Sobre el “efecto Shakespeare”

27 agosto 2014 at 11:37 3 comentarios

Sobre el “efecto Shakespeare”
Por Álvaro Gabriel Vives – Seminario de los Jueves

  1. Una amnesia onírica

Ante la riqueza de la vida interior de los personajes de las obras de Shakespeare un psicoanalista se siente tentado a ensayar su sistema de lectura clínica. Así lo han hecho muchos en riquísimos y muchas veces brillantes trabajos que despliegan más la potencia de esos sistemas de lectura que la potencia del enigma de esos personajes. Me abstendré de esa tarea para preferir en cambio partir de la desafiante afirmación de Bloom que sostiene que Shakespeare es el “inventor de lo humano” y de algo que me llamó la atención en la impecable presentación de Tomás para la apertura de este ciclo el año pasado. Fue un detalle perspicaz comentado casi en tono de infidencia personal: “Obra leída, obra olvidada”; decía entonces Tomás. Comparto esa sensación que hace, también en mi caso, de la experiencia de lectura de Shakespeare una lectura extraña, y agrego que tiene algo de inasible. Algo parecido me sucede con “Alicia en el país de las maravillas”. Puedo recordar la sonrisa perdurable del gato cuya imagen se desvanece pero no recuerdo qué antecede ni qué le sucede. Pierdo la concatenación sucesiva del argumento, quedándome partes yuxtapuestas, deshilvanadas. Recuerdo fragmentos y un orden general abstracto. También recuerdo el comienzo de Cien años de soledad y al coronel Aureliano Buendía, pero me resultaría imposible transmitir una simple sinopsis de ese libro que me apasionó. Dos obras complejas……

[ Leer el texto completo ]

Anuncios

Entry filed under: Filosofia, General, psicología.

Noche de reyes Shakespeare – El antifilósofo

3 comentarios

  • 1. marlaw  |  27 agosto 2014 en 15:53

    Este trabajo me resulta sumamente valioso, porque trata de rescatar las vivencias que nos propone la obra de Shakespeare y a su vez es un intento de tratar de alcanzar los límites de esas vivencias que se encuentran en las profundidades de nuestro ser.
    En otro órden de cosas voy a tomar el siguiente párrafo para tratar de decir lo que el mismo me sugiere:
    “Un saber insoportable por la caída de otra fantasía: la de la pureza femenina. En la mitología de oriente medio hay un personaje significativo que ha sido excluido de las sagradas escrituras pero no se ha borrado su rastro: Lilit. Una Eva más arcaica y francamente promiscua; primer pareja de Adán, que lo abandona rebelándose a sus requerimientos sexuales para residir a orillas del mar Rojo y dedicarse a copular con múltiples lascivos espíritus. Mito que revela el peor fantasma masculino: identificar a la madre con éste personaje extra bíblico, es decir reprimido del discurso oficial.”
    Desde un punto de vista antropológico, este mito bién puede aludir a nuestro propio origen y se identificaría con esa etapa de la evolución de nuestra especie conocida como “matriarcado” pero aludiendo a este concepto en su aspécto estrictamente biológico. Es decir que existiría la probalidad que ese “recuerdo” aún permaneciera alojado en nuestro inconsciente colectivo.
    Por otra parte asimismo pienso que uno de los de los “leimotiv” de nuestra actividad psiquica, está dado por la “sustitución”. Por esa razón en un estado atemporal de nuestra vida inconsciente esa sustitución, también es capaz de provocar tanto la identificación con un personaje que se representa en la escena, como el sentimiento angustia o cualquier otro que puede llegar a acompañar a esa identificación. En cuanto a la frase: “Mito que revela el peor fantasma masculino” no se trataría este, en su grado definido como ” el peor”, solo debido a la promiscuidad de la madre, sino que también se hace presente, la ausencia del padre. Es decir que este aparece como una dualidad donde la promiscuidad de la madre viene a resaltar también el vacío que provoca esa ausencia.

  • 2. magu  |  28 agosto 2014 en 11:17

    RIMA: VIVESCA HIPÓTESIS SOBRE EL EFECTO SHAKESPEARE

    Al leer, interpretamos
    Desvalidos, lo humanos
    Seguro un hogar a leño
    Encendido, nos da sueño
    Su mágico pensamiento
    Contra mareas y viento
    Incluye a la ambigüedad
    Propia de la humanidad
    Y a nuestra contradicción
    En su representación
    Modela la fantasía
    De todo durmiente, guía
    Y desmiente a la razón
    Su integradora visión
    Escabulle a la censura
    Fingiendo sufrir locura
    Un sensato personaje
    Psicológico paisaje
    Insistente afirma BLOOM
    Nada en él es al tun tun
    Su obra nos hipnotiza
    Seductora y pitonisa
    Porque apela al inconsciente
    La más pura y rica fuente
    En su vasta creación

    Magú trench de bassetti

  • 3. magu  |  28 agosto 2014 en 20:57

    Tengo una pregunta para hacerle a Álvaro Gabriel Vives, para él y para todos los psicoanalistas que estén estudiando a SHAKESPEARE ¡a qué personajes les gustaría psicoanalizar ¿, y si hicieran terapia familiar ¡a qué familia ¡ A la de Hamlet, a Los Montesco, a Los Capuletos ¿ … a Shilock con su hija ¡protestaría con el aumento de cada sesión ¡- Y el tío de Hamlet lo mandaría a matar envenenándole la oreja al terapeuta al momento de saldar la deuda. Las madres (en sesión de terapia de grupo) de Julieta, Romeo y de Hamlet dirían que sus hijos son adolescentes pos modernos, apáticos o que viven en las nubes y que nos se cuidan. Hamlet ¡cómo iría ‘ llegaría tarde, faltaría ¿, se le recomendaría terapia cognitiva para que fuera más asertivo y participativo. Sería gracioso recrear eso, recuerdo la película del gánster mafioso (Robert De Niro) que se analizaba, jaja, yo creo que todos ellos se podrían analizar pero no irían al diván.


Categorías

Comentarios recientes

Marcelo Grynberg en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
marlaw en Bitácora 75
Marcelo Grynberg en Bitácora 75
federicomiguelquinte… en Bitácora 72

Calendario

agosto 2014
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: