LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 20

31 octubre 2014 at 8:08 8 comentarios

Para mi hay dos cosas que son significativas: que  un texto se entienda o que no se entienda, y sin agregar “se”: que las entienda o que no las entienda. Si no las entiendo, que alguien me las explique, y si no entiendo lo que me explica, me voy al cine. Y si sí entiendo lo que me explica pero cuando el explicador se va ya no entiendo nada y debo volver a llamarlo para que vuelva a explicármelo, me he declarado un discapacitado intelectual que sólo funciona con personal trainer.

Pero el tercero excluido y el principio de no contradicción aún persisten, no habría inteligibilidad alguna si no rigieran, salvo en la poesía, un lenguaje privado para privados.

Imaginemos un periodismo – el lenguaje de la actualidad diaria y masiva –  basado en equívocos, contradicciones, aporías, dilemas, insensateces. No sé cómo sería recibida una información verdadera y falsa a la vez…a ver…a ver…compro un periódico y leo…después de todo no parece ser una hipótesis tan descabellada…falsa y verdadera a la vez…da para pensar, finalmente es el modo en que me he habituado a leer los diarios cada día.

Si una información fuera totalmente verdadera no daría mucho para pensar. Basta creer y aceptar. Sentimiento militante y servidumbre voluntaria alcanzarían. Estaríamos en condiciones de  extraer consecuencias para otros menesteres sin que volvamos a sopesar el punto de partida. Nos tiran la letra y actuamos. Para pensar hay que dudar. El fundador de la filosofía moderna confeccionó su método a partir de la duda, una vez que se disipó, el camino del conocimiento estaba abierto. El conocimiento comienza en el momento en que el pensamiento se ha detenido. La certeza calma. La evidencia es transparente. La representación se hace presencia.

Pensar es buscar, y se busca cuando no se encuentra el camino. ¿Para qué todo este rumiar? Para tratar de entender a la voluntad de saber que se hizo llamar filosofía, distinta de la sabiduría y de la revelación; distinta de la ciencia y de la religión. Con la intuición de que la filosofía es tal desde el momento en que jugó su destino y su valer en la escritura, desde el momento en que se hizo literatura.

Y ahí apostó todo su caudal, en la gramática: en la sintaxis, en la semántica, en la morfología… en la retórica.

El filósofo Giorgio Colli tuvo la lucidez de rescatar el momento en que Platón en el “Fedro”, lamentaba el hecho de que el saber se escriba, que ya no se diga, que no reciba la inspiración del más allá, que haya perdido la presencia y la majestad sacerdotal vigente en  la era de los sabios.

No sólo lo lamenta Platón, sino es el mismo Colli quien parece acompañarlo en su “Filosofía de la expresión”, en la que evoca una fuerza primigenia de la que los antiguos testificaban y que gradualmente la modernidad sepultó con sus necedades.

Es probable que con Aristóteles este arrepentimiento y nostalgia por la era de los sabios, haya perdido toda pertinencia. Para el Estagirita, el hombre es un animal político, y el pensamiento tiene objetivo de poder, y su discípulo es Alejandro que no era hijo de ricos como los jóvenes de Sócrates, sino el heredero de un jefe militar.

El pensamiento es imperial y ya no duda de su vigencia y regencia escritural. Cuando el poder manda se hace escritura, cuando la Ley se anuncia, lo hace con la tabla, el pergamino, el papiro o la piedra. Da testimonio.

La idea aristotélica de motor inmóvil y del hombre teorético impasible ante todo, es una estrategia de disimulación para ocultar el vínculo estrecho entre la escritura filosófica y el poder. Aristoteles ya no necesita de la alegoría de la caverna, ni del alma migratoria. La lógica es sublunar.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 19 ARACELI GONZÁLEZ

8 comentarios

  • 1. santiago  |  31 octubre 2014 en 9:32

    Está muy bien lo de la lógica sub-lunar. “Ojala” se hubiese entendido antes que trataba el estagirita. El mundo es mas complejo y su filosofía y su lenguaje también, tal como señala Hamlet a Horacio. La cuestión es ver las coincidencias para pararnos y elevarnos: elevar todo sobre ese lenguaje, a través de ese lenguaje. Pero como nos cuesta ver. El hombre todavía no es merecedor de ese lenguaje. O sí?

  • 2. MaCristina  |  31 octubre 2014 en 10:59

    Reconecto con un nuevo correo, el anterior está desactualizado.

  • 3. marlaw  |  31 octubre 2014 en 12:33

    Con todo lo que ha dicho y escrito Pierre Bourdieu, respecto del periodismo y los mass media en general, hay bastante material para entretenerse.

  • 4. marlaw  |  31 octubre 2014 en 12:56

    Heredero de un Jefe militar o hijos de ricos pareciera que el Saber se vincula con el Poder. En este sentido rescato un refrán lunfardo de autor anónimo: ” No me gusta avivar giles porqué luego se me hacen contra”

  • 5. magu  |  31 octubre 2014 en 12:57

    DON ABRAHAM
    Es cierto, para la filosofía occidental, establecer un orden para entender la realidad es la piedra fundamental (no digo posturas distintas o modos distintos de pensar la vida, la ética, etc), como usted dice: se establece el principio del tercero excluido y todos los que están en el campo de la filosofía lo aceptan. Jaja, pero es un orden ilusorio, para nosotros, tal vez……en otros campos, de realidades paralelas, de otros planos, si es posible, como la ubicuidad… quizá no comprenda yo bien el TAO pero me parece que se burla un poco (o es esotérico) del principio de no contradicción (o habla de un principio anterior a éstos) como el de identidad. No sé, DON ABRAHAM pero me parece que (por lo que leí de su libro Historia de………..) y todas las introducciones, y todos los textos. Se dejan de lado en este lenguaje a los cucos, monstruos y fantasmas (tampoco se los cuiestiona) la palabra establece órdenes, prioridades, aún para explicar sobre el temor a ellos.

  • 6. philo  |  31 octubre 2014 en 18:02

    Este capítulo me gusto mucho

    Pero insisto un día acompañeme a patear tachos por allí,

    Cuando me canso de rumiar no hay nada mejor, se lo aseguro, luego se vuelve feliz a los libros

  • 7. marlaw  |  31 octubre 2014 en 20:14

    Por lo muy poco que pude leer de Colli pareciera que este creería que la escritura degrada el Saber. No se sí estoy en lo cierto, pero sí asi fuera, podría ser que también se piense que es la escritura la que da lugar a la interpretación, es decir a múltiples interpretaciones, o lecturas de un mismo texto. Digo esto porque me viene a mi memoría lo que propuso y estableció el Código Napoleón en este sentido. Este en uno sus primeros artículos, resueltamente había fijado que: ” Este Código está prohibido interpretarse”

  • 8. diana monnier  |  31 octubre 2014 en 22:04

    Muy bueno este capítulo, el análisis que realiza sobre entender, pensar, escribir, etc.,tiene tintes casi psicológicos. Voy a volver para comentar algo sobre el motor inmóvil de Aristoteles, el estagirita,pronto.
    Si es posible.


Categorías

Calendario

octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: