LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 21

1 noviembre 2014 at 7:29 9 comentarios

Pero la filosofía no sólo es terrestre sino nacional. Sabemos que filosofías hay varias. La variedad no sólo se mide por la inventiva del autor sino por la tradición. La filosofía se escribió en lengua griega durante más de un milenio. Luego en latín otro milenio. Desde el siglo XVII se escribe en las lenguas nacionales.

El profesor François Châtelet en la entrevista que le hice en 1983 sobre el tema de las filosofìas nacionales, respondió que había filosofía en lengua francesa sin por eso sostener que había una filosofía francesa.

La relación entre filosofía y nación ha tenido una vigencia altamente polémica en nuestro país. Haré un poco de historia personal y no sólo personal.

Corría el año 1983. El gobierno militar había anunciado que se retiraba. La derrota de Malvinas fue la lápida de cientos de conscriptos pero también de la dictadura. El pueblo entusiasta en su acompañamiento a la decisión militar, convirtió su fervor en ira. Habíamos sido engañados, al menos aquellos que tienen vocación de plegarse a los relatos del poder. Comenzaba una era de deshielo. Se anunciaban elecciones. Se creó el diario Tiempo Argentino, y la censura levantaba paulatinamente sus barreras. Un docente que me acompañaba en mis clases en la universidad de El Salvador, me invita a escribir una nota para el suplemento cultural del diario sobre el tema de ¿Existe la filosofía nacional?

Escribían varios colegas. Fue mi primera columna en un periódico, la reproduje en “Pensadores bajos”. Es un texto irónico. Decía que la filosofía no es un producto nacional como la vaca o las láminas de acero de Techint. Que no había una filosofía paraguaya ni polaca ni australiana, ni siquiera holandesa. La filosofía de Spinoza no es holandesa ni portuguesa. Por lo que una filosofía argentina era otro absurdo.

Después de treinta años pienso lo mismo. Muchos no hablan de filosofìa argentina pero sí de pensamiento nacional. Y en este pensamiento nacional puede haber alguna dosis de filosofía en el sentido estricto de la palabra pero se nutre de otros aportes. Scalabrini y Jauretche hacen punta, dejo de lado al revisionismo histórico tradicional y sus variantes mediáticas.

En los comienzos del gobierno de Alfonsín  surgieron dos corrientes de pensamiento que se disputaban la hegemonía de la voz filosófica en la universidad como en la plaza pública. Una era la filosofía analítica que se había desarrollado con salud durante el Proceso – de la que yo ignoraba todo – y este pensamiento nacional en su vertiente filosófica al que era difícil ignorar porque era parte atemporal de la liturgia vernácula. En un costado, y sin ruido, languidecían heideggerianos varios que congeniaban gracias a un común espiritualismo y por el compartido desdén al marxismo con el sector nacional.

Por mi lado, inicié la vocinglería foucaultiana gracias a mis arremetidas en la UBA y en espacio impreso que se me permitiera abordar.

Admito que mi posición no se impartía con calma sino con cierta furia ante el fascismo edulcorado, y no tanto, de los nacionales, y la mediocridad hipócrita de esos nuevos demócratas llamados analíticos.

Con los primeros la batalla se dirimía en mesas redondas y en periódicos, la otra en la universidad. La primera era episódica  mientras la segunda era permanente. La primera se daba en igualdad de condiciones, la segunda era una trampa ya que la facultad de filosofía era manejada por un grupo de abogados que manipulaban los concursos a la vez que se hacían simpáticos al gobierno ofreciéndose para secretarías de derechos humanos.

Los  “nacionales” sostenían sus argumentos filosóficos en la reinvindicación de la idea de mito contra la ilustración racionalista y liberal, y citaban como maestro a un tenebroso Nietzsche más parecido a su hermana que a sí mismo, empapado de tercera posición. Los analíticos decían partir de Wittgenstein combinado con Hans Kelsen y empleaban un lenguaje jurídico en el que el puntillismo y la analítica de casos hacían de pensamiento.

Anuncios

Entry filed under: General.

ARACELI GONZÁLEZ LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 22

9 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  1 noviembre 2014 en 11:11

    Existe algun aspecto no-tenebroso de Nietzsche ?

  • 2. roberto marcos nadaud le bihan  |  1 noviembre 2014 en 22:21

    su vida, sus amistades,sus sentimientos, su valor . y la lista sigue.

  • 3. Marcelo Grynberg  |  2 noviembre 2014 en 10:55

    El panteon que le dedicaron los nazis

  • 4. Marcelo Grynberg  |  2 noviembre 2014 en 19:35

    Horkheimer sobre Nietzsche. (Podra ser de una mentalidad del 30, pero no por ello falso).

    ” … Desprecia la masa pero quiere mantenerla como masa. Quiere conservar la debilidad, la cobardia, la obediencia, con el fin de ganar el espacio de su aristocracia utopica. A estos, naturalmente, deben coserle la toga todos los demas para que no circulen como vagabundos, puesto que si no pudiesen vivir del sudor de las masas, tendrian que estar ellos mismos al pie de las maquinas. De hecho N esta muy satisfecho de que hayan masas, en ninguna parte se muestra como enemigo verdadero del sistema que se apoya en la explotacion y en la miseria. …”

    En fin, seguire buscando su lado no-tenebroso.

  • 5. marlaw  |  12 noviembre 2014 en 18:24

    Ignoro la razón por la cual se introdujo la enseñanza de Hans Kelsen en la Facultad de Filosofia y letras de la UBA, pero sí se porqué se estudiaba a este en las cátedras de Filosofía del Derecho de la Facultad de Derecho de la misma Universidad. En este sentido existió una sorda contienda de idéas que excedió el marco universitario. Por alguna razón fue la cátedra de Introducción al Derecho del Dr. Remo Entelman una de las perjudicadas con el alejamiento de su titular del claustro universitario, a consecuencia de la” la noche de los bastones largos” hecho ocurrido durante la Revolución ultramontana encabezada por el General Juan CarlosOnganía en el año 1966. Las corrientes a las que hago referencia son el Iusnaturalismo o Doctrina del Derecho Natural por una parte, y el Positivismo Jurídico por la otra. Uno de los mas notorios defensores de la primera en nuestro medio es el Dr. Mariano Grondona. En muy breve síntesis esta Doctrina que se remonta a los orígenes del Derecho y hunde sus raices en un pasado remoto sostiene que existe un Derecho eterno que proviene de Dios anterior a toda Ley sancionada por el hombre y que por su naturaleza se encuentra por encima de la Ley de los hombres. Desde luego que estas idéas carecerián de sustento fáctico si no aparecieran junto con ellas la figura del intérprete,o del mediador, que es a quién en definitiva, este Derecho le es rebelado Esta Doctrina tuvo uno de sus momentos de apogeo durante el período histórico conocido como “monarquía absoluta” cuando esta sirvió como argumentación para oponer a la voluntad del monarca. Entre los sostenedores de la misma encontramos desde Santo Tomás hasta Hugo Grocio. Pero con posterioridad a las trés revoluciones que en órden cronológico modificaron la historia occidental: La Inglesa, La Americana, y la Francesa, a partir del momento en que la soberanía se depositó en el pueblo y fue este por medio de sus representantes quién sancionó la Ley, continuar sosteniendo que existe una Ley Superior, por encima de esa voluntad popular deviene en una argumentación de carácter reaccionario. A Hans Kelsen se lo ha combatido por sostener que la única Ley y el único Derecho reconocido es la ley positiva, la Ley sancionada por el legislador.

  • 6. marlaw  |  14 noviembre 2014 en 7:02

    Marcelo Sí llega a leer: Estado Actual de la Edición Colli Montinari de W, de Gruyter por ahí puede llegar a cambiar su opinión. No le digo que se lea la obra porque esta ya va por el Tomo 40

  • 7. Marcelo Grynberg  |  14 noviembre 2014 en 8:15

    Gracias Marlaw por la referencia. Estoy ajustadisimo con el tiempo. Por ahora no creo que vaya a leer nada que no sea de mi trabajo. Pero lo tendre en cuenta para un futuro que espero no sea muy distante.

    Saludos,
    Marcelo

  • 8. marlaw  |  14 noviembre 2014 en 21:37

    Marcelo yo la obra tampoco la leí y no creo que sea capaz de hacerlo a mis 72 años. Por distintas razones ambos tenemos problemas con la economía del tiempo, pero hojeando ese Estado Actual que también le cito se podría conjeturar a raíz de toda la problemática sucitada con la hermana de N que la obra y el pensamiento de este, pudo haber sufrido algunas adulteraciones que alteraron su sentido. Creo que esta ciclópea tarea que emprendió Colli junto con su ex discípulo, y que ha sido continuada después del fallecimiento de ambos ha revitalizado todo el pensamiento de N.

  • 9. Marcelo Grynberg  |  14 noviembre 2014 en 23:19

    Marlaw: Si. si. El tema de la hermana de N como corruptora de su obra es conocido y probablemente eso haya contribuido a mi antipatia hacia sus libros, de los que todas maneras hace muchisimo que no leo nada. Ese tono oracular, sentencioso, despreciativo y anti-racionalista que recuerdo de “sus” escritos siempre me predispuso mal. Pero como solo toco de oido, esas impresiones bien podrian ser nada mas que la consecuencia logica del prejuicio, la superficialidad y la ignorancia.

    De Colli, solo tengo dos libros: “El nacimiento de la filosofia” y “El lbro de nuestra crisis” (editado por Paidos en 1991, seleccionando alli algunos de sus escritos del periodo 1955-1977). El primero, como ya se ha dicho aqui en varias ocasiones, es muy agradable de leer. El segundo recuerdo que no tanto, pero a la luz de sus comentarios y los de otros blogistas, volvere a leerlo pronto.

    Saludos y gracias


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

A %d blogueros les gusta esto: