Beckett dió gracias a Godot por el hermano que le había tocado en la lotería de babilonia y se pasó algunos años en la catrera esperando la ratifusa.
    Joyce sentado en una hamaca mirando al este, (el continente, les aclaro por que quizá no les dá pa tanto) : próximo a él Samuel, el ayo, mirando al sur, ( sin aclarar, que cansan, en todo caso Dublin) : una frase leve de uno de ellos y luego de,20 minutos o más, la respuesta del otro, y así, en inmensas distancias, silencios diálogos de olvido : que lejos de nos con la incontinencia logorreica, de miles de frases por minuto que sufrimos.

  • 9. Gustavo Romero  |  23 diciembre 2014 en 14:53

    Epa, ¿así que a los 14 años Juan Martín ya le decía a sus viejos lo que Cioran escribió a sus cuarenta, sin haberlo leído? A la pucha, no me quiero imaginar lo que escribirás ahora a los treinta, Juan. Tendrías que hablar con Gallimard y que te publique urgente. (Gallimard, la editorial de Sartre y de Cioran, dicho sea de paso).

    Tranquilidad, lo que Deleuze le pide a sus alumnos en los cursos. Déjense llevar por la música del autor, no objeten nada, si no les gusta lo tiran, pero no tiene sentido burlarse de lo que escribe, les llega al alma o no, si lo siguen los terminará seduciendo.
    El lector que objeta todo demasiado rápido, se exalta ante la primera página, grita a las puertas del techo, lo que buscar con su lectura es identificarse todo el tiempo con lo que el autor dice.
    En mi caso, no me identifico con Cioran, por eso me apasiona. Amo lo extraño.
    La crítica de Cioran a Sartre no es muy distinta a la que también le hicieron Deleuze o Foucault. Deleuze dice que cuando se enteró de la conferencia “El existencialismo es un humanismo” se le cayó el mundo abajo. Sartre se convertía en una estrella. En la conciencia del mundo. En el intelectual universal.
    Cioran tiene textos extraordinarios. Hay que buscarlos.
    Condenarlo es como condenar a Sartre por su Prólogo al libro de Fanon, que para mi es extraordinario, también.

  • 10. Gustavo Romero  |  23 diciembre 2014 en 15:31

    Agrego: breve y bello es el texto de Fernando Savater sobre Cioran “El alma alerta”, que hace de Prólogo a la compilación “Adiós a la filosofía, y otros textos”. Savater pasó buena parte de su vida leyendo y escribiendo sobre Cioran.
    Por otra parte, si se deprimen leyendo a Cioran, recomiendo una buena dosis de optimismo y vitalidad con la relectura de la Doctrina trascendental del método, la segunda parte de la Crítica de la razón pura.

  • 11. roberto nadaud  |  23 diciembre 2014 en 16:53

    dosis de optimismo : congreso de escritores en chile : década del 70 :
    Neruda, Marquez y los de siempre: ponencia : condenar al comic pro capitalista : Mickey, Donald y Cia. : unanimidad, excepto Onetti : apoyaría la moción si no condenaban a la hoguera fahrenheit a la
    Pequeña Lulú.
    por suerte siempre uno da la nota, y no tuvo que hacer vuelta carnero cuando las editoriales dejaron de currar con el boom.

  • 12. MaCristina  |  23 diciembre 2014 en 19:32

    Con la autorización del dueño del blog, la entrevista con Maxi Montenegro

    http://www.diario26.com/tomas-abraham-sobre-el-2015-cada-candidato-le-ofrece-a-la-sociedad-algo-que-desea-201117.html

  • 13. MaCristina  |  23 diciembre 2014 en 19:52

    Lo siento, en el apuro por subirla, tenía que dejar la computadora, no me di cuenta de que no está completa, lamento el error.

  • 14. roberto nadaud  |  23 diciembre 2014 en 22:27

    y los otros : Ivonne Sherratt : ‘Los filósofos de Hitler’ ed.Cátedra
    que hay de todo en la viña del Señor.

  • 15. marlaw  |  24 diciembre 2014 en 9:28

    Maxi Montenegro arguye que el Kirchnerismo o lo que queda de él está mas consolidado. Pero sus partidarios lo que hacen es profesarle una fe (ciega) fe mas propia de las religiones las que a falta de mejores argumentos se atrincheran en ella. Es en este sentido que el historiador de la Universidad de Bologna Loris Zanatta vincula a los populismos con la religión

  • 16. roberto nadaud  |  24 diciembre 2014 en 10:14

    confundir Religión con curro : cuales van a la picota con Tomás Moro y otros mártires : en cuanto a los argumentos : abarcan un Dogma de 2000 años, Patrologias y Teólogos.
    los ‘partidarios ‘ K usan Ray Ban pero de ciegos nada : tratá de hacerles una zancadilla y vemos.

  • 17. magu  |  24 diciembre 2014 en 10:25

    THOMAS MERTON, en CRISTIANISMO VERSUS TOTALITARISMO (EN CUESTIONES DISCUTIDAS) justamente dice lo contrario, MARLAW, el cristianismo (no la parafernalia vaticana y de ortodoxa, sino LOS CREYENTES EN SU PALABRA VIVA) valoran a LA PERSONA, DIOS le habla a cada uno, y se busca el bien (integro) de cada persona, de cada individuo, NO DE LA MASA. Cualquier persona que tuviera que resignar su propia felicidad por EL BIEN DE UN PARTIDO, DE LA MASA, DE LA IDEOLOGÍA O DE LA RELIGION está en contradiccio´n con lo que pedía JESÚS, que se salve a si mismo. sospecho que esto no va a salirrrrrrrrrr, jaja, FELIZ NAVIDAD DON ABRAHAM, y amigos


Categorías

Calendario

diciembre 2014
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: