http://tn.com.ar/programas/argentina-para-armar

21 julio 2014 at 9:25 34 comentarios

http://tn.com.ar/programas/argentina-para-armar

ENTREVISTA A TOMÁS ABRAHAM EL 20/7/2014

Anuncios

Entry filed under: General.

El Hamlet que analizó Vigotsky… ONDA CORTA 24: El Mundial por Radio por Ana María (AM)

34 comentarios

  • 1. Aldo  |  22 julio 2014 en 15:08

    Hace poco me di cuenta que la ” única verdad del fútbol es el mundial ” ….. el mundial muestra la verdadera cara de los equipos y jugadores , a exepecion de las sorpresas que siempre las hay , pero el mundial es la verdad , allí no hay lugar para la mentira a no ser que haya ” arreglos ”
    Las mentiras no sobreviven en el mundial , pueden tener suerte, pero hasta alli racionalmente no podemos analizar mucho es la suerte, Esas mentiras se caen y asi como el domino rally , se llevan puesta un monton de fichas mas , ya sabemos quienes son esas fichas , desde marcas de desodorantes hasta periodistas etc
    La única verdad es el mundial o el mundial muestra la verdad del futbol , ” futbolistas “

  • 3. Gustavo Romero  |  5 agosto 2014 en 18:54

    Que Estela de Carlotto haya recuperado hoy a su nieto constituye una de los acontecimientos más importantes y hermosos de nuestra Democracia. Qué alegría enorme.
    ¡Salud!

  • 4. magu  |  5 agosto 2014 en 21:03

    buenísimo, además de los avances de genética, las redes sociales de hoy también son buenas para encontrar a seres desaparecidos, perdidos, etc

  • 5. Aldo  |  7 agosto 2014 en 13:13

    Martino esta en duda de tomar la selección por Messi ( esto los medios no la van a decir , como no dicen un montón de cosas de Messi , por que es gringo , el otro era de una villa y encima negro.
    Que vaya el paton Bauza ,y si Messi se hace el retovadito , afuera , no gano nada , no tiene por que tomar decisiones
    No me convence Martino , me gustaría el tigre Gareca o Bausa
    Simeone sabe que si Messi esta en el eqipo la relacion se hace imposible , cuando el enano este – que se cansa de hacerle goles al Getafe o al Badajos- deje la seleccion , entonces vendrá Simeone
    que venga quien venga , lo importante es tomar de decisiones y pensar para el bien del equipo y no para una afeitadora
    de ultima lo que nos va a hacer lograr cosas es un equipo y no la proyeccion que la afeitadora , liga española o medios de comunicacion hacen de un jugador que juega sus partiditos de sueño en Europa

  • 6. Tomás Abraham  |  8 agosto 2014 en 19:15

    la recuperación del nieto de estela carlotto es por un lado motivo de alegría y por el otro de horror. que una persona se entere de que su madre fue asesinada, vejada, torturada, despojada de él mismo apenas nacido, y que su padre fue acribillado a balazos, es un horror.
    jamás en estos años hemos pensado en aquella época como la de un espanto, no lo hemos respetado. no importa quienes fueron los culpables, si son uno o dos demonios, sino el horror de la época. la palabra terror ha ocultado el horror.
    por supuesto que el reencuentro familiar es alegría, emoción, y sensaciones que los que estamos afuera desconocemos.
    pero estos acontecimientos nada tienen que ver con la “militancia”, sino con la solemnidad, el luto, el duelo, el silencio. Nada tienen que ver con conferencias de prensa, declaraciones de políticos, mensajes presidenciales, y hurras de tribuna.
    aún no hemos comprendido lo que sucedió aquellos años, los hemos frivolizado. los familiares han vivido el horror, lo han sufrido, pero la militancia que se ha hecho con eso excluyó a miles que se sienten solidarios con sus reclamos, y alejó a otros sufrientes por igual.

  • 7. Gustavo Romero  |  8 agosto 2014 en 20:06

    Coincido con buena parte de lo que decis, en otra no. En este caso, no veo nada de malo en hacer conferencias de prensa por parte de los actores involucrados (hubieron solamente dos: una de Estela el martes y otra junto a su nieto hoy). Yo haría lo mismo, encararía a los medios con una conferencia, y listo. No me gustaría tener 800 cámaras de televisión en la puerta de mi casa, hablando con mis vecinos, preguntándoles todo acerca de mi vida, haciendo guardias esperando que llegue o salga de mi casa, etc.
    Hace cuatro días este hombre tiene guardias periodísticas en su casa de Olavarría, molestando a sus seres cercanos. Dijo que hacía la conferencia de prensa, justamente, para que los medios tengan su palabra y a partir de ahora lo dejen tranquilo.
    Otro tema es la frivolización de los 70. Nos merecemos un debate en serio en nuestro país al respecto.
    Pero también frívolos son los que dicen que todo esta celebración tiene fines políticos, que se hace solo para lograr un rédito político. Pensar esto último es hacer de la sospecha una actividad frívola. Sospechamos de todo, total es gratis. Ahora bien, que haya gente que utiliza todo esto para aumentar positividamente su imagen en la población, allá ellos con su farsa. Lo he visto entre los kirchneristas, pero también entre los de Faunen, los del Pro, y hasta en Chiche Gelblung y Eduardo Feinmann. Pero eso no opaca la sincera alegria que manifiesta la sonrisa de un nieto recuperado nacido del terror y del horror. Y eso lo valoro, y por eso brindo.

  • 8. Tomás Abraham  |  9 agosto 2014 en 0:01

    en lo que me concierne, yo no sospecho de nada. no se trata de eso. no ando buscando segundas intenciones, me basta ver. y veo enfermedad, un país enfermo, una cultura enferma. ni chiche ni limonada, y menos un enano fascista como feimann, los dos hace rato que trabajan para cristobal lópez y hacen eco al gobierno. no está más haddad.
    nada de lo que intento decir tiene que ver con la farándula política, y menos con la excusa por la que cuando hay algo destestable de parte del gobierno, o un acto criticable, o lo que sea, en seguida se hable del pro y de los radicales, para descansar con el pretexto que toda la política es una mierda y todos los gatos son pardos.
    me importan un huevo los réditos políticos, y menos aún que se haga un debate sobre un tema que no sirve para nada. pedir debates es absurdo. lo único que se puede hacer es decir lo que uno piensa.
    y me parece que recuperar un nieto, como descubrir una tumba, es un acto de recogimiento. más allá de que las conferencias de prensa se hacen para alejar periodistas de la casa de uno, como puede suponerlo un experto en comunicación y relaciones públicas..

  • 9. rodolfo lópez  |  9 agosto 2014 en 3:43

    Estoy en el blog porque pude sobreponerme al terror y contarlo. Tuve entonces noticias -claro- del horror cotidiano, era impotente ante eso, no estaba a mi alcance evitarlo. Pero en mis comidas del día -en las 4- (desde el año 1974) cuando ingería alimentos ingería terror, inmenso terror por mis seres queridos y por mí, las comidas eran muerte, amargo veneno todos los días; y masticaba ¿para vivir? la misma muerte, que llegaría apenas en horas o en días, lo recuerdo bien. Quizá Gustavo Romero -por edad u otro motivo- no lo vivió.
    El padre del nieto afortunadamente recuperado por Estela Carlotto, según relatos publicados de familiares pasó a la clandestinidad en 1974, como tantos jóvenes. Cuando había en la Argentina un gobierno legítimamente elegido por el 61% de los votos.
    No importaba tal cosa para ellos, su modelo a imponer -por la fuerza- era el cubano. Revolución socialista armada victoriosa.
    Con el mismo razonamiento el 54% de los votos de hoy, de la actual presidente, sería irrelevante y un mero formalismo, fusil al hombro se la podría voltear por una causa a primera vista mejor, aunque no lo fuera luego.
    Es aquí donde se nota la falta de autocrítica. Aquel horror y terrores se pueden reeditar (cuando se comió muerte nunca se olvida), es imprescindible la autocrítica por quienes deben hacerla pública, para empezar a sanar hoy males que vienen de ayer.
    Fernández Meijide ha dicho sobre jóvenes entre los que estuvo su propio hijo: “no eran héroes eran hombres”. Será capaz Estela Carlotto de decir -en este momento límite- otro tanto? dejarán de ser héroes su hija y yerno para ser hombres, nada menos? Podrán obtener la paz que les permita descansar en paz, como merecen, no importan sus errores -si los que deben aceptan que los hubieron, más no hace falta-? ¿Dará comienzo Estela Carlotto al proceso de autocrítica que tanto necesita nuestro país para sanar su grave enfermedad, su cultura enferma?
    O seguirá “hasta la victoria siempre”, armada si es preciso.

  • 10. MaCristina  |  9 agosto 2014 en 8:28

    Solo para expresarme con lo que tengo atragantado. Todos los horrores se vivieron desde todos los lugares, algunos andan gobernando como si nada les hubiera concernido. Hay mucha hipocresía y muchas cosas no se dicen, no sé por qué. Para mí y lo que viví, no es nada que me contaron, hubo épocas en que se podía salir a la calle a cualquier hora, en que la educación de nuestros hijos estaba en la escuela pública, no en los comedores escolares para contenerlos solamente. La lucha armada fue algo ajeno para mucha gente que vivía tranquila, ignorando lo que se hacía en cuarteles y en lugares clandestinos, después todo se fue al infierno.

  • 11. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 11:46

    Apareció el resentimiento:
    “Che, Ignacio, Guido, como te llames, mirá que tu papá fue asesinado, pero antes fue un asesino”.
    Esta es la frivolidad y la mediocridad argentina. No sabemos medir los tiempos, los espacios. Es una cultura del resentimiento. Que haya un nieto más recuperado parece que en algunos genera resentimiento. Hay que decirle al nieto que su padre fue un asesino, ya, rápido, cuanto antes, no vaya a ser que esté contento al menos una semana, no vaya a ser que celebre unas horas, hay que decírselo, queremos más sangre, y odio, y bronca.
    El modo pedestre con que se hace política en Argentina y el modo pedestre con que los ciudadanos piensan la política me harta y me cansa.

  • 12. Tomás Abraham  |  9 agosto 2014 en 11:55

    gustavo
    quién dijo eso de asesino del padre de guido o ignacio? alguien importante?. una personalidad representativa de sectores sociales?. alguien en este blog, o un twitero pelotudo?
    o es una excusa por no atreverte a manifestar una posición? creo que lo que dice rodolfo es un poco más inteligente.
    yo no elijo a d`elia, por ejemplo, para sostener mis posiciones. sería demasiado fácil.

  • 13. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 11:57

    Ah, me olvidaba: es una reverenda pelotudez (como decían los griegos) poner como argumento el “yo lo viví”, para descalificar los argumentos de otros sobre la misma problemática (otros que supuestamente, por edad u otro motivo no vivieron ese momento histórico). Con ese criterio, nadie podría hablar sobre Grecia, Roma, la Edad Media, La Revolución Francesa, San Martín, etc.
    Ay, el resentimiento, qué fuerte que es, cómo nubla la vista.

  • 14. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 12:05

    Rodolfo está diciendo eso. Tan claro es su discurso. Le pide a Estela de Carlotto que haga una autocrítica. Ahora, ya. Que diga que su hija y el padre de su nieto no fueron héroes. Ya, no vaya a ser cosa que la ciudadanía se olvide de lo que hicieron, porque fueron asesinos.
    Hay que borrarle la sonrisa al pibe. Ahora, ya. Los ciudadanos puros como Rodolfo, se lo van a agradecer.
    No la escuché a Fernández Meijide decir esto EN ESTE MOMENTO. Es una mujer inteligente, que sabe de tiempos y espacios. Tiene un libro interesante, pero no dice pavadas para arruinar momentos. No va a decir estas cosas EN ESTE MOMENTO.

  • 15. Tomás Abraham  |  9 agosto 2014 en 12:17

    de acuerdo con gustavo en que no se trata de elucidar lo que pasó en los setenta en este momento. creo que de mi parte dije otra cosa.
    respecto de la alegría de este momento, de acuerdo, en parte. me asombra la felicidad de quien se ha enterado recién que sus padres fueron asesinados a pesar de reencontrarse con.su abuela. son zonas oscuras, difícil de opinar. leo lo que dice la jueza servini, de ciertas internas, de la muerte del estanciero, del pedido de no profundizar demasiado, etc.
    es cierto lo que dice gustavo respecto del rencor, en este como en otros asuntos.

  • 16. MaCristina  |  9 agosto 2014 en 17:57

    El comentario de Rodolfo López es constructivo y realista. Apareció luego de que escribiera el mío, ambos ingresaron posteriormente. Y entiendo que Gustavo Romero no se estaba refiriendo a los mismos. Ni Rodolfo López ni yo misma mostramos resentimiento.

  • 17. rodolfo lópez  |  9 agosto 2014 en 19:15

    Le pido disculpas a Gustavo por haber sentido miedo. Si él siente que lo descalifican por no haber tenido oportunidad de sentirlo que se quede tranquilo, no es ningún mérito, no hace puro a nadie, eso es una chicana barata impropia de él.

    No le arruino la fiesta de nadie. No le toqué el timbre a Carlotto, ni organicé un escrache. No soy nadie para arruinar un festejo; y deseo de corazón que la familia lo disfrute intensamente, que dure mucho esa alegría, y muy adentro.

    Gustavo pone un extraño énfasis calificar, a los padres de Ignacio de asesinos, ¿por qué la calificación? ¿Por qué el énfasis? Me atribuye lo que dice de manera temeraria. No dije eso. Lo dice él
    No lo di a entender en mi comentario de ningún modo. No pienso así.

    No héroes, sí mujeres y hombres, en circunstancia dramática. Lo mantengo. La “ciudadanía” no va a cambiar de parecer porque Gustavo Romero la extorsione para que diga -la ciudadanía- si aquellos jóvenes fueron héroes o asesinos, una u otra cosa, eso es fatal, es manipulador. Es la manera de mantener la falsa opción amigo enemigo que hoy nos rige. Gustavo toma abierto partido y gratis. Existe una inmensa gama de matices en la conducta humana, a cada cual lo que le corresponde en cada momento.

    Suerte de Ignacio de tener a Gustavo para que le cuide la sonrisa

  • 18. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 19:49

    Me parece que no estás leyendo bien, Rodolfo. ¿Yo tomé partido? ¿Planteé la dicotomía asesinos/héroes y la necesidad de estar de un lado o del otro? Te pido que copies un párrafo escrito por mi, y me muestres dónde dije eso.
    El que planteó un análisis de los 70 y pidió que Estela de Carlotto en este momento hiciera una autocrítica, fuiste vos. Te copio el párrafo:
    “Será capaz Estela Carlotto de decir -en este momento límite- otro tanto? dejarán de ser héroes su hija y yerno para ser hombres, nada menos?”
    Y antes de ese párrafo, planteaste que el padre de Guido había entrado en la clandestinidad y participaba de la lucha armada. ¿Qué querés decir con eso?¿Que mató gente? ¿Que encontró su merecido, que se la buscó?
    Me parece una posición inoportuna, y con cierto rencor. Pero bueno, allá vos.

  • 19. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 19:51

    Me descalificás porque decís que si no lo viví no puedo hablar, o si hablo lo hago con cierta gratuidad. Eso se desprende de tu comentario. De lo contrario, no harías referencia a mis vivencias o no vivencias.

  • 20. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 19:57

    ¿Dónde dije que fueron héroes? ¿En qué idioma hablo? No hagas trampas.

  • 21. magu  |  9 agosto 2014 en 20:04

    Hace cuarenta años, la gente era mucho más ingenua, desinformada y sumisa que ahora, acá, en CUBA, en RUSIA y en EE UU. Las mujeres estériles mayores de cuarenta años, no recibían a hijos en adopción legal, tampoco las “juntadas”, las casadas en segundas nupcias, las actrices polémicas y las casadas con hombres más jóvenes, y menos los hombres o mujeres solas. Las adopciones irregulares (no precisamente expropiaciones violentas, sino acuerdos privados, etc) eran las únicas opciones para estar personas de tener “conseguir bebés”, Como en LA HISTORIA OFICIAL (Norma Aleandro año 84) una mujer profesora de historia, buena, respetuosa de las leyes etc, al recibir un “bebé”, suponía que era de una madre joven que no quería o no podía criarlo por ser soltera. No sabía el origen real. Solo se contentaba con recibirlo y no preguntar mucho. Esto siguió pasando en plena democracia (compra, regalo, etc, con consentimiento de la madre biológica con persuasión en intervención de terceros o no, o “quitados”. Una cosa fueron los expropiadores directos actuantes en la represión y otra, las demás personas a las que se les dio en adopción que no sabían lo que pasaba. Es ya pesado contar que lo que antecedió al golpe fue un clima de miedo generalizado, y real, madres que dejaban de mandar al colegio a los hijos porque tiraban bombas a cada rato, secuestros, peligro de COMUNISMO y expropiaciones, etc. El tratamiento que se le dé a la reconstrucción de la historia de cada uno de los padres adoptivos (diferenciar de APROPIADORES) de estos nietos debe ser investigada sin prejuicio, respetando el contexto social de esa época. La gente ahora sigue teniendo miedo /y es real, de caminar por algunas calles de provincia o capital por los secuestros express, por los que matan sacando una bici, por los robos violentos, y esto también es una “cuestión de ESTADO” tanto como lo fue el terrorismo pre dictadura (la gente pedía seguridad y ahora también), como cuidar a la gente hoy, (no dejar entrar a narcotraficantes, repatriarlos, registros de armas, no alcohol, no incentivar mensajes de violencia en los medios, etc) es también tarea de los gobiernos actuales acá y en el mundo. Los modos de pensar masivos cambian a veces drásticamente sin procesos reflexivos, más bien por normas impuestas “bajadas de línea” como las modas de la maxi falda y la minifalda, el pelo larguísimo y el carré, no hubo cambios paulatinos sino saltos grandes y la gente no pudo asimilar o no asimila bien esos procesos

  • 22. Elías  |  9 agosto 2014 en 20:09

    Estimado Rodolfo, el hecho de que usted haya escrito un comentario a las 3 de la mañana no es un dato menor.
    Todas sus argumentaciones son irrefutables (siempre y cuando nos tomemos el trabajo de pensar unos minutos antes de escribir lo primero que nos venga a la cabeza)
    He leído varias veces su comentario y no encuentro resentimiento alguno en él (ni en este comentario, ni en ninguno de los otros que usted haya escrito en toda la historia de Pan Rayado. Más bien todo lo contrario)
    Si consideramos que leer un libro sobre los hechos es tanto o más importante que haberlos vivido en carne propia: estamos frente a un problema.
    Un problema pasajero, que por suerte en los tiempos actuales, no reviste de mayor gravedad, ya que al decir de Bernard Shaw: “la juventud es una enfermedad que se cura con los años”.

  • 23. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 20:21

    1) Argumentos irrefutables (es decir, que no resisten a discusión alguna).
    2) Juventud enferma que se cura con los años.
    Conclusión: Anular las discusiones y descalificar por los años en nombre de la experiencia.
    Esas son las tesis que nos proporciona sabiamente Elías. Él, que se toma el trabajo de pensar cada cosa que escribe.
    Gracias.

  • 24. Tomás Abraham  |  9 agosto 2014 en 23:17

    “Que Estela de Carlotto haya recuperado hoy a su nieto constituye una de los acontecimientos más importantes y hermosos de nuestra Democracia. Qué alegría enorme.
    ¡Salud!”

    volvamos al comienzo. Ésa fue la frase de Gustavo. La leo, y no la comparto. Para mi no es así. No siento esa alegría enorme. Nada de lo que acontece en nuestro país en el nivel político me da esa alegría. Ni siquiera un nieto recuperado. Vuelvo a asombrarme de que una persona que se acaba de enterar de que sus padres no son sus padres, y que sus padres reales han sido torturados y asesinados, se sienta feliz. Y que otros muchos compartan esa felicidad y lo celebren con burbujas y asados. hay algo que no funciona, y que poco tiene que ver con los derechos humanos.
    saber la verdad, y recuperar identidades, no tiene que ver con alegrías, más bien con el conocimiento del dolor.
    en nuestro país, el dolor de madres y abuelas, ha generado una censura que aprovechan todo tipo de ideólogos. por eso reaparecen personajes como Ibarra.
    para sostener que la aparición de un nieto recuperado es un acontecimiento de todos los argentinos, no se debería haber cavado una trinchera para condenar a todos los que no apoyaban las políticas de este gobierno para arrojarlos al infierno.
    cristina y néstor jamás lucharon por las víctimas del terror. no hay nada que inventar para acomodar la historia.
    Comparto el sentimiento familiar de mucha gente, pero dejo de lado la democracia, robada cada día por muchos que mienten desde el poder. nada de eso es hermoso.

  • 25. Gustavo Romero  |  9 agosto 2014 en 23:59

    Volvamos al comienzo.
    Manifesté mi alegría por la recuperación de un nieto después de 36 años de lucha. Estela de Carlotto se jugó la vida en plena dictadura, y merece mi respeto. No pertenezco a su club de admiradores, pero reconozco con alegría que es un acontecimiento que lleva agua a un molino de muchos años de lucha.
    Expresé mi sentimiento de alegría, celebrando que tengamos Democracia, y no aquella dictadura sangrienta. Eso para mi es hermoso.
    Una Democracia que, a pesar de todo lo que podamos criticarla, puede juzgar a través de su sistema jurídico-penal a los responsables y asesinos de aquella época sangrienta.
    Eso fue lo que expresé. Nada más.
    No entiendo, Tomás, por qué, entonces, inmediatamente mencionás a Néstor, Cristina, Ibarra. Flor de limonada, sin Chiche.
    Mi alegría fue sincera. No pensé en Néstor, ni en Cristina, ni en Ibarra, ni en Fernández Meijide, ni nada. Pensé en una abuela de 83 años que tiene una hija asesinada por el Terrorismo de Estado, y que reencuentra a su nieto 36 años después. Y pensé en Guido, que se hizo voluntariamente su ADN en la asociación de Abuelas, y allí se encontró con esta historia.
    Tiendo a pensar que a través de mi comentario quieren criticar a otros, a lo que vieron en las conferencias de prensa, a la tribuna, qué sé yo, no sé. Lo que sí sé es que eso no me incumbe.
    Luego aparecieron a través de Rodolfo y María Cristina sus impresiones de aquella época, y el señalamiento de Rodolfo de las actividades de lucha armada del padre de Guido. Eso me pareció inoportuno, fuera de lugar. No es el momento-ahora- para esos señalamientos.
    Y eso es todo.

  • 26. Tomás Abraham  |  10 agosto 2014 en 7:42

    está bien. se entiende la alegría. A cristina fernandez no la meti yo, se metió y fue metida desde el primer momento. a ibarra tampoco lo metí yo, se metió solo, abrazó a carloto y ya anunció su postulación a jefe de gobierno.
    Pero sé que tu posición es sincera y sin especulaciones. las especulaciones las hago yo. entiendo que se conecten derechos humanos y política. Por un lado no se trata de héroes. pero existe lo heroico, es el más allá del miedo. la figura hegeliana del Amo. por eso se puede hablar de heroínas en el caso de madres y abuelas de plaza de mayo.
    por otra parte, para ellas que golpearon puertas de despachos militares y fueron amenazadas y humilladas; que durante los noventa fueron ignoradas, se entiende que el apoyo de los kirchner haya sido determinante para lograr sus objetivos de recuperación.
    el problema comenzó con la campaña de la juventud maaravillosa y con la adhesión de las organizaciones a la política del gobierno, desde sueños compartidos, a milani, memorandum con irán, cromañón, etc. Y se acentuó con la descalificación de los adversarios a esa política y su condena asociándolos con los represores del Proceso. Ahí comenzó el uso del dolor y el uso de la víctima, para extorsionar moralmente a los opositores, valga la redundancia, a esta misma extorsión. Hace años que denuncio este chantaje de parte de sectores culturales afines el gobierno. Nos quisieron hacer sentir culpables por criticar. pecadores.
    quizás por eso, veo la recuperación de ignacio como un hecho privado, importante, emotivo, pero para que nos junte a los argentinos hace falta mucho más.

  • 27. Elías  |  10 agosto 2014 en 9:33

    Leo a uno de los pensadores más lúcidos de la actualidad. Martín Caparrós se pregunta por qué algunas personas se han alegrado (y han brindado, agrego yo) por la recuperación del nieto de una persona famosa, y no han expresado la misma alegría (y los mismos brindis, agrego yo) por los otros 113 reencuentros.
    Gracias a un joven filósofo, me he enterado recientemente de que el ser humano piensa de la misma manera a los 20, a los 40 y a los 60 años. Es decir que el pensamiento, como lo eran los precios de una época lejana, es fijo y uniforme.
    No quedan dudas de que en la mente de los jóvenes filósofos se encuentra el monopolio de la sabiduría y de la inteligencia humana.

  • 28. rodolfo lópez  |  10 agosto 2014 en 12:00

    Quisiera compartir este poema de Carl Sandburg (1878-1967).

    Su profundidad nos interpela, pone luz a oscuros escondrijos que todos tenemos y queremos ocultar. Pero qué alivio cuando esas pequeñas o grandes miserias nos abandonan; contra nuestra voluntad muchas veces. Rendidos ante la palabra luminosa del poeta.

    ¿Quién Soy?

    Mi cabeza golpea las estrellas
    Mis pies están sobre las cumbres de las montañas
    Las puntas de mis dedos están en los valles y las playas de la vida universal
    Abajo en la espuma sonora de las cosas primigenias
    tiendo las manos y juego con los guijarros del destino
    He ido y vuelto del infierno muchas veces,
    Sé todo lo del cielo, porque he hablado con Dios.
    Chapoteo en la sangre y las entrañas de lo terrible.
    Conozco la apasionada captación de la belleza.
    Y la maravillosa rebelión del hombre ante todos
    los letreros que dicen “No pasar”

    Mi nombre es la verdad
    y soy el preso más esquivo del universo.

  • 29. rodolfo lópez  |  10 agosto 2014 en 12:07

    Ma Cristina, gracias por su comentario 16, lo mismo digo.

  • 30. Gustavo Romero  |  10 agosto 2014 en 12:10

    Elías:
    El que cree que existe el pensamiento fijo y uniforme sos vos, cuando hacés referencia a argumentos irrefutables.
    Yo no creo que existan verdades absolutas (como creés vos), pero pienso que algunos argumentos son muy pedestres (siempre pueden ser mejorados, claro). El que citás de Caparrós es uno de ellos. Es un argumento pedestre que nació de una entrevista con Chiche Gelblung la semana pasada, donde también crearon el concepto de “famoseo”. ¡Cuánta sabiduría citada por Elías!
    Gracias, gracias, gracias. Estoy por abandonar los libros y seguir al Pastor Elías.

  • 31. rodolfo lópez  |  10 agosto 2014 en 12:14

    Elías, su amistad es muy valiosa para mí. No se imagina lo bien que me hizo su comentario 22. Le estoy profundamente agradecido.

  • 32. Gustavo Romero  |  10 agosto 2014 en 12:14

    Tomás, todo aclarado.

  • 33. rodolfo lópez  |  10 agosto 2014 en 14:50

    “todo aclarado”. (Menos mal!)

    Gustavo, contesto ahora para no hacerla larga, ayer volví tarde.

    En el 18 decís “…planteaste que el padre de Guido (el joven pidió expresamente que lo llamen Ignacio Hurban) había entrado en la clandestinidad, y participaba de la lucha armada ¿Qué querés decir con eso? ¿Que mató gente? ¿qué encontró su merecido, que se la buscó?”
    Hablás por mí nuevamente. trampa, ignorás de qué estás hablando.

    La Nación 8/8 Pag 14, Habla Jorge, hermano de Walmir Oscar “Puño” Montoya padre de Ignacio: “antes del 74, él se enrola en montoneros y después viene cada vez menos” (a Cañadón Seco, Pcia de Sta Cruz, “donde Puño forjó su espíritu rebelde”).

    Si hubieras vivido la época sabría qué cosas quieren decir esas pocas palabras. “Puño” fue uno de los tantos muchachos que se “enrolaron” en montoneros. “Enrolar”, como colimba, militar.
    Lo viví de cerca (te pido disculpas) Primero tareas livianas, pero luego el compromiso que los jefes, Horacio Verbitsky, exigieran.
    Era una organización con objetivo político militar claro: toma del poder, con modelo cubano, no era ya la alegre juventud peronista.
    A partir de ahí no serán propias sus decisiones, aunque sí lo fue enrolarse, y formará parte de un cuerpo organizado con rangos y obediencias cada vez más severos. La responsabilidad individual se diluye en la colectiva, mandan otros. (los que deberían dar cuenta a la sociedad de su autocrítica)
    La mayoría de esos jóvenes pasó en algún momento a la clandestinidad, en su lucha desigual contra el poder constituido: primero Perón, luego Isabel, los milicos del proceso.

    El terror del que hablo, no era por lo que ellos (algunos muy queridos por mí) fuesen a lograr sin enumerar ni calificar los actos que necesitasen para su cometido. Mi gran terror era porque se acercaban cada vez más a su propia muerte. muerte innecesaria.
    Luchaban contra un poder muy superior, la sociedad no los apoyaba en absoluto, se suicidaban sin darse cuenta dia tras día.
    Una quimera trágica sobre la que todos deben hacer autocrítica.

    Doy el tema por cerrado Te saludo con la esperanza de volver a tener con vos el trato respetuoso y afectuoso de otro tiempo.

  • 34. MaCristina  |  11 agosto 2014 en 8:14

    Rodolfo, gracias, un abrazo!


Archivos

Categorías

Comentarios recientes

Marcelo Grynberg en Bitácora 95
r .nadaud en Bitácora 95
marlaw en Bitácora 99
Marcelo Grynberg en Bitácora 95
r .nadaud en Bitácora 95

Calendario

julio 2014
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: