Entrevista a TA para el diario Hoydía Córdoba (aún en prensa)

2 octubre 2014 at 8:33 13 comentarios

Preguntas de Maximiliano Monti:

  1. En 1970 viajaste en combi desde Múnich hasta Tokio. ¿Tuviste experiencias “reveladoras” o que cambiaron repentinamente tu forma de ver el mundo? ¿Cuáles?

Fue en el 71-72. Claro que tuve experiencias reveladoras. En especial enfermedades. Adelgacé quince kilos hasta pesar 58. Una novia me plantó mal. No vi la luz. Me gustó Katmandou. Un pakistaní gay y feo me quiso comprar la camioneta en Kaboul a cambio de sonrisas. Tantas cosas.

  1. ¿Cómo es posible aplicar la filosofía a la vida cotidiana o política?

La filosofía no se aplica. Ya no estamos en tiempos grecorromanos en los que las vidas filosóficas elaboradas por estoicos, epicúreos y platónicos, pretendían guiar conductas, y tampoco lo hacían. La filosofía se estudia, y sirve para pensar, y pensar sirve para decir que no, y decir que no sirve para no estar sometido, y no estar sometido sirve para no quedar atrapado, y no quedar atrapado sirve para vivir mejor.

  1. Usted dijo que “la universidad, por ejemplo, tiene que ser porosa a todo. No veo ninguna incompatibilidad entre el ruido y la concentración. Que haya política es muy importante, pero la política no es sacar un banco a la calle”. El Mayo francés, del que usted formó parte, comenzó con una protesta el 22 de marzo de 1968, cuando un grupo de estudiantes de la Facultad de Nanterre invadió las oficinas de la dirección para exigir cambios políticos y educativos. ¿Habría sido posible si los estudiantes se hubieran limitado a estudiar en sus pupitres?

Nadie estudia en pupitres, y no hay incompatibilidad entre estudiar y rebelarse. Hay momentos para salir a la calle, y otros para trabajar. Pero salir a la calle para no trabajar es un rebelde way tonto. El líder de mayo 68, Cohn Bendit llamó a cambiar el rumbo y apropiarse de la maquinaria productiva, para hacerla funcionar. Era un deseo ingenuo, pero sabio a la vez. La protesta debe materializarse en formas productivas, si no, sólo es voluntad de demolición.

  1. ¿Cómo era el estilo de enseñanza de Michel Foucault?

Frontal, de pié detrás de un pupitre – en este caso sí lo había – voz alta, precisa con las palabras, y una alegría sutil combinada con elegancia y sobriedad en los gestos. Eso en cuanto a las formas, respecto de los contenidos, una imaginación teórica sin igual, y una erudición gigantesca.

  1. Dijo también que, en la época en que vivías en Francia, en Argentina “el ambiente era muy careta. Los de mi generación parecían señoritos y señoritas bien vestidos y yo venía de vivir la época del ácido lisérgico, la contracultura y el hippismo. Si eso llegaba a Buenos Aires, llegaba como una cosa muy formal, como una imitación cholula. Además, en Argentina se vivía un clima de censura; por eso, no extrañaba y, cuando venía, deseaba volver cuanto antes a mi libertad”. Hoy las formas de censura, en democracias como Argentina, son menos explícitas en todos los niveles a la vez que hay nuevos canales de comunicación directa. Aunque reconoció hace poco “no twiteo, no tengo facebook, solo este blog”. ¿Nunca se sintió tentado a explorarlos? ¿Qué opina de las redes sociales como medios para saltar la censura?

Es otra Argentina, ya no se grita puto como antes a los de pelo largo. No me tienta explorar más que lo que ya exploro que no es poco. Cada libro es un viaje de aventuras, un descubrimiento de mundos, no necesito tener un millón de amigos, ni contar cada pedo que me tiro ni enterarme de lo que guardan todos en su plackard. Me aburre. Leo, escribo, estudio, y hago deportes. Todo el resto es mi intimidad.

  1. Una vez, como crítico invitado en TVR, respondió a un informe sobre la pedofilia y el caso del sacerdote Julio César Grassi diciendo que “los medios de comunicación juegan con la escabrosidad y eso no educa a la gente”. ¿Qué es lo mejor y qué es lo peor de la televisión argentina?

Escribí notas, columnas, y hasta libros: “La aldea local”, sobre la televisión para sostener que en este caso no hay peor o mejor. La televisión no es como el cine. Tiene otros valores. A veces lo peor es lo mejor, desde Neustadt, a Mauro Viale, Rial o la cadena nacional.

Lo mejor mejor lo vi en la década del noventa: Juana Molina y Cha Cha Cha.

  1. Dijo, en otro programa, “los grandes medios se han convertido en partidos políticos” y que “un medio democrático es uno donde hay conflicto, voces distintas”. ¿Qué opina de la Ley de Medios que, entre otras cosas, divide en tercios el espacio radioeléctrico (para medios estatales, privados y organizaciones sin fines de lucro) y fija límites a la multiplicidad de las licencias?

No se trata de una ley sino de una rosca, y de las más lamentables. La compraventa de licencias no tiene otra finalidad que la de copar pantallas y ondas para melonear a la gente con lo peor. En ese sentido las redes sociales salvan.

  1. Tu nuevo libro “Shakespeare, el antifilósofo”, aborda “la vida de Shakespeare mientras analiza las estéticas con que diferentes directores de cine y de teatro representaron sus obras, y el modo en que cada época recibió esas representaciones”. Entre sus directores de cine favoritos están Woody Allen y Francis Ford Coppola. ¿Qué lo atrae de cada uno? ¿Qué directores y producciones argentinas destaca?

Woody me hace feliz. Disfruto sus ciudades y sus personajes. Coppola es grande, es el Verdi del cine, su Padrino o su Apocalipsis, son inmortales. No puedo destacar una o dos, porque he visto muchas películas argentinas. La última que me gustó es El crítico, con Rafael Spregelburd, un hombre muy inteligente. Recuerdo una película cordobesa buenísima: Caravana.

  1. Un pasaje del libro dice “Si el arte en general penetra más esa oscura y espesa materia que escapa al intelecto, la poesía y el teatro, a diferencia de la plástica y la música, lo hacen a través de la palabra, de modo que es la palabra la que aprehende, pero sin capturar, sin univocidad, con cierta ambigüedad, y desliza en metonimia un sentido que escapa a la conceptualización intelectiva, alcanzando un más allá de la conciencia”. ¿Cómo funciona una cultura dominada por la fugacidad de la televisión? Sin subestimar la palabra, ¿qué puede aportar el silencio?

¿Yo escribí eso? ¿Así? ¿Tan feo? Espero que no, en fin, no sé si a cultura está dominada por la televisión pero sí por la fugacidad, es decir por la pereza. El silencio es maravilloso porque nos permite escuchar sonidos, cantos, al viento, a las aves, a las olas, el movimiento de las hojas de los árboles, y, a veces, al aire que expiramos y que es la vida.

Anuncios

Entry filed under: General.

ONDA CORTA 25 VAMOS AL CINE, por Ana María (AM) Mi visita a San Juan por invitación de Juan Martín Masciardi

13 comentarios

  • 1. Leonor Liliana César Güerri  |  2 octubre 2014 en 9:41

    Recién acababa de subir al face dos videos de Juana Molina cuando me encuentro con que Tomás y yo coincidimos en nuestro respeto -y admiración- por ella. (Ah, Tomás, si estuvieras en facebook podrías felicitarla hoy por su cumple, como Juana pide).
    También acababa de subir un video de Chico Buarque, Gilberto Gil, Caetano y Gal Costa cantando todos juntos con Mercedes Sosa “Volver a los 17” en no se qué ciudad de Brasil, en los 80. (Y conste que Mercedes nunca estuvo entre mis preferencias).
    Y me pregunto siempre lo mismo ¿será que es porque siempre los años nos ponen nostálgicos o porque de verdad “antes” el talento era menos de plásssstico?

  • 2. alfredosiedl  |  2 octubre 2014 en 9:48

    El periodista cita mal: la frase del punto 9, que comienza diciendo: “Un pasaje del libro dice: Si el arte en general penetra más esa oscura y espesa materia que escapa al intelecto, la poesía y el teatro, a diferencia de la plástica y la música, lo hacen a través de la palabra….”, no es de Tomás ni de su libro.

  • 3. juanchi522  |  2 octubre 2014 en 10:52

    Reblogueó esto en Espacio de Juan.

  • 4. MaCristina  |  2 octubre 2014 en 11:05

    Respecto a aprender a pensar, mi hijo tuvo un maestro que nos reunía a los padres y nos explicaba que enseñaba las matemáticas de determinada manera para que aprendieran a pensar. Siempre me dejó pensando esa frase.

  • 5. roberto marcos nadaud le bihan  |  2 octubre 2014 en 14:14

    el silencio…
    en Antiguo, en la Europa de los bosques, el silencio del viento era creído lleno de Espíritus, las campanas protegían el omphalos, el lugar sagrado de la Misa primitiva.
    y periódicamente, en procesión los siervos de la gleba, llevaban las campañas a la vera de los arroyos : lavatio.
    creían ,se figuraban badajos de un Dios oculto pero atento, hasta que la modernidad lo alejará llamándolole Otiosus.
    bueno, en el silencio, al menos crían en algo.
    RMN

  • 6. philo  |  2 octubre 2014 en 15:01

    ” El silencio es maravilloso porque nos permite escuchar sonidos, cantos, al viento, a las aves, a las olas, el movimiento de las hojas de los árboles, y, a veces, al aire que expiramos y que es la vida.”
    BELLO

    amo el silencio que no es tal, sino encuentros, sin interferencias

  • 7. David  |  2 octubre 2014 en 15:53

    No se lo merecen

  • 8. roberto marcos nadaud le bihan  |  2 octubre 2014 en 19:28

    estoy intrigado : qué es lo que merezo entonces . quién administrará el Don : en cual dependencia del Schloss podré hallar El Informante que emitirá la sentencia : tú mereces un choripán !
    RMN

  • 9. David  |  2 octubre 2014 en 21:45

    El Choripán de Oro seguramente se merece, pero eso esta difícil de conseguir ya que su precio compite con el de la sobrevalorada Mila que cotiza en dolar blue (sad), mejor conformarse con un pancho de platino cuyo precio en Argentina esta elevando desde abajo el precio del pancho patrón mundial. En glastonbu..ry seguramente te los regalan con la entrada, lluvia de papas para todas

  • 10. Aldo  |  4 octubre 2014 en 13:50

    La television de los noventa tenia buena ficcion , desde brigada cola a las novelas de Romay , esos eran buenos productos , despues llego Suar con el barrio , la yoly , el boxeador , el mecanico y todo eso ,,, canso, al igual que Darin , vi relatos salvajes y la peor parte fua la de Darin ,,, el otro que no me quiero olvidar que para mi es un chanta tremendo es Peretti , pero bue , fue la cara actoral de la sociedad pricoanalisada , hay muchos que chantearon por ahi eh , y aparentemente ” serios ”
    podriamos decir ” Mas Peron y menos Freud “

  • 11. roberto marcos nadaud le bihan  |  5 octubre 2014 en 15:36

    será la TV, el cine etc un reflejo de la gente que hay ?
    o el popolo grosso no es grosso ?
    RMN

  • 12. MaCristina  |  5 octubre 2014 en 16:57

    Siempre me sentí parte de las mayorías, hace bastante tiempo ya que no lo soy, será que quiero ser parte de un país mejor, que perdimos por el camino dando señales que no supimos ver.

  • 13. roberto marcos nadaud le bihan  |  11 octubre 2014 en 7:23

    no recuerdo dónde leí esta frase : Kafka siempre habitó en el país del me acuerdo : presumo que alguien así debe inspirar en el Escriba alguna crónica, bálsamo para el camino.
    RMN


Categorías

Comentarios recientes

marlaw en
marlaw en El profesor Michel Foucault…
Tomás Abraham en
Marcelo Grynberg en
julioguzmancesar en

Calendario

octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: