LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 2

14 octubre 2014 at 8:16 9 comentarios

Cité a la primera reunión en mi estudio de la calle Paraná y les presenté mi programa. Se basaba en una aproximación a la filosofía griega a partir de tres autores: Marcel Detiènne, J.P. Vernant, y Giorgio Colli. Ninguno de los tres había sido parte de la currícula de los allí presentes. Por suerte los libros de su autoría no eran voluminosos. Agregué un texto de Michel Foucault, “La verdad y las formas jurídicas”, un filósofo francés que nadie conocía, salvo los libreros que habían vendido “Las palabras y las cosas” a los pocos compradores interesados.

Organicé dos reuniones por semana para leer el texto de Foucault. Las ideas de poder y saber, de disciplina, de panóptico, de examen, eran difíciles de comprender para quienes habían sido educados en la historia de la filosofía que llegaba hasta Hegel y su espíritu absoluto con la mayúscula que le correspondía: la historia.

Pero los huesos más duros de roer eran los marxistas que miraban de soslayo, murmuraban entre sí, dejaban caer por el costado de la boca alguna sonrisita, y nada decían ni cuestionaban para asegurarse un lugar en el futuro docente.

Para mi sorpresa, y para asombros futuros, los peronistas – había un par – miraban con simpatía a Foucault, les parecía que tenía una posición interesante, casi una tercera posición, equidistante del liberalismo como del marxismo.

El resto tomaba nota.

Mi primera clase teórica en la facultad de psicología de la UBA a las 19hs de un día martes de abril me tenía al mediodía en la nada de no saber qué decir. No aflojaba, mis nervios estaban de punta, volvería como profesor titular a la sala a la que había ingresado como estudiante debutante antes de la `Noche de los Bastones Largos´,  buscaba agua en el desierto. ¿De qué hablaría? El programa presentado a las autoridades manifestaban más una inquietud que un índice temático. Decía literalmente que la filosofía no tenía por qué ser un supositorio que se introduce sin vaselina.

Y cuando volví a leer esa frase que no iba más allá de una sana intención de buena voluntad, atrapé la palabra “introducir” y no la solté.

Me habían nombrado profesor titular de la materia “Introducción a la filosofía”, y mi deber era introducirla con todas las de la ley. Un tema de penetración, como leería más tarde en los textos cuasipóstumos de mi maestro francés.

Y me pregunté: ¿por qué querrían las autoridades académicas que se introdujera a la filosofía en su facultad? ¿Por qué no introducir otra materia, otra cosa, por ejemplo, introducir a la Teología. Al mismo Padre, introducir al padre.

Seguramente que los miembros activos de una facultad de psicología podían reflexionar con la ayuda de Freud, y del mismísimo Lacan, sobre la necesidad de ese Nombre y medir las consecuencias de tal acción, la de introducir al Padre.

Pero – de ahí venían mis dudas –  las autoridades no querían que la filosofía fuera la encargada de un proyecto así, porque la filosofía tiene que ver con la razón, con la libertad, con el Ser, con el discurso, con la argumentación, con el Bien, con la Verdad, con el Poder…y así al infinito. La filosofía forma, educa, hace pensar, distrae…¿de qué? de una verdad de Perogrullo: que le pidan ser una Mamá, una madre protectora del frío, una señora tibia que si bien había dado muchos polluelos en la era clásica, hacía rato que era un recordatorio, no sólo del pasado, sino también de lo que está de moda.

Estaba en un problema, es decir por el camino. Ya amanecía mi clase. A la filosofía la querían introducir en nombre de la paz y el amor, más aún, en nombre de la democracia. Y yo quería introducir al Padre, sin duda, una dificultad.

Anuncios

Entry filed under: General.

LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 1 ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 3

9 comentarios

  • 1. MaCristina  |  14 octubre 2014 en 8:47

    Estoy atrapada en esta trama, espero el desenlace.

  • 2. roberto marcos nadaud le bihan  |  14 octubre 2014 en 10:39

    Nanterre La Défense . cuenta la leyenda que un sospechoso entró con un opúsculo de un tal Habermas : ha quedado en el misterio si barcos de papel o simples bollos fueron hechos con las hojas condenadas : flotaron en la Piscina o el agua viró al Rojo prefigurando el paso de los alumni hacia la Mitad del Cielo ?
    por suerte los papis eran burgueses : los que no la pasaron bien fueron los arquetipos, los Guardias Rojos.
    y los elegidos ? : Daniel y Cia. : con un poco de justicia Poética tendrian que haber terminado en las riberas del Yang Tsé : pero no, en fin, la R. Gauche, y apresuremos el paso, luego de un mes ya debe estar el giro con el vil metal, y estan próximas las vacaciones, el verano, todos los barcos…
    en la tierra de Marianne otro línea del prét aporter.
    RMN

  • 3. JuanMartin Masciardi (@MartMasciardi)  |  14 octubre 2014 en 12:55

    profesor, yo estuve preparando spinoza para un curso que iba a dar pero al final es medio complicado por mis tiempos. ayer noté que tengo un cuadernillo repleto: glosarios de conceptos, guía de lectura y síntesis ordenadas de los cursos de deleuze sobre spinoza. se me ocurrió una idea. estoy trabajando con estos materiales. quizá el año que viene de mis clases sobre spinoza, y sí soy valiente, y me animo, busque hacer algo más con todo esto. por ej. transformar todo esto en un ensayo y publicarlo a través de la editorial de mi facultad. dos pájaros de un tiro.

  • 4. magu  |  14 octubre 2014 en 20:29

    DON ABRAHAM:
    Usted tenía un poco de pánico escénico por las esperanzas que las autoridades habían proyectado en su renovación, o innovación. Lo veían (y a otros nuevos jefes de cátedra) como a los aportadores de LO NUEVO, del cambio. Y eso que el cambio de planes de estudio (de toda la carrera) recién se hizo en el 85 junto con la ley del ingreso irrestricto (que hasta el 84 se mantuvo restringido y con examen de ingreso con pocas vacantes), y todavía no había salido LA LEY DEL PSICÓLOGO (jaja ni sé de que se trata, jamás la leí). Entonces, ustedes, fueron uno de los primeros renovadores. (Acuérdese de que el programa era del año 67 y bastante censurador). Los troskistas de psico de esos años, lo miraban mal porque jaja si usted aportaba EL CAMBIO, ellos quedarían al descubierto como lo que eran en verdad: unos conservadores retrógrados, siempre protestando pero con pocos logros efectivos. Y los peronachos eran inofensivos y querendones (salvo los amigos de Herminio Iglesias), las discusiones con los radicales eran chacharacheras y siempre terminaban bien, con alegría. Los amargados (para mi) eran los alendiastas o intransigentes y los más pragmáticos los de La UCDe (más chicos pobres y cuenta propistas o empleados que ricos). Pero el deseo de cambio de todo, lo percibimos ya a principios del 83, los mismos profesores más jóvenes se permitían decir algunas cosas (RINTI). Y los chicos. USTED, quería introducir al padre para que le diera un patadón a los apichonados por la mamá consoladora, el punta pie para que uno moviera la cabeza como MICHAEL JACKSON y el break dance movía el cuerpo (y maría amuchastegui), y era el momento justo porque TODOS QUERÍAMOS VER HACIA ADELANTE no existió juventud estudiantil tan optimista como esa. Todos nos veíamos teniendo trabajos millonarios en consultorios privados, o en gabinetes o en psico dance o psico drama (no había mucho más campo), todos mirábamos SOLAMENTE AL FUTURO por defensa emocional, nadie quería ser la mujer de LOT (no era bueno escapar de algo enterrarlo fresco y seguir mirando, ya habría tiempo para asentar la tierra y elaborar el duelo, más tardíamente, pero había que irse de ahí). FOUCAULT como ud dice, NADIE LO CONOCÍA y recién se empezó a hablar de él (y mucho) cuando ud aterrizó ahí y otros colegas. Ese año hubo cambios enormes en los contenidos de estudio, pero también en las costumbres y modas, mucha música nueva y diversa, y buenísima, los ritmos de baile ágiles, los negocios de comidas y galletas raras y patinaje, los perros bien grandes y lanudos de moda. La gente estaba muy contenta, muy extrovertida y muy optimista, y por eso ese cambio filosófico renovó a todos, hizo bien (y en lo institucional también se fue viendo). Luego la alegría, quizás se fue frivolizando y se incubó otra cosa, hacia finales del 87. Ud vea que los jefes de cátedra con sus ayudantes (mi modo de ver) a veces tienen poco intercambio con otros jefes de cátedra y los ayudantes idem, será porque no tienen tiempo, sin embargo todos coincidían en ese cambio, en lo nuevo, en sacarnos (desde la madre filosofía consoladora y dogmática de años anteriores) de un mausoleo o conservatorio de conocimientos, al campo del desafío.

  • 5. MaCristina  |  15 octubre 2014 en 8:27

    Vamos Juan Martín, a animarse y a trabajar en tus proyectos, un abrazo!

  • 6. JuanMartin Masciardi (@MartMasciardi)  |  15 octubre 2014 en 13:01

    muchas gracias ma.cristina. leí tu texto los proyectos. comparto la idea, a veces la vida da esas vueltas, con esos caminos que se bifurcan y con el tiempo nos damos cuenta que el mismo ya estaba delimitado desde el comienzo. llegamos al lugar de salida o las elecciones que hacemos no siempre conducen al destino deseado. la idea de volver a elegir lo mismo es fuerte y me gusta y vale si en ella está puesto nuestro corazón. un abrazo¡

  • 7. Aldo  |  15 octubre 2014 en 22:01

    Los marxistas sobraban la clase , los peronistas veían con simpatias , el ” resto ” tomaba nota , como siempre ese ninguneo al ” resto ”
    Las universidades me superan , yo ahi no entro ni loco , yo voto politicas populares , no necesito poses ni idolos , uno esta convencido desde la teta de la madre como decia Platon ” la esencia precede a la existencia ” , ya venimos programados , no hay con que darle a este asunto

  • 8. MaCristina  |  16 octubre 2014 en 9:04

    Gracias Juan Martín!

  • 9. Diana  |  24 octubre 2014 en 23:02

    Ay! como lo entiendo Profesor, esa pretendida ” introducción a la Filosofía”! Cuando uno piensa:Qué introducción? Por dónde empezar? Comenzar por el mundo antiguo y que momento, antes de Platón, la época iletrada, el saber mítico, después de Platón, Aristoteles, el helenismo? Un saber, que trasmitirlo representa un desafío ya, en si mismo . Cómo introducir esa Filosofía, aún hoy produce la misma sensación.


Categorías

Comentarios recientes

rodolfo lópez en Bitácora 77
Aldo en FELIZ DÍA DE LA MILANESA!…
marcelo en Bitácora 78
Gustavo en Bitácora 78
Laura en Bitácora 78

Calendario

octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: