LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 5

17 octubre 2014 at 0:03 14 comentarios

Mi antiguo ídolo Sartre me fue útil para incursionar en la discusión de aquellos días entre intelectuales nacionales que se arrojaban acusaciones disfrazadas de argumentos, sobre la posición que habían tenido durante la dictadura. Una diatriba entre los que se fueron y los que se quedaron. Pero más me interesaba que esa discusión pendenciera por la imagen correcta de gente siempre fiel a sus principios, la nueva mitología que se instalaba en nuestro país sobre la victimización de una sociedad cuya vocación democrática había sido aplastada por el gobierno militar.

Ese afán por pintar el espejo con colores brillantes para que no reflejara la cara del modelo, el apuro por declararse pluralista, tolerante, y denunciar a un poder como si hubiera sido una majestad trascendente ajena a la población argentina, me dispuso a seleccionar textos de autores de una época y de un lugar que había estudiado varios años: la Francia de la ocupación.

Agregué al programa artículos de Sartre sobre lo que llamó “ La república del silencio”, y las discusiones que había tenido con Maurice Merleau Ponty sobre lo que cada uno de ellos consideraba “colaborador”.

Abría así un tipo de discusión que me interesaba mantener desde otro lugar, ya que por no haberme ido del país, no por eso me había enclaustrado en una clepsidra ignorando el funcionamiento de la sociedad argentina desde el 73 al 84, esos once años que viví todos los días en medios variados que no se restringían – lejos de ello – a protagonistas culturales.

Finalmente, me daba un lujo personal con el texto de Kierkegaard “Temor y temblor”, porque la idea de que la fe es un salto al vacío, y que la creencia no reside en creer en “algo” sino en nada y en nadie salvo en el acto mismo de decidir la fe, me parecía sencillamente genial, y la base del ateísmo religioso contemporáneo, o, para decirlo de otro modo: la metafísica existencial.

Esto respecto del programa que delataba el aspecto supositorio de la enseñanza tradicional de la filosofía universitaria, con el deseo de que fluyera con vitalidad.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 4 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 6

14 comentarios

  • 1. Marcelo Grynberg  |  17 octubre 2014 en 11:39

    En relacion a:
    “la creencia no reside en creer en “algo” sino en nada y en nadie salvo en el acto mismo de decidir la fe, me parecía sencillamente genial, y la base del ateísmo religioso contemporáneo, o, para decirlo de otro modo: la metafísica existencial.”

    Esteeee, mi no entender. Poder Ud. explicar mejor ?
    Disculpar molestias.

  • 2. Tomás Abraham  |  17 octubre 2014 en 12:27

    no.
    abrí EL NO Y LAS SOMBRAS capítulo los Miedos de Kieerkegaard. temblor y temor de K. Albert Camus: El mito de Sísifo. Obras de Chestov. y preguntá todo lo que quieras.
    agregá querer creer de vattimo.

  • 3. Marcelo Grynberg  |  17 octubre 2014 en 12:52

    Agradezco las indicaciones. Algunas referencias las tengo, otras no. Pero la ocasion me lleva a plantear el problema de la “especializacion” en la Modernidad. Para hacer el esfuerzo (correcto) que Ud. me pide, deberia entonces sustraerselo a mi propio trabajo (investigacion en temas de fisica estadistica). La separacion del pensar en modos disconexos produce estas consecuencias. Que hacer ?

  • 4. santiago  |  17 octubre 2014 en 18:41

    Entendí la creencia en Kierkegaard y la frase que citó usted Gryberg de Abraham así: la creencia no tiene que ver con un conjunto de dogmas o un corpus al cual uno adhiere. Creer es un verbo y tiene que ver con una acción, una pasión más bien diría Kierkegaard. Tanto la fe como la creencia no se pueden tener, no es un objeto que se consigue externamente, creer se consigue ejercitándose uno mismo, aprendiendo a Creer. Jesús en un pasaje conocido del evangelio ante el pedido de sus apóstoles para que les aumente la fe, Jesús responde que si tuvieran la fe de un grano de mostaza moverían montañas, o sea: Jesús les está diciendo que no tienen fe y que nadie puede aumentar la fe de uno más que uno mismo.
    Por eso kierkegaard veía en la angustia y en la ansiedad un aspecto positivo, en el sentido que se puede sentir ansiedad o, si es más aguda la pasión, se puede sentir angustia si todavía no se cayó en la desesperación y por lo tanto uno concibe en si mismo todavía la esperanza y la fe en la potencia creadora de El que lo engendro. (esto que digo está desarrollado en “ sobre el concepto de angustia” o en “tratado de la desesperación: sobre la enfermedad mortal”).
    Hay un pasaje también muy conocido del evangelio que Jesús mismo declara abiertamente la angustia que Él padece hasta que todo sea realizado, hasta que todo sea haya llevado a cabo. Es interesante, está en Lucas 12, 49-53.
    La obra de Chestov es muy buena pero como casi todos los autores que agarran a otro autor solo exageran en lo que a ellos le interesa. Sin embargo es muy buena obra, también lo que escribió Abraham. Le hago una humilde recomendación si le interesa Kierkegaard. Trate de leer su Diario íntimo –no confundir con diario de un seductor-, del que se encuentra en español fragmentos en una recopilación que hizo Santiago Rueda editores. Otro libro que es esencial para entender al danes es “Mi punto de vista” donde Kierkegaard escribe cuál es su tarea como autor y cuál fue el objetivo del uso de sus pseudonimos. Impresionante libro.

  • 5. Marcelo Grynberg  |  17 octubre 2014 en 19:29

    Muchas gracias Santiago por sus observaciones. Francamente, ahora no puedo encontrar el tiempo necesario para leer, digerir y pensar las referencias que menciona. Pero las tendre en cuenta para mas adelante, en alguna etapa de mayor libertad.

    Saludos.

  • 6. roberto marcos nadaud le bihan  |  17 octubre 2014 en 20:00

    L¨avenir dure longtemps.

  • 7. magu  |  17 octubre 2014 en 21:15

    Esto me inspiró SANTIAGO en su respuesta, Leí también algo de Kierkegaard pero en HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA, no en introducción a la filo (le encantaba a mi tío), esto suena gracioso pero es cierto (lo corroborará cualquiera que haya ido a un colegio católico), las monjas repetían LA FE NO ES UN SENTIMIENTO, LA FE NO ES UN SENTIMIENTO, hay que ir a misa aunque no tengamos ganas, Hay que ir a misa aunque no tengamos ganas, sino, es pecado, lso que no van a misa no van a ir al cielo, (eso es por si uno se aburría en misa o no sentía ganas) por eso machacaban. jaja

  • 8. magu  |  18 octubre 2014 en 14:33

    DON ABRAHAM
    Perdón, si es redundante que no se ponga este comentario. Pero como el hecho de que LA FE ni es un sentimeinto, ni es una creencia (explicación catequística escolástica infantil o para infantes) entonces uno se pregunta ¡y dé dónde viene=, ah, esa es la cuestión perooooooooooo, si se acrecienta con LOS SACRAMENTOS, y ese es el fuerte del catolicismo, si uds tienen los sacramentos (bautismos, comunión, confirmación, matrimonio, unción de los enfermos, confesión y no recuerdo cuales otros) tendrán el regalo de EL INCREMENTO DE LA FE, es decir: cuando el sacerdote, el obispo, o el Papa lo da: al ungir, tocar, marcar, hacer la señal de la cruz, etc, etc, con un gesto y con agua, aceite o lo que sea, tenemos el regalito del incremento del FE. Jaja, soloq ue para eso hay que convertirse, practicar, prohibirse de ciertas decisiones, elecciones, jajas, es mejor conseguirse la FE propia de otra manera. Los pastores brasileros de PARE DE SUFRIR también hacen mucho hincapié en INCREMENTAR LA FE, y en algunas cosas (a pesar de que externametne imitan en ropa, SHOW; etc a los pastores bautistas norteamericanos) tienen algunos parlamentos medio católicos (herencia del catolicismo en BRASIL supongo).

  • 9. Gustavo Berti  |  20 octubre 2014 en 11:18

    La frase de Kieerkegard que la creencia no reside en algo significa que no se puede creer en un “ente” incluido el “ente” que cree, tema desarrrollado luego en más detalle por Heidegger en su rechazo a la metafísica y me pregunto si la frase de Abraham no termina estando en contradicción con su afirmación de…”la metafísica existencial”

  • 10. Tomás Abraham  |  20 octubre 2014 en 17:19

    no entiendo lo del ente dentro del ente. la metafísica existencial nace con la dialéctica trascendental de Kant, y sus efectos en Nietzsche y su dios ha muerto como en Kierkegaard con su acto de fe. A partir de ellos cambian todos los modelos de “creencia”. No se deja de creer, pero se cree un poco a veces o nunca.
    Es el orden de la fisura. la filosofía de la existencia con Sartre, Camus, entre otros, extraen las consecuencias en temas como la libertad o el absurdo. digo metafísica existencial porque se dentra en la precariedad ontológica del ser humano, un humanismo trágico.
    Creo que Frankl es de la misma estirpe.

  • 11. magu  |  20 octubre 2014 en 19:16

    Eso iba a preguntar, si VICTOR FRANKL estaría dentro del existencialismo (bueno, no cristiano pero más religioso), la corriente nihilista ¡tuvo un fin positivo en la historia? a mi me parece que solo ayuda a los suicidas, (no ponga esto por favor)

  • 12. roberto marcos nadaud le bihan  |  21 octubre 2014 en 9:28

    ´trágico´ : tragedia : esta palabra, caja de Pandora, hilo de Ariadna, balsa de Caronte.
    Yourcenar decía que llevaba más de trei nta años con el Griego clásico, que recién empezaba : cuanta arena, -somos relojes de dicha materia – esta palabra océano, Canto de los machos cabríos llevara a su Noria ?

  • 13. Sergio R.  |  24 octubre 2014 en 11:49

    Temor y temblor esta centrado en la figura de Abraham…je, je. Gracias por la recomendación bibliográfica.

  • 14. diana monnier  |  28 octubre 2014 en 21:47

    Si, creo que fue un lujo en varios sentidos incluir primero a J.P. Sartre y a J. Kierkegaard, en esasdiscusiones que refiere, muy políticas todavía, sobre los vestigios de la pasada dominación militar. Y la Fe, si es un salto al vacío, esa fe, es fundante.


Categorías

Calendario

octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: