ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 3

15 octubre 2014 at 10:09 4 comentarios

En ese mes inaugural de 1984, decir democracia era jurar por lo más sagrado. Se olía democracia, un olor raro ya que con le repetición de las palabras `dignidad y libertad´, se conformaba la nueva burocracia de estado. De la que yo también ahora formaba parte.

Aún desconocía por falta de experiencia en el tema, que parte de los deberes de todo burócrata es establecer pactos de fidelidad, reforzar vínculos de pertenencia y comprometerse en el sostén de los ocupantes del poder.

Con la emergencia del alfonsinismo se iniciaba un tiempo de ilustración nacional, de pluralismo, de tolerancia, de libre expresión, y de cenáculos.

Sin embargo, para remitirnos a la historia de la filosofía, la división kantiana entre uso publico y uso privado de la razón no siempre es taxativa y fácil de implementar. En su conocido artículo periodístico Kant señala que las palabras en tiempos de Ilustración deben circular sin ningún tipo de censura, pero que al interior de instituciones las normas establecidas para el funcionamiento de las mismas, exigen el respeto a las jerarquías y el cumplimiento de los roles establecidos que limitan la libertad de expresión.

Distinguía la expresión escrita en la prensa y el uso irrestricto de la palabra en los clubes políticos, de la labor institucional; hacía una diferencia entre el hombre de letras y el funcionario.

El problema comienza a complicarse con la emergencia de un fenómeno aún desconocido en tiempos kantianos y recién implementado pocos años después: la burocracia de Estado, que Hegel sí pensó una vez instalado el centralismo napoleónico.

Y ese armado nacional y abarcativo iba a ser conducido y ocupado por demócratas,  socialdemócratas, o gente simpática y creativa, que sumarían sus anhelos al proyecto nacional: la de convertirnos a los argentinos a la democracia, empresa redundante porque demócratas ya éramos todos, casi por necesidad y urgencia de olvidar antiguas ventajas y complicidades.

Decidí entonces deconstruir este mito, es decir desmontarlo y rehacer sus piezas hasta que perdiera su placebo discursivo para mostrar lo que es: el resultado de una guerra y no de una conversión.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 2 LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 4

4 comentarios

  • 1. philo  |  22 octubre 2014 en 19:27

    lo acompaño en su remembranza y mientras voy recordando mi propia historia

  • 2. Diana  |  25 octubre 2014 en 0:15

    En esa época de comienzo de los 80 con una incipiente democracia y un nuevo período de ” libre expresión”, de libertad, no imagino como se implementaria una introducción a la Filosofía como enseñanza curricular, yo estaba entrando al mundo de las letras, tiempo completo, pero creo que el único camimo directo era el que eligió; la deconstruccion, a partir de lo cual, buscar la nueva disposición del saber ( Foucault) para comenzar a pensar filosóficamente…

  • 3. Elías  |  25 octubre 2014 en 6:55

    La filosofía es como la democracia argentina: cuanto más la conocemos, más desilusiones nos provoca.

  • 4. philo  |  7 noviembre 2014 en 21:32

    Desilusiones?…..cada relación es única, a veces cuanto más conocemos algo, más lo amamos, aún con sus imperfecciones


Categorías

Comentarios recientes

andrea en DENUNCIA POR USURPACIÓN DE…
Aldo en Bitácora 74
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75

Calendario

octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: