LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 31

11 noviembre 2014 at 8:40 10 comentarios

Ahora que volvemos a Grecia con nuestra lectura contrastada entre Jaspers y Vernant, retomamos camino y nos detenemos en estas artes de la palabra que acompañaban a las artes de la guerra, en la Atenas del siglo V.

La elocuencia, la oratoria, la retórica, la erística, la sofistica, la poesía, la tragedia, la filosofía, la dialéctica, podemos sumar las distintas formas en que los griegos concebían la formación del ciudadano para adecuarlo a las necesidades de una sociedad vecinal y mercantil en la que un grupo decidía por debate y consenso las políticas públicas.

No importa el hecho de que el grupo gobernante fuera una minoría compuesta por ciudadanos libres con exclusión de esclavos, metecos, mujeres y menores de dieciocho años; no se desmerece esta experiencia al calificarla de falsa democracia. Porque no era falsa sino una auténtica experiencia política de una civilización ajena  a la nuestra.

Lo que nosotros llamamos democracia nada tiene que ver con aquella, salvo en el hecho de que hace dos mil quinientos años en un pequeño pueblo marítimo una sociedad dispuso que los dioses nada tenían que ver con el poder político, que entre lo humano y lo divino hay un hiato no colmable, que la figura que se inscribe en ese vacío para sellar la ausencia divina se llama Ley, y que la misma se establece por decisión de un grupo de habitantes reunidos en asambleas públicas.

Es lo que Cornelio Castoriadis llama “autonomía” para darle nombre a la revolución griega, el mismo fenómeno que Moisés Finley designa como “la invención de la política”, y que Vernant como Detiènne lo conciben como “Polis”.

Detiènne habla de Pistis y Peithó, las Musas que tiene el poder de trasmitir el arte de la persuasión y la disposición a la creencia, que se cruzan con Mnemosyne, la Musa de la memoria.

Aletheia, la Verdad como Desolvido, corrimiento del velo de la apariencia de una realidad facetada, no se muestra tal cual es. Si para el pensamiento de Platón el velo es nuestro cuerpo, sólo la muerte puede llevarnos gracias a Caronte, a las orillas en las que el laboratorio divino prepara a las almas para su nuevo viaje.

Quizás haya que esperar la llegada “del” Dante, para tener una nueva imagen con la misma fuerza del círculo del Ser.

Pero mientras haya vida, es decir, mientras el velo siga corrido, en este mundo cuentan las palabras. Y el Logos está unido por ellas.

Aquí está la paradoja griega, la sublime paradoja de quienes no sólo inventaron la política, sino a la filosofía, y la filosofía es el pensamiento sobre las artes de la palabra en una sociedad en la que son disputadas en público.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 30 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 32

10 comentarios

  • 1. MaCristina  |  11 noviembre 2014 en 9:25

    Parodiando a Castoriadis, cito a la señora Castorini en Luz de luna, “los hombres son infieles porque temen a la muerte”. Qué tiene que ver? Nada con nada. Son solo palabras.

  • 2. Marcelo Grynberg  |  11 noviembre 2014 en 9:59

    Son interesantes las descripciones del mundo griego. Resaltan las diferencias (para bien y mal) entre su sociedad y la nuestra, ya fuera de toda escala y proporcion humana (sociedades de masas ?

  • 3. marlaw  |  11 noviembre 2014 en 11:23

    Marcelo: De qué Democracia podemos hablar nosotros, sí como el resto de los países colonizados por España, nuestra emancipación política, se concretó como ocurre con el derecho sucesorio “sín beneficio de inventario”. Es decir que todas estas repúblicas se emanciparón heredando también una estructura colonial que permaneció practicamente intacta, en lo político, en lo social, en lo económico y también en lo religioso. Aquello que nuestra historia escolar refiere como: anarquía, como guerra civil, no fué mas que la guerra desatada por esas viejas estructuras de poder, en su lucha por permanecer. No olvidemos que caudillos provinciales como Facundo Quiroga cabalgaba al frente de sus tropas con un estandarte de paño negro que rezaba: “Religión o Muerte”. Y que mas de cién años después, los políticos del partido gobernante todavía acueden a Roma en la búsqueda de legitimación política.

  • 4. Marcelo Grynberg  |  11 noviembre 2014 en 15:48

    Si, si, de acuerdo. Pero no me referia solamente a las sociedades Latinoamericanas sino en general, a las modernas sociedades industriales, en las que definitivamente ya no impera un aire de comunidad como el que podria haber existido en la sociedad griega. El mundo contemporaneo es represivo y administrado en todos sus aspectos incluso hasta en el confort y el tiempo libre (segun decia Marcuse). Pero tal vez no haya otro modo de organizar la convivencia de millones de personas. Se trata de escalas de poblacion inimaginables para el mundo antiguo. Nuestros problemas ya no son los de ellos.

    Saludos

  • 5. R. Nadaud  |  11 noviembre 2014 en 18:07

    el aire de comunidad imperante es agitado por tarjetas de crédito, en lo posible platinum: la plata de las minas del Laurión era ,supongo, eterea.
    y Alcíbiades, Critias, Demóstenes : alejados de los honores, al modo de Ifigenia, se desvanecieron en una bruma.

  • 6. philo  |  11 noviembre 2014 en 20:08

    Este capítulo me gusto mucho, tiene algo de poesía.

    Es cierto que en este mundo cuentan las palabras, pero para lo realmente importante de la vida estas sobran.

    No les ha pasado que en un encuentro ocasional, sin emitir una sola palabra, con una sola mirada se han dicho todo? que momentos gloriosos!!! son inolvidables

  • 7. Marcelo Grynberg  |  11 noviembre 2014 en 20:28

    Philo: encontremonos ocasionalmente 😉

  • 8. philo  |  11 noviembre 2014 en 22:56

    jajajaaj

    que bueno terminar el día riendo Marcelo

    jajajaj ☺

  • 9. Marcelo Grynberg  |  11 noviembre 2014 en 23:10

    De ilusion tambien se vive 🙂

    Cariños

  • 10. philo  |  14 noviembre 2014 en 17:40

    Y si, son las ilusiones las que nos mantienen vivos.

    Dar afecto también ayuda, así que cariños


Categorías

Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: