LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 34

14 noviembre 2014 at 8:28 5 comentarios

¿Cómo es posible que un accesorio como éste tenga tal capacidad de penetración? Para  ser un libro perforador. Antes de desarrollar el tema de los efectos de los libros “perforadores”, vuelvo al encanto semántico del librillo.

Colli dice que la filosofía es lucha y decepción. ¿No es encantador? El mito de Sísifo que tanto seducía a Camus, el del hombre que empuja una roca hacia la cúspide de un monte que vuelve a caer para que retome su tarea repetitiva, esta labor que el escritor francés calificó de “absurda”, no el sin sentido sino el sentido de la vida en su afanarse para nada, una nada que plantea la idea de “suicidio” como alternativa inevitable e ineludible aunque se la oculte, y que de elegir la vida se ha elegido no matarse por decisión propia sin trascendencia, sin salvación, sin verdad, sin garantías, y por lo tanto, mediante esta decisión, el ser humano se hace cargo de su vida, es responsable y, de acuerdo a su compañero de ruta: libre; todo este relato se parece al narrado por Colli aunque las apariencias engañan.

Camus piensa en la muerte de Dios, Colli en la pérdida de la sabiduría. No es lo misma pérdida.

No se trata de la vida como derrota ni de la elegía del fracasado, lo dejamos para la bohemia cultural o para el romanticismo de estaño. Sino de una tarea. La filosofía es una tarea. El filólogo italiano desempolva las columnas retóricas de la Grecia antigua y traza una curva de continuidad. Esas curvas que conectan puntos singulares producen – en idioma de Deleuze – un enunciado. Oráculo, enigma, desafío, muerte, disputa, dialéctica, escritura, filosofía.

Colli habla de la lengua oracular como oblicua. Heráclito el Oscuro, hablaba así. La verdad se da a trasluz. Nunca de frente, aún Platón lo recuerda cuando dice que al salir de la caverna, el hombre libre frente al sol del Bien, queda ciego. La sombra es necesaria, la opacidad de la cosa también.

La palabra del Dios del antiguo testamento no es un enigma como ante los sacerdotes y pitonisas griegas, es interpretable porque los hombres difieren entre sí, y luchan por la captura del significado. Pero no se plantea como enigma. Un enigma distrae, engaña, seduce, juega con la credulidad y el sentido común. El hombre que quiera adivinar su significado – la palabra “adivinar” es significativa – debe luchar contra sus hábitos, contra la automaticidad de respuestas empíricas, quizás el más hábil sea quien ve la simplicidad detrás del enrevesamiento, el tallo libre en la maraña.

Conocer no es el resultado de un instinto natural del hombre que busca la verdad, no está inscripto en el genoma la necesidad de saber, conocer, para Colli, como para Nietzsche, es batallar, parte de un contrainstinto, de un choque entre instintos, de una descompensación vital.

Los dioses griegos participaban de esas batallas, tanto entre sí como contra los hombres. Poco a poco, con la monarquía de Zeus, con un larvado monoteísmo, los griegos desplazan la lucha a su exclusivo condimento humano.

Esto último me fue comunicado por otro gran hombre, por una inteligencia superior, un poeta de una sensibilidad única, un pensador exquisito, un gladiador: Wystan Hugh Auden, el escritor homosexual y alcohólico que le propuso matrimonio a Hannah Arendt sin saber que ya estaban casados desde siempre en el más allá. Hannah se divertía con los avances de su amigo. Pero dejo de lado el caso para cuando hable de los libros perforadores.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 33 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÌA 35

5 comentarios

  • 1. Aldo  |  14 noviembre 2014 en 14:19

    Haber estudiado teologia o filosofia en otras epocas debe haber sido interesante , era una epoca mas mística mas misteriosa , ahora todo se explica con los monos , la evolucion y la articulacion de los dedos , que ojo , quizas esa articulacion no era para un sostener un instrumento de trtabajo , quizas era para otra cosa mas placentera
    Es muy mediocre nuestra epoca en cuanto a la riqueza de las palabras , de alli aquello del nihilismo , quizas ??

  • 2. David  |  14 noviembre 2014 en 15:35

    el sol del Bien no le hace justicia al Sol, que es en si un bien, contra el Bien que es una idea que engendra el mal, si bien se ve, o algo asi.

  • 3. R. Nadaud  |  14 noviembre 2014 en 19:29

    la palabra del Dios no distrae no engaña no juega con la credulidad el sentido común : haberlo sabido antes, nos ahorramos 2000 años de teología y teólogos.

    no está inscripto en el genoma: a ver si aparecen dos alumnos del M.I.T :Aristarco de Samos y,Copérnico y nos remecen la arrogancia.

    Camus: el compañero de ruta le advirtió acerca del cinturón de seguridad pero el venía pensando en puntos singulares y no vió la curva: al parecer los arboles en Borgoña, tratando de ser originales afirmaban su quididad: eran reales: a Sartre la campiña de daba alergias, tendría el pied que haber sospechado un enigma ahí : en el instante del crash se dió por notificado :inspirando laudatorias varias : desde Sartre a Cronenberg : el condimento humano.

    Ya condimentados puede venir Polifemo y despachárselos : con tanto sicofanta lenguaraz impune el cíclope termina simpatizando-nos.

    coda: cuenta la leyenda que Hanna, luego de Martín, sintió que un despistado no sería un rulo, rizoma salto o buen partido como diria una mamme. : lo cierto es que solicitó al Montesco que en la noche de los besos de las bocas una ducha y un segundo traje sería romantico : él fue a la sala de lectura del Science Monitor más cercana en busca de un diccionario y ya no volvió.

  • 4. marlaw  |  14 noviembre 2014 en 20:54

    Profesor: Cito este párrafo suyo, para poder comentar mas abajo.

    ” Colli habla de la lengua oracular como oblicua. Heráclito el Oscuro, hablaba así. La verdad se da a trasluz. Nunca de frente, aún Platón lo recuerda cuando dice que al salir de la caverna, el hombre libre frente al sol del Bien, queda ciego. La sombra es necesaria, la opacidad de la cosa también.”

    Pero asimismo cuando Colli en otro capítulo se refiere al enigma que es el lenguaje oracular también este cita a un pasaje del Prometeo de Esquilo donde se dice:” Te diré claramente todo lo que quieres saber no entrelazando enigmas, sino con palabras claras, como deben ser las dirigidas a los amigos”

  • 5. marlaw  |  14 noviembre 2014 en 21:03

    En realidad los Dioses y todo lo que a ellos se les adjudicaba debería haber sido una proyección de los fantasmas de esos mismos hombres.


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en Bitácora 92
marlaw en Bitácora 92
Marcelo Grynberg en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90
marlaw en Bitácora 90

Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: