LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 1

13 octubre 2014 at 11:23 16 comentarios

La enseñanza de la filosofía 1

 

Cuando fui nombrado en el año 1983 profesor adjunto de Psicología Fenomenológica en la Universidad del Salvador, sabía que ser judío no era una identidad incolora ni inodora. El decano de doble apellido – uno de los cuales con frecuencia tiene que ver con el nombre de una calle – al serle presentado en su despacho me preguntó si era de “origen” judío, y le respondí que no, que no era de origen sino que era judío sin más, ni menos.

El profesor titular sí era de origen judío. Se había convertido al catolicismo para ingresar a un seminario con el fin de ordenarse cura, y luego abandonarlo al decidir finalmente no ser ni católico ni judío y casarse. Finalmente optó ser heideggeriano. La materia se mostraba así como un verdadero crisol de razas no del todo claras.

El cuerpo docente tenía a un convertido dos veces y a un inconvertible que se disponían a ofrecer al alumnado una materia de filosofía existencial distribuída según capacidades y afinidades.

Mientras el titular de la cátedra había decidido abocarse a Heidegger y sus reflexiones sobre “el ser a la mano”, el ser y el tiempo, el ser en el mundo y el ser para la muerte, yo elegí otro camino.

Di para leer mi texto favorito de Kierkegaard “Temor y temblor” que trata del sacrificio de Isaac por su padre Abraham, y el libro de Sartre: “Reflexión sobre la cuestión judía”. Lo hice porque me parecían dos escritos fantásticos, y porque me estimulaba el hecho de hacérselos leer a los jóvenes en una institución jesuítica interesada por los orígenes.

Primera lección que extraigo de la enseñanza de la filosofía: el contenido debe ser estimulante, y nada hay tan estimulante como un desafío. Y el peligro que provoca el desafío no es una señal tan sólo romántica ni una invitación a la muerte, sino un efecto de adrenalina cuando se bordea un territorio prohibido. Cuando algo se arriesga. Y este riesgo está dado por la barrera que levantan las autoridades, las convenciones, los prejuicios, el sistema de rechazos y adherencias tanto intrapsíquicas como las que planean por las superficies ideológicas.

Un año después soy nombrado profesor titular a la Universidad de Buenos Aires en la Facultad de Psicología para la materia `Introducción a la Filosofía´. Me vi en el apuro de conformar una cátedra compuesta por unos treinta docentes escalonados entre ayudantes y jerárquicos en el abreviado tiempo de un mes.

Mis relaciones con el mundo académico se acotaban a tres personas. Una que me había acompañado en mi experiencia en El Salvador: un psicólogo lacaniano simpático y alegre que había conocido en una institución ad hoc; un nietzscheano-heideggeriano estudiante crónico de filosofía que se negaba a dar la última materia de la carrera en un gesto de rebeldía contra la institución. Lo había conocido porque merodeaba por uno de los pocos cursillos que había impartido durante el proceso militar. Se les sumaba por recomendación de un novelista con el que me crucé en un café, un señor ya mayor  alejado de todo y todos formado con Witoldo Gombrowicz  durante su estadía en la Argentina.

A dos de ellos los nombré asociado y adjunto respectivamente, y al tercero sólo ayudante por su rechazo a los diplomas.

Me faltaban unos treinta para completar el elenco una vez integrados el especialista en Lacan, el devoto de Nietzsche, y el seducido por Gombrowicz.

Recordé que mi primera novia tenía un amigo con estudios de filosofía interrumpidos, y lo llamé. Vino con su mujer. Eran de izquierda, por lo tanto desconfiados. También recordé que mi segunda mujer tenía una amiga bailarina que conocía a una escritora que tenía antecedentes con la filosofía. La llamé. Era pícara e inteligente.

Me puse en contacto con un amigo del psicoanalista lacaniano que durante años había frecuentado – como se hizo habitual durante la dictadura –  círculos filosóficos en los que se combinaba rock, macrobiótica y Heidegger.

Se me ocurrió volver a las librerías que frecuentaba durante El Proceso para ver si todavía estaban los vendedores  con los que hablaba en incursiones vespertinas luego de mi trabajo comercial.

Hablar con libreros fue mi escape cultural durante años. Pasar una tarde en las librerías Norte, Fausto, Blatón, la Oficina del Libro Francés, Premier, y encontrarse con vendedores, lectores, y conversar sobre libros, fue aire libre en un mundo de censura, vigilancia, persecución y tutela.

Rescaté a dos libreros de aquellos tiempos. Se habían recibido en las carreras de filosofía durante la época de la filosofía nacional. Se habían formado en cátedras tradicionales que los especializaban en la llamada filosofía moderna, es decir Kant y Hegel, para coronarla con la brocha gorda de Heidegger. Uno de ellos era aficionado a Nietzsche.

Se acercaron dos jóvenes de la zona Oesde del gran Buenos Aires, de Morón, que combinaban el interés por Sartre con la cosmovisión precolombina. La confluencia del existencialismo  y su angustia con la madretierra de los pueblos originarios, les permitía ahondar en las profundidades de la subjetividad a la vez que ser parte de la comunidad de inocentes aborígenes.

Un señor muy compuesto que había sido profesor del Nacional Buenos Aires y ayudantía en la facultad de Psicología, se presentó con toda la formalidad requerida. Por lo general, quienes habían sido docentes durante la intervención militar a la universidad, no hacían gala de sus antecedentes, limitándose a manifestar su compromiso docente con la cátedra a la que aspiraban.

Una señora con un peinado batido renegrido y aire provocador, expresó su entusiasmo por ser parte de un proyecto fascinante fuera cual fuere. También había sido parte del personal docente de aquellos años.

Y así llegaron uno por uno hasta conformar el plantel completo para iniciarse el 24 de abril de 1984 con la primera clase teórica de Introducción a la Filosofía de la Facultad de Psicología.

Anuncios

Entry filed under: General.

ENTREVISTA DE MARÍA O´DONNELL A T.A. (CANAL 26) LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA 2

16 comentarios

  • 1. roberto marcos nadaud le bihan  |  13 octubre 2014 en 12:26

    origen : los doble apellido, en estas crueles provincias : biznietos de hidalgos empobrecidos y peones yunteros de las españas son aristogatos de pacotilla : una leve sonrisa y ya.
    en todo caso desde Adán y Eva podría decirse que somos todos hechura de la misma arcilla.
    RMN

  • 2. magu  |  13 octubre 2014 en 13:50

    DON ABRAHAM: me pregunto, ¡por qué no pudo entrar a la UBA PSICO en el año 82 y no en el 84? los que cursábamos en ese año nos habriamos divertido muchísimo más, mi cátedra de filosofía era la de VIDELA (creo, o VILELA) pero ESTHER DIAZ era ayudante (algo a favor) y una profesora IRIBARNE también era una hegeliana buena.
    Yo pregunté a LEON OSTROV (que daba psicoanalítica uno y dos) y creo que él fue un pionero, y el analista de alejandra pizarnik (quizás ayudó a que no se suicidace antes) le pregunté si él analizaría a un antisemita y me dijo que no, por la transferencia, era amoroso. Lo del que se convirtió y se desconvirtió me hace acordar a GUSTAV MAHLER, son épocas nomás. Solo le reugo que me deje recomendarle al señor rodolfo y a ma cristina AMAPOLA de eugenio Zanetti porque etá filmada en el Tigre y es de los años cincuenta a sesenta

  • 3. Tomás Abraham  |  13 octubre 2014 en 15:22

    magu
    la respuesta de por qué no ingresé en el 82, me parece obvia. pero más allá de la pregunta, con un poco de imaginación, después de todos estos años de intercambio, me ves dando mis clases en medio de agentes de la side, en facultades intervenidas en un país de falcons verdes?
    si tu respuesta es sí, te ganaste un viaje de ida a orlando.

  • 4. marlaw  |  13 octubre 2014 en 16:01

    Profesor usted en esta nota me aclara algo, que de otro modo yo no me hubiera atrevido a preguntarle. El interrogante apareció ante mi, a raiz del análisis que usted hace de Shylock en su reciente libro: “Shakespeare el antifilosófo” y la pregunta era: ¿Que es ser Judio?
    Inevitablemente cuando uno piensa, yo en mi caso, lo hago a partir de mi propio ombligo, y como aunque fui educado en el culto Católico, desde hace mucho tiempo no profeso ninguna religión, aunque sí tengo algunas creencias, como por ejemplo, el psicoanálisis. También tengo fé en algunas personas y en lo que estas predican, como es el caso de Richard Dawkins, pero lo que realmente no podía comprender es que alguién pudiera perder su identidad, como usted afirma en su libro por dejar de profesar su fé, dado que en mi caso creo mas bién haberla recobrado, a partir de haber dejado de lado una fé que me fue impuesta, cuando todavía por mi corta edad no tenía ninguna posibilidad de saber quién era realmente yo. Le deseo aclarar que esto está dicho con todo respeto, por usted y por cualquier otro que que profese una religión.

  • 5. Tomás Abraham  |  13 octubre 2014 en 16:21

    marlaw
    no entiendo lo que dice. un judío en el siglo XVI o comienzos del XVII tiene una sola identidad. los librepensadores como spinoza o descartes deben huir de sus sitios de residencia y pasar a la clandestinidad. ser ateo se castiga con la pena de muerte.
    entiendo que usted crea en el psicoanálisis como spinoza creía en la geometría y descartes en el álgebra. jamás se me ocurriría que la relación con una disciplina con pretensiones científicas o de respetable umbral epistemológico pueda ser un motivo de creencia, sino de conocimiento, siempre refutable o plausible de controversia. en las religiones nada de eso ocurre, puede llegar a debatirse sobre la letra, pero jamás sobre su autor.
    no profeso una religión y soy judío, se respete o no al judaísmo.
    creo que en mi libro Situaciones Postales, a propósito de hannah Arendt digo algo al respecto, amén de en tantos otros lugares.
    Para aclarar: después de Auschwitz todos los judíos de nacimiento, somos judíos de por vida.

  • 6. Marcelo Grynberg  |  13 octubre 2014 en 16:58

    Temor y Temblor, segun Benjamin Britten.

  • 7. Gustavo  |  13 octubre 2014 en 17:49

    Tambien estan aquellos que “confunden” los judios con los israelitas. Una cosa son los israelitas, habitantes de Israel. Y otra los argentinos de religion judia. Como tambien los hay argentinos de reliigion catolica, musulmana, evangelica, testigos de jehova, etc

  • 8. Tomás Abraham  |  13 octubre 2014 en 17:54

    y hay otros peores aún, son los que confunden a los israelíes – habitantes de Israel – con los israelitas, es decir con los hebreos o judíos.

  • 9. Marcelo Grynberg  |  13 octubre 2014 en 18:28

    Pero aun hay otros peores: son lo que disocian totalmente
    el antisionismo del antisemitismo.

  • 10. magu  |  13 octubre 2014 en 18:59

    DON ABRAHAM
    deme derecho a réplica por favor, Lo decía con ironía, por supuesto que sé que ud no hubiera podido, pero ¡qué pena para nosotros (los que cursamos filosofía en el 82 y no con ud¡, obvio.
    No tenía claro lo de los israelíes e israelitas, perdón mi ignorancia (ojalá la tele aclarara más hablara e informara más sobre estos temas culturales), lo de marcelo grynberg la pegué (al menos una) si, me gano un viaje a Orlando porque conozco la diferencia, jaja. Y sobre BENJAMIN BRITTEN, todo, todo es bueno, sobre todo EL REQUIEM DE GUERRA, oíganlo. (un piazzola londinense vendría a ser, pero más formal). DON ABRAHAM con la poquísima gente que me cruzo de aquella época (que ingresaron en el 82 y egresaron entre el 86 y 87 realmente quedamos todos TRAUMATIZADOS, es como si hubiésemos entrado en una cocketelera, divertida pero loca) entramos en dictadura con un programa pre medieval, salimos con LACÁN LACÁN QUE GRANDE SOS, y solo faltaba ALMODOVAR, Ojalá me comprendiera (más para los que veníamos de secundarios medio cerrados) fue como el mayo francés de uds seguramente. Agrego que SUICIDASE (con s, perdón) del comentario anterior.

  • 11. Sergio R.  |  14 octubre 2014 en 8:29

    El House de la filosofía… muchos de los comentarios que le hacen en su blog estan relacionados con el afecto y admiración que tiene sus lectores, no intelectualice tanto… y deje pasar algún error o falta de perspicacia irrelevante… igual el hombre es raro, Baby Echecopart más maltrata a sus oyentes, más lo escuchan, más lo llaman…

  • 12. roberto marcos nadaud le bihan  |  14 octubre 2014 en 9:22

    ‘que alguien pudiera perder su identidad´ : kertész = Yo, Otro, Crónica de un cambio, Ed. Acantilado 2006.
    ´
    ´puede llegar a debatirse la letra pero no el Autor´ : en el Campo situado en Oswiecim, más allá de los umbrales del Dolor un grupo de Rabinos juzgó y condenó a Yahveh.

    ‘en las religiones nada de eso ocurre´ : y en los religiosos? : otra vez todos en la misma bolsa : pero los Jonios vertieron los vinos nuevos de la Física en los odres viejos de las Cosmogonías : y en el Arco del Tiempo, en la Misa del Universo, Teilhard de Chardín retoma la senda.

    parece que hay diferentes caminos para ser ateo o creyente, aunque parece que aquí los tibios lavan a pasar mal. .

    en estos tópicos la música de Messiaen llega a sustituir las palabras, bálsamo luego de frases adornadas con expresiones inspiradas por los : le pire, pis que jamais, tant pis…
    RMN

  • 13. marlaw  |  15 octubre 2014 en 11:05

    Profesor Yo creí entender que para Usted profesar el culto judío resultaba constitutivo del ser judio, y en eso iba mi pregunta. En cuanto al psicoanálisis yo suelo ser muy crítico con mis propias preferencias (usted cuando se refiere al Padre en Filosofia 2 debe entender a lo que me refiero) y asumiendo algunas debilidades epistemológicas del psicoanálisis con un dejo de ironía ante esa crítica, no suya, preferí hablar de creencia. Le agradezco mucho que se haya tomado el trabajo de responder mi pregunta.

  • 14. rodolfo lópez  |  15 octubre 2014 en 15:37

    Sigo con interés “La enseñanza de la filosofía”, leí la segunda parte y me gustó también; la historia entretiene y divierte. El tono enérgico de la escritura atrapa ya desde el comienzo. Además aprendo.

    Me voy a permitir mirar el pelo en la leche de dos párrafos (ja ja), para molestar un poco nada más (ja ja), per codere.

    Hago una defensa cerrada de los “marranos”, de quienes desciendo en parte creo (!), lo atestigua el apellido de mamá y la nariz de sus hermanos. Es posible que haya también allí sangre árabe, no sería raro en el hervidero que fue en aquellos tiempos España.
    Y por parte de papá -cordobés de acá- llevo en las venas sangre indígena (!) (¿diaguita?), naturalmente todas esas sangres y otras que no conozco dentro de mí están mezcladas, re mezcladas! Son todas Impuras!! ¡Por suerte! !Como corresponde!
    Entonces, como judío impuro que soy -en algún lugar, no puedo hablar desde allí todo el tiempo-, por el respeto que merecen mis antepasados, no menor del que merecen otros (argumentativo, no me importa esto en realidad, no soy solemne al respecto), veo un severo profesor “Inconvertible” en su elevado atril, levantando su dedo hacia mí, señalándome, ..y entonces….me rió, …ja ja ja, a carcajadas! ja ja ja…con la sana alegría de no haber quedado atrapado en lo que es sólo una nota falsa. Unas líneas pacatas.

  • 15. philo  |  22 octubre 2014 en 19:20

    el peligro que provoca el desafío ….(me gusto y coincido)

    diástole y sístole, vital hasta el último día.

  • 16. Diana  |  24 octubre 2014 en 22:25

    Todo es tan interesante que no puedo aportar nada, respeto toda creencia, más allá de las ataduras religiosas y especialmente La Cuestión Judía, si. (K. Marx).Me encantan lis desafíos, los riesgos, creo que toda audacia tiene su premio y acá los riesgos que se han corrido, fueron siempre muchos.


Categorías

Calendario

octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: